Entradas etiquetadas como ‘Donald Trump’

El menú de una larga noche electoral

img_5289

Si de algo saben en Estados Unidos es de espectáculo. Lo mismo que una final deportiva se convierte en un gran acontecimiento mediático, la noche electoral no es menos. Al otro lado del Atlántico, y también en España, donde la embajada y consulado del país organiza sendos eventos oficiales en Madrid y Barcelona para seguir los resultados.

¿Y qué se come en estas citas en las que el recuento de votos y la pelea entre Trump y Hillary se retransmite en directo? ¿Perritos calientes y litros de cerveza como en la SuperBowl, o tampoco es cuestión de caer en los tópicos gastronómicos estadounidenses?

Para salir de dudas, anoche -en realidad hace unas horas- estuvimos en el Hotel Majestic de Barcelona donde el consulado de Estados Unidos organiza esta peculiar convocatoria en la que se dan cita la prensa y una interminable lista de invitados.

En realidad escribimos sin saber todavía si América será grande de nuevo, como proclama Donald Trump o si es mejor ir juntos, como defienden los demócratas de Hillary Clinton. En Europa, la ganadora virtual está clara y, de hecho, en la votación improvisada organizada en esta fiesta, Trump ha quedado en tercer puesto, por detrás del candidato del Partido Verde. Del que, no nos engañemos, hasta verlo apuntado en las papeletas nadie recordaba su nombre.

Marcos Mandojana, Cónsul general de Estados Unidos en Barcelona, opta por una prudente equidistancia al ir desgranando los primeros datos que llegan desde allí. Chapas con los logotipos de los dos partidos y un photocall en el que se puede elegir posar con el más malo o la menos mala amenizan el evento. 

Todo es muy divertido aunque de reojo miras a ese Trump de cartón y recuerdas que igual se convierte en uno de los hombres más poderosos del mundo. Un amante de la comida basura y de la carne muy hecha con un botón nuclear a su alcance no suena como un gran plan.

Lee el resto de la entrada »

A Trump, por supuesto, le encanta la comida rápida y la carne muy hecha

trump-01

Si, como suele decirse, nunca hay que fiarse de alguien a quien no le guste comer, ya hay otra buena razón para sumar a la interminable lista de motivos para que Donald Trump caiga mal. Y es que el candidato republicano a la Casa Blanca cumple todos los tópicos gastronómicos que normalmente se asocian a la alimentación en Estados Unidos, en su vertiente más culturalmente lamentable y peligrosa para la salud.

Amante confeso de la comida rápida, las fotos en su jet privado con una hamburguesa de McDonald’s entre las manos, o uno de esos boles de pollos frito de KFC, son bastante habituales en sus redes sociales. Lejos de asumirlo como un vicio puntual, Trump abandera cierto desprecio por la gastronomía y -cuentan quienes le son cercanos- que para el millonario, comer es un mero trámite que hay que resolver de la forma más rápida y aséptica posible.

Aunque es verdad que hay argumentos mucho mejores para echarse a temblar sólo de pensar en este personaje ocupando el despacho del hombre más poderoso del mundo, son muchos los analistas políticos estadounidenses que ven en las costumbres alimenticias de Trump un simple reflejo de la personalidad e ideología del personaje.

Sin ir más lejos The New York Times le dedicaba recientemente un demoledor reportaje centrado en sus aficiones a la hora de comer. Y es que al republicano no sólo le apasiona la llamada comida basura, sino que defiende su calidad y argumenta que al menos tiene la seguridad de que todo está limpio y producido con unos estándares higiénicos. Para completar la estampa, tampoco es ningún secreto su adicción a la Coca Cola Light, los caramelos y helados y, por supuesto, a la hora de pedir un filete, lo quiere bien hecho.

Todo parece un chiste de esa América profunda, pero en este caso la realidad del que podría ser el próximo presidente de Estados Unidos cumple al pie de la letra lo peor de ese estereotipo de hamburguesas y pizzas. Por cierto, de la pizza -él mismo lo ha explicado en varias ocasiones- sólo se come la parte superior para evitar que la masa acabe con su sana figura. No, tampoco es una broma.

Lee el resto de la entrada »