Entradas etiquetadas como ‘Cruzcampo’

La nueva cerveza de ‘Cruzcampo’ es picante

Comparado con la cerveza de pulpo a feira de Estrella Galicia, la de turrón de Amstel o la de gazpacho de la propia Cruzcampo, la verdad es que hablar ahora de una cerveza picante casi nos sabe a poco. Más, teniendo en cuenta que también hemos probado un vino picante. Tanto que, por cierto, casi no se podía beber.

Por suerte, esta Cruzcampo picante es muchísimo más suave. Aunque solo se puede encontrar en la Factoría Cruzcampo de Sevilla, nos han enviado una botella de muestra para saciar nuestra curiosidad por este tipo de recetas extrañas. Hablamos, por cierto, de una cerveza artesana que se tiene que conservar en frío y que tiene una caducidad de unos 30 días.

Pero volviendo a nuestra cata casera, esta cerveza picante es una American IPA. Según explican los maestros cerveceros de la casa, esta variedad es perfecta para aguantar la fuerza de los chiles rojos picantes. De color rojizo y algo turbia al ser sin filtrar -explican sus creadores- vamos a lo realmente interesante: ¿Pica? ¿Está rica?

Pica, pero poco y de una forma bastante sutil. De hecho, no se percibe al primer sorbo, aunque luego aparece y se queda un rato, sin llegar a tapar el sabor de la cerveza. El truco, nos cuentan, es que el picante se compensa con el amargor que aporta el lúpulo.

Tiene 6,6 grados y, los que saben, aseguran que se pueden encontrar notas de coco y vainilla. Nosotros no afinamos tanto, aunque sí es verdad que tiene cierto punto tropical que refuerza esa idea de cerveza sencilla y con un punto fresco.

Tampoco es que sea una cerveza para todos los días. Ni posiblemente para los puristas de las artesanas, que ya se sabe que siempre miran con desconfianza los experimentos de las grandes cerveceras en este terreno. Pero quienes quieran probar algo diferente, anden por Sevilla, y crean que calor y algo picante es compatible, ahí tienen un buen plan.

También para los adictos a hacer chistes con Cruzcampo, aquí igual tienen un nuevo filón.

Así es el nuevo espacio de Sevilla dedicado a la cerveza y la labor social

El centro de Sevilla vuelve a oler a cerveza. Así se presenta la Factoría Cruzcampo, que ocupa el histórico edificio donde la marca comenzó a producir cerveza en 1904 y que ahora abre sus puertas reconvertida en una espectacular microcervecería urbana.

Los maestros cerveceros Irene Pascual y Juan Jiménez son los encargados de las primeras creaciones de la casa, con guiños sevillanos en nombres e ingredientes, como La Descará, una cerveza de trigo con un toque de naranja y miel de azahar de Lora del Río.

Muy interesante también la Mijita, con muy poco alcohol (una mijita) pero sabor e intensidad. Son, aseguran, «cervezas con acento», un guiño a la reciente y comentada campaña de la marca con Lola Flores.

Además de elaborar y servir estas cervezas frescas y sin pasteurizar, la oferta incluye catas a ciegas así como maridajes con tapas o con un menú degustación completo. Por ahora, solo entre semana y hasta las 6 de la tarde, que no se trata de hacer la competencia a la hostelería ni esto es un restaurante o un brew pub al uso.

De hecho, la vertiente cervecera es solo una parte secundaria de la filosofía de este espacio, que acoge la Fundación Cruzcampo y, sobre todo, sirve de escuela a los alumnos becados por la compañía. Son ellos los que crean y elaboran el menú en cocina, aprenden sobre el servicio en sala o el noble arte de tirar bien una caña.

También sobre marketing, proyectos y, en definitiva, todo lo necesario para poder dedicarse a la hostelería. Tras 10 meses de aprendizaje, los estudiantes -de 8 nacionalidades diferentes- realizarán prácticas este verano en establecimientos de todo el país.

Una interesante labor de apoyo a la inserción laboral de los más jóvenes y a la necesaria profesionalización en el mundo de la hostelería que, además, también se financiará gracias a este nuevo espacio: todo lo recaudado irá destinado a la Fundación Cruzcampo y, de hecho, durante 2021, por cada euro aportado por los clientes la compañía pondrá otros 10 más.

Preparad los chistes: Cruzcampo acaba de lanzar su propia colección de ropa y complementos

Aunque para algunos Cruzcampo sigue siendo esa cerveza sobre la que hacer chistes, está claro que es suficientemente popular y querida -al menos en algunos lugares- como para animarse a sacar su propia línea de ropa y accesorios.

No es broma: calcetines, gorras, tazas, sudaderas, camisetas e incluso bañadores  y camisas decorados con motivos cerveceros vinculados a la marca y claramente reconocibles.

Convertida para muchos en un emblema de la ciudad, según leemos en La Criatura Creativa, la marca ha querido llevar un paso más allá el tirón que tiene por allí y -según han explicado sus responsables- rendir un homenaje a quienes se sienten orgullosos de ella hasta el punto de llevar su Gambrinus tatuado.

Lee el resto de la entrada »