La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘cocineras’

Michelin, ¿dónde están las mujeres? Sólo 4 cocineras entre las 31 nuevas estrellas para España

Cuando hablamos de los misteriosos inspectores Michelin que reparten justicia gastronómica por el país -normalmente con mucha racanería en España- algo hace pensar que aquí ese másculino no ejerce de género neutro.

¿Cuántas inspectoras Michelin hay? Una rápida búsqueda confirma que, como todo lo que rodea a ese trabajo, es difícil saberlo. Y, sobre todo, que por lo visto es una pregunta muy poco habitual lo que supone una pista excelente sobre la posible respuesta. Una más para entender por qué tampoco este año Michelin conjuga muy bien el femenino.

En realidad, nada nuevo. En 2018 de los 196 galardonados con alguna estrella Michelin, sólo en 18 de ellos había una cocinera al mando, lo que supone menos del 10%.

El cierre de Sant Pau de Carme Ruscalleda hace que en esta nueva edición Elena Arzak sea la única con tres estrellas en el restaurante con apellido familiar y donde su padre sigue siendo la cara más conocida. La retirada de María Marte de Club Allard -que,por cierto, baja a 1 estrella- también restaba de entrada otras 2 estrellas femeninas.

Es decir, la guía 2019 partía de salida con 5 estrellas menos para cocineras. Y, calculadora en mano, sólo 4 mujeres han logrado nueva estrella este año -dos de ellas compartiendo fogones con hombres- lo que certifica que lejos de mejorar la situación empeora.

Ninguna mujer entre los nuevos restaurantes con dos estrellas, con lo que Fina Puigdevall (Les Cols) sigue estando sólo en esa categoría. Y de las 31 nuevas estrellas repartidas en esta nueva edición entre 26 restaurantes, sólo cuatro tienen nombre de mujer:   Cristina Figueira (El Xato), Lucia Freitas (A Tafona), Yolanda Rojo junto a Junajo Losada en el restaurante Pablo y Carolia Sánchez xon Iñaki Miria, en el Ikaro de Logroño.

Si alguien tiene una calculadora a mano y se anima que saque los porcentajes. Un adelanto: lamentable. ¿Ya estamos pidiendo cuotas?, preguntarán los de “ni machismo-ni feminismo”.

En realidad no se trata de eso, aunque cuando se parte de una situación desigual fruto de años de injusticia, la de discriminación positiva suele ser una herramienta muy útil en algunos sectores. No parece necesario porque el problema no es la falta de mujeres, sino la aparente incapacidad de quienes llevan las riendas del sector gastronómico en España y otros países para dar con ellas y situarlas en el lugar que merecen. Pese a que se supone que es parte de su trabajo.

Lee el resto de la entrada »