La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘coliflor’

El “filete de coliflor” que se vendía el doble de caro que la verdura entera

Filete y coliflor no parecen conceptos compatibles, pero lo cierto es que el “coliflower steak” es un plato habitual en el mundo anglosajón y en restaurantes vegetarianos. Y si está hecho con cierta gracia, la verdad es que está bueno: una rodaja de un grosor considerable de esta verdura que se prepara al horno o a la parrilla como si fuera una chuleta.

Aunque a los carnívoros puede que esta versión no les suene demasiado atractiva, la cadena de supermercados Marks & Spencer decidió hace un tiempo poner las cosas más fáciles a quienes se animen a prepararlo en casa, vendiendo ya directamente este filete de coliflor cortado.

Dejando a un lado el clásico debate sobre por qué el mundo vegetariano adopta conceptos y formas de platos de carne (salchichas, hamburguesas e incluso esta especie de chuletón vegetal), la polémica no viene por ahí sino por el precio y presentación en esta tienda.

Y es que el filete de coliflor se vendía a nada menos que 2 libras (algo más de 2 euros, y eso gracias a que estaba de oferta) cuando, según explicaron algunos consumidores sorprendidos, una coliflor entera se puede encontrar en tiendas de barrio por menos de 1 euro. Eso por no hablar del uso innecesario de plástico para vender esta pieza de coliflor.

Lee el resto de la entrada »

10 recetas para seguir comiendo sano y bien de precio en febrero

P1210427

Posiblemente lo de la cuesta de enero sólo sea un tópico más. ¿Pero y la de febrero? Porque entre los propósitos de año nuevo que a estas alturas ya empiezan a quedarse por el camino, los días cortos, lo lejos que parecen las vacaciones y la resaca de enero, este mes también puede hacerse especialmente largo.

El remedio, como siempre, está en la cocina. Para los que se hayan propuesto comer más sano, hemos recopilado una decena de recetas fáciles de hacer, ligeras y muy ricas a base de verduras y otros productos preparados con un poco de gracia.

Y, por si fuera poco, para quienes anden mirando de reojo la cartera, resulta que este recetario invernal y sano además resulta de lo más asequible: espinacas, patatas, sardinas, acelgas, avena… Dicho así pueden dar ganas de bostezar, pero el resultado no decepciona en ninguna de ellas.

1. Trucha al horno con espinacas

truita1

Un pescado tan sencillo y normalmente barato -si no, podemos sustituirlo por otro- como la trucha y unos ingredientes que tradicionalmente se llevan bien con él (pasas, bacon, espinacas…) son los protagonistas de esta sencilla receta. Además, la combinación de verduras y pescado lo convierte en un plato muy completo, perfecto para preparar una gran comida o cena en menos de media hora. Y sí, tiene bacon, que hay que animar un poco el tema.

2. Puerros asados con salsa tahina

P1210319

¿Has probado los puerros asados? Pues deberías, porque es una preparación muy sencilla en la que esta verdura -a veces un poco denostada- luce en todo su esplendor. En este caso la hemos acompañado de tahina, una salsa a base de semillas de sésamo que cada vez es más fácil de encontrar. Acompañado de garbanzos, tenemos un platazo exótico, sano -sin pasarse con la salsa, ojo-  y muy asequible.

3. Acelgas con sardinas

acelgas

Las latas de sardinas son una de esas cosas que nunca faltan en nuestra despensa. Baratas, ricas y muy sanas, además son capaces de animar incluso algo de entrada tan soso como unas acelgas cocidas. De esto va este plato en el que un paté de sardinas se convierte en el compañero perfecto de esta verdura. El típico plato que no convence por su nombre, pero sí por su sabor.

Lee el resto de la entrada »

Receta en vídeo: parmigiana de coliflor y sardinas (de lata)

P1210416

Qué mejor forma de despedir el invierno que se acaba de ir que con una receta a base de una de las verduras más típicas de esta temporada: la coliflor. Sobre todo teniendo en cuenta que de una reciente visita a la ribera de Navarra nos trajimos de recuerdo una coliflor de más de 6 kilos. Y claro, algo había que hacer con ella.

Agotadas las recetas clásicas -como esa crema de coliflor que preparamos para Navidad– tocaba improvisar algo más. Y para ello, nada mejor que recurrir a algunos de nuestros trucos favoritos cuando se trata de cocinar rápido, rico y muy bien de precio: una parmigiana y unas sardinas de lata.

Con pocos ingredientes, y en un momento, podemos preparar este platazo que, además, lleva verdura y pescado en conserva. Para colmo está rico y queda muy bonito en la mesa con sus cazuelitas y todo. ¿Qué más se puede pedir?

Ingredientes

  • Coliflor
  • Sardinas en lata
  • Salsa de tomate
  • Queso parmesano

Preparación

Aunque las recetas fáciles son las especialidad de la casa, ésta se sale. De hecho, si estamos un poco vagos y recurrimos a una salsa de tomate ya preparada -que sea de las buenas, eso sí- podemos dejarlo resuelto en unos 15 minutos.

Lo primero es cocer la coliflor. Teniendo en cuenta que después va a ir un poco al horno, la idea es dejarla bastante tiesa. Además, por aquí somos de los que preferimos las verduras un poco duras antes que pasadas y blandurrias. Podemos cocerla en agua con sal, al vapor o al microondas.

Queda muy bien y se hace en un momento, tanto en uno de esos recipientes de silicona como en cualquiera apto para microondas. 5 minutos a potencia máxima (800W en nuestro caso) fueron suficientes para dejarla al dente. Antes de prepararla, claro, la habremos limpiado, troceado, añadido un chorro de aceite de oliva, un poco de sal, pimienta y un poco de agua.

P1210398

Reservamos la coliflor y picamos un poco las sardinas de lata o, como en nuestro caso, las sardinillas. En este caso, hablar de cantidades es un poco absurdo porque dependerá del protagonismo que queramos darle a la coliflor. Nosotros hemos usado una lata de sardinas por cada bol de coliflor de los que se ve en la imagen.

Poco más trabajo hay que hacer aunque, puestos a lucirse, preparar una salsa de tomate casera siempre funciona. De hecho, podemos tenerla lista por adelantado y rescatarla del bote o del congelador. Montamos en cazuelitas si lo queremos hacer en plan fino o individual, o en una bandeja más grande.

P1210427

En la base, una capa de salsa de tomate. Después las sardinas, un poco más de tomate y la coliflor que habremos picado un poco. Así vamos completando capas hasta montar nuestra parmigiana, intercalando también un poco de queso entre capa y capa para que se funda y quede más rico. Por supuesto, si queremos que sea más sana, añadimos menos queso y listo.

Rematamos con una última capa de tomate y queso. Podemos usar cualquiera que funda bien aunque, por aquello de la italianidad de la receta, un parmesano iría muy bien. Con el horno precalentado, gratinamos durante unos 10 minutos o hasta que veamos que se funde y empieza a dorarse la parte superior.

Ya sólo nos queda servir, comer y presumir del recetón a base de verdura que hemos hecho en unos minutos. Y ahora sí, que comience la primavera.

La comida que va a estar de moda en 2015

Año nuevo, moda y tonterías nuevas. Así que ahora que ya ha pasado la histeria navideña y que toca empezar a trepar por la cuesta de enero sorteando verduras y dietas absurdas para compensar los destrozos -recordad, el rollo detox es un cuento- nada mejor que asomarnos a los hits que se avecinan este año recién empezado.

Las hamburguesas, los cupcakes y los gin-tonic se resisten abandonar los titulares, por mucho que desde hace tiempo se diga que su tiempo ya pasó. Pero ¿qué toca ahora? Los zumos verdes, el vermut, la casquería en versión normal y marítima, el ramen, la cerveza artesana, la plaga de los mercados pijos gastronómicos…

DSC07164

El kimchi promete ser uno de los hits de 2015

En realidad, todo esto ya está aquí. Al menos en ciudades como Madrid o Barcelona, aunque tranquilos que acabará llegando a todas partes. Así que puestos a saber qué es lo que nos espera en 2015, qué tipo de locales abrirán, de qué se llenarán los menús o qué tipo de tonterías escucharemos en boca de los gurús gastronómicos de turno, mucho mejor asomarnos fuera para ver lo que viene. O no, que esa es la gracia de las predicciones.

· Coliflor y kimchi. ¿La coliflor de moda? Qué poco glamour, pensarán algunos. Pues da igual porque desde Reino Unido aseguran que esta verdura será uno de los hits de 2015. De todos modos, quienes busquen algo de nombre y origen más sofisticado -dicho con todo el cariño a la coliflor- que no sufran porque el kimchi vuelve a ser candidato a petarlo este nuevo año. De todos modos, hace ya tiempo que lo ingleses están muy pesados con esta col fermentada coreana -que está buenísima, ojo- así que mejor no empezar a comprar toneladas de latas por si acaso.

· Más amargo. Los alérgicos al fondant y demás excesos azucareros están de enhorabuena porque en 2015 nuestros paladares van a reclamar más amargo. En eso coinciden varios de los expertos en esto de la futurología gastronómica para este año recién estrenado. ¿Qué significa eso? De entrada, menos azúcar al café -lo que implica tener que mejorar el café, así que bien- chocolates más amargos y fuertes y bebidas en esta misma línea -viva el spritz y la cerveza artesana– son el menú. Y nos gusta. Por cierto, los ahumados y las comidas fermentadas -como nuestro querido kimchi-también suenan como candidatos a arrasar los próximos meses.

· Platillos. Opinan muchos -y con razón- que eso de los “platillos” es un buen truco para cobrar demasiado por raciones pequeñas. Pues bien, mejor tomárselo con filosofía porque se comenta por ahí que ésta será una de las tendencias en alza para este 2015. La idea es poder probar muchas cosas y compartirlas, basándose -eso dicen por ahí- en el concepto de las tapas españolas. Algo que, en cierto modo, tiene que ver con otro de esos conceptos que parecen sacados del Power Point de algún gurú vendehumos, pero que toca tener controlados porque oiremos hablar de él mucho: comfort food. ¿Qué es eso? Platos sencillos, con cierta historia y arraigo y que ahora saltan de la cocina de nuestra casa al restaurante y se presentan en este formato de picoteo.

_DSF8771

Un respeto a la coliflor que este año los modernos la querrán en todos sus platos

· Comer en una tienda. Otra moda que no es más que la evolución de algo que ya llevamos tiempo viendo: queremos comer en todas partes, no sólo en los restaurantes. O al menos eso dicen que queremos. Así que, tras los mercados gourmets, atención porque ahora llegan las tiendas donde también se puede comer. Pero no tiendas de alimentación donde degustar los productos que se venden, sino también en tiendas de lujo, que ofrecerán este servicio como parte de la experiencia de compra. De hecho, algo así ya existe, por ejemplo, en la tiendas de Ralph Lauren o Roberto Cavalli en Nueva York, y Armani tiene su propio restaurante.

· Corea y Vietnam. Ramen y ceviche han sido dos de los éxitos del pasado año y esperemos que tengan todavía mucho recorrido durante este 2015. Pero poniendo la vista en el próximo hit gastronómico, los expertos apuntan a Asia. Concretamente a Corea y a Vietnam. Igual por aquí no es algo que se perciba todavía, o puede que no acabe de explotar, pero al otro lado del Atlántico KFC y compañía ya han abierto Banh Shop, un local especializado en un tipo de sandwich de Vietnam. Y les ha quedado tan auténtico que hasta pidieron disculpas por el logotipo, un tanto comunista, que habían usado. Esperemos que cuando llegue aquí esta moda no sea en formato fast food.

 · Beber local. No, no se trata de apalancarse en el bar del barrio de toda la vida -que no estaría mal- sino en trasladar esa idea de  lo local al mundo de la bebida. Algo así como un “Km. 0” -otra de esas buenas ideas que se ha pervertido hasta dar un poco de risa- pero llevada al tema del bebercio. Algo que, pensándolo bien, tampoco es un ejercicio de futurología demasiado arriesgado: ¿Acaso no tiene ya cada pueblo, y casi cada calle, su propia cerveza artesana? ¿No hay casi una marca de ginebra por cada provincia del país?

· Street food, street food, street food… A veces, para hacer de adivinos, no hay que salir fuera del país, basta con asomarse un poco a la calle. Y es que la calle se perfila desde hace meses como una de las modas a la hora de comer. Dicho así no suena suficientemente moderno, pero si hablamos de street food todos los hipsters seguro que prestarán atención. Comida de calidad en camionetas que van allí donde esté la fiesta, el mercadillo o el festival de turno. Así de simple. Ahora sólo falta que en 2015 se deshinche un poco la burbuja de precios y la tontería que rodea a toda nueva moda y que se cree una regulación –inexistente por ahora en España, al menos de forma específica para estos nuevos negocios– para que este sector pueda despegar y demostrar su potencial.