Entradas etiquetadas como ‘recetas’

Receta de ensalada de invierno con rúcula, berenjena asada y garbanzos especiados

Lo mismo que defendemos que los helados apetecen todo el año, las ensaladas también tienen su espacio en invierno. Son siempre una buena opción como primer plato, para llevar en el tupper o como cena ligera.

La que hemos preparado hoy lleva rúcula, tomate azul, berenjena asada, burrata y garbanzos espaciados conGaram Masala que le dan un toque muy rico.

Sobra decir que cualquier ensalada tiene carta blanca para la improvisación y podemos sustituir algún ingrediente que nos nos guste, aunque realmente podemos asegurar que la combinación funciona muy bien.

Ingredientes 

  • 150 gramos de rúcula
  • 2-3 tomates azules (o los que sean)
  • Media berenjena grande
  • Queso Burrata
  • 3 cucharadas de garbanzos cocidos
  • 1 cucharadita de Garam Masala
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Empezamos asando la berenjena. Nosotros hemos usado unas berenjenas baby que teníamos por casa, pero con media grande será suficiente. Ponemos en una fuente la berenjena lavada y cortada en trozos pequeños, añadimos una pizca de sal y un chorro de aceite. Horneamos 20-30 minutos a 200º hasta que esté bien asada. Podemos aprovechar para asar más cosas y preparar un bachcooking para la semana.

Ponemos los garbanzos en un bol, añadimos la cucharadita de Garam Masala (si no tenemos podemos usar alguna especia o mezcla de varias como curry o comino), un poco de sal y un chorrito de aceite. Mezclamos bien y calentamos 30-40 segundos en el microondas. También podemos saltearlos en una sartén.

La rúcula nos servirá como base. La colocamos en el plato o bol donde vayamos a servir la ensalada. En el centro ponemos la burrata, alrededor los tomates, la berenjena y los garbanzos.

Espolvoreamos sal al gusto, echamos un chorro de aceite de oliva virgen extra y opcionalmente podemos añadir algún sazonador que nos guste o pimienta negra. Ya tenemos la ensalada lista para servir.

Postre fácil para Nochevieja: trufas de chocolate y pistacho

Las trufas de chocolate no pueden faltar en ninguna celebración navideña: son perfectas para compartir; si no nos comemos media fuente, no llenan demasiado; podemos hacerlas con nuestro chocolate, relleno y rebozado favorito; se pueden preparar con antelación e incluso congelar; y, además, son facilísimas de hacer. Poco más se le puede pedir a un postre festivo.

Hoy hemos preparado unas trufas algo diferentes, con el chocolate de siempre pero con corazón de pistacho y un rebozado de este mismo fruto seco triturado. Sin sal, aunque algo nos dice que usando pistachos salados también hubieran quedado riquísimas. Si alguien se anima a probar, que nos cuente que tal quedan.

Como decíamos, para no tener que cocinar el día de fiesta y poder disfrutar de lo que importa, podemos hacerlas el día anterior o al menos dejar el relleno listo para que se endurezca y tenga consistencia. Así después, solo tendremos que formar bolitas, esconder un pistacho en su interior y rebozarlas.

Ingredientes

  • 250 gramos de nuestro chocolate favorito (podemos usar varios por separado)
  • 40 gramos de azúcar moreno
  • 25 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de pistachos pelados y tostados sin sal
  • 200 mililitros de nata para montar
  • Una pizca de sal

Elaboración

Separamos la mitad de los pistachos y los trituramos con una batidora o robot de cocina. Derretimos el chocolate en el microondas en tandas de unos 30 segundos y removemos cada vez.

En un cazo calentamos la nata con el azúcar y removemos hasta disolver. Llevamos la nata a ebullición y apagamos el fuego.

Pasamos la nata a un bol grande, dejamos que se temple un poco y añadimos el chocolate. Mezclamos hasta integrar. Una varilla manual nos facilitará el trabajo.

Añadimos la mantequilla y removemos hasta que se derrita y tengamos una crema de chocolate.  Ahora añadimos una pizca de sal que potenciará el sabor del chocolate y mezclamos bien.

Dejamos que la crema temple a temperatura ambiente, cubrimos con papel film y la dejamos toda la noche en el frigorífico o, al menos, 4 horas si tenemos mucha prisa.

Después del reposo sacamos una porción de crema de chocolate del tamaño de una nuez. Metemos un pistacho en el centro y hacemos una bolita de manera que el pistacho quede en el interior.

Repetimos el proceso hasta acabar con la crema de chocolate. Si nos parece demasiada cantidad, podemos congelar una parte para hacer trufas en otra ocasión.

Rebozamos cada bolita de chocolate con el pistacho triturado, y guardamos las trufas en el frigorífico hasta el momento de servir. 

8 recetas con calabaza para cocinar este otoño

Ahora que el frío empieza a aparecer tímidamente y que los mercados vuelven a llenarse de tonos anaranjados y calabazas de todas las formas y tamaños, volvemos a tener ganas de meternos en la cocina para preparar un montón de recetas con el producto estrella de la temporada.

Postres dulces o recetas saladas, las posibilidades son muchas, desde la típica crema que te soluciona una cena, hasta una receta espectacular de calabaza al curry que podemos servir utilizándola de recipiente y quedar como auténticos cocinillas.  

Además de ser de lo más versátiles y fáciles de cocinar, no hace falta decir que las calabazas han ganado protagonismo en los últimos años con la llegada de la fiesta de Halloween, por lo que antes de cocinarlas, nos pueden servir para decorar la casa unos días y divertir a los más pequeños de la familia.

Calabaza asada con miel

Calabaza, miel y canela, tres ingredientes que funcionan de maravilla. Un postre sencillísimo en el que solo tenemos que encender el horno y poco más. Nos puede servir como postre o como merienda. La podemos decorar con las pipas de la calabaza previamente tostadas y peladas.

Espaguetis de calabaza

Pasta parece, calabaza es. Un plato divertido para comer calabaza de una forma diferente. Hemos utilizado una carbonara clásica porque el queso pecorino, con el huevo y el bacon (o guanciale si encontramos) forman la salsa perfecta para este plato tan original de falsa pasta.

Tarta de calabaza con crema de queso y canela

En este vídeo podemos aprender a hacer esta tarta de calabaza con crema de queso y canela, una de nuestras favoritas. Estilo carrot cake pero con calabaza, queda perfecta con el frosting de queso y aromatizada con canela.

Mermelada de calabaza, naranja y jengibre

Todas las mermeladas son buenas, pero esta de calabaza, naranja y jengibre tiene una mezcla de sabores que nos sacan de lo tradicional y ofrece muchas posibilidades. Aunque queda deliciosa untada en una tostada, es perfecta para acompañar una tabla de quesos o para combinar con carne. 

Calabaza asada con curry de verduras

Los amantes del curry deberían apuntar esta calabaza rellena de verduras en su recetario otoñal. Un plato realmente bueno y mucho más fácil de hacer de lo que parece. Si utilizamos calabazas de tamaño pequeño, podemos usarlas como recipiente para que además de rico luzca mucho en la mesa.

Crema ligera de calabaza

La crema de calabaza ya se ha convertido en un clásico de estos meses. La que proponemos es más ligera y mantiene todo su sabor. Si queremos darle un toque diferente podemos añadir una combinación de especias como curry, cúrcuma o comino. Si no tenemos robot de cocina podemos hervir la verdura en una cazuela y triturar con la batidora de mano.

Pumpkin spice latte

El pumpkin spice latte o café de calabaza con especias se hizo popular gracias a una gran cadena de cafeterías que lo incorpora a su carta cada año para inaugurar la temporada otoñal. Ahora podemos tomarlo sin salir de casa y adaptarlo a nuestro gusto siguiendo los pasos de esta receta.

Buñuelos valencianos de calabaza

Los buñuelos son un dulce tradicional que se sigue preparando en muchos sitios. En la Comunidad Valenciana son típicos los buñuelos de calabaza, y por eso los hemos añadido a esta lista. Son muy fáciles de hacer y mucho más sabrosos que los de viento. Otra forma diferente de cocinar la calabaza.

Receta de tostas caseras, una buena idea para aprovechar el pan viejo

Formas de aprovechar el pan duro hay muchas. Y ahora, con estas tostadas de chapata que podemos preparar en un momento, tenemos más para sumar a la lista. Y es que, teniendo en cuenta la indecente cantidad de alimentos que desperdiciamos, no es mala idea que al ver en la cocina un trozo de pan que se ha quedado un poco duro o mustio no pensemos en tirarlo, sino en cómo aprovecharlo. 

Estas tostadas quedan igual -o mejor- que las que encontramos ya preparadas en el supermercado y, además, podemos hacer versiones diferentes como las de ajo y perejil que también hemos preparado.

Son perfectas para untar lo que apetezca, picar con hummus o guacamole, o para acompañar cualquier plato. Si las guardamos en un tupper hermético o caja metálica aguantarán crujientes unos días sin problema.

Para preparar las tostadas normales solo necesitamos pan de chapata del día anterior. En realidad podemos usar cualquier tipo de pan, pero las de chapata además quedan muy bonitas por su forma.

Cortamos el pan en rebanadas muy finas, las ponemos en la bandeja del horno y horneamos a 200º hasta que queden bien doradas. Si les damos la vuelta a la mitad de proceso, el dorado quedará más uniforme.

Las sacamos del horno, dejamos enfriar y servimos o guardamos en un tupper.

Para las tostadas de ajo, picamos en un mortero un diente de ajo y un poco de perejil fresco con un chorro de aceite de oliva virgen extra. Pincelamos con esta mezcla las rebanadas de pan ya cortadas finas antes de hornearlas.

Ponemos las tostadas en la bandeja del horno, esta vez sobre una lámina de papel vegetal, y horneamos unos 10 minutos por cada lado, aunque vigilando que no se quemen. Dejamos templar y servimos o guardamos en un tupper.

Receta de tarta de queso de La Viña de San Sebastián, elegida como uno de los sabores del año por The New York Times

(Foto: Restaurante La Viña)

Tartas de queso hay muchas, pero solo una puede presumir de haber sido elegida como uno de los sabores de este 2021 según The New York Times: la que hacen en el restaurante La Viña de San Sebastián. Muy conocida desde hace años, la crítica gastronómica ha elegido este popular pastel donostiarra como una de las tendencias de este año.

Y es que su fama ha traspasado fronteras mucho más allá de la capital guipuzcoana. Numerosos chefs internacionales han caído rendidos ante una receta muy sencilla, y han optado por hacer sus propias versiones a partir de la receta original.

¿Qué tiene de especial esta tarta de queso para triunfar en Estados Unidos, una de las mecas mundiales de las cheese cakes? Posiblemente parte del encanto reside en su sencillez, en lo suave que queda gracias al uso de queso crema, y a que no lleva ningún tipo de hojaldre ni base de galleta como otras tartas de queso.

Aunque hemos probado muchas tartas de queso riquísimas últimamente -la de David Muñoz en GoXo o la de Fismuler, por citar un par- y somos más de sabores un poco intensos, hay que reconocer que a la de La Viña le tenemos un especial cariño. Nosotros y casi todo el mundo que pasa por Lo Viejo de Donosti y remata la ronda de pintxos con una porción de esta tarta como postre.

También se puede encargar para llevar aunque, que nosotros sepamos, todavía no han organizado un delivery nacional para poder pedirla desde cualquier lugar.

La receta

Pero no pasa nada porque si nos entra antojo de disfrutar de uno de los sabores del año -o al menos de una versión casera- la receta es, como decíamos, extremadamente fácil de hacer. Hay decenas de versiones y pequeñas variaciones, pero la base es esta que, incluso, aparece entre las recetas que se pueden programar en el Thermomix. Por si alguien lo tiene por casa y quiere que sea incluso más sencillo.

Ingredientes para 10 raciones

  • 1 kilo de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 450 gr. de nata (mejor 35% de grasa)
  • 5 huevos grandes
  • 450 gr. de azúcar
  • 30 gr. harina

Preparación

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo. Preparamos un molde redondo de unos 24-26 centímetros y lo forramos por dentro con papel de hornear. Al ser una tarta muy líquida es importante hacerlo así para no liarla al desmoldar.

Mezclamos en un bol (o en el Thermomix) todos los ingredientes. ¿En qué orden? Empezamos batiendo huevos y azúcar (como en casi todas las tartas) y luego incorporamos el queso, la nata y la harina, mezclando todo bien.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos unos 50 minutos a 200 grados. Cuando veamos que la superficie se dora es que estará casi hecha. Pinchamos en el centro y, si sale limpio el cuchillo, apagamos el horno y dejamos que se enfríe dentro con la puerta abierta.

Las medidas son bastante generosas así que si en estos tiempos de pocas reuniones de amigos o familiares preferimos un formato más pequeño, la solución es tan sencilla como dividir por la mitad todas las medidas y usar un molde más pequeño.

Croquetas de pizza, donut o turrón: las recetas más originales para celebrar el ‘Día de la Croqueta’

Aunque el mes de enero es poco dado a alegrías -y más este año-, al menos hay un pequeño oasis gastronómico: el día 16 se celebra el ‘Día de la Croqueta’. Una de esas fechas a las que nos apuntamos encantados y que nos da la excusa perfecta para liarnos a cocinar o comer croquetas. Que tampoco es que haga falta mucha excusa para eso…

Así que hemos echado mano del libro Croquetas gourmet, del cocinero Chema Soler, dispuestos a hacer un auténtico máster croquetil y descubrir tanto recetas clásicas como algunas realmente originales. Estábamos convencidos de que con aquella croquetas de chocolate que hicimos hace años habíamos tocado techo, pero nada más lejos de la realidad: hay croquetas de casi cualquier cosa que podamos imaginar.

Algo que seguramente indignará a los puristas del asunto pero que tiene sentido desde una lógica croquetera en la que este plato se basa en una buena bechamel y lo que encontremos por la nevera y la despensa. Sobre la moda de ponerle todo el rato cosas por encima se podría hablar mucho también.

El caso es que hemos seleccionado tres de las recetas más sorprendentes del libro de Soler. Atentos porque el chef se atreve con croquetas de pizza, de donuts e incluso de turrón.

Lee el resto de la entrada »

Receta de tortitas de avena y plátano sin azúcar, una buena idea para un desayuno saludable

Seguimos empeñados en demostrar que se pueden hacer desayunos riquísimos y además saludables, tanto para niños como para adultos, sin apenas esfuerzo. Incluso un desayuno especial, de esos de domingo que requieren algo más de tiempo puede cumplir esos requisitos.

La prueba son estas tortitas que se preparan con avena, plátano y huevos, y que no necesitan azúcar extra porque los plátanos ya aportan suficiente, de ahí la importancia de que estén dulces y bien maduros, no de esos insípidos de algunos supermercados.

Se pueden preparar a mano en pocos minutos, o con la batidora/robot de cocina para agilizar aún más el proceso. Ya no hay excusas para no preparar estas tortitas que no tienen nada que envidiar a las tradicionales. Los pequeños expertos de la casa nos han dado su aprobación.

Lee el resto de la entrada »

7 formas diferentes de cocinar un huevo para celebrar el Día Mundial del Huevo

El segundo viernes de octubre se celebra el Día Mundial del Huevo. Pocos alimentos más sanos, nutritivos, económicos y que den más juego en la cocina que el huevo, capaz de animar cualquier plato.

Así que, como somos muy de apuntarnos a celebrar lo que sea -sobre todo si la cosa va de comer-, se nos ha ocurrido recopilar algunas recetas e ideas para cocinar huevos de forma un poco diferente. No se trata de inventar nada ni de ponerse a deconstruir tortillas, pero sí de probar alguna cosa nueva.

Aunque, ojo, que conseguir un buen huevo cocido también tiene su aquel. Podemos empezar por ahí y luego ya pasar a la siguiente asignatura.

Huevos nube

Se pusieron de moda hace unos años y, al contrario que el pan nube (actualmente de moda en Instagram), que no nos gustó nada de nada, estos huevos nos gustaron bastante y también nos hizo gracia la manera de prepararlos. Por eso nos parecieron dignos de aparecer en esta lista. Una forma diferente de servir un huevo y que seguimos cocinando de vez en cuando por aquello de ser originales.

Lee el resto de la entrada »

Recetas de sopas para los primeros días de frío: de castañas, de setas, de lentejas y de pollo con calabaza

Aunque es verdad que a algunos las ganas de sopa no se nos pasan nunca -y más con la amplia variedad de sopas frías para animar el verano-, la llegada de los primeros fríos otoñales parece que despiertan el instinto sopero de todo el mundo.

Así que hemos echado mano de Sopas, de la Fundación Alícia, y recién publicado por Planeta Gastro, para tomar nota de algunas de las recetas que proponen.

Un libro realmente muy interesante y recomendable que va más allá del clásico recetario para convertirse en un auténtico tratado sobre la sopa en su vertiente más cultural (historia, antropología, sopas alrededor del mundo… ) y técnica, con ingredientes, elaboraciones y trucos. Y, por supuesto, unas cuantas recetas muy apetecibles.

Así que tomad nota y preparad pucheros y cucharas que comienza la temporada de sopas.

Sopa cremosa de lentejas

Ingredientes (para 4 personas)

  • 200 gr. de lentejas naranjas (Masoor Dal)
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 4 cucharas soperas de tomate frito
  • Hojas de perejil
  • Laurel
  • Orégano
  • Mantequilla
  • 1 yogur
  • Curry
  • Sal y pimienta

Elaboración

1. Pelar y picar el puerro y las zanahorias.

2. Sofreír a fuego medio con la mantequilla unos 15 minutos. Añadir el tomate frito y los aromáticos (perejil, laurel y orégano).

3. Dejar sofreír unos minutos hasta que esté concentrado. Añadir las lentejas y cubrir abundantemente con agua.

4. Cocer unos 10 minutos hasta que estén bien cocidas.

5. Añadir el yogur mezclado con una pizca de curry, sacar el laurel y poner al punto de sal y pimienta.

Lee el resto de la entrada »

5 recetas para aprovechar la temporada de higos

El verano se despide, y eso quiere decir que estamos en plena temporada de higos. Aunque llevamos semanas viéndolos en las fruterías, ahora es el mejor momento para hacernos con unos bien maduros y bonitos para cocinar con ellos.

Esta fruta, que en realidad es un conjunto de frutos, ya es deliciosa por sí misma, pero da muchísimo juego a la hora de preparar recetas de lo más originales, y no solo dulces, porque algunas combinaciones saladas quedan espectaculares.

Hemos recopilado unos cuantos platos nada complicados para quien quiera aprovechar la corta temporada de higos y meterse en la cocina para hacer recetas diferentes y buenísimas con las que afrontar la vuelta al cole, a la oficina y a la rutina.

Mermelada de higos

Vamos a empezar por un clásico. La mermelada de higos, una de nuestras favoritas. Aunque podemos encontrar versiones industriales de calidad, nos gusta mucho más la casera por el sabor y porque podemos adaptar el azúcar a nuestro gusto o incluso sustituirlo por pasta de dátiles si queremos una mermelada más saludable. Se prepara en muy poco tiempo, y si esterilizamos en agua hirviendo los tarros puede durar mucho tiempo. Aquí la receta. Lee el resto de la entrada »