Entradas etiquetadas como ‘real food’

La nocilla realfood o el timo de hacer creer que una crema de cacao puede ser saludable

¿Para cuándo la Comtessa Realfood?, tuiteó algún gracioso -yo- en plena polémica entre Carlos Ríos y los nutricionistas que se atrevieron a puntualizar algunas cosas de su ya famosa crema de cacao.

Sí, el señor realfooding, que hace poco gritaba ultraprocesado a unos cuantos alimentos, ha sacado al mercado una crema de cacao.

¿Una nocilla saludable? ¿Es eso posible? ¿Por qué a nadie se le había ocurrido hasta ahora? ¿Nos está engañando la malvada industria alimentaria y Ríos por fin ha venido a rescatarnos y permitir que los míticos sandwiches de nocilla -en minúsculas, para que quede claro que es un genérico, no una marca- podrán ser detox?

Bromas al margen, da la sensación de que a estas alturas todo el mundo está al tanto de la bronca. Pero pensarlo sería un error. En realidad, el 99% de la población no tiene ni idea de que va la pelea, posiblemente tampoco conocerá a Carlos Ríos y, sobre todo, le importará bien poco el asunto.

Y precisamente ahí radica parte del problema. No en no conocer a Ríos y su negocio, evidentemente, sino en que lo único que sabrán es lo que verán en el supermercado. Y será una crema de cacao que hace alguna que otra trampa en su etiquetado y que presenta como saludable un producto que hasta ahora asociábamos automáticamente con algo poco recomendable desde el punto de vista nutricional.

No vamos a volver sobre el asunto del etiquetado -la gran Beatriz Robles lo ha explicado muy bien- o sobre si es un ultraprocesado o no, porque de eso se ha encargado también otro de nuestros nutricionistas de cabecera: Juan Revenga. En sus respectivas redes sociales lo explican con todo lujo de detalles.

¿La respuesta de Ríos? Echarse al monte y decir que todo es algo así como una conspiración. O comulgas con su discurso y sus productos o es que estás en nómina de Nestlé. Curiosamente, con esta crema es él quien está cayendo de lleno en las prácticas de esa industria a la que se supone que criticaba.

Lo del hummus ya hizo saltar las alarmas. El hummus preparado es, en general, saludable. Podemos discutir calidades, sabores y, sobre todo, reivindicar hacerlo en casa porque es facilísimo. Eso es, seguramente, lo que se esperaba de Carlos Ríos: contra los ultrapreocesados, más ir al mercado y más cocinar. Pero, claro, eso no da mucho dinero y lo de vivir solo de libros es complicado.

Pero vaya, que su hummus era impecable, aunque insinuar que los demás no lo eran ya chirriaba. La cosa se ha complicado con la crema de cacao “sin azúcares añadidos”. A estas alturas ya hemos aprendido que un reclamo de este tipo es justo lo que usan los malos productos para tomarnos el pelo.

El asunto hace días que se fue de madre. No solo por los insultos de Ríos a quienes han cuestionado su producto, sino porque en esa deriva sectaria del asunto no ha dudado en hablar de propiedades cardiosaludables de su producto y en hablar de una ración recomendaba de entre 2 y 4 cucharadas al día.

Repetimos: el gurú de la comida real está recomendando tomar hasta 4 cucharadas de una crema de cacao al día. Si esto no hace saltar todas las alarmas, suponemos que habrá que esperar a esa Comtessa realfooder de la que bromeábamos.

En realidad, el problema es muy sencillo: hacer creer a la gente que un producto como una crema de cacao puede ser saludable es una pésima idea. Suponemos que un buen negocio, pero una estrategia peligrosa.

¡Pero es mejor que la Nutella!, gritan sus fans. Pues mira, igual tampoco. Porque cuando uno se zampa un bocadillo de Nutella o mete el dedazo en el bote de Nocilla es consciente de que no es sano ni lo pretende.

Un capricho puntual sin más aspiraciones y al que cabe exigir un etiquetado legal y todas las advertencias nutricionales y restricciones publicitarias para los niños. Frente a ello, hacer creer que una crema de cacao por mucho sello realfood que lleve puede formar parte de una dieta saludable es sencillamente absurdo.