Entradas etiquetadas como ‘fruta’

Lúcuma, tumbo, camu camu y otras frutas que hemos descubierto en los mercados de Perú

Frutas-Peru-05

Si acercarse al mercado es algo muy recomendable cuando se anda de visita por una nueva ciudad o país, en el caso de Perú es obligatorio. Es, además, la mejor forma de comprobar que la impresionante riqueza de productos que siempre abandera este país no es un farol, sino algo que se puede ver, tocar y comer en cada puesto.

Así que nada más aterrizar en Lima nos fuimos directos al mercado. El de San Isidro -en la municipalidad con el mismo nombre- es uno de los más visitados por los turistas, pero quienes prefieran uno más popular y visitado por locales pueden acercarse al del Surquillo, por donde también tuvimos ocasión de dar un paseo.

Aunque los puestos dedicados a las papas -hay miles de variedades de patatas en Perú- son también espectaculares, posiblemente son las fruterías las primeras que sorprenden al visitante. Por su colorido, por el tamaño de algunos de los productos conocidos (las granadas o las chirimoyas son enormes por allí), por el sabor de otros que también tenemos en los mercados de aquí (nada que ver la piña, la papaya, el mango…), pero sobre todo por todas esas que no teníamos fichadas.

Frutas-Peru-06

Por eso nos acercamos al puesto de Pedro Ortiz, para que nos presentara algunas de las frutas más exóticas y curiosas del país. Muchas de ellas, claro, no son exclusivas de Perú y pueden encontrarse en otros países de centro y Sudamérica. De hecho seguro que también pueden encontrarse a este lado del Atlántico, o van llegando poco a poco.

Lee el resto de la entrada »

La mitad de las manzanas que se venden en España vienen de fuera

DSC03888
Productos de proximidad, cocina km0, o ingredientes locales son términos que llevan años sonando y figurando en las listas de tendencias gastronómicas. Sin embargo, parece que desgraciadamente la realidad del mercado dista bastante de una idea tan sencilla como potenciar el consumo de productos lo más cercanos posible.

Así lo acredita un reciente estudio de Afrucat -Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña- que asegura que sólo el 52% de las manzanas que se comercializan en España son nacionales, frente a un 44% importadas. Del 4% restante se desconoce su procedencia.

El informe -realizado desde abril a agosto del pasado año- analiza el producto en 109 supermercados de Madrid, Zaragoza, Lleida y Barcelona, pertenecientes a 18 cadenas diferentes. Y los resultados no pueden ser más preocupantes: de cada dos manzanas que se venden en España en este tipo de establecimientos, una viene de fuera.

Un comportamiento que, de todos modos, registra pequeñas variaciones según la zona. Y es que al parecer, la proximidad con la zona de producción hace que los supermercados muestren un poco más de vergüenza a la hora de recurrir a fruta importada. Así, en Barcelona y Lleida el porcentaje de fruta local es mayor que en Madrid, donde el porcentaje de manzanas españolas es de un escandaloso 40%.

Lee el resto de la entrada »

El póster que necesitas en tu cocina: las temporadas de cada fruta y verdura

Fruta-temporada
¿Has visto fresas en la frutería y has caído en la tentación, pese al precio desorbitado? ¿Zumo de naranja en pleno agosto? ¿Alcachofas y guisantes naturales ahora? Definitivamente necesitas imprimir y colocar en algún lugar bien visible de tu cocina -a ser posible cerca de la lista de la compra- este póster editado por el Ministerio de Agricultura, Sanidad y Medio Ambiente dentro de la campaña Fruta y verdura de aquí y de ahora

Un gráfico –se puede descargar en alta resolución aquí– que descubrimos hace unos días a través del blog de nuestro compañero Juan Revenga. Según él mismo explica, se trata de una campaña elaborada desde una perspectiva económica, y posiblemente relacionada con las consecuencias para los productores del embargo impuesto por Rusia el año pasado, y también el descenso del consumo nacional.

De ahí que pese a la buena idea propuesta -consumir productos de temporada y de proximidad- es verdad que hay otros aspectos directamente relacionadas con esta misma cuestión a los que no se les hace demasiado caso, como la vertiente ecológica de ese consumo de proximidad y los beneficios para la salud del mayor consumo de frutas y verduras.

Lee el resto de la entrada »

La fruta que sabe a chocolate

Zapote negro
Foto de Alesh Houdek

Es algo así como el sueño de todo niño o de cualquiera que no tenga especial aprecio a las frutas y -lógicamente- prefiera una buena ración de chocolate. Porque, aunque parezca mentira o suene a leyenda urbana, aseguran que hay una fruta que sabe a pudín de chocolate.

Se llama zapote negro (diospyros digyna) y, pese a que hemos rebuscado por mercados y tiendas, al menos en Barcelona no ha sido posible dar con ella. Así que habrá que fiarse de lo que dicen quienes sí la han probado y confirman que, efectivamente, esta fruta originaria de México y Colombia -aunque cultivada también en Australia, Filipinas o Florida, por ejemplo- y que los mayas ya conocían como taúch, recuerda al chocolate. De hecho ya ha sido bautizada en muchos sitios como chocolate pudding fruit, lo cual, sin duda, resulta un nombre bastante más comercial.

Verde por fuera y de color oscuro intenso por dentro cuando está maduro, esa fama de pudín de chocolate también tiene mucho que ver con el color y la textura de su carne. Respecto al sabor, hay opiniones para todos los gustos y la red está llena de vídeos de personas que aseguran que efectivamente sabe o recuerda al chocolate y otros que no están del todo convencidos.

Es curioso que, pese a su nombre, en realidad no tenga mucho que ver con el resto de variedades de zapote, una fruta tropical que tampoco se deja ver demasiado a este lado del Atlántico. Aunque, mirándola bien, ¿no recuerda más a un caqui? Pues no vamos del todo desencaminados porque en realidad pertenecen al mismo genero (diospyros) dentro de la familia Ebenecae. De hecho, otro de los nombres con los que se conoce esta peculiar fruta es chocolate persimmon.

Más allá de esa textura y punto de chocolate que lo ha convertido en su sustituto en muchas recetas, resulta que también tiene muchas propiedades -contiene cuatro veces más vitamina C que una naranja- y pocas calorías, por lo que se está estudiando su potencial uso medicinal.

Seguiremos buscando para acabar de salir de dudas -somos así de poco crédulos- pero si alguien ya ha podido probarlo nos encantaría conocer su opinión y salir de dudas definitivamente. ¿De verdad sabe a chocolate?

El tomate, ¿fruta o verdura?

tomate

El tomate es una hortaliza, eso lo sabe todo el mundo. Si se come en ensalada, se aliña con aceite y sal, no es dulce y nadie se lo merienda a bocados -bueno, casi nadie-, ¿cómo va a ser una fruta? El caso es que, desde un punto de vista científico, la cosa no funciona así, y atendiendo a la definición de “fruto”, el tomate cuadra perfectamente puesto que crece a partir de una flor polinizada. Claro que, visto así, el calabacín, por ejemplo, también es una fruta.

En realidad se trata de un debate y una pregunta mil veces repetida a lo largo de la historia. Y la solución es bastante sencilla. “El lío viene porque hay dos posibles clasificaciones, la botánica y la alimentaria, y no siempre coinciden“, nos explica el nutricionista Juan Revenga.

Así, para los botánicos, efectivamente, el tomate es indiscutiblemente un fruto, igual que el pimiento o la calabaza. Vegetales como alimento (verduras y hortalizas) son todas esas partes de la planta que usamos como ingrediente (por ejemplo tallo-apio, raíces-rábano, hojas-acelga, bulbo-cebolla, flor-alcachofa…). Por tanto, desde un punto de vista alimentario, el tomate es una hortaliza. Así que, esta vez, las dos respuestas (fruto y hortaliza) serían técnicamente correctas.

Para entender este pequeño enredo, Revenga expone algún ejemplo más, como el de la mantequilla (¿lácteo o grasa?) o el cacahuete (¿leguminosa o legumbre?). En ambos casos, la clasificación alimentaria -la mantequilla es una grasa y el cacahuete no es una legumbre- no concuerda con la clasificación en base a su origen, puesto que la mantequilla se extrae de la leche y el cacahuete pertenece a la familia de las leguminosas.

Pero la cosa se complica un poco más cuando intervienen otros factores en principio ajenos a la cuestión, como la economía o la política. ¿Puede un organismo oficial determinar si un tomate es una fruta o una verdura? Pues sí. Y de hecho, así ha ocurrido a lo largo de la historia.

Según recoge este interesante artículo de National Geographic que ha despertado nuestras dudas sobre el dichoso tomate, el mismo debate surgió en el siglo XIX en Estados Unidos a raíz de un cargamento llegado al puerto de Nueva York. No se trataba, eso sí, de una discusión etimológica sino que en este caso había razones de peso: los vegetales importados tenían que pagar unos impuestos del 10% mientras que la fruta estaba exenta de ese arancel. Fue la Corte Suprema la que dictaminó en 1893 que el tomate era un vegetal y que, por tanto, tocaba pasar por caja.

Otras veces, el razonamiento juega a favor de la fruta. Y es que en 2001 la Unión Europea determino que no sólo el tomate, sino también la zanahoria y la patata dulce son frutas. Al menos cuando son utilizadas para hacer mermelada porque, de otro modo, al producto resultante no se le podría llamar mermelada. Divertido, ¿verdad?

Pero sin duda, el caso más surrealista de esta bipolaridad entre frutas y vegetales se encuentra de nuevo al otro lado del Atlántico. Por lo visto, cada estado de los Estados Unidos tiene su propia verdura y fruta oficial y nuestro querido tomate, por ejemplo, es la fruta oficial en Tennessee y Ohio, mientras que en Arkansas comparte trono, siendo tanto la fruta como la verdura oficial.

Mención especial merece el estado de Oklahoma, donde la verdura oficial es -atención- la sandía. ¿Por qué? Muy sencillo, porque el papel de fruta ya estaba ocupado por la fresa y el senador republicano Don Barrington (muy vinculado al tema de las sandías e incluso ganador de un premio a la mejor semilla) peleó hasta conseguir convencer a las autoridades de que, dada la relación de la sandía con el pepino, ésta también debía ser considerada un vegetal.