Entradas etiquetadas como ‘Telecinco’

El falso viaje de Chicote, el final de ‘Robin Food’ y otras pruebas de que a la televisión no le interesa la cocina


Chicote-Atresmedia

La cocina está de moda, o al menos eso es lo que llevamos ya un tiempo repitiendo. No está claro si que los canales de televisión estén llenos de programas gastronómicos es causa o consecuencia de eso, pero lo que es cada vez más evidente es que, a la televisión, la cocina le importa lo mismo que la ley de costas a un concejal de urbanismo del Mediterráneo.

Así que dejemos de engañarnos. La pantalla quiere espectáculo, no cocina. Porque por mucho que a nosotros nos parezca una maravilla el proceso creativo alrededor del huevo, los programadores prefieren ver lágrimas, platos rotos, drama, historias humanas y toda esa mierda.

Por si a estas alturas alguien necesita pruebas para convencerse, no tiene más que repasar las noticias de los últimos días. Hay donde elegir, empezando, por ejemplo, por ese falso viaje de Chicote a Tailandia dentro de unos de los episodios de El precio de los alimentos.

La verdad es que el asunto no sorprende demasiado porque bastaba con ver un par de minutos de esos reportajes para darse cuenta de que aquello era otro Callejeros y que, por tanto, el periodismo y la investigación no estaban invitados a esa fiesta de planos de dos segundos, ritmo supuestamente trepidante y ese tono apocalíptico que aburre al minuto.

Los guionistas hicieron fingir a Chicote que viajaba a Tailandia para hablar sobre la producción de arroz, pero se ve que el presupuesto no daba para pagar un par de billetes de avión y se optó por imágenes de archivo y material encargado a un reportero que vive allí y que ha sido quien ha desvelado la trampa. El cocinero ya lo ha reconocido y pedido disculpas a quien se haya sentido engañado. Según Atresmedia (propietaria de La Sexta) es sólo un recurso narrativo.

Lo triste del asunto no es ya la chapuza o la racanería de estas producciones hechas al grito de “que sea barato” por directivos y programadores con más sueldo que neuronas, lo peor es que juegan a tomar el pelo a la audiencia mientras hablan de un tema tan serio como la alimentación mundial y sus problemas. Se supone que esto era un reportaje, no Gran Hermano. O tal vez sí, pero no lo hemos entendido todavía.

Lee el resto de la entrada »

Robin Food y el efecto Arguiñano

Por Marta Tañà

La nueva temporada televisiva, que ya lleva unas semanas en marcha, nos ha traído al carismático David de Jorge -o sea Robin Food- a la gran “cadena amiga”. Telecinco ha apostado por este vasco para rellenar el espacio entre los altos debates filosóficos de Mujeres y hombres y lo que sea y los impecables y nada escabrosos Informativos Telecinco (léase con voz grave y afectada). Un espacio de lujo, evitando la competencia directa con la bestia de Arguiñano en la cadena rival pero con todos los medios para intentar arrebatarle el trono de “estrella cocinera”.

robin-food

“Robin Food: Atracón a mano armada” ya existía en ETB. Aquí, en La Gulateca, se ha hablado (bastante) de él. Por tanto, poco más vamos a descubrir a los seguidores más fieles de este nuestro blog sobre cómo es el programa y su estrella.

Es verdad que ha cambiado el lema -“Viva Prusia”, para que no se diga- pero continúa con garrote, pureza, guarrindongadas, el estilo particular de Robin Food y la participación de su inseparable -y productor del programa- Martín Berasategi. Han cambiado también los medios: plató grande, luminoso y mil cámaras -como nos contaba el mismo de Jorge en el primer programa- para captarlo todo. Que se note que en Mediaset tienen posibles.

Los fans superfans del programa -y en este blog se encuentra uno- no van a encontrar muchas diferencias, tan solo un pequeño cambio en el botón del mando o la web donde descargarlo. Pero este estreno me ha hecho reflexionar sobre cómo tratamos los programas de recetas -no los grandes shows culinarios- en España. No en vano me he pasado los nada calurosos meses de verano vegetando en el sofá y tragándome uno tras otro programas de cocina, especialmente de un canal de pago. Programas de 25 minutos con un cocinero, sus cuatro cacharros de cocina, un fuego y un montón de ingredientes para sacar un plato que cualquiera sea capaz de hacer y cuyo resultado haga salivar al público (o no).

¿Qué me fascina de estos programas? ¿Qué hace que me quede enganchada en bucle eterno viendo como otros cocinan? A priori engancha el hecho de aprender, descubrir recetas, combinaciones o trucos. Pero la mayoría de estos programas, como los blogs, recetarios, etc. acaban siendo repetitivos.

Lo que de verdad me engancha es la plasticidad de la cocina, la estética. Ver ingredientes, cocciones, transformaciones, las mismas que vemos cada día en la cocina pero a través de una cámara. La cocina es tremendamente sensual, la forma en que muchos cocineros tocan la comida, la muestran, la cortan, la tratan, tiene algo de pornográfico. Esos primeros planos de la carne asándose, la cebolla pochada, el aceite calentándose, un poco de miel chorreando… La tele te da la imagen y la imaginación hace el resto: aromas, sabores, evocaciones varias.

Lee el resto de la entrada »