Entradas etiquetadas como ‘sardinas’

Receta para San Juan: sardinas al horno sin olor

Fotos de Emma García para LaGulateca

Las sardinas asadas son uno de esos lujos veraniegos a los que no hay que renunciar. Ricas, asequibles, sanas… ¿Problema? Pues que si las hacemos en casa tendremos olor y tal vez malas caras de los vecinos durante una temporada. Así que, con San Juan a la vuelta de la esquina -una excusa tan buena como otra cualquiera para comer sardinas-, hemos estado investigando cómo conseguir unas sardinas asadas casi tan buenas como las hechas al fuego o a la plancha, pero sin olores y sin liarla demasiado.
En realidad es tan sencillo como utilizar el horno y aplicar un par de trucos para que las sardinas no se resequen mientras se hacen y para que el olor no invada el barrio. ¿Quién se apunta a una sardinada para la noche de San Juan?

Lee el resto de la entrada »

El arte del espeto malagueño

Espeto-02

Un chiringuito en la playa y unas sardinas asadas. Pocas combinaciones funcionan mejor que ésta en verano. Y si además se le suma Málaga y espeto a la ecuación, estamos ante una de las fórmulas magistrales para disfrutar de esta época.

Aunque muy conocido, por si queda algún despistado, el espeto no es más que un sistema para asar el pescado sobre brasas insertándolo en unas cañas. El espeto de sardinas se considera uno de los platos más representativos de Málaga, donde incluso hay un monumento al espetero.

Su invención se le atribuye a Miguel Martínez Soler, quien a finales del siglo XIX tuvo la feliz idea de aplicar en su merendero La Gran Parada (en El Palo, Málaga) el sistema de asado que había visto usar a algunos pescadores en la playa, colocando las piezas de descartes -el pescado que nadie quería comprar- pinchadas sobre unas brasas en la arena. Originalmente se hacía directamente en el suelo, pero después a alguien se le ocurrió hacerlo más cómodo para el cocinero usando alguna de las barcas abandonadas de la orilla, llenándolas de arena.

Espeto-15

Hace unas semanas estuvimos por allí durante las primeras jornadas Marbella All Stars, que buscan -y seguro que consiguen- dar un empujón a la alta gastronomía local asociada con algunos de los mejores hoteles de la zona. Aunque desde fuera se tiende a asociar esta localidad sólo con el lujo desmedido de hace algunos años, desde el punto de vista gastronómico hay  restaurantes a los que seguir la pista –Fernando Alcalá en Kava– y otros que, como Diego del Río en El Lago, con una Estrella Michelin, hace ya tiempo que destacan en el mapa.

Espeto-11

Pero volviendo a la playa y los espetos, aprovechando aquella escapada, nos acercamos por Trocadero, uno de los restaurantes de playa -da reparo hablar de chiringuito- donde se mima mucho esta técnica del espeto.

Buen producto y buena brasa son, según su cocinero y espetero Fran Mateo, el único secreto de esta preparación. Pese a que tradicionalmente se asocia con sardinas, en realidad muchos otros pescados -dorada y lubina son los más habituales- son buenos candidatos para cocinarse así. Pero son las sardinas las más habituales y populares.

Lee el resto de la entrada »

10 recetas para seguir comiendo sano y bien de precio en febrero

P1210427

Posiblemente lo de la cuesta de enero sólo sea un tópico más. ¿Pero y la de febrero? Porque entre los propósitos de año nuevo que a estas alturas ya empiezan a quedarse por el camino, los días cortos, lo lejos que parecen las vacaciones y la resaca de enero, este mes también puede hacerse especialmente largo.

El remedio, como siempre, está en la cocina. Para los que se hayan propuesto comer más sano, hemos recopilado una decena de recetas fáciles de hacer, ligeras y muy ricas a base de verduras y otros productos preparados con un poco de gracia.

Y, por si fuera poco, para quienes anden mirando de reojo la cartera, resulta que este recetario invernal y sano además resulta de lo más asequible: espinacas, patatas, sardinas, acelgas, avena… Dicho así pueden dar ganas de bostezar, pero el resultado no decepciona en ninguna de ellas.

1. Trucha al horno con espinacas

truita1

Un pescado tan sencillo y normalmente barato -si no, podemos sustituirlo por otro- como la trucha y unos ingredientes que tradicionalmente se llevan bien con él (pasas, bacon, espinacas…) son los protagonistas de esta sencilla receta. Además, la combinación de verduras y pescado lo convierte en un plato muy completo, perfecto para preparar una gran comida o cena en menos de media hora. Y sí, tiene bacon, que hay que animar un poco el tema.

2. Puerros asados con salsa tahina

P1210319

¿Has probado los puerros asados? Pues deberías, porque es una preparación muy sencilla en la que esta verdura -a veces un poco denostada- luce en todo su esplendor. En este caso la hemos acompañado de tahina, una salsa a base de semillas de sésamo que cada vez es más fácil de encontrar. Acompañado de garbanzos, tenemos un platazo exótico, sano -sin pasarse con la salsa, ojo-  y muy asequible.

3. Acelgas con sardinas

acelgas

Las latas de sardinas son una de esas cosas que nunca faltan en nuestra despensa. Baratas, ricas y muy sanas, además son capaces de animar incluso algo de entrada tan soso como unas acelgas cocidas. De esto va este plato en el que un paté de sardinas se convierte en el compañero perfecto de esta verdura. El típico plato que no convence por su nombre, pero sí por su sabor.

Lee el resto de la entrada »

Receta en vídeo: cous cous playero

P1330232

Seguimos firmes en nuestro propósito de sobrevivir al verano y al calor con recetas que no requieran mucho tiempo, ni acercarse demasiado al fuego. La de hoy es una de esas pero con otra ventaja: es perfecta para llevársela a la playa -o donde sea que os pongáis a remojo- y triunfar a la hora de la comida.

Un cous cous frío en formato ensalada, con hortalizas y fruta, y un invitado sorpresa: unas sardinas. Tras nuestro reciente paso por Almería, y descubrir eso de las migas con sardinas, queríamos hacer el experimento. Pero oye, que al que no le guste la receta es perfectamente válida sin sardinas y, de hecho, casi todos los ingredientes son sustituibles por cosas que tengamos a mano o que nos apetezcan más.

Un cous cous playero y totalmente personalizable, que tiene todos los puntos para convertirse en uno de nuestros platos estrella para alimentarnos rico y bien este verano. Ah, que eres de esos que dicen que no sabe cocinar y mucho menos preparar un cous cous, después de ver en este vídeo lo fácil que es de preparar, seguro que cambias de opinión.

Lee el resto de la entrada »

Receta en vídeo: parmigiana de coliflor y sardinas (de lata)

P1210416

Qué mejor forma de despedir el invierno que se acaba de ir que con una receta a base de una de las verduras más típicas de esta temporada: la coliflor. Sobre todo teniendo en cuenta que de una reciente visita a la ribera de Navarra nos trajimos de recuerdo una coliflor de más de 6 kilos. Y claro, algo había que hacer con ella.

Agotadas las recetas clásicas -como esa crema de coliflor que preparamos para Navidad– tocaba improvisar algo más. Y para ello, nada mejor que recurrir a algunos de nuestros trucos favoritos cuando se trata de cocinar rápido, rico y muy bien de precio: una parmigiana y unas sardinas de lata.

Con pocos ingredientes, y en un momento, podemos preparar este platazo que, además, lleva verdura y pescado en conserva. Para colmo está rico y queda muy bonito en la mesa con sus cazuelitas y todo. ¿Qué más se puede pedir?

Ingredientes

  • Coliflor
  • Sardinas en lata
  • Salsa de tomate
  • Queso parmesano

Preparación

Aunque las recetas fáciles son las especialidad de la casa, ésta se sale. De hecho, si estamos un poco vagos y recurrimos a una salsa de tomate ya preparada -que sea de las buenas, eso sí- podemos dejarlo resuelto en unos 15 minutos.

Lo primero es cocer la coliflor. Teniendo en cuenta que después va a ir un poco al horno, la idea es dejarla bastante tiesa. Además, por aquí somos de los que preferimos las verduras un poco duras antes que pasadas y blandurrias. Podemos cocerla en agua con sal, al vapor o al microondas.

Queda muy bien y se hace en un momento, tanto en uno de esos recipientes de silicona como en cualquiera apto para microondas. 5 minutos a potencia máxima (800W en nuestro caso) fueron suficientes para dejarla al dente. Antes de prepararla, claro, la habremos limpiado, troceado, añadido un chorro de aceite de oliva, un poco de sal, pimienta y un poco de agua.

P1210398

Reservamos la coliflor y picamos un poco las sardinas de lata o, como en nuestro caso, las sardinillas. En este caso, hablar de cantidades es un poco absurdo porque dependerá del protagonismo que queramos darle a la coliflor. Nosotros hemos usado una lata de sardinas por cada bol de coliflor de los que se ve en la imagen.

Poco más trabajo hay que hacer aunque, puestos a lucirse, preparar una salsa de tomate casera siempre funciona. De hecho, podemos tenerla lista por adelantado y rescatarla del bote o del congelador. Montamos en cazuelitas si lo queremos hacer en plan fino o individual, o en una bandeja más grande.

P1210427

En la base, una capa de salsa de tomate. Después las sardinas, un poco más de tomate y la coliflor que habremos picado un poco. Así vamos completando capas hasta montar nuestra parmigiana, intercalando también un poco de queso entre capa y capa para que se funda y quede más rico. Por supuesto, si queremos que sea más sana, añadimos menos queso y listo.

Rematamos con una última capa de tomate y queso. Podemos usar cualquiera que funda bien aunque, por aquello de la italianidad de la receta, un parmesano iría muy bien. Con el horno precalentado, gratinamos durante unos 10 minutos o hasta que veamos que se funde y empieza a dorarse la parte superior.

Ya sólo nos queda servir, comer y presumir del recetón a base de verdura que hemos hecho en unos minutos. Y ahora sí, que comience la primavera.

Empanada de sobrasada y sardinas

P1000287
Como ya demostramos con aquel bacalao con patas de cerdo, somos fieles practicantes de esa religión llamada mar y montaña que tanto se estila por tierras catalanas. Se trata, además, de una idea con posibilidades infinitas a la hora de ponernos creativos con el recetario y probar mezclas que a priori seguro que a más de uno le suenan un poco extrañas.

¿Sardinas y sobrasada? Por qué no. La sobrasada en realidad liga con casi todo -dulce incluido, ya hablaremos otro día- y las sardinas en conserva son uno de esos productos infravalorados y olvidados en la despensa pero que son un lujazo. En Portugal lo saben muy bien.

De este arrebato marmontañero surge esta propuesta de empanada con sobrasada y sardinas, perfecta como plato único -es potente, sí- con una ensalada o para llevar a una cena de amigos y dárnoslas de creativos. Facilísima, rápida de hacer y que, además, admite muchas variedades para presentarla, por ejemplo, directamente sobre pan y convertirla en un pincho o en plan volován si queremos ser más finos.

Lee el resto de la entrada »

“Latas y batatas” en Oporto

¿Buscando una idea sencilla y resultona para solventar una cena improvisada? Como eso siempre viene bien, de nuestra última visita a Oporto nos hemos traído prestado este genial plato de la carta del restaurante Das Tripas Coraçao (Rua Ferreira Borges nº74): “latas y batatas”.

lastasbatatas-2

Como se deduce del nombre y de la pésima foto -nos pilló sin cámara y con la botella de vino del Douro ya a medias- el plan es tan sencillo y brillante como combinar latas de conserva -injustamente relegadas por aquí a un segundo plano y mucho más respetadas en Portugal- y patatas preparadas de diferentes maneras.

Las posibilidades son infinitas, pero en este caso la combinación era a base de sardinas en aceite (naturales, otras con cebolla y especias y las terceras con un punto picante) y patatas fritas, asadas y servidas como un puré muy cremoso coronado con bien de pimentón.

Original, fácil y muy económico, así que ya tenéis plan para la próxima vez que vengan amigos a cenar a casa. Acompañado de un vino portugués, la noche temática está casi resuelta.

Por cierto, altamente recomendable el susodicho restaurante para quienes se pasen por Oporto y quieran alejarse un poco de las manadas de turistas y salirse del clásico trío oporteño (bacalao, sardinas y pulpo) con el que, por otra parte, la verdad es que podríamos alimentarnos durante un par de décadas.