Entradas etiquetadas como ‘Dabiz Muñoz’

¿Un menú de 365 euros es solo para ricos? Ni caro ni barato, ‘DiverXO’ de Dabiz Muñoz cuesta lo que cuesta

Ante debates cansinos, respuestas evidentes. Y es que de todos los temas interesantes alrededor del mundo de la gastronomía, volvemos a tropezar con el dichoso precio del menú degustación de Dabiz Muñoz. Una polémica seguramente inexistente más allá de las redes sociales y los titulares en busca de click -incluyendo el de ahí arriba, pero hay que ganarse el sueldo para poder pagar el menú-, pero que cada pocos meses vuelve a ocupar un par de días de absurdo debate.

En realidad, como casi todo lo que tiene que ver con lo que es caro o barato. Y más si nos movemos -el propio chef lo comenta- en el mundo del lujo, donde las fronteras de lo que resulta lógico e inaceptable se desdibujan más que en ninguna otra parte. La subida de precio a 365 euros por persona hace que para muchos resulte caro, pero otros señalan que un restaurante de este nivel en cualquier otro país costaría mucho más.

¿Quién tiene razón? Los dos. No se trata de ser políticamente correctos, es que debatir en qué decide alguien gastarse sus cuartos tiene poco sentido. Los 365 euros en comer que suenan inadmisibles para unos, resultarán escandalosos para otros si hablamos de otro capricho. Porque eso es exactamente lo que es un restaurante: un capricho.

Todo esto viene, por cierto, a raíz de una reciente entrevista en la que el popular chef aseguraba que su menú no es para ricos. ¿Un patinazo? Puede ser que, teniendo en cuenta como están y vienen las cosas, haya sentado mal.

Pero la verdad es que tiene razón: muchos que estamos a años luz no ya de ser ricos, sino de tener la vida resuelta, podríamos hacer el esfuerzo y pagar para ir a DiverXO. Encontrar mesa ya sería otro tema. Eso sí, dime que pague 40 euros por una entrada a un partido de fútbol y me estoy riendo hasta mañana, por usar la recurrente comparación.

Ni somos palmeros de Muñoz -de hecho su vinculación de precios a condiciones laborales ya nos pareció cuestionable– ni mucho menos él necesita a nadie que le diga que tiene razón. Entre otras cosas porque, como decíamos, llena cada día su restaurante, hay lista de espera y podría cobrar casi lo que le diera la gana y seguiría teniendo clientes.

Pero es verdad que para mucha gente pagar unos 1.000 euros en una mesa para dos -o más, si vamos con el maridaje- es impensable. Ese es el presupuesto familiar de vacaciones, la cifra de cada mes en la nómina y todo eso que ya sabemos en este país.

De todos modos, sería interesante que quienes defienden que el precio es justo, también lo hagan cuando se sube el salario mínimo o se habla de las condiciones laborales de este país. La alta gastronomía es lujo. Pero si de verdad quiere ser un lujo asequible y no un Ferrari -citando de nuevo al chef- alguien tendría que preocuparse de que la distancia entre lo que gana una familia normal y corriente en el país y lo que cuesta un menú degustación no esté tan lejos. Y la solución, evidentemente, no es bajar el precio de DiverXO.

Dabiz Muñoz y la toxicidad laboral en la cocina: “Se puede ser feliz y buen cocinero sin tener que morir trabajando”

Ahora al menos ya no lo dicen delante de la cámara, pero todos hemos escuchado demasiadas veces a cocineros hablar de ello: si quieres dedicarte a esto, prepárate para sufrir, olvídate de horarios y días libres y borra de tu cabeza palabras como familia o conciliación. Un comentario recurrente en los corrillos de los veteranos e incluso de algunos jóvenes, que miran con cierta incredulidad a aquellos que hablan de querer salir del trabajo a una hora normal.

“Hace 20 años te decían que te olvidaras de tu familia si querías ser cocinero. A los de nuestra generación nos lo explicaron de esta forma, pero las cosas están cambiando para bien”, ha reconocido Dabiz Muñoz durante el tercer grado al que se ha sometido en Madrid Fusión. 

En realidad, se sigue escuchando aunque, como decíamos, ahora al menos la mayoría se cuidan de no decirlo en voz alta. Pero precisamente por eso es tan importante escuchar a alguien con la proyección mediática de Muñoz, y en un lugar como este, reivindicar que “se puede ser buen cocinero y feliz sin morir trabajando”.

Durante demasiado tiempo, la cultura del esfuerzo ha sido el eufemismo usado en la hostelería para referirse a la explotación. La toxicidad -alguno lo llaman todavía rock and roll- era la norma en las cocinas, donde solo los más fuertes o los que más gritaban eran los que triunfaban. Hablar en pasado es tal vez un ejercicio de optimismo, pero es verdad que las cosas están cambiando. 

Hace poco habría sido impensable escuchar a uno de los grandes cocineros mediáticos comentar que desde hace años va al psicólogo. Y que le ha venido muy bien. O abanderar un argumento como que si los números no salen pagando lo que toca y haciendo las horas legales, el problema es el modelo de negocio.

Fue algo que se comentó mucho hace años, cuando la polémica con los stagers: sin personal trabajando gratis, los restaurantes gastronómicos no son viables, decían. Pues entonces igual tienes que cambiarlo o cerrar, respondieron algunos para escándalo de los chefs. Dabiz Muñoz ha dicho exactamente lo mismo en el escenario de Madrid Fusión y no ha pasado nada.

¿Pero no es vincular el precio del menú de DiverXo a las condiciones del personal un poco trampa? La verdad es que sí, como ya dijimos hace tiempo. Pese a ello, confesamos que nos ha gustado el mensaje de Muñoz. Y, sobre todo, nos parece muy sano y necesario.

Ojalá todos los que le han aplaudido en Madrid Fusión se lo tomen en serio, también cuando no haya una cámara delante.  Y lo apliquen a sus negocios, discursos, horarios y salarios.

GoXo de Dabiz Muñoz, así es el delivery más deseado de Barcelona

“Gochismo ilustrado”. Así define Dabiz Muñoz la propuesta de GoXo, su restaurante para llevar que hace unos días se estrenó en Barcelona y que se ha convertido en la sensación en la ciudad condal. Hasta el punto de que no es nada fácil conseguir hacer un pedido.

En exclusiva con Glovo, hay que pasar por esta aplicación y buscarlo en la pestaña de Alta Cocina. Una vez allí, y si estamos dentro del área de reparto, se puede pedir a las horas que está operativo este restaurante (que cierra lunes y martes, por cierto) o bien mediante la opción de «pedidos programados» a partir de las 19:45h.

No, no es especialmente fácil, y la prueba es que la propia aplicación ha publicado una especie de guía de usuario con las instrucciones y horarios para hacer un pedido en GoXo. Además, el número de servicios diarios es limitado, con lo que ahora mismo hay que estar pendiente justo a la hora que se pone en marcha para conseguir hacer el pedido.

Si se trata de crear expectación, la verdad es que lo consigue porque nos consta que son muchos los que andan con ganas de probarlo y todavía no lo han conseguido. Visto el éxito, ¿hay planes para ampliar horarios y pedidos? Desde Glovo nos explican que por ahora no.

El caso es que hemos sido de los afortunados en poder probarlo, y a estas alturas seguro que no descubrimos nada si decimos que merece mucho la pena pasar por esta especie de gymkana del delivery

Lee el resto de la entrada »

Dabiz Muñoz, ‘El Xef’ que no tiene miedo de ser una estrella

El-Xef_01

“Esto no es un programa de cocina”, advierten nada más empezar El Xef, esa especie de docu-show dedicado a David (o Dabiz, como se hace llamar) Muñoz, que el pasado domingo estrenó Cuatro. Una declaración de intenciones que sumada a todo lo que se había dicho y oído sobre este programa no hacía presagiar nada bueno.

Así que con los cuchillo afilados y el teclado a mano para ejercer ese noble arte de despellejar a la estrella de turno, al final el resultado fue una decepción: El Xef nos gustó. O mejor dicho, nos pareció bastante mejor de lo que esperábamos que, siendo sinceros y teniendo en cuenta que la relación entre cocina y televisión siempre suele saldarse con la derrota de la primera, tampoco era demasiado.

No se trata de hacer la pelota al cocinero más mediático del momento y al que posiblemente le sobren palmeros. De hecho, las críticas fáciles y que mejor funcionan son aquellas en las que se dice lo que casi todo el mundo espera oír pero con mala leche y algo de gracia: más cocina espectáculo, más egos desbordados, más cocineros ejerciendo ese cansino papel de malotes y canallas…

Todo eso es verdad, pero como ya lo sabemos sería cínico hacerse los sorprendidos a estas alturas del juego. La alta cocina tiene algo de circo, y casi es peor intentar negarlo que directamente dedicarle un programa de televisión a uno de sus protagonistas. España necesita un nuevo Ferran Adrià que no sólo deslumbre con su talento y esa genialidad a veces pasada un poco de rosca, sino que también sepa convivir sin disimulo con la fama y las portadas. David Muñoz -el cocinero más joven del país con 3 estrellas Michelin en DiverXO– es ese personaje que el mundillo de la cocina y todo lo que se mueve a su alrededor quiere, y El Xef no es ni más ni menos que su retrato.

Lee el resto de la entrada »