Entradas etiquetadas como ‘Manhattan’

Un ‘Manhattan’ en Manhattan. Cómo prepararlo y dónde tomarlo

Manhattan-01

Por Ángel Jiménez de Luis. Si nos acercamos a la esquina de la avenida Madison con la calle 26 y preguntamos a todo el que pase cuál es el cóctel con el que identifican la ciudad Nueva York, la lista de respuestas será larga. Para algunos es el Martini clásico, para otros el Cosmopolitan que puso de moda la serie Sexo en Nueva York, tal vez alguno se acuerde de los Old fashioned de la serie Mad Men al responder.

Mucho se tienen que torcer las cosas para que el Manhattan no sea uno de los más pronunciados. Dicen que nació precisamente ahí, en la esquina de la calle 26 con Madison, el lugar que ocupaba el Manhattan Club. Se sirvió por primera vez en 1874, en una cena organizada por Lady Randolph Churchill -la madre de Winston Churchill- para el entonces candidato a la presidencia Samuel J. Tilden. Fue tal el éxito de la bebida que la gente empezó a pedirlo en el resto de los clubes y bares de la ciudad como “el cóctel del Manhattan”, y así quedó bautizado.

Es poco probable que la historia sea cierta. Las fechas no cuadran con la agenda de Lady Randolph Churchill, que en esos meses se encontraba en Europa a punto de dar a luz a Winston. Es igual. Es una buena historia, y una buena historia es todo lo que necesita un buen cóctel.

Cómo preparalo

El Manhattan es increíblemente simple y, como todo los cócteles simples, admite infinitas variaciones. La receta básica es de dos onzas (unos 60 ml.) de whisky -por lo general bourbon o whisky de centeno-, tres cuartos de onza (20 ml.) de vermut rojo y unas gotas de angostura. Listo.

Una vez se conoce la receta básica, se puede jugar con ella todo lo que se quiera. También con las guarniciones. Hay quien le pone una guinda, y quien lo prefiere con un twist de piel de naranja. Hay quien lo aromatiza estrujando la piel de naranja y quien prefiere dejar el sabor intacto. Por lo general, en coctelería clásica el Manhattan se sirve en copa de Martini, pero no es raro verlo en otros vasos. Se enfría en coctelera, pero hay quien prefiere usar un gran cubo de hielo. Como la isla que le da nombre, admite mil y una variaciones, y se siente cómodo con todas ellas.

Lee el resto de la entrada »