Entradas etiquetadas como ‘panificadora’

Guía para no abandonar tu nueva panificadora (o decidir si necesitas una)

Panificador-03

Es un secreto a voces entre los aficionados a la cocina en general, y al pan en particular, que la puesta a la venta de la ya famosa panificadora de Lidl -así se la conoce, aunque su marca es Silvercrest– es uno de esos acontecimientos que ocurre un par de veces al año y que hay que marcar en el calendario.

Desde esta cadena de supermercados alemán no nos dan cifras concretas, pero sí nos confirman que es “uno de los top ventas en artículos de bazar, y suele agotarse a escasos días de ponerse a la venta en las 535 tiendas de España”. El pasado 10 de septiembre fue el día elegido para la última remesa, así que seguro que todos conocemos a alguien que se la compró, o que sintió la tentación y está dispuesto a caer la próxima vez.

Da igual que sea este modelo o cualquiera de los disponibles en el mercado, y que posiblemente figuren en muchas listas de regalos para Navidad. El pan casero está de moda y estos aparatos son parte de esa tendencia desde hace tiempo.

El problema es que, pasado el primer calentón, y tras un par de experimentos tal vez no demasiado positivos con el pan, el riesgo de que acabe abandonada en algún rincón, está ahí. Para aquellos que estén ahora justo en ese momento, o que anden planteándose tener una en casa, hay unos cuantos consejos de los expertos en la materia que seguramente les vendrán muy bien.

Panificador-10

Si hay alguien que conoce bien el tirón del pan en los últimos año es Ibán Yarza. Conocido divulgador en esta materia, que su libro Pan casero acabe de llegar a la edición número 11 es la mejor prueba del buen momento que viven las harinas, el amasado y eso de hacerse uno su propio pan en casa.

Horno, nevera y bol

“La gran mayoría de personas ya tiene un equipo de panificación en casa, y de las mejores características: se llama horno, nevera y bol. Con estos tres elementos de alta tecnología puedes hacer todas las formas, variedades y estilos de pan”, apunta Yarza, que se declara poco amigo de las panificadoras. Sus recetas, un tanto cerradas y monótonas, y esa prisa de muchos de los programas por conseguir un pan -la prisa es enemigo del buen pan, nos recuerda- justifican su postura.

De todos modos, reconoce que su postura se ha suavizado últimamente. “Después de años dando cursos a panaderos caseros, he visto que muchos empezaron precisamente porque alguien les regaló una panificadora, o porque se la compraron para vencer el miedo”, nos cuenta.

Lee el resto de la entrada »