Entradas etiquetadas como ‘garnacha’

‘La Bruja Avería’, un vino de Comando G para nostálgicos de los 80

Bruja Averia - Comando GLo reconocemos: somos de esos que muchas veces eligen un vino por la etiqueta. Los grandes gurús del asunto estarán espantados pero nos consta que no somos los únicos que ante una estantería repleta de botellas desconocidas, al final el diseño -y el precio, ojo- acaban inclinando muchas veces la balanza. Fue así como conocimos La Bruja Avería en Vila Viniteca (Barcelona).

Y como somos de esa generación con la que la nostalgia ochentera funciona perfectamente fuimos directos a por esa botella con una etiqueta y un nombre tan sugerente. Más, al descubrir que tras ella se escondía la bodega Comando G. ¿Casualidad o un guiño generacional?

Para salir de dudas hablamos con Fernando García y Daniel G. Jiménez-Landi, los nombres detrás de esta pequeña bodega en la Sierra de Gredos que produce vinos con DO Madrid principalmente. Acertamos, pero solo a medias, porque lo de Comando G tiene más de un argumento: G de garnacha, de Gredos -donde están sus viñedos-  y, por supuesto, de aquellos míticos dibujos animados japoneses.

Un juego que se repite con La Bruja Avería, un tinto joven, con etiquetas de diferentes colores en las que la bruja en cuestión -de rasgos bastante más dulces que la de la televisión, por cierto- va cambiando cada año.

“Hay un vino de garnacha de la zona del Roussillon que nos influenció en nuestros inicios -nos explican- y que se llama la sorcière (bruja en francés). Además, el pueblo de donde salen las uvas (Rozas de Puerto Real) es muy mágico y místico. Y claro, el guiño a La Bola de Cristal que tanto marcó nuestra infancia los sábados por la mañana”.

Pero más allá de la anécdota, Comando G es una bodega que algunos expertos no dudan en calificar como uno de los proyecto vitivinícolas más interesantes de los últimos años. “La idea es hacer vinos de calidad que reflejen zona, suelo, añada y variedad. Con eso hacemos nuestros 3 pilares, vinos con frescura, elegancia y terroir“, apunta Fernando García. Prima la calidad y la seriedad aunque también reconocen que el nombre ayuda a “quitar un poco de clasismo al asunto del vino”.

Comando G

Daniel G. Jiménez (a la izquieda) y Fernando García

Si ya de por sí la garnacha es una uva compleja, en este caso se le añaden las peculiaridades de la altitud (entre 900 y 1.200 metros) y de estos viejos viñedos (entre 50 y 80 años) que se reparten en 10 hectáreas, por las laderas de las montañas, en lugares de difícil acceso. Enraizadas en suelo granítico, esta singular bodega apuesta por la agricultura biodinámica y, además, trabaja las viñas con mulas.

Sus creadores se conocieron en 2005 estudiando enología y fue en 2008 cuando arrancó este proyecto. ¿Una locura embarcarse en una aventura así? Puede ser, pero sobre todo es fruto de la pasión, defienden. “Pasión por un trabajo, por el medio ambiente, por el desarrollo rural, por rescatar viñas casi abandonadas, por el patrimonio de nuestro pasado agrícola… Esto hace que te vayas involucrando y desarrollando el proyecto, todo sin perder las raíces”.

ComandoG_02

El resultado es este La Bruja Avería, un tinto 100% garnacha envejecido 7 meses en barrica y que -como dicen quienes saben mucho más que nosotros- es amable pero también complejo, fruto de esas peculiaridades de las viñas y el terreno. La producción es de 30.000 botellas y su precio anda entre los 12 y los 15 euros.

Además de La Bruja Avería -que definen como “un vino de pueblo”- también elaboran un vino selección de parcelas (Rozas 1o Cru) y un vino de parcela (Las Umbrías). La oferta actual de la bodega se completa con Tumba del Rey Moro (un tinto al filo de lo imposible, aseguran), Rumbo al Norte (“la joya de la corona”) y El Tamboril 2012, un blanco que, como el resto, también es 100% garnacha.

¿Quién dijo que la nostalgia no sirve para nada? A nosotros al menos nos ha servido para descubrir un gran vino mientras recordamos la musiquilla de Comando G y aquello tan premonitorio que gritaba la Bruja: “¡Viva el mal! ¡Viva el capital!“.

Veut, garnacha refrescante

Veut

Por Iker Morán

¿Algún ortodoxo del vino en la sala? ¿Pero no os habíais ido todos corriendo tras el mojito con rosado de la semana pasada? Por si acaso, segúndo aviso: ¿Alguien de esos que cree que con las uvas y la enología pocas bromas? Pues vayan saliendo porque lo de hoy es herejía pura: Veut, garnacha refrescante.

Sí, es exactamente eso que parece, una especie de refresco a base de uva garnacha. En realidad no podemos hablar de refresco de vino porque sólo tiene 4,8 grados y no puede ser considerado como tal, pero para entendernos por ahí van los tiros. O las burbujas.

Veut es uno de los productos más curiosos de la bodega aragonesa Grandes Vinos y Viñedos, con unas cuantas marcas conocidas en su catálogo (Corona de Aragón y Anayón, dentro de la D.O Cariñena, por ejemplo) y exitazos como Beso de Vino, cuyo nombre y etiqueta diseñada por Kukuxumuxu lo ha hecho bastante popular.

Aunque Veut tampoco es una novedad -se presentó en 2011- sigue generando caras de sorpresa allí donde se deja ver. Así que cuando nos topamos con él, y tras releer un par de veces lo de “garnacha refrescante”, no paramos hasta probarlo.

Nos explican desde la bodega que se trata de una bebida muy orientada a los jóvenes y, sobre todo, a aquellos reacios a acercarse al mundo del vino. El formato, la botella de 33 centilitros, la chapa, el carbónico… sí todo ello es una especie de gancho para el consumidor habitual de cerveza. De hecho, según nos cuentan, se embotella en La Zaragozana, responsable también de la cerveza Ámbar. Entre otras.

Lee el resto de la entrada »

Vino “El Ecce Homo”

En tiempos de crisis, cada cual hace lo que puede para vender y salir en los titulares. Así que si la ermita donde está la ya famosa restauración del Ecce Homo ha empezado a cobrar entrada para amortizar el flujo de turistas morbosos, ¿por qué no un vino de la zona etiquetado con este ejemplo de la postmodernidad artística?

En Bodegas Ruberte han visto el filón mediático y ya han anunciado “el primer vino inspirado en El Ecce Homo”. Se trata de un tinto joven (2011) con denominación de origen Campo de Borja y elaborado en su totalidad a partir de garnacha, la uva que ha dado cierta fama a la zona en lo que respecta a relación calidad-precio.

¿Morro? Tal vez, pero hay que reconocer que al menos los responsables de la bodega han estado atentos e incluso se han molestado en vestir este lanzamiento con un discurso que pretende dar algo de contexto al asunto:

“Algunas obras permanecen inalterables con el paso de los años. Otras, como El Ecce Homo, son reinterpretadas para escribir un nuevo capítulo de su historia. Una historia que se enmarca en tierra de garnachas, y que inspira la creación de un vino, cuya frescura y atrevimiento se combinan con los procesos más tradicionales para revelar ese placer que provoca un sabor recién descubierto”

Dicho así da hasta ganas de comprarlo. De momento ya se puede reservar en su tienda on-line y la botella costará algo más de 9 euros. No es una fortuna, pero si tenemos en cuenta que el estupendo Garnacha Mítica de Borsao (también de Campo de Borja) que probamos hace tiempo no llega a los 1,5 euros, parece que es un buen negocio esto del Ecce Homo.

Por ahora la bodega sacará a la venta 5.000 botellas aunque aseguran tener preparadas otras 20.000 por si la idea triunfa.

Aunque posiblemente el contenido es lo de menos, las notas de cata de la bodega hablan de un vino de “intenso color cereza con reflejos granate, con aroma a fruta fresca con toques minerales y que en boca resulta sabroso, un poco ácido y con gusto a fruta madura”.

Puro arte divino.