BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘consejos’

Cuánto dura una botella de vino abierta y cómo conservarla

(Foto GTres)

Viernes por la tarde. Llegas a casa y lo que más te apetece es tomarte una copa de vino. Problema: no tienes ninguna botella abierta. ¿Abrir una sólo para tomarte una copa? A saber hasta cuándo se queda después abierta… ¿Cuántas veces te ha pasado? Si eres como nosotros, ¡seguro que más de una! Pero tranquilo, no tienes por qué renunciar a tu copa. La clave está en conservar la botella, una vez abierta, en las mejores condiciones, y siendo consciente, claro, de que no podrás tenerla un mes abierta.

Un vino empieza a deteriorarse nada más abrirlo. En cuanto le sacamos el corcho comienza el proceso de oxidación, una reacción química que hará que el vino vaya perdiendo cualidades, como el sabor o el aroma, una vez que entra en contacto con el oxígeno.

Dependiendo del tipo de vino también aguantará más o menos. Por ejemplo, los vinos blancos y rosados nos aguantarán en -casi- perfectas condiciones unos 3 días, al igual que los tintos envejecidos. Si por el contrario son tintos jóvenes, pueden durar hasta una semana. En cuanto a los espumosos, pues no nos engañemos: el truco de la cucharita no sirve, así que mejor bebérselo en el momento si no queremos tener que tirarlos.

Dicho esto, y para asegurarnos de que aguanten lo máximo posible, tan solo hay que seguir los consejos de los expertos en la materia:

El vino hay que guardarlo siempre bien cerrado. Podemos usar incluso su corcho original, aunque no es lo más aconsejable, ya que este tapón no evitará que quede aire dentro de la botella, siguiendo así el proceso de oxidación. Lo mejor será hacernos con una bomba de vacío. Esta nos permitirá extraer todo el aire del interior de la botella, quedando cerrada de manera hermética con un tapón de silicona. Existen multitud de modelos en el mercado a precios bastante económicos, así que si aún no tienes una en casa, ¡no tienes excusa!

Las botellas abiertas, siempre en posición vertical. Mientras que las botellas cerradas se aconseja almacenarlas en posición horizontal, una vez abiertas ocurre todo lo contrario. Lo ideal es guardarlas en posición vertical porque de esta manera reducimos la superficie del vino en contacto con el aire.

Lee el resto de la entrada »

Cómo limpiar alcachofas

¿Llegamos a tiempo para las últimas alcachofas de la temporada? Todavía pueden encontrarse a buen precio en el mercado, así que nada mejor para apurar las que quedan que aprender a limpiarlas en condiciones. En realidad no tiene ningún misterio, pero si se te resisten o te da pereza, aquí tienes una pequeña guía de cómo hacerlo.

No se trata de ningún truco mágico para pelar 10 kilos de alcachofas en 10 minutos, pero a buen ritmo podemos dejar listas una docena en un momento. Además, como veremos, el microondas puede ser un excelente aliado para cocerlas al vapor de forma rápida y conservando una textura muy interesante.

¿Qué necesitamos? Alcachofas, un rato y un pelapatatas. También se puede con cuchillo, pero la verdad es que con este artilugio quedan muy bien y resulta más rápido y sencillo.

Lee el resto de la entrada »

Las tablas de cortar alimentos, ¿mejor de madera o de plástico?

Es parte imprescindible de los utensilios de cocina. En realidad, por mucho que a todos nos guste acumular gadgets de dudosa utilidad, puestos a elegir, posiblemente una buena cazuela, una sartén en condiciones, un cuchillo bueno y una tabla de cortar sea más que suficiente para la mayoría de recetas.

Pero la tabla ¿mejor de madera o de plástico? Una de esas preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez cuando toca renovar material. No hablamos de comodidad o de diseño, sino de resistencia al paso del tiempo y, sobre todo, de higiene.

Las ventajas aparentes de unas y otras son de sobra conocidas. Las tablas de plástico son más económicas, ligeras y fáciles de limpiar, incluso en el lavavajillas. Las de madera tienen más resistencia al paso del tiempo, y al ser más pesadas también suelen resultar más cómodas.

¿Pero qué ocurre si hablamos de bacterias? Según leemos en Organic Authority, en su momento alguien se tomó la molestia de hacer la comparación desde una perspectiva científica y, tras un concienzudo estudio, llegó a una conclusión que igual a más de uno sorprende: las tablas de madera son más higiénicas.

Pese a los poros de la madera, explican, la estructura de su composición permite que las baterías que puedan llegar a penetrar no vuelvan a la superficie, por lo que el riesgo es menor que en una de plástico, sobre todo si hablamos de tablas que ya tienen un tiempo de uso.

Pero para acabar de asegurarnos, hablamos con Luis Riera, de la empresa SAIA, especializada en consultoría de seguridad alimentaria y del agua. Según explica, en restauración las más usadas suelen ser las de polietileno, pero no por una cuestión de porosidad, sino de colores.

Lee el resto de la entrada »

Cinco ideas sencillas para comer mejor y más sano este nuevo curso

Cocinar

Fracasada la operación bikini, y con el fin del verano a la vuelta de la esquina, el mes de septiembre suele ser una buena época para poner al día aquella lista de propósitos que hicimos en enero. ¿Quién no ha pensado alguna vez en apuntarse al gimnasio, aprender inglés o empezar a comer más sano después de las vacaciones?

Para los dos primeros planes no tenemos milagros a mano, pero si la idea es comer mejor -y, por tanto, más sano- si hay unas cuantas ideas que merece la pena tener presentes. Quienes esperen consejos milagrosos, trucos del famoso de turno o propuestas basadas en superalimentos o tonterías por el estilo, se han equivocado de blog. A estas alturas eso ya ha quedado claro, ¿verdad?

Hablamos de consejos casi tan sencillos como evidentes y, sobre todo, basados en las ideas que defienden los nutricionistas. Propuestas de sobra conocidas pero que merece la pena refrescar . Y es que, en realidad, comer mejor es bastante más sencillo de lo que muchas veces pretenden vendernos.

1. Huye de dietas milagro y rollos détox

la-dieta-dukan

Malas noticias, las dietas milagro no existen. Si existiera un método rápido y eficaz para perder peso, todo el mundo lo utilizaría, así que si después de siglos se sigue hablando de milagros, es fácil sacar conclusiones. Tal y como se apunta en Adelgázame, miénteme -un interesante libro del que ya os hablamos hace tiempo-, adelgazar no debería ser un objetivo sino la consecuencia de una dieta mejor. Y a eso vamos. Por cierto, tampoco las dietas détox o los zumos de colorines para compensar los excesos sirven de nada. Es más, son una pésima idea.

2. Cocina (y llévate comida al trabajo)

Pasta-fria_04

Puede sonar a perogrullada, pero el primer paso para comer mejor y más sano es cocinar más. Así de sencillo. Limitar el consumo de comida ya preparada y dedicarle un tiempo -el que podamos, tampoco hace falta pasarse dos horas en la cocina para preparar un plato- es el mejor atajo para ser conscientes de lo que estamos comiendo. Y, por supuesto, si eres de los que tiene que comer fuera muchos días a la semana, llevarse la tartera al trabajo no sólo va bien para el bolsillo, sino también para la salud. ¿No sabes qué cocinar? Echa un vistazo a nuestras recetas.

Lee el resto de la entrada »

10 productos que no deberías guardar en la nevera aunque sea verano

nevera

Llegar del mercado y descargar la compra en la nevera. Un clásico que, sobre todo en verano, nos lleva a pensar que absolutamente todos los productos están mejor en la nevera que en una despensa o armario. Se supone que se conservarán mejor en frío así que, ante la duda, todo a la nevera, ¿verdad?

Pues resulta que no, porque hay ingredientes a los que el frío y la humedad les sienta fatal y están mucho mejor lejos del refrigerador. En algunos casos es evidente que no hace falta nevera para nada (arroz, pasta, legumbres, conservas…) pero hay unos cuantos que siguen despertando dudas.

Así que, por mucho que el calor te haga pensar lo contrario, a partir de ahora revisa la bolsa de la compra y deja todos estos productos fuera de la nevera.

Tomates. Se ha repetido mil veces, pero seguro que las neveras del país siguen repletas de pobres tomates padeciendo a 5 grados. Si son de esos que no saben a nada casi da igual, pero si te has molestado en comprar unos buenos ahora en temporada, meterlos en la nevera es el camino más corto para convertirlos en tomates sin sabor y de textura correosa. El frío se lleva mal con esta verdura, así que lejos de la nevera y en un lugar lo más fresco posible. ¿Se pondrán malos antes? Claro, pero es que no tienen que durar dos semanas.

Plátanos. A estas alturas no debería hacer falta repetirlo porque es de sobra sabido, pero por si queda algún despistado, vamos allá: los plátanos nunca van a la nevera, porque se pondrán negros enseguida. En todo caso, un truco para retrasar este proceso es meterlos en una bolsa de plástico hermética con medio limón. Pero mejor si los dejamos fuera y para retrasar su maduración -un poco, no hay que esperar milagros- los dejamos en el racimo y cubrimos la zona de unión con un poco de plástico.

Lee el resto de la entrada »