Entradas etiquetadas como ‘leche’

Cómo hacer espuma de leche en casa (también con bebidas vegetales)

Seas de cápsulas, de cafetera italiana o de una cafetera expreso de las buenas, lo cierto es que espumar la leche antes de preparar un cortado, uno con leche o un capuccino, es siempre una gran idea.

No hace falta que vayamos a hacer viguerías latte art dibujando florecitas sobre el café: algo más de cremosidad y un poco de espuma hace que cualquier café gane en categoría y textura.

Hay infinidad de métodos y otros tantos aparatos para conseguirlo. Algunos, por cierto, bastante aparatosos y caros como para que resulten una opción interesante para casa. Vaya, que si tu espumador de leche cuesta casi tanto como tu cafetera, algo está fallando en el sistema.

Dejando a un lado la clásica batidora en miniatura con la que se puede conseguir algo de espuma con un poco de paciencia, o el sistema más manual de todos -bote bien cerrado y 30 segundos de meneo con garbo- nos vamos a quedar con dos que también se pueden usar con bebidas vegetales.

Y es que, guste o no, la denominada leche de avena -en realidad no es leche ni se puede llamar así– cada vez es más popular. Incluso en algunos lugares cuando se pide un café con leche ya se pregunta con qué tipo de leche. Lo que hasta ahora era la única opción posible -de vaca, claro- ahora es solo una más de la lista.

Si no tenemos en casa cafetera con vaporizador, la mejor opción es recurrir a una cafetera francesa. Es un viejo truco del que ya hablamos por aquí hace años pero que nos sigue pareciendo de lo más eficaz. Sí, ese artilugio que hay en casi todas las casas y que rara vez se usa para preparar té y nunca para café, resulta que es un espumador maravilloso.

Hacer espuma con bebidas vegetales es más complicado. La falta de grasa complica el proceso y solo la de soja -por la cantidad de proteína que contiene- consigue una textura similar a la leche vaporizada. Su sabor, eso sí, no convence demasiado a los cafeteros.

La de avena suele ser la alternativa más usada. Problema: cuesta mucho conseguir espumarla y, en todo caso, que la textura aguante mínimamente una vez servido el café. Por eso algunas marcas han lanzado al mercado alternativas de leche de avena pensando en los baristas. Queríamos probarlo, así que hemos usado la nueva Yosoy Avena Barista para ver qué tal.

¿Funciona? La verdad es que sí. El resultado no tiene nada que ver con la leche de avena convencional si se trata de conseguir espumar esta “leche” vegetal y darle más cremosidad.

Eso sí, hay que tener en cuenta que, más allá de la diferencia en el proceso de elaboración, la lista de ingredientes crece. Ya no es solo avena (15%) y agua como en la versión convencional, sino que esta incluye aceite de nabina, carbonato cálcico, fosfato tricálcico y sal marina. Ocurre exactamente lo mismo con otras marcas que también tienen versión “barista”, como Oatly, que fue la primera en lanzarla.

Con vaporizador

El clásico vaporizador que suelen tener las cafeteras expreso -y cuyo sonido es parte de la banda sonora de los bares- es una alternativa estupenda. Pero es verdad que hace falta algo de práctica para conseguir resultados pasables.

Tres claves muy sencillas: usar mejor leche entera que desnatada, trabajar con leche fría y controlar la temperatura para que la leche no llegue a hervir. Por eso es importante partir de una temperatura fría, para tener algo más de margen al conseguir la espuma sin calentar en exceso la leche.

Lo ideal sería no pasar de 40 grados, aunque lógicamente es complicado controlar esto a ojo y tampoco es plan de añadir a la lista de trastos un termómetro. Tocar la jarra y comprobar que está caliente pero que no nos llega a quemar puede ser un buen truco.

¿Pero necesitamos una jarrita metálica o es simple postureo? No es indispensable, pero la verdad es que es más fácil trabajar con ella y conseguir resultados aparentes de forma más rápida que con otro recipiente. Cuestan unos 10 euros, así que tampoco supone un gran gasto.

Con bebida de avena ocurre exactamente lo mismo: mejor fría de la nevera, y ojo con pasarse con la temperatura. Desde Yosoy nos recomiendan no pasar de los 65 grados mientras intentamos espumar la leche.

Leche o bebida vegetal, en ambos casos, la clave es conseguir pequeñas burbujas de aire que aporten esa textura cremosa. Para ello, hay que inclinar un poco la jarra y colocar la salida de vapor cerca del borde de la leche. Lo justo para que se cree una pequeña corriente que vaya generando espuma, pero no tanto como para que haya burbujas grandes. Son muy aparentes a primera vista, pero duran solo unos segundos y no aportan cremosidad.

Con algo de práctica podremos conseguir resultados bastante buenos. Lo de dibujar la florecita de turno mientras vertemos la leche, por ahora nos queda lejos, pero los cafés en casa han ganado bastante últimamente.

La empresa que produce lácteos y leche, pero sin animales

La leche sin lactosa es un segmento en auge. También el de las bebidas vegetales, que se presentan como sustituto de la leche para las personas que no quieren o no pueden consumir lácteos. Pero igual que en el sector de la denominada carne vegetal, hay espacio para una nueva generación de productos que quieren mantener textura, propiedades y sabor de la leche pero eliminando las vacas de la ecuación.

¿Leche sin vacas? Puede sonar raro, a lema absurdo de marketing e incluso un tanto ilegal -si no viene de un animal no se puede llamar leche, según la legislación de muchos países-, pero esto es justo lo que promete Perfect Day, una de esas start-up que lleva tiempo consiguiendo titulares y rondas de financiación millonarias, postulándose como el futuro de la alimentación.

Aunque el mensaje suena muy parecido al de muchas bebidas vegetales, en realidad hay un sustancial diferencia: aquí hay proteína de leche (caseína) como en la leche de origen animal, aunque se produce a través de la fermentación de productos vegetales.

Un proceso seguramente muy complejo pero que los responsables de la compañía resumen de la siguiente manera: lo mismo que las vacas comen hierba y son capaces de transformarla en leche y proteínas lácteas, Perfect Day hace lo mismo, pero en el laboratorio.

Lee el resto de la entrada »

“Como la leche, pero para humanos”, la polémica campaña de una bebida de avena

Si el objetivo de la publicidad es que te hagan caso, felicidades a los creativos de Oatly: lo habéis conseguido. De hecho, yo soy de esos que me paré al ver la campaña en una marquesina de autobús, saqué el móvil, hice la foto y me alejé negando con la cabeza.

“Es como la leche, pero hecha para humanos” reza el lema en inglés de esta bebida de avena. En inglés, claro. Porque, como todo el mundo sabe, los veganos y los alérgicos a la lactosa saben inglés. Va en el lote. Porque, evidentemente, esas bestias que se vuelven locos con el queso, que desayunan un yogur o que prefieren las tostadas con mantequilla son paletos que no saben idiomas.

Aunque el primer pensamiento al ver el lema incluía algún insulto que quedaría feo reproducir aquí -empezaba por “qué gilipollas”-, una segunda lectura invitaba más al aplauso.

Llamar la atención y crear polémica es parte de la gracia de una campaña. Aunque para ello se haga un flaco favor a la causa que en teoría se defiende y que, en realidad, posiblemente te importa un huevo (vegano), porque tú lo que quieres es vender y que los medios hablen de ti. Sí, justo esto que está pasando ahora mismo.

Pero situémonos. Oatly es una de las marcas veteranas en esto de las bebidas vegetales. La inventora, aseguran, de la versión con avena allá por 1990.

El caso es que, más allá del ocurrente lema, en realidad lo que venden no es como la leche, porque no es leche. De hecho, no puede ni llamarse leche, porque solo la de almendras puede lucir esa denominación comercial. El resto, por ley, son simplemente bebidas vegetales. Como esta de avena.

Aclarados los conceptos, al lío. ¿Cómo que es leche para humanos? ¿Acaso la leche de vaca no es para humanos? Pues según ellos no, lo que cuadra con uno de esos discursos de primero de cuñadismo que incluye la siguiente perla: somos los únicos mamíferos que siguen bebiendo leche tras el destete.

Lee el resto de la entrada »

Los ingleses descubren la horchata y la convierten en una “lecha vegana de origen africano”

Una nueva moda comienza a perfilarse en las cafeterías más modernas del Reino Unido. Cansados de las leches de soja, almendra y demás variantes, ahora lo último es una nueva leche vegana basada en un exótico fruto: la chufa. Su sabor dulce -explican- hace que esta leche basada en la tradición africana esté cautivando cada vez a más personas.

Bautizada como Tiger Mylk, Josh Coppersmith Heaven -creador de esta revolucionaria bebida- asegura que la descubrió en un viaje por África y que su sabor y cremosidad no tardarán en desbancar a otras leches vegetales. Un mercado que, por cierto, en los últimos años no ha parado de crecer en Reino Unido y que, por lo visto, ha creado un público ansioso por descubrir nuevos sabores dentro de este universo sin lactosa.

Pero, un momento, una bebida elaborada a base de chufa… ¿Este invento no se parece un poco -demasiado- a la horchata que se bebe por aquí? Efectivamente, tras esa tradición africana y esa bebida a base de tiger nuts -que es verdad que suena más exótico que chufas- más bien parece haber un avispado inglés que, de vacaciones en Benidorm, pensó que podía convertir la horchata en la nueva bebida hipster de su país.

Por supuesto, la furia valenciana no ha tardado en despertar ante este nuevo ataque de la Pérfida Albión, que no contenta con lo de Gibraltar y el chorizo en la paella, ahora quiere apropiarse y versionar la horchata, otra de los pilares de la valencianidad.

Lee el resto de la entrada »

La cerveza es más sana que la leche, asegura una polémica campaña animalista

cerveza-leche

De los creadores de “si comes pollo embarazada tu hijo tendrá el pene pequeño“, llega ahora “es mejor beber cerveza que leche”. Aunque seguro que más de uno firmaría encantado este lema, y lo cierto es que últimamente la leche y la lactosa no tiene demasiada buena prensa en algunos sectores, lejos de ser una broma se trata de una campaña real lanzada en Estados Unidos por el grupo animalista PETA (People for the Ethical Treatment of Animals).

Los mismos que en su momento atacaron a la industria de la cría de pollos recurriendo al argumento del tamaño del pene de los niños, ahora han vuelto a echar mano de la polémica para criticar al sector de la leche. Es oficial, la cerveza es mejor para ti que la leche, reza el eslogan de una campaña que juega con el popular got milk? de Estados Unidos y lo transforma en un got beer? que promete estar en vallas publicitarias y autobuses.

gotbeerPara rematar el chiste, PETA ha decidido centrar su campaña en el campus universitario de la universidad Wisconsin–Madison, famosa por sus fiestas y por no necesitar demasiadas excusas para, precisamente, beber cerveza. Algo que ha cabreado no sólo a las empresas lácteas, sino también a las autoridades.

“Los estudios demuestran que la cerveza puede reforzar los huesos y alargar la vida, mientras que la leche está vinculada a la obesidad, la diabetes y el cáncer. Bebe de forma responsable, no bebas leche”, continua el texto de una campaña con más ganas de polémica que base científica.

Porque, en realidad, pese a que hay estudios que apoyan el consumo moderado de alcohol como algo positivo, no hay que pasar por alto que muchos de ellos están patrocinados por empresas del sector, y que médicos y nutricionistas los han cuestionado muchas veces.

Lee el resto de la entrada »