La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘estrellas Michelín’

Molino de Alcuneza, cocina con Estrella Michelin y mucha personalidad en Sigüenza

A cinco minutos de la bonita localidad de Sigüenza y a poco más de una hora de Madrid. Las coordenadas son casi perfectas para planear una escapada de fin de semana desde la capital aunque, nada más llegar a Molino de Alcuneza, queda claro que también merecería la pena hacer más kilómetros para llegar hasta aquí desde cualquier otra parte.

En verano tuvimos la suerte de pasar por aquí, y aunque todavía no aparecía en la Guía Michelin, la cena que preparó Samuel Moreno ya hacía presagiar cosas muy buenas para esta casa. Ahora la primera Estrella recién conseguida sitúa con más fuerza en el mapa gastronómico del país este precioso molino del siglo XV reconvertido en hotel y que desde 2014 es parte de Relais & Châteaux.

Guardamos las notas de aquella visita veraniega pensando que el lugar y la zona eran perfectos para una escapada otoñal por el paisaje y el producto (setas, trufa…), aunque ello supusiera renunciar a la maravillosa piscina del hotel y a las noches frescas para huir de la canícula de Madrid. No sabíamos, aunque igual intuíamos, que la Michelin rondaba cerca y que este restaurante un poco escondido en una pedanía de apenas 30 habitantes iba a lucir estrella en cuestión de meses.

En cualquier caso, un merecido reconocimiento al trabajo bien hecho y, sobre todo, a la personalidad que desborda el lugar y los platos. Frente a asépticos menús demasiado parecidos unos a otros y hoteles tan elegantes como fríos, aquí el toque de los hermanos Blanca -que se ocupa también de sala y ejerce de sumiller en el restaurante- y Samuel Moreno se nota en cada detalle.

Un proyecto familiar asentado en un antiguo molino harinero donde el agua fluye por todos los rincones y en el que se ha querido mantener el respeto por la buena harina con una apuesta por panes y repostería caseros de gran calidad que alegran las comidas, pero también el estupendo desayuno que se sirve.

Lee el resto de la entrada »

Mina, el restaurante que enfadaba a los ‘bilbainitos’ y que se convirtió en un referente de la ciudad

Que en Bilbao se come bien -muy bien- lo sabe casi todo el mundo. También que la capital de Bizkaia ha cambiado mucho en los últimos años, pasando de ser una ciudad industrial y un tanto gris -con mucho encanto para los que crecimos allí y que nunca necesitamos un Bilbao de postal- a ser destino turístico, gastronómico y, ojo, sede de los 50 Best.

Pero es verdad que la mayoría de la oferta de la ciudad se mueve alrededor de una cocina tradicional que, rica y efectiva, no siempre deja mucho margen a la creatividad y a la innovación. Bilbao es una ciudad difícil para tendencias y modas. Un lugar en el que los restaurantes japoneses siguen siendo exóticos y el poke bowl se mira de reojo, si es que ha llegado.

Pero es verdad que atreverse a hacer algo diferente ahora es mucho más sencillo. Probarlo hace casi una década y en uno de los barrios, por aquel entonces, menos recomendables de la ciudad, una aparente locura.

Así lo recuerda Álvaro Garrido, chef de Mina, un veterano Estrella Michelin que año tras año se revalida como una de las cocinas más interesantes de la ciudad. Pese a las reticencias de los bilbainitos de toda la vida -comenta divertido al otro lado de la barra donde probamos su menú degustación- que ponían cara rara hace años al ver los platos que ofrecía o el lugar que había escogido para instalarse.

Pero las locuras o apostar por algo distinto en ciudades donde la cocina es un tema muy serio, casi religioso, a veces sale bien. Es mediodía de mediados de agosto, el pequeño comedor elevado con vistas a la ría y al mercado de la Ribera y la barra están llenos. La mayoría turistas, aunque tras el reconocimiento de Michelin hace ya años que quienes recelaban de la cocina de Mina lo han incluido entre los imprescindibles de la ciudad.

Lee el resto de la entrada »

Los Estrella Michelin más baratos del mundo donde comer por menos de 5 euros

El estreno en 2016 de la Guía Michelin en Singapur fue de lo más sonado: dos puestos de comida callejera de la ciudad asiática eran reconocidos con una Estrella, convirtiéndose así en los más asequibles del mundo. Más baratos incluso que el ya famoso Tim Ho Wan de Hong Kong, convertido ahora en una cadena con locales por medio mundo.

Para algunos, aquellos fue una astuta ocurrencia de la guía roja para salir en todos los medios. Algo que, por cierto, consiguió con creces. Otros todavía no le han perdonado la desfachatez y critican -con bastante razón- la absurda diferencia de criterios de Michelin según el país o región del mundo. Mientras en unos lugares las servilletas de tela o los baños puntúan, en otros los inspectores parece que no tienen problema en servirse ellos mismos la comida y pasar por alto que uno de los puestos premiados tiene una calificación de B (A es la mejor, C la peor) en la escala de higiene que tienen que lucir todos los restaurantes. 

El caso es que, una año después y con la Guía 2017 de Singapur ya en la calle, la visita a estos dos puestos de comida callejera -no son exactamente eso, por cierto- era obligada en nuestro reciente viaje por la zona.

Hawker Chan -el más mediático de los dos galardonados- ha abierto diversos locales por toda la ciudad, en los que todo parece algo más ordenado que en el puesto original del mercado de Chinatown que, por cierto, fuimos incapaces de encontrar abierto en diferentes visitas.

En estos nuevos locales la escueta carta sigue siendo la misma, se supone que la comida también pero los precios son algo más caros que en el puesto original, aunque los menos de 5 dólares de Singapur (poco más de 3 euros al cambio) que cuesta un plato de pollo laqueado con fideos o arroz sigue siendo la mayor ganga Michelin del mundo. O, mejor dicho, Big Gourmand -la segunda división de Michelin, para entendernos-, porque los nuevos locales no tienen estrella en la Guía 2017.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué significa que un restaurante tenga una, dos o tres Estrellas Michelin?

estrellas-michelin

El misterio ha terminado, y como apuntaban los rumores de última hora, el restaurante Lasarte (Barcelona) de Martín Berasategui ha dado la sorpresa y se ha hecho con la tercera Estrella Michelin en la Guía 2017 que acaba de ser presentada. Aunque el chef vasco es un clásico de la Guía y el que a día de hoy más Estrellas posee en el país, supuestamente la tercera Estrella no iba a recaer ni en Madrid ni en Barcelona. Mugaritz de Andoni Luis Adúriz, Miramar de Paco Pérez y Les Cols de Fina Puigdeval eran los otros nombres que sonaban durante los últimos días.

En cualquier caso, la de Lasarte es una de las muchas novedades desveladas anoche en la gala anual de la guía roja y en la que, tras años de sequía, parece que el mapa de restaurantes estrellados en España empieza a acercarse a lo que muchos críticos consideran justo.

Berasategui

Y es que, tal y como los responsables de Michelin ya se encargaron de adelantar para caldear el ambiente, ha habido una auténtica lluvia de estrellas, por recurrir al sobado tópico. Además del salto de Lasarte, 5 nuevos dos Estrellas Michelin y nada menos que 15 restaurantes -entre España y Portugal- que reciben su primera estrella son el resumen de lo que algunos ya consideran la reconciliación de la guía con España.

michelin_2017

¿Por qué? Básicamente porque en comparación con otros países, el número de Estrellas repartidas en España era absurdamente bajo. No se trata de barrer para casa, pero un rápido vistazo a los galardonados en otros países ayuda a entender esa idea de la racanería de Michelin con España de la que se habla desde hace años.

Pero volviendo a la lista y al renovado mapa de Estrellas, ¿qué significa que un restaurante tenga una, dos o tres estrellas? Dejando a un lado si recibir un galardón o saltar de categoría implica cambios en la cocina o precios -los chefs suelen negarlo-, habría que empezar por recordar que el reconocimiento es para el establecimiento, no para el cocinero. Es decir, si un chef deja un restaurante, las Estrellas se quedan allí.

No hay que olvidar que la famosa y siempre polémica guía roja es una guía de carreteras, por lo que sus criterios e ideas fundacionales se basan en este concepto, señalando los mejores lugares para parar a comer. Así, un restaurante con una Estrella Michelin es aquel definido como “muy bueno en su categoría” y en el que merece la pena detenerse. Algo así como el clásico “si hay camiones, para, que es bueno”, pero en versión más sofisticada.

El paso a un dos Estrellas hace que en este caso, y según la Guía Michelin, se pueda hablar de una cocina “excelente” y merezca la pena salirse del camino y la ruta pensada para acercarse a este lugar. Y si hablamos de un tres Estrellas (ahora mismo hay 9 ya en España) es que estamos ante un restaurante “excepcional”, que justificaría por sí solo el viaje.

Lee el resto de la entrada »

10 restaurantes con Estrella Michelin donde comer por menos de 60 euros

michelin

Dentro de menos de una semana, la nueva lista de la Guía Michelin se convertirá durante unos días en el tema de debate del mundo de la gastronomía. Se espera una lluvia de Estrellas, un nuevo tres Estrellas y, por supuesto, no faltarán críticas por las que se van injustamente, las que se mantienen sin merecerlo y las pendientes.

La polémica de cada año a la que, no nos engañemos, la inmensa mayoría de los mortales es ajeno. Estrella Michelin suena a caro, a alta cocina, a veces con demasiadas ínfulas y poca chicha y, en general, a un capricho que muchos ni pueden ni quieren darse.

Pero detrás de este resumen un tanto injusto hay una larga lista de locales que lo hacen muy bien y para los que la codiciada Estrella es sólo un reconocimiento al trabajo y el éxito que ya cosechaban antes.

Y, puestos a romper tópicos, a la espera de la nueva lista -que tal vez aúpe alguno más o borre a otros- hemos recopilado algunos de los Estrella Michelin más económicos de España. La mejor gastronomía del país en menús de menos de 60 euros.

Lluerna (Santa Coloma de Gramanet, Barcelona)

lluerna

No salen en la tele ni se pasan el día dando charlas. Cocineros que cocinan y, además, lo hacen bien y en un barrio popular. De entrada no parece el estereotipo de un restaurante con Estrella Michelin, pero Lluerna es una de esas excepciones que merecen la pena. Su menú degustación a 39,50 euros no sólo pasa por ser uno de los más económicos del país, sino que puede presumir de una relación calidad-precio imbatible.

Cocinandos (León)

cocinandos

Se nos ocurren muchos motivos para ir a León (cecina y El Húmedo, por empezar con tópicos), pero habría que sumar uno más: el denominado “menú semanal” del restaurante Cocinandos. Esta degustación de siete platos a 43 euros es la estrella, nunca mejor dicho, de la cocina de Yolanda y Juanjo y, de hecho, la única opción que se ofrece. Suficiente para que la guía roja le concediera hace ya unos años la única Estrella Michelin de León.

Lee el resto de la entrada »

De estrellas: el club Allard

Aunque los premios y todo lo que les rodea siempre tienen un tufillo marquetiniano que obliga a poner nuestra mejor cara de incrédulos y escépticos al acercanos, confesémoslo: a todos nos hace ilusión comer en un dos estrellas Michelín. Tal vez a los que estén acostumbrados a este tipo de lujos asiáticos les parezca de lo más normal y una frivolidad nuestro entusiasmo, pero en La Gulateca ya se sabe que somos muy poco dados a los excesos. Más nos gustaría.

En una reciente visita a Madrid tuvimos la oportunidad de pasarnos por “El club Allard” y probar algunos de sus platos. Aunque ahora lo suyo sería marcarse el farol de críticos gastronómicos y hablar de texturas moleculares y de nuestra imprescindible valoración como cocinillas con blog propio, mejor nos limitamos a recordar uno de los mejores platos que pudimos degustar: brownie de carrillera de ternera y setas, membrillo de platano al romero y yuca. Nada menos.

Un “falso” brownie rematado con una falsa guindilla que en realidad escondía en su interior una zanahoria. Delicioso y muy vistoso. A ver quién se anima a hacer algo parecido en versión casera.