Entradas etiquetadas como ‘Donald Trump’

El legado gastronómico de Trump durante estos cuatro años

Hoy termina una de las épocas más convulsas en la reciente historia política de Estados Unidos. Y es que si algo no es discutible, más allá de ideologías o partidos, es que la presidencia de Donald Trump ha sido trepidante -por llamarlo de algún modo- desde antes incluso de comenzar hasta el último minuto.

Mucho se ha escrito estos días sobre el legado de estos cuatro años y sobre el trabajo que la administración de Joe Biden y Kamala Harris tienen por delante. Y aunque es verdad que no es comparable con temas como la salida de Estados Unidos de la OMS -por citar un ejemplo-, lo cierto es que este mandato también ha dejado unos cuantos titulares entre curiosos y estridentes relacionados con Trump y la gastronomía. O la comida rápida. O lo que sea. Repasamos algunos de ellos.

Trump y la coliflor

Los gustos de Donal Trump a la hora de comer han llenado centenares de titulares durante estos cuatro años. Antes incluso de las elecciones que le hicieron presidente, ya se hablaba de su pasión por la comida rápida. Y no es solo que le gusten las hamburguesas o el pollo frito sino que, como él mismo ha explicado, es un firme defensor de las cadenas de comida rápida porque le parecen más limpias y seguras que un restaurante al uso.

¿La carne? Muy hecha, por supuesto. ¿La comida mexicana? Solo para la foto y, en realidad, productos industriales Tex Mex. ¿Verduras? Pues no se le ha visto nunca comiéndolas y, de hecho, su médico asegura que le escondía coliflor en el menú para que se la comiera.

Gastronomía digna de un niño de 5 años malcriado para un señor con acceso al botón nuclear. ¿Qué puede salir mal?

Pasta, queso en spray y menús escolares

Por supuesto, esa visión de la alimentación va mucho más allá de lo anecdótico. Porque una cosa son los chistes con sus negocios fracasados de filetes congelados o del vodka Trump -no es broma ninguna de las dos cosas- y otra ver las decisiones de su gobierno en un tema tan delicado como la alimentación en los colegios.

Lee el resto de la entrada »

La última batalla del chef José Andrés contra Trump: comida para los policías de Washington durante el ataque al Capitolio

Que 2021 no iba a ser un año normal estaba claro. Que iba a comenzar con seguidores de Trump asaltando el Capitolio y con banderas confederadas dentro de este edificio -algo que ni durante la Guerra Civil ocurrió-, posiblemente ningún guionista lo esperaba.

Un suceso que ha dejado unas cuantas lamentables escenas para los libros de historia y que posiblemente supone el apoteósico y perfecto final que la presidencia de Donald Trump merecía.

A la espera de ver si habrá que esperar hasta el 20 de enero para su salida de La Casa Blanca, como estaba previsto, o si lo ocurrido provocará algún tipo de medida excepcional, la noche del miércoles, el chef José Andrés no dudó en, desde su cocina y de la mano de la organización World Central Kitchen, dejar una vez más clara su posición.

Tal y como él mismo fue narrando a lo largo de la noche en su cuenta de Twitter, el cocinero español repartió comida entre los policías encargados de proteger Washington DC. Primero pizzas, explicaba, y luego ya, desde la cocina de su restaurante Jaleo, caldo y sandwiches de huevo.

Lee el resto de la entrada »

Trump y su polémico reparto de cajas de comida con dinero público durante la campaña electoral

Farmers to families, de los granjeros a las familias. Así se llama el programa de reparto de alimentos que durante los últimos meses ha realizado el gobierno de Estados Unidos con una inversión total de unos 4.000 millones de dólares.

La idea es sencilla y, a priori, parece que hay poco que criticar: comprar productos a granjeros que habían visto afectados sus negocios por la pandemia y el cierre de bares y restaurantes y crear con ellos cajas de alimentos que se encargaban de repartir entre quienes más lo necesitaban, organizaciones sociales y bancos de alimentos.

¿Populismo trumpista para mantener contentos a los granjeros -una de sus grandes bolsas de electores- y presumir de caridad con los más desfavorecidos? No hay que ser muy malpensado para apostar por esta teoría, viendo las políticas de Trump.

Incluso algunas de las organizaciones y bancos de alimentos implicados en el proyecto mostraron sus dudas sobre la eficacia del programa: bienvenida sea la comida, claro, pero con ese dinero se podrían haber hecho muchas más cosas si de verdad se trataba de ayudar a los productores y las familias. El sobrecoste de las ya famosas cajas de comida –se habla de hasta 60 dólares por caja cuando su coste real se estima en unos 20 dólares– es uno de los puntos denunciados.

Pero la cosa no queda ahí. Y es que el tema se complicó un poco más cuando se decidió ampliar el programa y mantenerlo en plena campaña electoral. A finales de agosto se anunció una ampliación de otros 1.000 millones de dólares destinados a este proyecto del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y donde también empresas de logística y transporte recibían su parte del pastel.

Una nueva remesa de cajas de comida que incluían, además, –tal y como han denunciado muchos medios de Estados Unidos– cartas firmadas por Trump y en las que, en inglés y en castellano y con su tono habitual, alababa la iniciativa y recalcaba lo importante que era para su gobierno alimentar de forma sana al país. Sí, Trump hablando de alimentación sana, no es broma.

Lee el resto de la entrada »

El médico de Trump le esconde coliflor en el puré de patatas para mejorar su dieta

Que se comporta como un niño de 6 años es uno de los comentarios más repetidos por muchos analistas políticos al hablar de Donald Trump. Algo que no se limita solo a cuestiones de geopolítica internacional, sino que también es aplicable a su dieta y salud.

Que coma lo que le dé la gana mientras no provoque una tercera guerra mundial, apuntarán muchos con razón. Puede ser pero, por lo visto, hay un equipo médico encargado de que el presidente de Estados Unidos coma mejor y haga más ejercicio. Lo segundo, explican, es una batalla perdida, así que se han centrado en lo primero, aplicando las mismas técnicas que uno usaría si su hijo no quiere comer verduras.

Y es que la pasión de Trump por la comida rápida en todas sus versiones hace que la coliflor, por ejemplo, no figure en la lista de ingredientes habituales de su menú. La coliflor, ni posiblemente cualquier verdura, legumbre o algo medianamente sano.

Pero según explica Ronny Jackson -médico de Trump- en una entrevista a The New York Times, hay un truco que siempre funciona: incluir la coliflor en el puré de patatas.

Lee el resto de la entrada »

El menú de una larga noche electoral

img_5289

Si de algo saben en Estados Unidos es de espectáculo. Lo mismo que una final deportiva se convierte en un gran acontecimiento mediático, la noche electoral no es menos. Al otro lado del Atlántico, y también en España, donde la embajada y consulado del país organiza sendos eventos oficiales en Madrid y Barcelona para seguir los resultados.

¿Y qué se come en estas citas en las que el recuento de votos y la pelea entre Trump y Hillary se retransmite en directo? ¿Perritos calientes y litros de cerveza como en la SuperBowl, o tampoco es cuestión de caer en los tópicos gastronómicos estadounidenses?

Para salir de dudas, anoche -en realidad hace unas horas- estuvimos en el Hotel Majestic de Barcelona donde el consulado de Estados Unidos organiza esta peculiar convocatoria en la que se dan cita la prensa y una interminable lista de invitados.

En realidad escribimos sin saber todavía si América será grande de nuevo, como proclama Donald Trump o si es mejor ir juntos, como defienden los demócratas de Hillary Clinton. En Europa, la ganadora virtual está clara y, de hecho, en la votación improvisada organizada en esta fiesta, Trump ha quedado en tercer puesto, por detrás del candidato del Partido Verde. Del que, no nos engañemos, hasta verlo apuntado en las papeletas nadie recordaba su nombre.

Marcos Mandojana, Cónsul general de Estados Unidos en Barcelona, opta por una prudente equidistancia al ir desgranando los primeros datos que llegan desde allí. Chapas con los logotipos de los dos partidos y un photocall en el que se puede elegir posar con el más malo o la menos mala amenizan el evento. 

Todo es muy divertido aunque de reojo miras a ese Trump de cartón y recuerdas que igual se convierte en uno de los hombres más poderosos del mundo. Un amante de la comida basura y de la carne muy hecha con un botón nuclear a su alcance no suena como un gran plan.

Lee el resto de la entrada »

A Trump, por supuesto, le encanta la comida rápida y la carne muy hecha

trump-01

Si, como suele decirse, nunca hay que fiarse de alguien a quien no le guste comer, ya hay otra buena razón para sumar a la interminable lista de motivos para que Donald Trump caiga mal. Y es que el candidato republicano a la Casa Blanca cumple todos los tópicos gastronómicos que normalmente se asocian a la alimentación en Estados Unidos, en su vertiente más culturalmente lamentable y peligrosa para la salud.

Amante confeso de la comida rápida, las fotos en su jet privado con una hamburguesa de McDonald’s entre las manos, o uno de esos boles de pollos frito de KFC, son bastante habituales en sus redes sociales. Lejos de asumirlo como un vicio puntual, Trump abandera cierto desprecio por la gastronomía y -cuentan quienes le son cercanos- que para el millonario, comer es un mero trámite que hay que resolver de la forma más rápida y aséptica posible.

Aunque es verdad que hay argumentos mucho mejores para echarse a temblar sólo de pensar en este personaje ocupando el despacho del hombre más poderoso del mundo, son muchos los analistas políticos estadounidenses que ven en las costumbres alimenticias de Trump un simple reflejo de la personalidad e ideología del personaje.

Sin ir más lejos The New York Times le dedicaba recientemente un demoledor reportaje centrado en sus aficiones a la hora de comer. Y es que al republicano no sólo le apasiona la llamada comida basura, sino que defiende su calidad y argumenta que al menos tiene la seguridad de que todo está limpio y producido con unos estándares higiénicos. Para completar la estampa, tampoco es ningún secreto su adicción a la Coca Cola Light, los caramelos y helados y, por supuesto, a la hora de pedir un filete, lo quiere bien hecho.

Todo parece un chiste de esa América profunda, pero en este caso la realidad del que podría ser el próximo presidente de Estados Unidos cumple al pie de la letra lo peor de ese estereotipo de hamburguesas y pizzas. Por cierto, de la pizza -él mismo lo ha explicado en varias ocasiones- sólo se come la parte superior para evitar que la masa acabe con su sana figura. No, tampoco es una broma.

Lee el resto de la entrada »