Entradas etiquetadas como ‘paella’

Abrebocas de domingo, el vino más paellero

AbrebocasDomingo

Por Iker Morán

¿Qué vino va bien con la paella? Un blanco, vale. ¿Algo más concreto? Un verdejo siempre es un acierto seguro, por ejemplo. Aunque hasta aquí incluso los más novatos en temas de vino podemos llegar, en Bodegas Copaboca han decidido afinar un poco más y crear el primer vino especial para paellas: “Abrebocas de domingo“.

Aunque pueda sonar a estrategia de márketing -evidentemente la idea es vender y seguro que para exportación funciona muy bien-, en realidad orientar un vino a una situación determinada o un maridaje concreto es una de las tendencias más actuales que algunas bodegas están adoptando para animar un poco el mercado. Son lo que se denomina “vinos gastronómicos” y que, en el caso de Copaboca, también incluye, por ejemplo, algunos pensados para sushi y comida japonesa.

Según nos cuentan desde este bodega, ubicada en Valladolid y muy volcada en dar una vuelta de tuerca a los conceptos tradicionales del vino para abrirse a nuevos mercados y públicos -otro día os hablamos de su cóctel de vino-, Abrebocas ha sido concebido junto a maestros arroceros para conseguir un maridaje perfecto, con una acidez equilibrada y la amplitud en boca que requiere este plato.

Así que, pese a las posibles reticencias iniciales que pueda producir una etiqueta un tanto folclórica y más pensada para fuera que para el mercado interior, detrás nos encontramos con un vino blanco de esos que -como suelen decir los que saben- se deja beber fácilmente. De los que, para entendernos, te tomas una segunda copa sin ningún problema.

Fresco, ligero y muy afrutado, Abrebocas es un blanco que se enmarca dentro de la denominación VdT-IGP Castilla y León y presume además de su producción ecológica certificada. Sin duda, otro buen argumento de venta acorde a las últimas modas. Sencillo y con un precio muy ajustado -se puede encontrar entre 4 y 5 euros- es un buen plan para el próximo domingo que toque paella.

Y sí, antes de que los talibanes de la cosa paellística se pongan nerviosos, lo de atrás es más un arroz con cosas que una paella ortodoxa. Por suerte, el vino entra igual de bien con paella certificada que con arroces herejes.

Comida valenciana más allá de la paella

La Rita-Paella, insuperable © Benito Pajares

A no ser que vivas en otro planeta, sabrás que en Valencia están en plenas Fallas. Aunque por tierras alicantinas somos más de San Juan y le tenemos cierta tirria a esta fiesta en cuestión, reconocemos que tienen su encanto. Sobre todo porque son una buena oportunidad para reivindicar las tradiciones culinarias de la zona y, lo que es más importante, para recordar este vídeo de incalculable valor que muestra a Rita Barberá tirando petardos como si no hubiera un mañana.

Por eso hemos decidido aprovechar la ocasión para hablar de las delicias culinarias de la Comunidad Valenciana. Porque sí, hay vida más allá de la paella, las naranjas y el agua de Valencia. Aquí va una selección de platos y costumbres valencianas que quizá no conocías y que merece la pena probar.

1.- El Espencat y el esgarraet

No son lo mismo pero se parecen. Se trata de dos platos típicos de la zona, primos-hermanos de la escalivada catalana. En su día ya os dimos la receta de Espencat: berenjena, pimiento rojo y tomate asados con bacalao desalado, aceite de oliva y ajo. No os podéis imaginar es gustillo que da comerse una rebanada de pan con Espencat al fresco, un dia de verano cualquiera. Tres cuartos de lo mismo pasa con el Esgarraet: pimiento rojo asado en tiras, bacalao, aceite y ajo laminado. Esta receta de Esgarraet de “Mis postres caseros” os dará buen resultado.
Lee el resto de la entrada »

Paella japonesa

DSC03713

Vale, arroz con cosas no es paella. Nos gusta el lema, pero si existe una pizza japonesa, ¿por qué demonios no puede haber también una paella al estilo nipón? Entre eso y que últimamente se nos va un poco la pinza a la hora de meternos en la cocina, el otro día decidimos darle una vida alternativa a un paquete de arroz para sushi que llevaba demasiado tiempo aburrido en el armario.

Setas shitake, un toque de jengibre, bien de cebollino, caldo de miso y salmón macerado en soja para rematar la faena. Y, alehop, paella japonesa. Ya suponemos que por tierras mediterráneas esta denominación podría ser constitutiva de delito, pero estamos convencidos de que por allí tienen asuntos más importantes que resolver que nuestra paella hereje. ¿Verdad?

Lee el resto de la entrada »