Entradas etiquetadas como ‘kale’

Quinoa, chia, maca… Mitos y realidades sobre los “superalimentos” de moda

Superalimentos-04

“Si les llamo comidas funcionales en vez de superfoods nadie se compra el libro”, bromea Manuel Villacorta. Este dietista y nutricionista de origen peruano afincado en San Francisco sabe mejor que nadie la importancia del marketing, también cuando hablamos de cocina y de alimentos. Sus libros dedicados a los denominados superalimentos han conseguido una notable repercusión en Estados Unidos, y con ellos se ha paseado por numerosas televisiones del país, explicando a los norteamericanos las propiedades de la quinoa y animándoles a incluirla en su dieta.

¿Pero qué hay de verdad y cuánto de exageración o cuento en las propiedades de estos superalimentos de los que todo el mundo habla y a los que Chicote dedicó un programa recientemente? Por si la importancia del marketing en el asunto no ha quedado suficientemente clara, Villacorta -firme defensor de las propiedades de estos alimentos- pone otro ejemplo durante su charle en el II Foro de Turismo y Gastronomía celebrado hace unos días en Lima: los aguymantos (más conocidos como physalis en España) son impronunciables en Estados Unidos, así que se ha propuesto rebautizarlos como Pichuberries. Suena a peruano (Machu Pichu) y tiene mucha más fuerza.

Anécdotas, marketing y bromas al margen, y pese a que es una de las palabras más repetidas cada vez que se habla de alimentación, ni el nombre ni la filosofía que se esconde detrás de estos llamados “superalimentos” convence a todos los nutricionistas.

“No estoy en absoluto de acuerdo. Es más, es una denominación que en mi opinión vulnera la legislación. El Real Decreto 1907/1996, de 2 de agosto, que está vigente, prohíbe atribuir a determinadas formas, presentaciones o marcas de productos alimenticios de consumo ordinario concretas y específicas propiedades preventivas, terapéuticas o curativas”, nos explica Julio Basulto.

Quinoa, la semilla inca convertida en superfood

Más allá de las modas de cada año (en 2015 el kale y la chia estaba por todas partes, por ejemplo) la quinoa –quinua en Sudamérica- parece haberse convertido en la reina atemporal de esta categoría de alimentos. Pese a que su apariencia y su consumo recuerdan a un cereal, en realidad se trata de una semilla cuyos orígenes se remontan a los incas. De hecho, una rápida búsqueda por la red permite comprobar que es prácticamente imposible que alguien hable de este producto sin mencionar la palabra Inca o superalimento.

Lee el resto de la entrada »

8 comidas que van a estar de moda este año

KombuchaTodavía no has acabado de entender por qué le llaman kale cuando se puede decir col rizada, y resulta que ya se ha pasado de moda. El kale en zumos, ensaladas y donde sea, tuvo su momento de esplendor en 2015 pero, estrenado el nuevo año, hay que renovarse. ¿Absurdo? Sin duda, pero es lo que tienen las tendencias y lo trendy.

Así que, superada la era del kale y el aguacate -por lo visto también ha sido lo más el año pasado- toca aprenderse algunos nombres para que cuando los veamos en la pizarra del nuevo local hipster del barrio, al menos nos suenen de algo.

Son productos, verduras o bebidas que igual no encontramos en el mercado o en el supermercado del barrio, pero que según los expertos en modas culinarias llenarán las recetas y cuentas de Instagram este 2016.

Dulse y otras algas

No son unas desconocidas, pero siguen siendo un ingrediente extraño y exótico para la mayoría. Las algas pueden tener en 2016 su año de gloria, no sólo en ensaladas o dando un toque marino a decenas de platos, también como nuevo sabor de moda para todo tipo de alimentos. Como somos unos adelantados, hace ya tiempo por aquí ya hablábamos del estupendo pesto de algas de Porto-Muiños, o sus conservas de algas listas para comer. De todos modos, en la capital mundial de la modernez (Portland) ya se habla del alga dulse como el nuevo kale. Dicen que frita tiene un sabor similar al bacon, así que vamos memorizando su nombre.

792A0267

Kombucha

Es la segunda vez en pocos días que oímos hablar de esta bebida fermentada –uno de los términos más buscados en Google el año pasado-, así que posiblemente esa es la mejor pista de que vamos a acabar bastante hartos en lo que queda de año. Descrito como un té fermentado y con un sabor que no convence a todo el mundo, igual que con el kale, sus supuestas virtudes depurativas y sanas son parte del éxito que algunos le deparan. No hace falta ser adivinos para suponer que, en realidad, seguramente los nutricionistas maticen muchos sus poderes milagrosos. ¿Por qué sabemos que va a estar de moda? Porque ya se está dejando ver en los barrios más cool de Londres.

Plato combinado en formato sano y en bol

A falta de una tradición decente, power bowl es uno de esos conceptos un poco abofeteables pero que posiblemente nos empiece a resultar familiar. ¿Y qué es eso de un bol energizante? Pues algo así como el plato combinado 2.0, pero en vez de huevos, lomo y patatas fritas, en versión sana: cereales -la quinoa sigue pegando fuerte-, verduras y alguna proteína, todo junto en un tazón. Y bien bonito y colorido para que la foto quede bien, claro.

Lee el resto de la entrada »

Receta sana para la vuelta al cole: coca de verduras con calabaza y ‘kale’

coca4
Se acerca el final del verano, toca volver al trabajo, a la rutina… Una buena razón para comer bien, o incluso mejor. No se trata de empezar con el discurso “detox” de septiembre -somos poco de eso- sino de preparar un plato rico, sano y lleno de vitaminas para afrontar este regreso con energía.

Además, se acerca el otoño y empieza a apetecer incluir en nuestra comida tonos anaranjados y ocres. El resultado de todas estas ideas es la receta que hoy os proponemos y que, aunque puede asustar un poco por el aparente exotismo de algunos ingredientes, es muy sencilla: una coca de trigo sarraceno y sésamo -por tanto apta para quienes tengan que comer sin gluten- con varias verduras: la ahora famosa col kale, calabaza para darle ese toque naranja y dulce, y alga arame, con su punto salado que pega muy bien con los otros ingredientes.

Todo ello lo hemos combinado con tres ingredientes que nos encantan: guindilla, jengibre y ajo. No sólo son aromáticos y animan cualquier plato, sino que además también son antiinflamatorios. Para completar esta receta -que además de sin gluten es vegana- vamos a preparar una salsa de semillas de girasol, champiñones y limón.

Un combinado lleno de vitaminas y que además es ideal para llevarse al trabajo pero, eso sí, con la salsa aparte. Se puede comer frío, aunque es verdad que un toque de calor le sienta también muy bien.

Lee el resto de la entrada »

‘Kale chips’, la superverdura hecha snack

DSC07887

¿Puede una verdura ponerse de moda como un cupcake o un cronut hipercalórico de esos? Al menos en Estados Unidos sí, porque aunque aquí eso de kale a muchos no les suene -o sólo a kale borroka, claro- en muchos países este vegetal arrasa en restaurantes y recetarios sanos.

Tras ese nombre tan sonoro se esconde en realidad la col rizada de toda la vida. Una verdura bastante ninguneada y que suena a pobretona pero que, desde hace unos meses y ya rebautizada como kale, se ha convertido en la última sensación de los buscadores de productos sanísimos y con decenas de propiedades.

Lo cierto es que esta col tiene de todo: hierro, calcio, vitaminas de todas las letras, propiedades antioxidantes y muy pocas calorías. Una estupenda combinación que le ha valido el pase para pertenecer al exclusivo grupo de las denominadas “superverduras” o “superalimentos”. 

DSC07888

Se puede consumir en crudo, cocinada o licuada para preparar uno de esos zumos verdes tan sanos y que también están muy de moda. Una lista a la que ahora se suma una nueva idea: kale dehidratado y convertido en un snack verde y sano. Aunque lo podemos hacer en casa con una deshidratadora -¿alguien tiene una de estas en casa?- el horno o el microondas, Vegetalia ha decidido ahorrarnos el trabajo y ha lanzado al mercado Kale Chips.

Un aperitivo crudivegano, con sello de producción ecológico a base de col, cebolla, anacardos, aceite de oliva virgen extra, levadura, sal y limón. Se comercializa en envases de 35 gramos -no pesa nada, así que hay bastante cantidad- y su precio de estreno es de 2,3 euros.

¿Y está rico? Pues la verdad es que sí, aunque evidentemente no podemos esperar un sabor como el de unas patatas fritas o algunas de esas chuches con toneladas de sal o azúcar. El sabor es suave, crujiente y vegetal, así que en todo momento queda claro que estamos comiendo verdura aunque en un formato de picoteo y posiblemente apto incluso para los que ponen mala cara al oír hablar de verduras.

Así que ya tenemos una nueva excusa para picar entre horas sin sentirnos culpables. Al fin y al cabo de eso se trata. Y si además tiene todas esas vitaminas y propiedades, pues mucho mejor.