Entradas etiquetadas como ‘escenas gastronómicas películas terror’

13 escenas gastronómicas para la noche de Halloween

EscenasHalloween2Por Álvaro Méndez

Todo el mundo sabe que las cosas del comer pueden ser uno de los recursos más efectivos para producir asco, miedo y desasosiego en el espectador. Y no son pocos los perversos cineastas que han explorado esta vía rápida y directa hacia el estómago del respetable.

Buena prueba de ello son estas trece -el número no es casualidad, somos así de detallistas- escenas gastronómicas que hemos recopilado para amenizar vuestra noche de Halloween. Bon appetit!

1. “¿Qué fué de Baby Jane?” (What Ever Happened to Baby Jane? 1962)

En esta angustiosa obra maestra de Robert Aldrich, la inválida Joan Crawford vive atormentada por su trastornadísima hermana, magistralmente interpretada por Bette Davis. Uno de los momentos más memorables de este tormento se produce a la hora de la cena, donde la simpática Bette le sirve a su hermana un apetitoso manjar. Atención al nivel interpretativo de la pareja protagonista porque es pura fuerza de la naturaleza.

2. “Old Boy” (Old Boy, 2003)

La que probablemente es la mejor película del surcoreano Park Chan-Wook cuenta con un momentazo gastronómico la mar de sugerente. Tras quince años secuestrado sin motivo aparente y confinado en la habitación de un hotel, el protagonista sale por fin de su cautiverio y lo celebra comiéndose un pulpo vivo. Una escena con gran mérito para el actor protagonista, puesto que no hay ni trampa ni cartón. Y para demostrarlo, por el mismo precio, os incluimos el making of.

3. “El secreto de la pirámide” (Young Sherlock Holmes, 1985)

¿Os imagináis siendo atacados por un ejército de malignos profiteroles, pastelitos y cupcakes? Pues eso es precisamente lo que le ocurre a un joven y glotón Doctor Watson en “El secreto de la pirámide”, uno de esos clasicazos juveniles de los 80 que nos acabamos tragando cada vez que lo ponen por la tele.

4. “Poltergeist” (Poltergeist, 1982)

La mítica escena del filete crudo paseando tranquilamente por la encimera de la cocina es, sin duda, uno de los momentos más perturbadores de “Poltergeist”, ese film maldito, imprescindible para entender el cine de terror de los 80. Una escena no apta para estómagos delicados y que probablemente habrá empujado a más de uno al veganismo. Eso sí que es terrorífico.

Lee el resto de la entrada »