La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘influencers’

Los influencers se meten en la cocina: Dulceida ya tiene su propia hamburguesa

Convertidos en los nuevos famosos -o famosillos, que aquí también hay clases y tarifas- era sólo cuestión de tiempo que los influencers se asomaran al mundo de la gastronomía. Hasta ahora lo han hecho con cierta timidez, en alguna campaña puntual o contando en su Instagram lo que comen o dónde comen. La inmensa mayoría de las veces, previo pago, claro.

Pero cuando hablamos de grandes influencers, con cuentas millonarias en seguidores, campañas publicitarias nacionales para grandes marcas, perfumes propios e incluso líneas de ropa, no basta con una foto diciendo que una hamburguesa de tal sitio está buena. Algo que, en el caso de Dulceida -la influencer más conocida del país- posiblemente sumaría unos miles de euros a su cuenta bancaria a cambio de una foto.

Pero ya iba tocando dar un paso más. ¿Montar un restaurante? Por ahora no nos consta que ninguno de estos famosetes 2.0 se haya lanzado a la aventura, aunque no es descartable. Pero a cambio, la cadena de hamburgueserías Carl´s Jr. ha lanzado -atención- la hamburguesa Dulceida

Fiel a su estilo -aseguran los responsables de la cadena- la hamburguesa diseñada por Aida Domenech, el nombre real de Dulceida, es “exquisita, delicada e irreverente”. ¿Y eso a qué sabe?, se preguntarán todos los fans de esta muchacha que arrasa en las redes.

Lee el resto de la entrada »

Ofrecen a David Muñoz “recomendar” su restaurante a cambio de comer gratis


Tres Estrellas Michelin, una lista de espera de meses para conseguir mesa, presencia habitual en las pantallas de televisión y titulares de los periódicos… A la vista de estos datos no parece que el chef Dabiz Muñoz -uno de los cocineros más mediáticos del país- y su restaurante madrileño DiverXo anden muy necesitados de promoción.

Tal vez por eso sorprende más el mensaje que el propio Muñoz compartía recientemente en redes, explicando la curiosa petición que acaba de recibir por parte de, al parecer, unas personas dedicadas a recomendar restaurantes a través de Instagram.

“Hemos recibido buenas críticas de vuestro restaurante y queríamos probarlo” -comentan estos animados gourmets. “Habría alguna posibilidad de que nos invitaseis a comer y a cambio os recomendáramos?”, le preguntan a Muñoz. El chef, no sólo contestó preguntando si era una broma, sino que también ha publicado la petición a través de su cuenta de Twitter.

Dejando a un lado la dudosa ética de intercambiar comida gratis por una recomendación -¿se recomienda aunque no guste porque es gratis?- parece claro que se trata de un mensaje idéntico enviado a diversos restaurantes de Madrid y en el que, al parecer, no hay distinciones entre locales más modestas y los triestrelllados.

Lee el resto de la entrada »

Cobrar por comer gratis: ¿Morro de los ‘influencers’ o hipocresía del sector?

Ocurre en todos los sectores, y la gastronomía no es una excepción: cuando salta el escándalo, una cosa es la postura de cara a la galería y otra lo que se comenta en voz baja o en círculos más cerrados. Ocurrió cuando el lío de los ya olvidados stagers, que ahí siguen, por cierto. Mientras casi todo el mundo ponía cara de escandalizado, en las cenas y tertulias se comentaba algo bien distinto y más parecido a un “pues claro, menuda sorpresa”.

Ahora los influencers son el nuevo tema de conversación. Es verdad que pocas cosas hay más fáciles que criticar a youtubers, instagramers, influencers y compañía. Todos lo hemos hecho. Yo el primero y cada día. A veces es miedo a lo desconocido, otras cierta envidia por lo aparentemente bien que viven y, en ocasiones, es sencillamente que son como un chiste.

Pero situémonos primero. El responsable del restaurante Tapas 3.0 de Salamanca dio la voz de alarma hace unos días al recibir una petición de una influencer anónima. Cenar en su local por la cara, hablar maravillas de él, compartir algunas fotos en la red social de turno, y todo ello por el módico precio de olvidarse de la cuenta y apoquinar 100 euros. Más IVA. Lo cual, al menos, es señal de que tributa.

Y claro, se ha desatado la tormenta. “100 euros y comida gratis”, repiten muchos echándose las manos a la cabeza en un gesto que tanto recuerda a esa escena de Casablanca -sí, siempre recurrimos a lo mismo- en la que el corruptísimo Louis Renault se hace el sorprendido al descubrir que se juega en el lugar en el que él mismo juega.

Lee el resto de la entrada »