La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘dulces’

‘Pantortilla’, el hojaldre que soñó con ser una tortilla

Cada pueblo tiene sus propios dulces. Seguro que ocurre en todos los países, pero en España basta recorrer 20 kilómetros para que los pasteles que se elaboran en una localidad ya reivindiquen su identidad propia respecto a los del vecino.

Así que, cuando se viaje pensando en el plato, hay dos cosas que siempre preguntamos al llegar a un lugar: aquí qué se desayuna y cuáles son los dulces típicos.

En el caso de Reinosa (Cantabria) ni siquiera hay que preguntarlo, porque un paseo por el pueblo hará que nos crucemos con unos cuantos carteles de pastelerías que ofrecen “pantortillas”. Sí, efectivamente, hay vida más allá de los sobaos y las quesadas en Cantabria.

Así que, quienes se pasen por Reinosa -ojo que muy cerca está el nacimiento del Ebro, ya que estamos-, además de leer sobre la lucha obrera de esta localidad a finales de los 80, deberían dejarse caer por alguna de estas pastelerías para probar el dulce más tradicional. Y único -nos recuerdan- porque sólo se hace aquí.

El enorme cartel en la fachada de Casa Vejo nos parece un reclamo suficientemente directo como para entrar y probarlos. Un hojaldre redondo y con azúcar quemado en su parte superior que, echándole un poco de imaginación, dicen que a su creador le recordó a una tortilla. Y de ahí el nombre, claro.

Aunque la teoría oficial asegura que el invento fue obra del panadero Nicanor García, que se olvidó de la levadura y echó mantequilla, hay leyendas bastante más épicas sobre el origen de este hojaldre redondo.

Elaborado con harina, mantequilla y azúcar, a base de vueltas en su amasado se van formando capas -como en el plegado tradicional del hojaldre- y se consigue esa característica textura al cocerlos. Además de la maña del panadero, su calidad dependerá de la harina usada y de la mantequilla, claro. Por suerte, por aquí la hay muy buena si se sabe buscar.

Lee el resto de la entrada »

10 dulces de Semana Santa más allá de las torrijas

Hay vida más allá de las torrijas. Aunque cada año por estas fechas podríamos recorrer España saltando de torrija en torrija, y somos los primeros en enloquecer con las diferentes recetas y variedades, lo cierto es que hay muchos más dulces típicos de la Semana Santa.

La lista posiblemente sea infinita, puesto que en cada localidad se preparan diferentes dulces tradicionales de esta época para celebrar el fin de la cuaresma, la abstinencia y todas estas cosas. De hecho, muchas veces un mismo pastel recibe diferentes nombres según el lugar del país en el que estemos.

De todos ellos hemos elegido una decena. Seguro que nos dejamos un montón, así que ayudadnos a ampliar la lista y contadnos en los comentarios cuáles son los dulces típicos de vuestra zona estos días.

1. Buñuelos

Compiten frente a frente con las torrijas por ser los protagonistas dulces de la Semana Santa. De hecho, seguro que aquello de las dos Españas se puede reproducir en versión de buñuelos contra torrijas. En cualquier caso, hacerlos en casa es bastante sencillo. Aquí tienes una receta para que te queden (casi) tan buenos como los de tu madre. ¿Algún vegano en la familia? Pues también tenemos una versión especial para ellos.

2. Monas y bollos de Pascua

El bizcocho más típico de Semana Santa tiene muchos nombres según donde estemos: mona de Pascua, bollos de Pascua, bollo ahijado, opillapanquemado… Es muy habitual en toda la zona mediterránea y Aragón pero, en realidad, está presente en pueblos de todo el país con sus pequeñas variaciones en la receta y el nombre. En la mayoría de casos se trata de un bizcocho con un toque de anís, aunque otras recuerdan más a una tarta, con todas sus posibles variaciones.

Lee el resto de la entrada »

Receta para el lunes más deprimente del año: rocas de chocolate

Para algunos es un lunes de invierno más. Para otros, el Blue Monday no es más que uno de esos inventos basados en dar nombre a casi cada día del año para que tengamos algo sobre lo que hablar y escribir. ¿Y qué es el lunes azul este? Básicamente el día más deprimente del año, en el que se nos junta la depresión por el fin de las fiestas navideñas con la de revisar el calendario y asumir que las próximas vacaciones están tan lejos que ni se ven.

Así que, como cada año, aprovechamos esta excusa para reivindicar esas recetas que te alegran un lunes, un blue monday y lo que haga falta. ¿La clave? Chocolate, claro. Que sí, que estamos en enero, que estamos intentando comer más sano -sin chorradas detox– y todo eso, pero en el fondo estamos hablando de frutos secos y chocolate, así que con moderación y sentido común, ningún problema.

Fotos: Emma García para La Gulateca

Preparar estas rocas de chocolate -un clásico de meriendas, picoteo o para acompañar el café- es muy sencillo y rápido. Sólo necesitamos una base de frutos secos, un chocolate y listo. Las combinaciones son infinitas, pero aquí os proponemos algunas

Lee el resto de la entrada »

Bizcochitos de queso y uva

Estamos en plena temporada de uva y es el momento de aprovechar este fruto para preparaciones dulces y saladas. Hoy nos hemos decantado por una especie de bizcochitos perfectos para una merienda dominguera. Su textura está a medio camino entre la suavidad del bizcocho y la contundencia del muffin.

Etiquetas aparte, se nos ocurrió mezclar en una masa dulce, unas uvas que teníamos por casa y un queso cremoso de untar. El resultado es más que satisfactorio. Tomen nota.

Lee el resto de la entrada »

Decorar un pastel con fondant en cinco pasos

El fondant es ese recubrimiento que hace que los pasteles parezcan de cuento de hadas. Es una técnica perfecta para niños ya que podemos recrear cualquier figura o héroe de dibujos animados que ellos quieran. Y además es dulce, muy dulce. No en vano es una masa a base de azúcares muy parecida a las chuches conocidas como nubes. No vamos a fabricar fondant casero, de entrada tenemos suficiente con decorar, así que mejor lo compramos en tiendas especializadas. Los hay de todos los colores aunque también podemos comprar blanco y colorearlo con tintes comestibles.

Ahí van los cinco pasos para novatos para decorar un pastel de cuento.

Lee el resto de la entrada »