Entradas etiquetadas como ‘recetas de ensaladas’

Guía para acabar con las ensaladas aburridas

P.-159-SaladLove_Autumn_CH60-@-David-Bez-2014

Ensalada de patatas moradas, guisantes y zanahorias. © David Bez, 2014 / Ediciones Salamandra, 2015

Para muchos, el comienzo de los días con algo más de sol y calor significa que empieza la temporada de ensaladas. A otros, sólo escuchar esa palabra les produce un gran bostezo. Pero las ensaladas no tienen por qué ser aburridas, sosas o repetitivas, como ocurre tantas veces.

Una idea que muchos profetas de las ensaladas llevan años intentando inculcar, pero que David Bez está consiguiendo que realmente triunfe. Primero desde su blog SaladPride, y ahora gracias a su libro Salad Love, editado recientemente en castellano y convertido en un auténtico éxito en los últimos meses. No lo decimos sólo nosotros, basta darse una vuelta por cualquier librería para verlo por todas partes.

Salad LoveLa relación de Bez con las ensaladas es, sin duda, muy intensa. Un amor que, según nos cuenta él mismo, surgió ante esa terrible duda que a muchos aterra cada noche: ¿Qué me llevo mañana al trabajo para comer? Él decidió que la respuesta fuera siempre la misma -una ensalada, claro- pero sin repetirse ningún día durante muchos meses.

Así que, desde hace casi tres años, ha ido ideando ensaladas diferentes para cada época del año. Sencillas, fáciles de hacer -él las prepara en su mesa de trabajo en la oficina- y suficientemente atractivas como para que entren ganas de hincarles el diente.

De las más de 1.000 ensaladas que ha preparado Bez en todo este tiempo, 240 aparecen recogidas en este libro. Platos llenos de variedad y color, capaces de convencer a los más escépticos con las ensaladas y, además, muy fáciles de preparar.

Pero ¿no es deprimente comer ensalada y encima en la oficina? Nada de eso, nos responde. Además, asegura que nunca se había sentido tan bien y con tantas energías. Lo de convertir la mesa de la oficina en una cocina improvisada (sólo necesitas un cuchillo, una tabla, un pelador y un poco de organización, nos asegura) es opcional, pero no lo de probar algunas de sus más de 200 recetas.

O crear la nuestra propia, porque “la curiosidad y la gana de probar ingredientes y combinaciones” es el mejor secreto para enamorarse de este plato. Y el colorido, claro. En este sentido reconoce que hay que dejarse llevar no sólo por el sabor, sino también por el aspecto del plato, para que resulte realmente apetecible.

P.-273-SaladLove_Spring_CH42-@-David-Bez-2014

Ensalada de salmón, aguacate y arroz jazmín. © David Bez, 2014 / Ediciones Salamandra, 2015

¿Los trucos? Pocos ingredientes. Aunque suene raro, según Bez “cuantos menos productos usaba, mejor era la ensalada”. Así que basta de ensaladas con demasiadas cosas, en las que es casi imposible identificar los ingredientes, y que acaban sabiendo parecido a cualquier otra ensalada. De hecho, en su recetario, la mayoría están compuestas de sólo tres ingredientes principales, más algún aderezo y condimento.

Lee el resto de la entrada »

Ensalada de salmón y manzana

 Por Ninna Jorro

Tenéis que perdonarnos, llegados a estas alturas del verano y con el termómetro por encima de los 35 grados, nuestra inspiración cocinillas ha emigrado hacia climas menos hostiles. La neurona sólo nos da para servirnos bebidas con mucho hielo y preparar ensaladas fáciles y, sobre todo, refrescantes.

ensaladasalmon

Es el caso de la receta que os traemos hoy. Y decimos receta por llamarla de alguna manera porque en realidad no es más que cortar y mezclar ingredientes, es decir, algo que hasta Hodor podría hacer sin ayuda.

La combinación de salmón ahumado -en nuestro caso aderezado con eneldo- y manzana resulta de lo más refrescante con estos calores. La vinagreta, de miel y mostaza pero con un puntillo cítrico, acaba de redondear esta combinación que nos ha alegrado -¡fíjate si nos hace falta poco!- el fin de semana. Tomen nota.
Lee el resto de la entrada »

Si no hay ensalada (o similar) no es verano

espencat

Ya ha llegado: la semana en la que medio mundo desaparece de vacaciones. O, como mínimo, así era hasta no hace mucho. Las ciudades se vacían (de autóctonos), no hay forma de contactar con nadie por teléfono y las persianas se bajan en muchos comercios. En cambio, las playas se llenan y las ciudades son ocupadas -aún más- por los turistas.

Para aquellos que queden al pie del cañón, tengan Wi-fi a mano o estén un poco enfermos, nosotros seguimos con nuestra sacrificada labor. Esta semana, para seguir la regla de los programadores televisivos que apuestan por los refritos veraniegos, hemos hecho una recopilación con las recetas de ensaladas que hemos ido publicando y que pueden salvar una comida o cena en pocos minutos. ¿Qué mejor para después de una buena insolación?

Espencat

Como es un plato que se come frío, lo metemos en la categoría de ensaladas aunque no lleve ni una pizca de lechuga. Este plato, pariente cercano de la escalivada catalana, es muy típico en Valencia. Una buena forma de cocinar los pimientos, berenjenas y tomates que ahora están en pleno apogeo. Se acompaña de bacalao y se come sobre rebanadas de pan. Perfecto para después de una sesión de playa.

ensalada

Ensalada de judías verdes con vinagreta de anchoas

Aunque todo esté cerrado seguro que encontraremos una frutería abierta en el barrio. En esta época la cantidad y calidad de verduras y hortalizas es insuperable. Así que es el momento de preparar esta sencilla ensalada. No hay que complicarse mucho la vida para sacar todo lo mejor de la judía verde. Tomate, huevo y anchoas bastan para acompañarla.

Ensalada de tarde

Además de bonita, original y muy vistosa, esta atípica ensalada nos soluciona un comida entera. Está pensada para el brunch, o sea que es perfecta para esos ágapes fuera de horas que no sabríamos muy bien si definir como desayuno, comida o merienda-cena. Incluso nos la imaginamos perfecta para el momento de llegar a casa a horas intempestivas, después de la fiesta, y con el apetito desbocado.

garbanzos

Ensalada de garbanzos con vinagreta de albahaca

Es posible comer legumbres frescas, y como muestra dos ejemplos. Esta ensalada de garbanzos está deliciosa recién salida de la nevera, incluso es preferible prepararla unas horas antes de comer. La vinagreta de albahaca le da ese toque fresco que hace que los potajes de garbanzos del invierno queden muy muy lejos.

Ensalada de lentejas con sandía

Aquí va el segundo ejemplo, un poco más extravagante que el anterior. Ya sabemos que la combinación no acaba de convencer a muchos, pero la mezcla de lentejas con una fruta tan refrescante como la sandía es muy sorprendente y funciona. Además, ¿quién no tiene tres kilos de sandía a los que no sabe cómo dar salida? Si es que tenemos solución para todo.

DSC08441-2

Gazpacho

¿El gazpacho es una sopa fría o una ensalada triturada? Con esta discusión podríamos pasar horas. Para nosotros la nula necesidad de fuego acerca el gazpacho a una ensalada. Bueno, eso si vamos a la receta original o a las que incorporan cualquier fruta roja en ella (sandía, cerezas y fresas se llevan la palma). En este caso tenemos una receta que incluye cebolla caramelizada y pimientos de Gernika, por aquello de ser originales y más vascos que nadie.

Mención especial: la ensaladilla rusa

No podíamos dejar de lado en esta humilde recopilación un clásico entre los clásicos. El plato que resiste el paso del tiempo, el rey de las comidas en el campo, una de las tapas más demandadas por toda la geografía española: la ensaladilla rusa. Para prepararla como Dios manda, tenemos nuestro particular descifrado de la receta original de mamá. Siguiendo sus trucos no se resiste ni la mayonesa. Nunca más un verano sin ensaladilla rusa casera.

Ahora que lo pensamos, ¿dónde está la lechuga entre tanta ensalada? No es que seamos enemigos de esta verdura, ni mucho menos, pero nos tira más bien lo poco convencional. En todo caso, para los amantes de lo verde hemos descubierto no hace mucho la lechuga viva: un invento para tener en la nevera e ir tirando de lechuga fresca -más o menos- todo el verano.

Y para animar el recetario, un bebercio veraniego que se sale de las típicas cervezas y tintos de verano y perfecto para triunfar en el camping: cóctel a base de cava y gominolas.