BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘roscon de reyes’

Receta: roscón de reyes casero y sin gluten

No poder comer gluten o seguir una dieta vegana no significa tener que renunciar al tradicional roscón de reyes. Pero es verdad que hacer un roscón sin gluten y vegano sin mixes de harina preparada es todo un reto. Las masas sin gluten tienen dificultad para subir cuando se añade grasa a la masa, y en la masa del roscón es muy importante la fermentación para que no quede demasiado dura.

Para hacer este roscón tendremos que emplear algo de tiempo, pero merece la pena porque los roscones de reyes sin gluten no suelen estar muy conseguidos. Además, la mayoría de los que se venden -igual que otros productos sin gluten- suelen  llevar bastantes aditivos y son muy ricos en almidones refinados.

Va a quedar más oscuro de lo normal al utilizar panela en vez de azúcar convencional y harinas integrales, pero lo que perdemos en vistosidad respecto a un roscón normal lo ganamos en sabor y en conseguir un postre muy nutritivo. Además, la gracia de hacer un roscón casero es poder personalizarlo a nuestro gusto, así que hemos preparado naranja y jengibre confitado para decorar, y para quienes se animen a rellenarlo, una crema vegana de chocolate.

Lee el resto de la entrada »

10 cosas que (igual) no sabías sobre el Roscón de Reyes

Cuando en la mayoría de lugares la Navidad ya suena a algo que ocurrió hace muchos días y está casi olvidada, por aquí se nos da bastante mejor estirar las fiestas. La llegada de los Reyes Magos y, por supuesto, el correspondiente roscón, son la excusa perfecta para que hasta el día 7 de enero -por lo menos- no vuelva la normalidad y toque recoger el árbol y los adornos.

Y es que, si los turrones son los protagonistas indiscutibles de la Navidad, y el panettone puja por desplazar otros dulces nacionales, cuando llegan estas fechas el roscón se vuelve, nunca mejor dicho, el rey de la fiesta.

¿Pero conocemos todos los detalles de este riquísimo bollo y su característica sorpresa escondida en el interior? Repasamos algunos de los más interesantes.

1. Origen pagano. Como ocurre con muchas fiestas y tradiciones religiosas, en realidad se trata de adaptaciones de costumbres paganas que ya existían con anterioridad. Si las Navidades siempre han estado vinculadas a los Saturnales, lo mismo ocurre con este bollo que, en sus orígenes, nada tenía que ver ni con el cristianismo ni con los Reyes Magos.

Hay muchas teorías, pero si hacemos caso a lo que cuenta Alfred López en el blog Ya está el listo que todo lo sabe, hay que remontarse al siglo II antes de Cristo para dar con una torta de miel y frutos secos que bien podría ser el origen del dulce actual.

2. Sorpresa y haba. La tradición de esconder un haba -símbolo de buena suerte y fertilidad- se remonta al siglo III de nuestra era. Sin embargo, fue en la corte francesa de Luis XV cuando se cambió la historia. Una moneda de oro pasó a ser la sorpresa más cotizada, mientras que la tradicional haba pasó a convertirse en la mala de la película. En España, el roscón siempre estuvo bastante arraigado en la cultura popular, pero fue el rey Felipe V el que importó esta tradición de las dos sorpresas.

Lee el resto de la entrada »

Receta: roscón de Reyes relleno

DSC01337

De la lista de tradiciones de los primeros días del año, el roscón de reyes casero es una de esas que nunca nos saltamos por aquí. Es verdad que por ahí los venden muy ricos y desde hace semanas -muchas- se pueden encontrar en los supermercados a precios de risa. Pero levantarse el día 6 y poner sobre la mesa tu propio roscón tiene su aquel.

Hay decenas de recetas, pero por aquí le hemos acabado cogiendo el truquillo a la combinación entre la que propone Iban Yarza y, sobre todo para quienes tengan panificadora, esta de Ma Petite Boulangerie. ¿Roscón en panificadora? En realidad sólo para amasar, porque la verdad es que simplifica bastante el trabajo.

DSC01331

Pero que no cunda el pánico porque se puede hacer a mano sin ningún problema. La clave, como casi siempre que se habla de pan, es organización y tiempo para que la masa fermente sin prisas y sin demasiada levadura. Además, para darle el toque del mismísimo centro de Bilbao, en lugar de los rellenos tradicionales hemos optado por una crema de mantequilla como la que se usa en los bollos típicos de esta ciudad.

Una auténtica bomba para que la traca final de estas Navidades sea por todo lo alto. Y para que los Reyes nos traigan todo lo que les hemos pedido, claro.

Lee el resto de la entrada »

Alternativas al Roscón: “Brioche de Reyes” (express)


brioche2

5 de enero ¡y yo con estos pelos! Esta noche vienen los Reyes Magos y mañana toca zamparse el Roscón con la familia y amigos. Es probable que para este año te propusieras hacer uno tú mismo y es posible que te hayas encontrado ante una de estas tres situaciones:

A- Creías, erróneamente, que preparar un Roscón de Reyes te llevaría aproximadamente el mismo tiempo y esfuerzo que preparar un bizcocho con fruta confitada por encima.

B- Consciente de la dificultad y, sobre todo, del tiempo de elaboración del Roscón, te has dejado llevar por la pereza y te has dicho a ti mismo: “El año que viene lo hago con tiempo” (ya… claro).

C- Tu primer intento de Roscón de Reyes casero ha sido un fracaso y tu ego cocinillas ha quedado tan maltrecho que necesitas una victoria culinaria para reponerte.

Para cualquiera de los casos, venimos al rescate con una opción distinta pero casera y deliciosa para arreglarte la merienda del último día de excesos navideños. Se trata de una especie de brioche “de Reyes” que puede ser una buena alternativa para preparar algo con tus propias manos sin invertir todo el día en ello.

Para ser honestos, esta no es una receta de brioche como Dios e Iban Yarza mandan. No, se trata de una elaboración algo más rápida y simplona, hecha para no expertos en panes dulces como nosotros, pero que da un resultado decente en “solo” una mañana. Por supuesto la receta puede tunearse a gusto del consumidor. Tomen nota:

Ingredientes

  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 3 huevos
  • 130 gr. de mantequilla
  • 30 ml. de leche
  • 50 gr. de azúcar
  • 5 gr. de sal
  • 15 gr. de levadura fresca
  • 1 yema de huevo
  • Pasas (opcional)
  • Fruta confitada (opcional)
  • Azúcar
  • Agua

Elaboración

Sacamos la mantequilla de la nevera, la cortamos en taquitos y la dejamos templar en un bol. En un cuenco, vertemos la leche tibia y disolvemos la levadura en ella. Reservamos.

En un bol aparte, echamos los huevos, el azúcar y la sal. Batimos hasta que quede una especie de pomada naranja. A continuación añadimos la leche con la levadura disuelta. Vamos añadiendo la harina y mezclamos bien. Al principio podéis usar una espátula aunque lo suyo es que lo hagáis con las manos. Trabajaremos la masa hasta obtener una mezcla lisa y homogénea.

Vamos incorporando la mantequilla poco a poco, dejando que la masa la absorba antes de incorporar más. Se trata de un proceso un tanto lento y, porqué no decirlo, pringoso. Cuando hayáis incorporado toda la mantequilla, veréis que la masa se despega de las paredes del bol y eso es señal de que vamos bien.

Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar en el bol, tapado y a temperatura ambiente, durante aproximadamente una hora o bien hasta que haya doblado su tamaño.

Pasado ese tiempo rescatamos la masa y la trabajamos un poco. ¿Cuánto es un poco? Pues unos 15-20 minutos. Veréis que se vuelve más consistente. Es el momento, si queréis, de incorporar unas pasas o unos trozos de fruta confitada. Hacemos una bola con la masa y la dejamos de nuevo en el bol, tapada con papel film. Dejaremos que repose unas 2 horas en la nevera.

Tras ese tiempo la masa debería haber crecido de nuevo y haber cogido algo más de consistencia. La sacamos del bol y le damos forma: trenzado, en bollos individuales, en un molde rectangular o, simplemente, en forma ovalada sobre la bandeja del horno. Es el momento de esconder en la masa el rey y la alubia.

Dejamos reposar durante una hora más o hasta que haya doblado su tamaño. Pasado ese tiempo, precalentamos el horno a 180 grados y, mientas tanto, pintamos el brioche con la yema de huevo batida y adornamos con frutas confitadas y “roquitas” de azúcar. En casa,siempre las hemos hecho mezclando el azúcar con unas gotas de agua y repartiendo los “grumillos” resultantes por la superficie de la masa.

Horneamos durante 30 minutos. Es importante dejar enfriar el brioche antes de cortarlo y/o probarlo. Si os apetece, podéis rellenarlo con nata o trufa pero ya os adelantamos que solo está de muerte.

brioche3

Bonus track

Si queréis hacer vosotros mismos la naranja confitada y marcaros un tanto, os recomendamos seguir esta receta de Gastronomía y Cía. Se trata de una receta un tanto distinta a la que nosotros conocíamos pero bastante más rápida, sencilla y con un resultado más que decente.

¡Felices Reyes!