Entradas etiquetadas como ‘te’

Perdone pero hay una chica desnuda en mi taza de té

naked1

¿Quién dijo que la hora del té es aburrida? Si eres de los que lo piensa, nada más lejos de la realidad. Eso sí, siempre y cuando cuentes con un set de té como este.

Naked Girls es obra de la ilustradora danesa Esther Hörchenr. Consiste en un juego de tazas de porcelana ilustradas con chicas desnudas. Pero que nadie se escandalice, que todo tiene una estética muy cuidada y delicada. La gracia está en que, según se va bebiendo, se va descubriendo a esa señorita que se está dando un baño en nuestra taza. Las cucharillas que acompañan al juego están ilustradas con pequeñas piezas de ropa. De esta forma, si alguien no se siente muy cómodo con las chicas, siempre puede “taparlas”.

naked2

La tetera sigue la misma estética de las tazas e incluye, como es lógico, su propia musa. Este bonito y divertido juego de té cuenta también con su propio azucarero, otra delicada pieza que hace de éste un conjunto de lo más original.

naked5

Si alguien se anima, el juego completo está a la venta en la tienda online Het Paradijs por unos 90€. Barato no es, pero os aseguráis que no os falte la compañía a la hora del té.

naked4

El hervidor de agua del siglo XXI

Miito

Puede que lo de hervir agua para preparar una infusión parezca un tema menor, pero en Reino Unido -y allí por donde pasó el Imperio- cualquier cosa que tenga que ver con el té es casi cuestión de estado. De ahí que incluso en el hotel más infame de muchos países, el hervidor de agua parezca ser más imprescindible que la cama. Londres, habitación de 2 metros cuadrados no renovada desde que Isabel II era una jovenzuela, pero oye la kettle que no falte.

Los hervidores de agua eléctricos o para poner al fuego son un gran invento, pero tienen un problema: parte del agua que se calienta no se usa, con el consiguiente malgasto de energía y de agua si la tiramos. De nuevo algo que puede sonar a mera curiosidad desde aquí, pero que visto en perspectiva inglesa adquiere una gran dimensión: un estudio asegura que con esa energía perdida a diario se podrían iluminar las calles de Londres cada noche.

Por eso Nils Chudy decidió hace algo más de un año que había llegado el momento de reinventar este aparato y diseñar el hervidor de agua del siglo XXI. Se llama Miito y por ahora es sólo un prototipo, pero promete estar a la venta en verano de 2016 y cambiar para siempre la forma de preparar el té y calentar comida y líquidos. Según explican en The Guardian, su precio es todavía orientativo, pero los creadores hablan de unas 80 libras (unos 110 euros).

Tal y como sus propios creadores explican, la idea es poder calentar el agua directamente en la taza, de modo que la cantidad siempre sea la exacta. Para ello, basta con colocarla encima de una base que ejerce de placa de inducción e insertar un pequeño stick que se encargará de transmitir el calor al líquido. Ni la taza ni la citada base se calientan, sólo el contenido gracias a la combinación de la placa -que necesita un enchufe- y este pequeño stick metálico.

Más ventajas: se puede usar cualquier taza o vaso y, además de agua, también puede servir para calentar leche, café, una sopa o un puré, por ejemplo. Por si fuera poco, entre los planes para mejorar Miito, Nils Chudy y Jasmina Grase -que se encarga del diseño- incluyen otra idea realmente interesante: poder ajustar la temperatura del agua con precisión.

Por ahora es manual, con lo que se puede esperar a que hierva o retirarlo antes, pero la idea es poder regularlo para que, por ejemplo, el agua quede a 70 grados, la temperatura óptima para preparar algunos tés.

Sí, definitivamente, lo de hervidor de agua 2.0 tal vez sea una definición que le quede algo pequeña a este invento.

Receta exprés: sopa exótica en 10 minutos

DSC07660
Frío. Antojo de sopa pero no sabes por dónde empezar o no tienes un buen caldo a mano. Todo un clásico invernal para el que hace unos días descubrimos un genial remedio en un artículo de The New York Times sobre sopas rápidas que merece un lugar destacado entre nuestros favoritos.

La idea es tan simple que cuesta creer que funcione: jengibre, té y agua. Sí, té, habéis leído bien. Con esos tres ingredientes, un poco de soja y un toque de cebollino conseguimos en 10 minutos un caldo que será la base de la sopa. Para convertirlo en un perfecto plato invernal, nosotros le hemos añadido arroz y tiras de pollo a la plancha con sésamo, cebolla y pimiento.

Con estos ingredientes, y en poco más de 10 minutos, podemos tener lista una señora sopa de lo más exótica que no veas lo que luce como improvisada cena invernal.

Lee el resto de la entrada »

“La Via del Tè”, un paseo por Florencia

P1140270

Por Iker Morán

Aunque los amantes del té saben que cualquier época o momento es bueno para prepararse una taza –a cup of tea, pronúnciese con acento lo más british posible- es cierto que en otoño parece que apetece más. Así que, si hace unas semanas os desvelábamos nuestra receta para el té helado perfecto, hoy hacemos hueco en nuestra despensa para una nueva marca de té. Y no una cualquiera sino la que presume de ser una de las más exclusivas del mercado y la primera italiana que descubrimos

¿Té en Italia? Pues sí, de la mano de La Via del Tè“, directamente llegada desde Florencia y que se estrena en el mercado Español a través de Vente Privee. Así que atentos los cazadores de nuevos tés porque nos han contado que a lo largo de estos meses lo irán poniendo a la venta en su tienda on-line.

Pese a que la acabamos de descubrir, en realidad la historia de esta marca se remonta a nada menos que 1961. Alfredo Carrai fue su creador y uno de los impulsores de introducir en Italia la cultura del té. Medio siglo después no tenemos muy claro si lo consiguió -cuesta identificar Italia con té, tal vez sea cosa de los tópico- pero lo que está claro es que ha convertido esta firma en un sinónimo de té en su versión italiana.

P1140275

Evidentemente no estamos hablando de tés italianos, sino recolectados en diferentes orígenes para completar una gama que, a día de hoy, incluye nada menos que 300 variedades, desde tés de Yunan, hojas de Darjeeling de la India o especialidades japonesas como el Gyokuro. Además de su cuidado packaging -ojo que estamos hablando del té que se sirve en el Four Seasons de Florencia, nos recuerdan sus portavoces- llaman la atención los nombre de algunas de las variedades.

La leggenda di Boboli -el de la imagen y el que hemos tenido ocasión de probar, a base de té negro con cítricos-, Santa Maria del Fiore, Il mistero della Venere o Il sogno di Michelangelo son algunos de los sugerentes tés que nos proponen. Todos, por cierto, con sus correspondientes instrucciones de preparación respecto a la cantidad, temperatura y tiempo de infusionado.

Una forma diferente de pasear por Florencia sin salir de casa. Aunque, sí, nosotros también preferiríamos escaparnos y tomarnos allí una tazza di tè. Parece que ya empieza a hacernos efecto.

Té de “tarta de café con manzana y canela”

Tipos de té hay muchos. Variaciones en los sabores más. Pero la verdad es que pocas veces nos habíamos cruzado con uno tan enrevesado como éste que nos trajimos de Zarbar´s, esa tienda gourmet de Nueva York de visita obligada.

Además de vender té a peso también comercializan su propia “marca” con sabores tan exóticos como éste: “apple cinnamon coffecake”. Nada menos. La base es té negro y el sabor que se pretende conseguir es el de una tarta de café con manzana y canela.

Aunque éramos bastante escépticos ante semejante despliegue de sabores, para nuestra sorpresa efectivamente este peculiar té tiene un marcado sabor a tarta y un toque de canela. El truco parece estar en mezclar las hojas de té negro con una suerte de partículas blancas que concentran el aroma y el sabor.

Tostado y con un toque  dulce -el azúcar lejos del té, me enseñaron hace poco- puede que los puristas lo consideren una herejía, pero a nosotros nos ha gustado. Cuesta 24 USD el kilo y, eso sí, para conseguirlo habrá que encargárselo a alquien por allí o montar una excursión.

Magisso Teacup, otra taza de té

Pocos temas se prestan tanto a los inventos y a todo tipo de trastos originales como el té. Lo habitual es encontrar un montón de artilugios con las formas más extrañas para infusionar el té. En este caso, la gracia está en la taza, que ejerce una doble misión gracias a un simple pero ingenioso diseño.

Como puede verse en el vídeo, inclinada hacia un lado la Magisso TeaCup se encarga de infusionar las hojas de té. Cuando esté listo basta con dejarla caer hacia el otro costado y listo, ya tenemos una taza convencional.

Creada por Laura Bougdanos y Vesa Jääskö, esta ingeniosa taza ha recibió en 2010 un premio Red Dot por su diseño. Ahora sólo nos falta descubrir dónde puede comprarse.