Entradas etiquetadas como ‘productos ecológicos’

‘Dirty dozen’, el negocio tras el bulo sobre los pesticidas en fruta y verdura

(Foto: Gtres)

¿Quieres un póster con las doce frutas y verduras supuestamente más contaminadas con pesticidas? Me lo pregunta un amigo que sabe cómo tocarme la fibra, añadiendo un link a la tienda de una instagramer muy bio orgánica y détox que, efectivamente, vende ese póster.

No es la única, así que el nombre en concreto da igual. Es una de las recetas que más triunfa en esta red social: un mensaje inicial con mucha lógica (come más fruta y verdura) combinado con una buena dosis de quimiofobia, desinformación nutricional y, por supuesto, detrás, un negocio para vender lo suyo. El sistema Paltrow pero de tercera regional, vaya.

El caso es que esas doce frutas y verduras tóxicas son tan famosas que tienen hasta su propio nombre: Dirty Dozen. Los doce sucios o Los doce del patíbulo, si se prefiere la referencia cinematográfica traducida.

Un viejo cuento que se remonta a los años 80 en Estados Unidos y que, para mi sorpresa -y pena-, no solo sirve para vender posters y quinoa en Instagram, también para confeccionar titulares alarmistas en la prensa seria.

La historia completa la explicaban estupendamente por aquí hace ya unos años: esto de los dirty dozen es simplemente una lista que publica cada año la organización ecologista EWG (Enviromental Working Group).

No es solo que las conclusiones sean ampliamente cuestionables, o que el mensaje sobre la toxicidad de ciertas frutas se haya explicado muchas veces, es que no hay por dónde cogerlo.

View this post on Instagram

UCLA researchers found a 10 percent or more increase in rates of autism spectrum disorder, or ASD, in children whose mothers lived during pregnancy within about a mile and a quarter of areas highly sprayed with pesticides. After birth, exposure to pesticides in the first year of life, showed the most dramatic impact, with rates of autism spectrum disorder with intellectual disability increasing by 50 percent on average for children who lived within 1.25 miles of areas highly sprayed with pesticides. Visit the link in our bio to learn more. . . . . . #EWG #EnvironmentalWorkingGroup #Environment #Children #Autism #Pesticide #BeyondPesticides #AutismAwareness #Agriculture #Farms #Crops #UCLA #Spectrum #Children #Kids #Infants #Pregnancy #Mothers #Parents #Spray

A post shared by Environmental Working Group (@environmentalworkinggroup) on

Y es que -sorpresa- esta organización tiene vínculos con empresas que venden productos ecológicos planteados como alternativa a los “contaminados”, se dedica a vender sellos de buenas prácticas a otras empresas y, por supuesto, guías y libros a los atemorizados consumidores que, lógicamente, no quieren tóxicos en sus platos.

Lee el resto de la entrada »

El sinsentido de la fruta y verdura ecológica envasada en plástico

Que los productos ecológicos son más sanos es un tema de debate cada vez más habitual. Mientras unos hablan de su sabor o propiedades, hay quienes recuerdan que desde un punto de vista científico no hay ni un solo dato que confirme esa teoría. Lo único que es evidente -recuerdan- es que lo ecológico es más caro.

Pese a ello, sí existe la idea de que la producción ecológica es más sostenible con el medioambiente. Algo que seguramente también daría para un largo debate porque, frente a lo que muchos creen, producción ecológica es compatible con invernaderos o agricultura intensiva, y no tiene nada que ver con producto de proximidad o de temporada.

Un debate en el que habría que introducir otro elemento: el envasado. Algo a lo que la reciente campaña #desnudalafruta ha puesto nombre y ha conseguido llevar a los titulares.

¿Qué sentido tiene utilizar envases y plástico para vender plátanos, cebollas o naranjas? Eso mismo nos preguntamos nosotros cada vez que, de paseo por un supermercado, nos encontramos con este tipo de cosas en la sección de frutas y verduras.

Algo que, si por sí sólo ya es ridículo, es todavía más absurdo cuando hablamos de productos con el sello ecológico. Y lo peor de todo es que, lejos de tratarse de casos aislados, cada vez es más habitual encontrarse con este tipo de presentación, tanto en fruta y verdura convencional como en alimentos ecológicos.

Lee el resto de la entrada »

¿Cuál es la diferencia entre alimentos ECO, bio y orgánicos?

Algunos dicen que son más sanos y sostenibles. Otros cuestionan estos dos argumentos, recordando que no hay estudios que confirmen ninguna de estas dos supuestas ventajas de los productos ecológicos, que simplemente son más caros y tienen un sello de certificación.

Pero de lo que no hay ninguna duda es de que su consumo está en auge y cada vez son más las personas que apuestan por los alimentos ecológicos a la hora de hacer la compra. Un creciente negocio que ha hecho proliferar las líneas de productos de este tipo, aunque en España el consumo sigue muy por debajo de lo que ocurre en otros países de la Unión Europea. Curiosamente, cuando se habla de agricultura ecológica, el país está a la cabeza del continente en producción.

¿Pero qué significa realmente que un producto sea ecológico? ¿Y qué diferencia hay entre lo ecológico, lo “bio” y lo “orgánico”?, tres categorías que se suelen usar en este ámbito sin que esté demasiado claro si se trata de lo mismo, hay diferencias o, básicamente, nos están tomando el pelo para cobrar más por lo mismo. Y es que no hay que olvidar que la diferencia de precio entre los productos convencionales y los ecológicos es considerable.

De entrada, no está de más aclarar qué es y que no es un producto ecológico. Porque, aunque muchos lo relacionen con conceptos como producto de temporada o de proximidad, no tiene nada que ver. Puede serlo, pero en realidad la certificación ecológica no obliga a ello.

Ecológico significa que se ha producido según la normativa europea para estos productos. Básicamente, y por resumirlo mucho, no se permite el uso de pesticidas ni fertilizantes químicos, ni tampoco transgénicos.

Lee el resto de la entrada »

Polémica por la presencia de aceite de palma en productos ecológicos

Desde hace unas semanas el aceite de palma se ha convertido en el nuevo villano de las estanterías. Y aunque como siempre hay cierta dosis de alarmismo en todos los titulares dedicados al tema, es verdad que este ingrediente -presente en una larga lista de alimentos procesados- es poco recomendable desde el punto de vista nutricional y de la sostenibilidad medioambiental.

Mientras algunos supermercados ya estudian eliminar de su oferta los productos con aceite de palma¿alguien se acuerda del panga de hace unas semanas?– y, posiblemente, la industria ya busca un sustituto igual de barato y poco recomendable pero sobre el que no estén puestos los focos informativos, ha surgido una nueva polémica en torno a este asunto: ¿Cómo es posible que productos etiquetados como ecológicos puedan incluir este aceite vegetal entre sus ingredientes?

Eso es lo que se pregunta J.M Mulet, conocido no sólo por su reciente enfrentamiento con Mercedes Milá y sus enzimas prodigiosas, sino por ser muy crítico con los productos ecológicos y el marketing que siempre rodea a este tipo de alimentos. Según explica este profesor de biotecnología y azote habitual del magufismo alimentario, el hecho de que el supermercado ecológico Supersano anunciara su intención de retirar los productos con aceite de palma hizo que saltaran los alarmas.

Lee el resto de la entrada »

Frutas peladas y envasadas, o cómo generar más residuos de forma absurda

Fruta-envases.01

Una naranja ya pelada y envasada desató hace tiempo las alarmas en Reino Unido. Una cadena de supermercados decidió que sus clientes eran suficientemente vagos como para necesitar un producto así, y lo colocó en su lineal. La denuncia en Twitter de una cliente y la posterior polémica llevo a Whole Foods a retirarlo e incluso disculparse.

Pero no se trata de un caso aislado y, de hecho, parece una tendencia imparable. La empresa Practifrutas presume en su web de una mandarina también pelada y envasada como símbolo de modernidad y progreso. Tras el revuelo creado por esta idea -perfectamente creíble, por otra parte- al final se descubrió que se trataba de una campaña para denunciar precisamente el uso excesivo de envases. En cualquier caso, lo que es muy real es que las firmas que comercializan frutas y verduras ya cortadas y envasadas, tanto para hostelería como para los hogares, han proliferado mucho en los últimos años.

¿Y qué hay de malo en facilitar las cosas a quienes quieran comer fruta y verdura? Dejando a un lado los chistes sobre la dificultad de cortar o pelar uno mismo estos alimentos, el problema está en los residuos que se generan para algo que muchos calificarían de una tontería más de la industria de los alimentos.

Lee el resto de la entrada »