La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘Karlos Arguiñano’

Karlos Arguiñano: “Las mujeres son las que han mantenido la llama de la cocina, pero la prensa insiste en hablar sólo de nosotros”

Con 70 años cumplidos y 50 de ellos en la cocina, Karlos Arguiñano ha recopilado nada menos que 1.000 recetas en su último libro. Un clásico de cada año que sigue arrasando en ventas cada Navidad y cuya presentación a la prensa en Zarautz es ya un clásico de estas fechas.

Algunos hablan de libro homenaje y, aunque cuando a un cocinero comienzan a hacerle homenajes es que hay ganas de jubilarlo, Arguiñano no quiere ni oír hablar del tema.

“He cumplido los mismos que el príncipe Carlos de Inglaterra pero creo que es más fácil que sea yo Rey de España que el de su país”, bromea al mínimo descuido. El humor sin frenos -“sería un puntazo yo de rey, igual hacía más cosas que los de ahora”, continúa…”-, los chistes que igual a otros traerían problemas y los comentarios políticos y de actualidad son parte, por suerte, del encanto de este auténtico monstruo televisivo que quiere seguir dando guerra unos años más.

“Tengo la sensación de que la gente que tenemos unos años y seguimos trabajando a gusto tenemos cosas interesantes que decir. Como padre, como abuelo, como cocinero de los que fundaron el movimiento de la nueva cocina vasca…”.

“Estoy bien físicamente y de la cabeza, bueno como siempre”, explica. Son casi las 6 de la tarde, al otro lado del cristal de su hotel restaurante junto a la playa se dibuja una puesta de sol de postal sobre el ratón de Getaria. Es fácil entender por qué desde hace tiempo cuesta más sacarle de aquí.

Lleva desde las once de la mañana enlazando entrevistas de radio, televisión y prensa pero mantiene el mismo humor y energía que a primera hora.  ¿Dónde está el truco para mantenerse así? “Está claro que es la alimentación”, apunta.

Lee el resto de la entrada »

Karlos Arguiñano: “Me encantaría resolver el tema catalán cocinando, pero diga lo que diga me van a crucificar”

Sus recetas, pero también sus chistes malos y canciones entre cazuelas, son ya parte de la historia gastronómica de este país. Aunque recuerda que él también fue moderno en su tiempo y hasta tuvo una Estrella Michelin, desde hace mucho Karlos Arguiñano vive ajeno a modas y rankings, y reina cada día en la pantalla de televisión. Cocina sencilla, de mercado y, como él mismo diría, rica-rica son la clave y el hilo conductor de su nuevo libro de recetas, La alegría de cocinar.

Aprovechando su presentación en la escuela de cocina que desde hace años dirige en Zarautz, pudimos charlar con él de cocina -“menos gimnasios y más comer sano”, defiende), de esa televisión en la que la cocina está de moda pero en realidad se llora más que se guisa y, por supuesto, de actualidad. Y es que en un mundo en el que “mandan los malos”, es imposible no mezclar salsas con política.

Llevas casi 30 años cocinando en la tele. ¿Cuál es el truco para no aburrirse?

Si me aburriera no podría estar haciendo el programa. En la televisión tienes que estar fresco, porque si no te diviertes la gente te lo nota. Además, yo que estoy solo tengo que transmitir que estoy contento, que cocinar es una cosa sencilla, que comer bien es muy importante porque la salud es lo primero.

Lo he comentado muchas veces: no hay nada mejor que cocinar para los que quieres, y no podemos renunciar a esos momentos. En televisión, además de hacer un trabajo que para mi es sencillo, sé que estoy echando una mano a la gente que lo ve. Y claro, me ha ayudado a ganar dinero, porque si no no podría tener esta escuela ni pagar el restaurante. Gracias a la tele he hecho muchas cosas.

¿Esa es para ti “La alegría de cocinar”, que es como se titula tu último libro de recetas?

Cuando me pongo delante de las cazuelas pienso que tengo mucha suerte. Cuando ves que hay tanta miseria en el mundo y tú tienes ahí puerros, alubias, una berza, unas sardinas, sidra, txakoli… piensas: si tengo de todo, ¡cómo no voy a estar contento!

¿Y qué hacemos con esa gente a la que le da pereza cocinar? Cada vez se habla más de cocina, pero se cocina menos.

Porque estamos todos muy gandules. Todo el mundo se preocupa del gimnasio para tener muslitos. Estamos en un mundo muy light, y se puede estar en forma sin tanto gimnasio, comiendo sano, caminando, yendo al monte y trabajando con naturalidad.

No tengo nada contra los gimnasios, eh. A mi me gusta el deporte y cada día dedico casi dos horas a andar. Con eso y comiendo sano, voy para los 70 años. eEsta semana he recogido los análisis y no tengo ningún asterisco.

¿En casa también cocinas?

Todos los días, al mediodía y la noche. Del restaurante estoy retirado hace tiempo, pero cocino lo de la tele, cocino en casa y los viernes para la cuadrilla en la sociedad. Y lo sigo haciendo porque me divierte.

Lee el resto de la entrada »