BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘nutrición’

Una nueva pirámide alimentaria que sí tiene sentido

Durante décadas, la clásica pirámide alimentaria ha sido para muchos casi la única referencia a la hora de hablar de nutrición. Y ello pese a que, sobre todo en los últimos años, algunos nutricionistas han cuestionado insistentemente tanto la forma como el contenido de este famoso gráfico.

De hecho, su estructura, con lo menos recomendable en la punta y algunos productos con mucho más protagonismo del necesario, hace ya tiempo que había quedado desfasada, aunque hasta ahora parece que nadie se había animado a darle la vuelta a la pirámide.

Y eso es lo que han hecho, y de forma literal, el Instituto Flamenco de Vida Saludable, con una reinterpretación mucho más acertada que nos hemos animado a traducir a partir del original publicado en la web oficial de este organismo.

Según explica el nutricionista Juan Revenga en su blog, esta nueva interpretación de la pirámide -convertida ya en un triángulo invertido- tiene mucho más sentido que el modelo habitual, y describe perfectamente los principios básicos de una alimentación equilibrada y saludable. Que, después de todo, tampoco es tan complicado.

Lee el resto de la entrada »

Ayunos de hasta 8 días, la dieta de moda en Silicon Valley

Phil Libin, creador de Evernote y otras Apps, y firme defensor de los ayunos para mejorar la productividad y la concentración

Además de jugar a los emprendedores, crear exprimidores de zumo que resultan ser una estafa, e intentar trazar el futuro tecnológico -con mucho humo y alguna que otra buena idea-, en Silicon Valley la alimentación también es un tema de lo más recurrente.

A veces es una cuestión de salud o de pérdida de peso, pero en la mayoría de casos lo que importa a estos genios es no tener que perder su preciado tiempo con eso tan trivial de comer. Las bebidas tipo Soylent, que prometían -y siguen haciéndolo- sustituir a cualquier otro alimento, son el ejemplo más claro de lo que por allí se estila cuando hablan de alimentación y futuro.

Y ahora la penúltima moda es, atención, no comer. Como sistema para perder peso y ganar tiempo está claro que es imbatible, pero la cosa va más allá, porque detrás de los ayunos hay toda una filosofía sobre productividad, rendimiento y darlo todo a la hora de ser el CEO de la siguiente aplicación que Google querrá comprar.

Es verdad que lo de ayunar es un sistema muy antiguo, defendido por algunos y normalmente criticado y señalado como peligroso por médicos y nutricionistas. Pero aquí no se conforman con eso y se habla de “Bio-hacking”, como si el organismo fuera un ordenador del que hay que obtener el mejor rendimiento.

“Nunca me he sentido más saludable, ágil y despierto”, dice uno de estos ayunadores, capaces de pasar hasta 8 días alimentándose sólo a base de agua, té y café. Aunque reconocen que los primeros días son muy duros, a partir del tercero la sensación de hambre desaparece -aseguran- y el cuerpo comienza a quemar reservas.

Es la llamada cetosis, tampoco nada nuevo en el mundo de las dietas pero que ahora tiene realmente obsesionados a muchos en Silicon Valley, porque consideran estos ketones “el mejor alimento para el cerebro”.

Según los defensores de estas dietas basadas en ayunos radicales –WeFast es uno de los colectivos más activos en este sentido-, el cuerpo entra en un estado en el que no sólo se pierden kilos, sino que la atención y la productividad se incrementan e incluso prometen que se disfruta más de la comida.

Lee el resto de la entrada »

Cada vez menos bocadillos y más bollería: así meriendan los niños en España

(Foto: GTres)

Posiblemente no es ninguna sorpresa, pero las cifras siempre ayudan a visualizar la dimensión de ese problema con la alimentación de los más pequeños del que tanto se habla. Y es que, según un reciente estudio realizado por El Caserío sobre los hábitos a la hora de la merienda, sólo el 40% de los niños asegura merendar un bocadillo, frente al 80% que lo hacía en la generación anterior.

En lugar del tradicional bocata, ahora las galletas, los sándwiches -cabe suponer que en el estudio se ha diferenciado entre pan convencional y de molde- y la bollería han ganado terreno en los últimos años. En este último caso, su consumo se ha triplicado en una generación.

¿Y la fruta? Aunque, sin duda, esta sería la merienda recomendada por los nutricionistas -y no sólo para los niños, sino para quien quiera picar algo a media tarde-, sólo aparece en el 3% de los casos. La mala noticia es que eso es justo la mitad de la bollería que se consume. La buena, que, pese a ello, es más que lo que ocurría hace unos años.

Pero no sólo está en retroceso el típico bocadillo, sino también aquello de jugar en la calle o en casa a la hora de la merienda. En su lugar, triunfan las actividades más sedentarias. Frente al 21% que hace unos años recuerda merendar con una pantalla delante, ahora la cifra crece hasta casi el 40%. Como dato curioso, en los niños andaluces es donde más se nota esta tendencia, frente a los vascos, donde parece que se mantiene más la tradición de jugar o moverse mientras se merienda.

Lee el resto de la entrada »

La absurda ‘Dieta del Delfín’, o cómo ser felices y sanos como los peces bebiendo agua de mar

Septiembre es temporada alta para las dietas milagrosas. Tras los clásicos excesos veraniegos, los meses que quedan hasta Navidades suelen ser el momento elegido por muchos para intentar perder unos kilos. Una oportunidad excelente para que los clásicos vendehumos y algún famoso entusiasmado -o pagado- se dedique a vender su método como el remedio definitivo para adelgazar.

La idea es sencilla: ninguna dieta milagrosa funciona porque lo único realmente efectivo -como repiten desde hace años los nutricionistas- es un cambio real en nuestra alimentación, apostando por una dieta más sana y equilibrada.

Pero oye, que si de lo que se trata es de buscar dietas locas para reírnos un poco de sus propuestas, nos apuntamos encantados. Durante el verano, por ejemplo, se ha comentado mucho una de las últimas majaderías que circulaban por ahí y que, bautizada -nunca mejor dicho- como la Dieta del Agua proponía una delirante combinación de ayunos y litros y litros de agua.

¿20 litros de agua al día? ¿De verdad alguien puede tomarse esto como algo más que un chiste de dudoso gusto? Bienvenidos al mundo de las dietas no ya milagrosas, sino sencillamente absurdas.

Buscando más datos sobre esta dieta nos topamos con otra que, automáticamente, desbancó a esta propuesta acuática para ocupar el puesto número uno en el improvisado ranking de dietas locas: la Dieta del Delfín. Por lo visto lleva circulando por ahí desde 2013 y se basa en un libro escrito por el doctor Ángel Gracia, y que ya desde el principio promete.

“La Dieta del Delfín se basa en los hechos comprobados por varios premios Nobel y por otros investigadores que también merecieron dicho premio, aunque no lo recibieron por ser científicos sin papeles”, explica Gracia.

La verdad es que el concepto de “científicos sin papeles” nos deja muy tranquilos a la hora de empezar a beber agua de mar, seguir los preceptos de la alimentación alcalina y otras grandes ideas que proponen por aquí, combinadas con cosas mucho más lógicas como comer más vegetales y hacer más ejercicio. La típica combinación de obviedades con ideas del iluminado de turno.

Lee el resto de la entrada »

¿Por qué es mejor la fruta y verdura entera que los zumos?

Es verdad que son más fáciles de tomar, y en verano y bien frescos apetecen mucho. Pese a ello, y por mucho que el marketing de turno se empeñe en insinuar lo contrario, los nutricionistas recuerdan que pensar en los zumos naturales como un sustituto de las frutas y verduras es un error.

¿Hablamos de los zumos envasados y de esos con muchísimo azúcar? Por supuesto, pero también de los que no tienen azúcar añadido e incluso de los que hacemos en casa. Un debate que ya salió en su momento cuando Zumosol se enfrentó a SinAzúcar.og por equipar el azúcar natural al añadido en los zumos.

No se trata de demonizar los zumos naturales ni de meterlos -como a veces ha llegado a parecer- en la misma categoría que la bollería industrial, pero sí es importante tener claro lo que son y lo que no.

“El hecho de que, tanto smoothies, como batidos o zumos, se procesen cortando sus ingredientes, licuándolos o triturándolos para luego beberlos, resta trabajo al sistema digestivo, y en unos minutos nos tomamos lo que tardaríamos tiempo en comer y que, quizá por eso mismo, la ingesta sería menor”, explica Mireia Benlliure, nutricionista y farmacéutica de Hospitales Vithas Nisa.

Es decir, podemos tomarnos sin problema un zumo o batido con una manzana, un par de naranjas, un par de zanahorias y algo más, pero difícilmente nos comeríamos esa ración de fruta seguida. La clave está en la fibra, que actúa de saciante y nos para antes de acabar de comernos toda la frutería.

Lee el resto de la entrada »

Que no te tomen el pelo, lo ‘detox’ tampoco funciona para el verano

(Foto: GTres)

“Pierde esos kilitos de más y desintoxica tu cuerpo de manera rápida…”. No hace falta seguir leyendo. Estamos ante el clásico reclamo de decenas de empresas que se han subido a la moda de los zumos de frutas y verduras a los que desde hace tiempo se ha bautizado como “detox” por sus supuestas propiedades desintoxicantes para el organismo.

Como ya explicamos en su momento, por muy bonito que pueda sonar y por mucho que se empeñen los locales de moda y los influencers de turno -pasando por caja, claro- en recomendar estos zumitos de colores en las redes sociales, el organismo no funciona con este curioso sistema de intoxicación a base de mala vida y desintoxicación con dosis de verduras y frutas. El cuerpo -repiten los médicos- ya tiene un sistema de desintoxicación y se llama hígado y riñones.

Evidentemente es mejor un zumo de apio y manzana que un ron con cola y un paquete de Donetes. Pero el problema –alertan desde hace tiempo los nutricionistas– es que además de falso, el concepto de lo detox hace calar un mensaje muy peligroso: no pasa nada si te pasas porque luego unos días de ayuno con zumos y listo.

Así que la llegada del verano y el sprint final de la llamada operación bikini es uno de los mejores momentos para vender este discurso a quien quiera creérselo y esté dispuesto, claro, a gastarse una pequeña fortuna en zumos envasados. Estamos hablando de casi 100 euros por una dieta de zumos de tres días, según vemos en la tienda on-line de uno de las empresas que -al menos en sus locales de Barcelona- mejor está explotando este filón de lo llamado healthy.

Lee el resto de la entrada »

Dieta y alimentos alcalinos, ¿qué hay de verdad en sus supuestos beneficios?

Algunos la consideran una dieta para perder kilos, otros, un sistema de alimentación más sano y saludable. Hablamos de los denominados alimentos alcalinos que, aunque no son nuevos, de vez en cuando tienen un repunte de fama. Y de polémica porque, por mucho que sus defensores y vendedores insistan en hablar de PH y acidificación del cuerpo como origen de algunas enfermedades, resulta que no hay ningún respaldo científico para tales afirmaciones.

¿Qué es un alimento alcalino? Resumiendo mucho, la idea es que algunos productos pueden alterar el PH de la sangre y la orina, y con ello prevenir o incluso curar enfermedades que supuestamente se originarían por las alteraciones de este PH del cuerpo. Suena muy bonito, pero en realidad cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, y de hecho este tipo de alimentación y tratamientos están englobados dentro de lo que se conoce como “pseudociencia”. Como la homeopatía, para entendernos.

Por supuesto, como ocurre siempre con este tipo de creencias y dietas milagrosas, detrás hay un negocio. Un rápido vistazo a la red permite encontrar desde terapeutas que defienden estas ideas, hasta un restaurante alcalino (Alkaline, en Barcelona). Precisamente, el responsable de este local es el protagonista de la penúltima polémica televisiva relacionada con la nutrición y la ciencia.

Cuando todavía colea aquella discusión -por llamarlo de algún modo- entre la enzima prodigiosa de Mercedes Milá y la ciencia de J.M Mulet, ahora TV3 ha querido repetir la jugada enfrentando a Richard Glezmar -del citado restaurante Alkaline– con Aitor Sánchez, autor del muy recomendable blog Mi Dieta Cojea, y del libro con el mismo nombre dedicado a desmontar mitos sobre la nutrición.

Lee el resto de la entrada »

Los trucos de la industria para hacernos adictos a la comida procesada

El tema del azúcar amenaza con convertirse en una suerte de moda que, como pasa tantas veces, pierde su lógica razón de ser y utilidad nutricional para ser algo así como una histeria colectiva. La falta de información y la confusión son muchas veces parte del guión habitual para que sigamos comiendo y comprando lo que toca.

Suena a una de esas típicas teorías conspiranoicas que tanto triunfan pero que por aquí no nos hacen ninguna gracia. Comer es seguro. Más seguro que nunca, y ninguna corporación secreta quiere envenenarnos. Sólo quieren vender más, que es lo que suele pasar con las compañías, y para lo que existen unas leyes y regulaciones que pongan freno a su insaciable apetito.

Pero dejando a un lado esa manía de los medios de meter miedo y sembrar el alarmismo, la información es clave. Por eso, tras leer Adictos a la comida basura, de Michael Moss -periodistas de The New York Times y ganador de un Pulitzer-, nos ha parecido interesante recuperar algunas de las ideas que este libro pone sobre la mesa.

Y es que, por mucho que el azúcar se lleve todos los titulares, es sólo una de las tres patas de lo que se conoce como la “divina trinidad” de la comida procesada: azúcar, sal y grasa. La grasa ya pasó su particular calvario -y su reducción tuvo mucho que ver con el aumento del azúcar en la lista de ingredientes- y muchos aseguran que pronto le tocará al azúcar.

Nada que a estas alturas no sea más o menos sabido. Pero en Salt, sugar and fat -ese es título original del libro-, Moss recalca una idea un tanto aterradora: la combinación de esos tres elementos no es algo casual, sino que está milimétricamente estudiada para crear en el consumidor una suerte de adicción.

Lee el resto de la entrada »

Diferencias entre el azúcar moreno, la estevia o la fructosa. ¿Cuál es más recomendable?

El azúcar se ha convertido en el malo de la película. En realidad, el problema no es tanto esa cucharadita en el café, sino todo el azúcar que comemos sin ser conscientes de ello y que está dentro de muchos de los productos que consumimos en el día a día. Refrescos, bollería, salsas… está en todas partes.

Pero volviendo al azúcar consumido tal cual, la búsqueda de alternativas teóricamente más sanas se ha convertido en uno de los debates habituales. Y en un gran negocio para la industria alimentaria y azucarera, siempre atenta a la penúltima moda para vender sus productos.

Azúcar moreno, azúcar integral, fructosa, la omnipresente estevia con su cuestionable etiqueta de “natural”… Basta acercarse al supermercado para ver que la gama de endulzantes alternativos al azúcar ha aumentado mucho en los últimos tiempos. ¿Más opciones significa más posibilidades de comer más sano? En realidad no porque, en la mayoría de ocasiones, la falta de información y los falsos mitos alrededor de estos productos hacen un flaco favor al consumidor dispuesto a reducir o eliminar el azúcar de su dieta.

Este estupendo gráfico de Molasaber.org resume perfectamente la cuestión

Esa es la clave que señalan los nutricionistas. Con las ventajas e inconvenientes de cada tipo de endulzante, el objetivo último debería ser la reducción de su consumo diario. Entre otras cosas porque las diferencias entre unos y otros tampoco son tan grandes.

Al azúcar blanco -con el apellido de “refinado”, que suena siempre a malo y químico- le ha tocado el papel del más malo de todos. ¿Significa eso que el resto de azúcares o endulzantes no están refinados o son más saludables? En realidad no. Y para entenderlo, nada como leer este interesante artículo de Gominolas de Petroleo dónde se explica cómo se elabora el azúcar.

Azúcar moreno e integral

Empezando por el azúcar moreno. ¿Es mejor? La respuesta breve sería un contundente no. La mayoría del azúcar moreno -o integral- que se vende es simplemente azúcar blanco mezclado con melaza de caña para darle un color y sabor diferente. El azúcar moreno de caña integral se obtiene con un proceso de refinado y cristalización similar al blanco en el que se utilizan en gran medida los mismos productos.

Lee el resto de la entrada »

Estos son los alimentos que más azúcar aportan a nuestra dieta diaria

Definitivamente el azúcar es el nuevo enemigo número uno de la salud. Aunque hay quienes opinan que el tema se está empezando a descontrolar, lo cierto es que la información nunca está de más. Sobre todo si hablamos de ese azúcar presente en alimentos donde no esperamos encontrarlo, y que supone un gran porcentaje de la ingesta diaria.

Tanto los nutricionistas como las recomendaciones de la OMS apuntan en la misma dirección: reducir la cantidad de azúcar diario que comemos es la mejor idea para controlar algunas de las epidemias de este siglo, empezando por la obesidad. Así que, sin caer en la histeria, parece que lo lógico es hacerles caso.

Precisamente por eso resulta tan interesante un estudio publicado recientemente en la revista Nutrienst a partir de los datos recopilados en 2013 por la Fundación Española de Nutrición. Un trabajo en el que, a partir de la dieta diaria de más de 2.000 personas en España, se analizan las principales fuentes de azúcar natural (intrínseco) y añadido (libre) en nuestra alimentación.

Pese a que la cantidad de azúcar natural ingerido (9,6% de las calorías diarias) es mayor que la del añadido (7,3%), no existen recomendaciones médicas que inviten a reducir esta cifra, puesto que se trata del azúcar presente de forma natural sobre todo en frutas y verduras. En el caso de los zumos naturales –como descubrimos recientemente gracias a la polémica entre Zumosol y SinAzúcar.org– aunque al azúcar no es añadido, tiene una consideración especial.

No ocurre lo mismo con el denominado azúcar libre o añadido. Es ahí donde radica el problema, sobre todo -tal y como apuntan desde Buena Vida– al fijarse en los datos de los más jóvenes, el único grupo del estudio que sobrepasa el 10% de consumo máximo recomendado por la OMS, si bien se habla de un 5% -siempre respecto a las calorías totales diarias- si se quieren mantener unos hábitos saludables.

Lee el resto de la entrada »