Entradas etiquetadas como ‘Televisión’

Lo mejor y lo peor de MasterChef Junior 6: ¿Se agota el formato?

Finalizada una nueva temporada de MasterChef Junior, se masca la tragedia: ¿Se agota el formato? A nadie se le escapa que esta edición ha dejado bastante que desear en lo que a culinario se refiere (“yo no se pelar manzanas”, se le ha oído decir a algún concursante), y siempre en comparación con otras ediciones del talent infantil. Sí, algunos niños han brillado en algún momento pero, la verdad, pocos -momentos y niños-.

Ante esta situación, lo primero que uno piensa es si no se habrá agotado la fuente de niños brillantes con aspiraciones culinarias. Los campamentos MasterChef son una buena cantera, pero parece que la cosa empieza a flojear. 8.000 niños se han presentado a esta sexta edición, y sólo los 16 mejores han formado parte del concurso.

Ahí está el problema, que estos eran los mejores. Y que nadie se confunda: los niños lo han hecho maravillosamente bien. Miren a Candela: 8 años y en la final. ¿Qué más se puede pedir? Puede que el problema sea que nos habían acostumbrado a niños capaces de enfrentarse a menús de Estrella con una facilidad pasmosa. Y eso tampoco es normal.

Otra de las cosas que hemos visto mermar en esta edición ha sido la exigencia de los chefs del jurado. Samantha, Pepe y Jordi han sido claramente más indulgentes que en ediciones anteriores. Y no es que nos parezca mal. Al contrario, lo celebramos.

Así como en la edición de adultos la caña mola, siempre hemos dicho que uno de los problemas de MasterChef Junior era la extrema exigencia y competitividad que el programa trasladaba a los pequeños. Por eso nos ha sorprendido lo relajados y comprensivos que han estado esta vez.

¿Quizá también ellos eran conscientes de las limitaciones de los concursantes? Es posible. Después de un primer programa en la línea de ediciones anteriores, el nivel de exigencia cayó en picado, y no podemos sino pensar que también ellos vieron que, esta vez sí, los concursantes eran niños. Y punto.

En fin, sea como sea, lo que nunca dejará de sorprendernos es cómo es posible que una renacuaja que no llega ni a ver la olla pueda hacer un guiso de rape con patatas o unas patatas a la riojana. O hacer unos ravioli rellenos de ricotta y yema de huevo sin que esta se rompa. O presentar un plato precioso con un bogavante impreso en 3D comestible y relleno con trozos del propio bogavante. Motivos más que suficiente para seguir al detalle cada uno de los programas de esta sexta edición, y disfrutar con lo mejor de cada uno de ellos.

Lee el resto de la entrada »

‘MasterChef Junior’ o la peligrosa combinación de niños, televisión pública, azúcar y mitos nutricionales

Lo de meter a niños en la televisión siempre nos ha parecido una mala idea. Da igual si están contando chistes, concursando a ver quién es más listo o rápido, o demostrando que pueden cocinar igual o mejor que muchos adultos.

La televisión es un ecosistema demasiado dado a las lágrimas y el sensacionalismo fácil como para que uno pueda ver a los más pequeños ahí delante sin pensar que detrás hay un negocio redondo aprovechándose de su ilusión y del cuestionable criterio de los padres para permitirlo.

¿Llevarían presentadores, productores, directivos o cualquiera que sepa cómo funciona la maquinaria televisiva a sus retoños a un programa incluso siendo tan aparentemente inofensivo como MasterChef Junior?  Por supuesto que no.

Pero aquí estamos, como cada Navidad, viendo a los niños estresarse un poco entre fogones y cámaras. Un incuestionable éxito de audiencia que al parecer permite a los responsables tener una especie de cheque en blanco por parte de la televisión pública para hacer lo que les de la gana.

La publicidad acotadísima en cualquier otro programa de TVE aquí se cuela a paladas con más o menos elegancia. La responsabilidad mínima que cabe pedir a cualquiera que presente un programa en una televisión pública, y más con niños, aquí ni está ni se le espera. ¿Alguien de la cadena o la productora ha dado alguna explicación del affair de Samantha con los Happy Meal de McDonalds?

La penúltima entrega de esta peligrosa receta la vivimos en el segundo programa de la nueva temporada, cuando la ganadora de la anterior edición de MasterChef ofreció una “masterclass sobre alternativas más sanas que el azúcar”.

Dicho así suena bien, y más teniendo en cuenta que Marta Verona ha estudiado nutrición y dietética, con lo que se le presuponen conocimientos suficientes para hablar sobre el tema.

Sin embargo, esta lección dada ante los pequeños concursantes y, suponemos, unos cuantos millones de espectadores adultos y menores, fue un auténtico despropósito. Azúcar integral, miel, sirope de agave y compañía presentados como alternativas al malvado azúcar blanco refinado.

Lee el resto de la entrada »

El que cenaba agua del grifo y la señora franquista que nunca ha cortado una cebolla cocinando en TVE ¡Que comience MasterChef Celebrity!

Que MasterChef es un programa de televisión en el que, además, se cocina es algo que hemos aprendido edición tras edición. Y si incluso en la edición senior ocurre más de lo que nos gustaría, en la de los famosos digamos que los fogones son un actor muy secundario. Demasiados egos en pantalla como para tener que compartir protagonismo con un huevo o una sartén.

Pero vale, juguemos. Es entretenido -eso debe opinar la excelente audiencia que hacen cada año-, hay momentos realmente divertidos y los miembros del jurado confiesan que disfrutan pegándoles alguna que otra bronca a los famosetes de turno. Ingredientes de sobra para que la receta funcione por muy recalentada que sea.

Y anoche comenzó de nuevo el espectáculo con un plantel de famosos de diferentes categorías. Sí, aquí también hay ligas, y según nos explicaron en su momento los productores del programa, cada uno cobra en función de su caché y de cómo se negocie el tema.

Así que asumido el espectáculo y comprobado –lo vimos en persona en la edición pasada– que nada de tongo con los participantes, sólo queda sentase y reírse un rato con la evolución de estos potenciales cocinillas.

Lee el resto de la entrada »

El Principe Carlos de Inglaterra la lía en MasterChef Australia al negarse a probar los platos de los concursantes

(Foto: Chris Jackson / GTRES)

¿Alguien se imagina a algún miembro de la Familia Real española colándose en la final de MasterChef para ejercer de invitado ilustre que prueba los platos de los aspirantes? Efectivamente, no parece que este tipo de apariciones gastro-televisivas estén por ahora en la agenda de la monarquía española.

Sin embargo, eso es exactamente lo que hizo el Príncipe Carlos -eterno aspirante a la Corona inglesa- aprovechando su visita hace unos meses a Australia. Tal vez por aquello de estrechar lazos entre los países de la Commonwealth o reforzar todo eso de la campechanía y proximidad al pueblo que tanto se estila en algunas casas reales, el Príncipe de Gales fue el invitado estrella de uno de los programas de MasterChef Australia.

Pero según relatan en Eater, el experimento televisivo no salió demasiado bien. Pese al revuelo creado por su aparición en el programa y el esfuerzo de los aspirantes en preparar platos con productos tradicionales australianos, hubo un pequeño fallo: ni el Príncipe ni su mujer probaron las recetas que cocinaron los concursantes.

Es verdad que igual no les apetecía mucho un tartar de ualabí (un marsupial similar al canguro) servido con hormigas verdes, o la mousse de queso de cabra, pero a algunos fieles seguidores del programa no les sentó demasiado bien la aparente falta de apetito de los ilustres invitados ingleses.

Lee el resto de la entrada »

Así son los aspirantes de MasterChef 6

Apuesta por la cocina saludable y un nivel más alto que nunca. Con esta promesa comenzaba anoche la sexta edición de MasterChef que, efectivamente, tuvo una buen ración de verduras y cocina sin sal, aunque no faltó un cochinillo partido por la mitad para enfadar a los veganos ya desde el principio.

Eso sí, lo del alto nivel de la cocina y los aspirantes es algo que todavía está por ver, porque tanto las pruebas de los aspirantes como el primer menú cocinado en Segovia no fueron especialmente brillantes. Pero no olvidemos que es parte de la gracia del programa ver cómo los concursantes van mejorando semana tras semana.

La historia se repite como en cada edición, y nos deja esa sensación de “esto ya lo hemos visto antes” que también es ya parte de la tradición. El sueño del lunes por un horario de emisión absurdo, la interminable publicidad de todos los productos del programa -que ahora tendrá hasta restaurante-, los lloros y dramas familiares de algunos concursantes, los perfiles que parecen necesitar más un diván de psicólogo que una cazuela…

Y ese aparentemente incontrolable punto cañí de un programa en el que los maridos y padres van a asesorar, animar o dar el visto bueno a las concursantes, pero en el que ellos no parecen necesitar ninguna presencia femenina a su lado.

Pero no nos engañemos, le hemos acabado cogiendo cariño a este show y la excelente buena mano que cada año demuestran los responsables del casting a la hora de elegir personajes de esos que dan juego. Si acaban cocinando bien, ya será la leche.

Y para este MasterChef 6, estos son los 15 aspirantes del primer programa aunque, lógicamente, uno de ellos ya tuvo que irse a su casa. Para no chafar la sorpresa a quienes no acabaron de verlo porque tienen esa rara costumbre de dormir, nos ahorramos el spoiler.

Marta, la nutricionista

Atentos siempre a las últimas tendencias, la cocina sana promete ser uno de los hilos conductores de MasterChef 6. Y la cosa va tan en serio que entre los aspirantes se ha colado una nutricionista. O, mejor dicho, una estudiante de nutrición, porque Marta es la más joven del grupo. Ojalá sepa poner un poco de sentido común cuando alguien empiece con tonterías detox y demás.

Fernando, el bodeguero fiestero

“Yo he salido más  que el camión de la basura”. Sólo con esta frase Fernando se ha ganado ya a buena parte de la audiencia. Un perfil canallita de esos que, si dura, promete dar juego. Abogado que no ejerce, bodeguero de familia y, por lo que vemos, tatuado. Ojo con ese detalle, que a día de hoy con un tatuaje ya eres medio cocinero.

Lee el resto de la entrada »

‘Comer bien por menos’ o cómo hacer -al fin- un buen programa sobre alimentación

Tal vez sea porque ya no esperamos demasiado de la televisión cuando se habla de gastronomía o de alimentación. O igual es que nos estamos volviendo unos blandos, pero el caso es que el programa Comer bien por menos que anoche emitió La Sexta nos sorprendió gratamente.

Acostumbrados a que en este tipo de formato prime el espectáculo y los tópicos sobre la información útil y real -así ha sido hasta ahora en los programas presentados por Chicote- esta vez sí se ofreció lo que prometía el título: consejos elementales para comprar mejor y comer mejor.

En realidad todo es muy básico y lo hemos repetido decenas de veces: la única clave para comer mejor es apostar por productos frescos frente a la comida procesada y, sobre todo, cocinar más en casa. Pero está claro que hace falta seguir insistiendo al ver como en una de las familias protagonistas una niña preguntaba, con cierta cara de duda, si aquello era una patata, y parecía no saber muy bien qué era una calabaza.

Con guiños a SinAzúcar -una mención habría sido muy elegante, por cierto- y su contador de azucarillos, y Aitor Sánchez como nutricionista de referencia, tal vez lo que más nos sorprendió del programa es que no se ahorraron las bofetadas que merecen muchos productos habituales.

Y es que, contra todo pronóstico, Chicote dijo que trataría sobre temas como la carne procesada, los zumos envasados, los cereales, la bollería, las falsas promesas de toda esa leche con Omega 3 y compañía, los yogures de sabores, el timo de lo integral, los refrescos… Sí, a ratos nos daba la sensación de estar oyendo alguno de nuestros rollos habituales sobre estos temas.

Incluso se defendieron los mercados y la compra a granel frente a las estanterías repletas de plástico de los supermercados. Confesamos que casi se nos escapa una lagrimilla al escucharle.

Lee el resto de la entrada »

Lo mejor y lo peor de MasterChef Celebrity 2

Esta misma noche se presenta la nueva edición de la Guía Michelin España y Portugal, así que toca el clásico reparto de Estrellas. Sin embargo, para muchos, el acontecimiento gastronómico de la temporada no será quién se lleva la tercera Estrella, sino la final de MasterChef Celebrity 2.

Pero que no cunda el pánico que nos hemos reservado los spoilers sobre el resultado de la final para más adelante. No sólo para no chafar la sorpresa a los que fueron incapaces de aguantar anoche despiertos y prefieren dosificarse el programa en raciones compatibles con el sueño y un horario normal, sino porque esta vez nosotros también nos fuimos a dormir antes.

¿Hemos dicho ya que empezar un programa como éste a las 22:30 de la noche no tiene sentido? ¿Y que hacerlo para darle media hora de pantalla a Cárdenas en una televisión pública es un insulto a la inteligencia y a los impuestos? Posiblemente, pero repitámoslo.

Dejando a un lado el desenlace de la esperada final, como ya es tradición hemos recuperado los mejores y peores momentos de esta edición del MasterChef de los famosos. Más de los primeros porque da la sensación de que ésta ha sido una entrega bastante libre de polémicas, malos rollos y todo eso que, en el fondo, anima un talent show como éste.

O igual es que ahora que lo hemos visto desde dentro le hemos cogido un poco de cariño al programa y a todo el trabajo que no se ve delante de las cámaras. Nos estamos volviendo unos blandos, sí.

El caso es que, en general, esta segunda edición ha dejado buenos momentos. Como la “transparencia” de Edu Soto al que nunca le preguntaban por nada, las visitas de los exconcursantes -con el reencuentro de Nathan y Jordi Cruz como plato fuerte- o el regreso de la gran Edurne a las cocinas. Y, además, tres de nuestros favoritos han llegado a la final.

¿Qué más se puede pedir? Ah sí, mucha audiencia. Tampoco ha habido problemas con eso, así que seguro que MasterChef Celebrity 3 ya está en la agenda de los directivos de la cadena. De momento, nos quedamos con los momentos estelares de esta edición.

Lee el resto de la entrada »

Los famosos también lloran al cocinar: así es una crisis en directo en MasterChef Celebrity

Todo es parte de un guión perfectamente calculado. Es una de las críticas más recurrentes que cada edición se le hace a MasterChef, y que tanto sus protagonistas como quienes han sido testigos del programa –nosotros mismos– suelen negar de forma categórica.

En la cocina es muy difícil hacer un guión, nos explicaron en su momento tanto Jordi Cruz como Pepe Rodríguez. Una cosa es que los presentadores tengan unas frases aprendidas para cada programa, y otra es que haya un poder en la sombra que decida quién se queda, quién se va y qué receta va a ser un desastre -a veces lo son todas, como en el programa en Asturias de hace unos días- para mandar a alguien a su casa.

¿Pero qué pasa con los lloros y esas crisis que tienen algunos de los aspirantes en plena faena cocinera? Anoche mismo vimos a Anabel Alonso peleándose con el postre que tenían que preparar coincidiendo con la visita de Jordi Butrón, de Espai Sucre y toda una referencia cuando hablamos de dulces y repostería.

Y no sólo la vimos en pantalla, sino que tuvimos la ocasión de ser testigos en directo y a muy pocos metros de la crisis pastelera de Alonso. Posiblemente, la mejor prueba de cómo no hay guión posible para estos momentos tan habituales en cada programa. Y es que a la retales -como ella misma y Bibiana Fernández se califican- no le salía los eclairs ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera.

Lee el resto de la entrada »

La verdad sobre los “trucos” de ‘MasterChef’

Esta noche vuelve MasterChef Celebrity. Y aunque es verdad que en las ediciones con famosos las polémicas siempre suelen pasar a un segundo plano ante la diversión de ver al famoso de turno pasarlo un rato mal entre fogones o descubrirse como un gran cocinero, lo cierto es que todavía colean las críticas a la última edición de MasterChef y las acusaciones al programa de poco menos que amañar el concurso.

Es verdad que las portadas de Jorge y Miri presumiendo de historia de amor no ayudan demasiado a reforzar la imagen de MasterChef como programa de cocina y no como un reality show, pero antes de verano la organización ya negó rotundamente los rumores sobre las condiciones de los concursantes y su intervención en el resultado.

Aunque mucho mejor que creerse sin más la versión oficial es colarse en un rodaje y ver cómo funciona el programa desde dentro. Eso es precisamente lo que hemos tenido oportunidad de hacer en esta nueva edición de MasterChef Celebrity, y aunque no podemos desvelar gran cosa sobre el desarrollo del concurso -asistimos al rodaje de un programa ya muy avanzada la temporada-, sí parece justo aclarar algunas cuestiones sobre todos aquellos “trucos” sobre los que se habló y de los que nos hicimos eco.

“¿Cómo se va a falsear o montar lo que ocurre en el programa si muchas veces hay público o gente en plató que ve lo que está ocurriendo?”, nos recuerdan los responsables de MasterChef. Y teniendo en cuenta que tenemos delante las cámaras y a los aspirantes famosos que han llegado hasta este punto de MasterChef Celebrity 2, parece bastante lógico lo que dicen.

Más espinoso resulta el tema económico. Sobre los 1.000 euros mensuales que supuestamente cobran los aspirantes de las ediciones normales de MasterChef, sólo sabemos que no es cierto. No obstante, no conseguimos sonsacar si la cifra es superior o eso del mileurismo era demasiado optimista.

¿Y qué ocurre con los famosos de esta edición? ¿Cuánto cobran? Esto ya es más complicado porque, lógicamente, cada uno negocia su caché por separado. Y sí, por supuesto que en esto de la fama también hay ligas.

Lee el resto de la entrada »

El Comidista TV, la receta contra la caspa gastronómica

No suele ser habitual que un medio hable de otro. Menos aún si la idea no es criticar o señalar errores ajenos, o cobrarse algún tipo de venganza entre grandes grupos de comunicación. Por suerte, en esta casa estamos vacunados contra ese tipo de prácticas, así que anoche no sólo vimos encantados el primer capítulo -doble- de El Comidista TV, sino que nos lo pasamos estupendamente con Mikel Iturriaga y compañía.

En realidad, ninguna sorpresa. Somos fans de El Comidista desde hace muchos años, porque siempre nos hemos identificado con ese modo de ver la cocina como un lugar donde sobran pedantes y falta gente que cuente cosas interesantes y con algo de gracia.

Y ese mismo tono desenfadado que desde El País ha conseguido demostrar que se puede hablar de gastronomía sin ponerse intensos, combinando rigor y humor, ha saltado ahora a la pantalla de La Sexta. Por suerte, parece que queda algún programador con alguna neurona activa, y entre refritos y programas refrescantes alguien ha tenido la feliz idea de colar algo digno este verano.

El mérito es doble. Hacer un programa para la televisión ya requiere de malabarismos financieros miles en estos tiempos de prisas y presupuestos mínimos. Hacer además un programa de cocina donde haya información sin ese insoportable drama permanente que tanto se estila es casi un milagro.

Lee el resto de la entrada »