Entradas etiquetadas como ‘mona de Pascua’

El conejo de Pascua de chocolate de ‘Ikea’ que, por supuesto, tienes que montar tú mismo

Parece que la conocida filosofía de Ikea para que sea el propio cliente quien monte sus muebles también es aplicable a la división gastronómica de la empresa sueca. Así lo demuestra la propuesta que ha lanzado para esta Pascua y que da una vuelta al tradicional conejo de chocolate.

Porque, efectivamente, el dulce llega desarmado para que cada cual monte las piezas en su casa hasta tener algo parecido a una mona de Pascua de chocolate.

La buena noticia es que solo son tres piezas y no hacen falta herramientas, contar tornillos u observar diez veces las instrucciones y el mueble de turno para saber si se está montando correctamente o al revés.

Con un precio de 3,5 euros y a la venta en todas las tiendas de Ikea, hay que reconocer que el conejo de chocolate Vårkänslahay cumple al pie de la letra uno de los mandamientos de Ia casa: paquetes planos, que ocupan menos.

Ahora ya sabemos que la idea sirve incluso para las figuras de chocolate.

El huevo de Pascua más original: relleno de croissant

Huevo-Pascua-croissant-01
Aunque las torrijas son las auténticas protagonistas de estas fechas, en realidad la relación entre Semana Santa y gastronomía es mucho más amplia. Tanto que, como ya vimos, incluso el mundo de los pintxos se suma a la fiesta.

Pero más allá de los platos y postres típicos de cada zona, las monas y huevos de Pascua son otro de los clásicos de estos días. Una tradición cuyos orígenes -entre lo pagano y lo religioso, como suele ocurrir tantas veces- se remontan siglos atrás pero que ha llegado a nuestras días en una versión más chocolateada.

Es verdad que las monas de Pascua son en realidad un sencillo bizcocho rematado con huevos cocidos decorados, una tradición muy arraigada en zonas como Catalunya, Castilla La Mancha o Valencia -en otros lugares tiene otro nombre o se preparan diferentes versiones de este dulce- y que los padrinos regalan a sus ahijados.

Como posiblemente a la mayoría de niños les convenza más un huevo de chocolate que uno cocido por muy bonito que esté decorado, la versión chocolatera ha ido imponiéndose con los años. Así que, con o sin mona, los huevos de Pascua -también tradicionales en muchos países de América- son la mejor forma de poner fin a la Semana Santa.

Hay versiones para todos los gustos y, de hecho, cada año hay una especie de batalla en la sombra por ver quién hace el huevo de Pascua más original. Algunos apuestan a lo grande y, por ejemplo este año, el conocido pastelero Christian Escribà ha creado un espectacular y gigantesco BB-8 -el robot de la última entrega de Star Wars– a base de chocolate.

Lee el resto de la entrada »