La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘cine’

Cócteles de cine para la noche de los Oscar

Cócteles y cine forman una de las parejas mejor avenidas de la historia, tanto dentro como fuera de la pantalla. Así que de cara a la gala de los Oscar de esta noche, lo de animar el día con unos combinados de lo más cinematográficos nos parece una estupenda idea.

Y se que ve no hemos sido los únicos porque en tres locales de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca hoy se servirán unos cócteles especiales dedicados a algunas de las películas candidatas a llevarse la estatuilla y elaborados con ginebra Brockmans.

Empezamos por nuestra favorita: Lady Bird. En homenaje a la protagonista de esta película, en Ginbo Cocktail Bar (Passeig de Mallorca 14, Palma) han creado Christine, un cóctel que, como esta historia, juega con lo dulce y amargo a base de  Campari y ginebra Brockmans.

Esta es la receta de Diego Olivera, bartender de Ginbo, por si alguien tiene los ingredientes y se anima a prepararlo en casa: 40 ml. de ginebra, 10 ml. de Campari, 10 ml. de Italicus, 20 ml. de piña caramelizada, 20 ml. de zumo de limón, 15 ml. de clara de huevo, y un dash de Peycheaud.

Lee el resto de la entrada »

La extraña relación entre los cereales del desayuno y la masturbación de la que hablan en ‘La forma del agua’

Posiblemente el comentario habrá pasado inadvertido para la mayoría de espectadores, pero en un momento de La forma del agua -una de las películas más nominadas a los premios Oscar que se entregan este próximo domingo- uno de los personajes comenta que los cereales del desayuno se inventaron para evitar la masturbación.

En cualquier caso, a nosotros que siempre andamos pendientes de los detalles gastronómicos -incluso en su vertiente más onanista- en las películas, nos picó la curiosidad. ¿Qué tiene que ver el invento de los hermanos Kellogg y sus cereales con la masturbación?

Pues aunque, evidentemente, esta parte no figura en la historia oficial de la compañía, resulta que el objetivo del doctor John Harvey Kellogg era combatir el deseo sexual a base de una comida lo más neutra posible, y alejada de sabores potentes, picantes o exóticos.

Lee el resto de la entrada »

La gran pregunta de ‘La La Land’: ¿Qué demonios cocina Ryan Gosling?

Es la gran favorita para los Oscars y, salvo sorpresas, todo parece indicar que La La Land arrasará en el reparto de premios del próximo domingo por la noche, ya de madrugada en España. Para la mayoría, un bonito musical y una  historia para derretirse con Emma Stone y Ryan Gosling a ritmo de piano y mucho bailoteo. Para otros, exceso de azúcar y tanta publicidad e histeria alrededor de la película que da pereza verla y arriesgarse a una decepción.

Pero no vamos a hablar de cine, ni de nuestra quiniela para los Oscars ni, tranquilos, hay spoilers a la vista. Sólo queremos intentar arrojar algo de luz en una duda gastronómica que nos inquieta. En realidad dos.

¿Por qué el protagonista se pone a freír con su mejor traje sin usar un delantal por si le salta? ¿De verdad alguien haría eso en su casa mientras le da la vuelta a lo que sea que tiene en la sartén? Con un rebozado tan perfecto, eso sí, que ni Ferran Adrià haciendo un cachopo.

Posiblemente no, pero es verdad que ni somos Ryan Gosling -poniendo cara de Ryan Gosling todo el rato- ni nos quedan así de bien los trajes. Tampoco bailamos como él ni aprendemos a tocar el piano para que no nos tenga que doblar nadie, cierto. Por suerte, el curriculum de Mister Perfecto -lease con tono de envidia- parece que no es completo, y la cocina no figura en su interminable lista de dones.

Al menos eso es lo que insinúan por aquí, aunque hace un tiempo medio planeta suspiraba de amor cuando se supo que él se ocupaba de la compra y la cocina mientras su pareja, Eva Mendes, estaba embarazada. ¿Ah, sólo cuando está embarazada? Muy bonito Gosling, muy bonito.

Lee el resto de la entrada »

Grandes momentos gastronómicos del cine español para la noche de los Goya

Jamon-jamon

Como cada año por estas fechas hoy se celebra el mayor acontecimiento del cine español: la gala de entrega de los Premios Goya.  Un evento en el que los ciudadanos de este fantástico país aprovechan para dar rienda suelta a su celebérrima capacidad para criticarlo todo, y en el que nuestro star-system particular lanza proclamas políticas en medio de interminables discursos de agradecimiento.

Sí, esa gala que nadie ve pero que todo el mundo comenta volcando su odio visceral hacia el cine de casa. Porque ya se sabe que aquí el patriotismo va de banderas y de fútbol, pero cuando se trata de la cultura no hay mejor pasatiempo que regodearse en nuestra supuesta mediocridad. Pero nada más lejos de la realidad, aquí se hacen estupendas películas, y de todas ellas hemos seleccionado unas cuantas escenas gastronómicas en otro alarde de periodismo de investigación pop.

La tortilla rusa (Airbag, 1997)


Un de los escasos momento en el que el cine español y el público se ha llevado bien fue, precisamente, con el estreno de Airbag, de Juanma Bajo Ulloa, una película que supo mezclar una estética tarantinesca (de Tarantino) con unas buenas dosis de humor cañí de esas que tanto gustan por estos lares. El resultado fue un auténtico bombazo en taquilla, aunque para un servidor no pasa de ser una película correcta que no aguanta más de un visionado. En todo caso, merece estar en esta lista por esta delirante escena en la que el mismísimo Arguiñano se la juega con la “tortilla rusa”. Con pan y vino, por supuesto.

La última cena (Viridiana, 1961)

Dirigida por el genial Luis Buñuel, Viridiana es una de la grandes joyas de nuestra cinematografía. Tras alzarse con la Palma de Oro en el festival de Cannes, la censura franquista ordenó la destrucción de la película, que consiguió salvarse porque Silvia Pinal, protagonista de la cinta, escapó a México con una copia. Onírica y cargada de simbolismo, Viridiana cuestiona la naturaleza de la caridad y la fe cristiana, y cuenta con una escena alrededor de una mesa simplemente magistral.

Lee el resto de la entrada »

10 espaguetis de película

Espaguetis_cine_01

¡Ah la pasta! Manjar rico y nutritivo donde los haya. Un alimento que, en cualquiera de sus infinitas y variadas formas, admite cientos y cientos de preparaciones. Desde los clásicos macarrones con tomate, hasta las más sofisticadas obras culinarias. La pasta siempre está ahí para salvar una comida, es lo que nunca falta en la despensa, lo que te reconforta en un día de resaca, lo que te da energía para lanzarte a una sesión de deporte… Y por encima de todo es y siempre será para muchos la puerta de entrada al mundo gastronómico.

En este artículo vamos a surcar de nuevo la filmoteca en busca de las escenas más memorables que se han rodado alrededor de un buen plato de pasta aunque, para acotar un poco la selección, nos centraremos en esta ocasión en su variante más popular: los espaguetis.

1- El apartamento (The Apartment, 1960)

Si hay una película que ha sabido plasmar con acierto la existencia de un auténtico loser esa es, sin duda, El apartamento, una de las obras cumbre del inmortal Billy Wilder, y una de las mejores películas de la historia del cine. Jack Lemon, en uno de sus mejores papeles, encarna con maestría a un soltero apocado y sin ambiciones que cede su pequeño apartamento a los mandamases de la empresa en la que trabaja, con la pobre esperanza de ascender algún puesto en su penosa vida. Como buen soltero sin muchas habilidades, Lemon basa buena parte de su dieta en la pasta, e incluso se atreve en una escena de la película a patentar un nuevo método para escurrirla.

Lee el resto de la entrada »

10 hamburguesas de película

HamburguesasCine

La hamburguesa es posiblemente el plato más icónico y genuino de la gastronomía estadounidense. Aunque es un manjar de origen europeo -concretamente de Hamburgo, Alemania- todos la asociamos de alguna manera a los yanquis, a la comida rápida y a las grandes multinacionales de la alimentación que extienden sus tentáculos de colesterol imperialista a lo largo y ancho de todo el planeta.

Es, sin duda, uno de los fenómenos gastronómicos más populares, tanto en su versión gourmet, que tanto se estila últimamente, como en la más cerda y clásica. Y como tal, ha tenido una amplía presencia en el mundo del celuloide, acompañando algunas de las escenas más míticas del séptimo arte. Hemos recopilado las 10 más memorables entre las que hemos tenido la osadía de no incluir esa de Grease en la que todos estáis pensando. Las hay mucho mejores, y si nos hemos dejado alguna, ya sabéis…

1- Pulp Fiction (Pulp Fiction, 1995)

La primera es, quizás, la más evidente de todas y la que nunca podría faltar en una lista sobre hamburguesas cinéfilas. Y es que este delicioso bocadillo de carne picada inunda buena parte del metraje de la obra maestra de Quentin Tarantino. Hablamos, como no, de Pulp Fiction, una película en la que las hamburguesa se convierten en un protagonista más, tanto en el prólogo y el epílogo -que se desarrollan en una hamburguesería- como a lo largo de todo el metraje. Como diría el gran Jules Winnfield: “Hamburguesa, la piedra angular de todo nutritivo desayuno”.

2- Más vale muerto (Better Off Dead…, 1985)

Nos trasladamos ahora a la fascinante década de los 80 para rescatar del olvido esta delirante secuencia. Un jovencísimo John Cusak emula al mismísimo Dr. Frankenstein para cocinar una hamburguesa rockera que canta con la voz de David Lee Roth de Van Halen. Sí, así como suena. ¡Qué vivan los 80!

3- Lluvia de albóndigas (Cloudy with a Chance of Meatballs, 2009)

Lluvia de albóndigas es una de las películas más imaginativas e interesantes que ha dado el cine reciente. A pesar del título, en esta película no sólo llueven albóndigas, sino que en una de las mejores escenas de la película asistimos impávidos a un brutal diluvio de hamburguesas, cada una de ellas con su pan, su loncha de queso y sus rodajitas de tomate. Sin duda, el sueño húmedo de todo guarreras gastronómico que se precie.

4- American Beauty (American Beauty, 1999)

En esta joya cinematográfica de los 90 se encuentra una de las escenas de hamburguesería más cómica a la par que patética del cine. De hecho es una secuencia que resume a la perfección el tono general de la película. El sufrido Kevin Spacey empieza a trabajar en una especie de McAuto cuando, por uno de esos azares del destino, su mujer se presenta con su amante en busca de una hamburguesa smiley. “No importa, cielo, quiero que seas feliz, ¿quieres salsa sonriente también?”.

Lee el resto de la entrada »

12 pizzas de película

PizazCine

Si hay un plato socorrido y delicioso que a todo el mundo gusta es sin duda la pizza. Un manjar que admite todo tipo de ingredientes y que se prepara en un santiamén. ¿A quién no le gusta comerse una pizza? Con anchoas, con salami baratuno e incluso con piña, la pizza viajó desde Italia a los Estados Unidos bajo el brazo de los miles de emigrantes que fueron a la tierra de las oportunidades en busca de un futuro mejor.

Y una vez allí se coló en la vida de la gente y, como no, en las películas. Hemos seleccionado nuestras 12 escenas pizzeras más memorables de la historia o, al menos, nuestras favoritas. ¿Nos hemos dejado alguna?

1- Haz lo que debas (Do the right thing, 1989)

Una de la mejores escenas cinematográficas que se han rodado jamás alrededor de una pizza es, sin duda, esta famosa secuencia de Haz lo que debas, posiblemente la película más redonda del cineasta neoyorkino Spike Lee. Los conflictos raciales entre italoamericanos y negros en Brooklyn quedan perfectamente reflejados en este absurdo diálogo en la pizzeria de Sal. ¿Por qué no hay ni un hermano en el rincón de la fama?

2- Aquel excitante curso (Fast Times at Ridgemont High, 1982)

A parte del gustazo de ver al intenso Sean Penn caracterizado como un adolescente pajillero, Aquel excitante curso cuenta con una escena con la que probablemente muchos hemos fantaseado alguna vez: encargar una pizza a domicilio durante una clase. Dan ganas de volver a estudiar sólo para hacer esto.

3- Regreso al futuro II (Back to the Future Part II, 1989)

La pizza en miniatura hidratable es otra de las muchas cosas de Regreso al futuro 2 que, para decepción de todos, jamás se han hecho realidad. Aunque también es cierto que tras asumir que ni los coches voladores, ni los monopatines flotantes, ni las bambas que se atan solas han llegado a existir más allá del celuloide, la ausencia de las mini-pizzas deshidratadas tampoco es una gran pérdida para la humanidad. En lo que sí acierta de lleno la película es en esa mala costumbre de usar el teléfono móvil -o lo que sea eso- en la mesa.

4- Solo en casa (Home alone, 1990)

Una de las películas navideñas por excelencia contiene a su vez una de las escena pizzeras más recordadas. Por cierto, que nadie se coma la olla intentando adivinar cuál es la película que utiliza Macaulay Culkin para asustar al repartidor, la escena se filmó para la ocasión.

5- Las tortugas ninja (Teenage Mutant Ninja Turtles, 1990)

Para los nacidos en los 80 el consumo de pizza estuvo durante una buena época directamente relacionado con las Tortugas Ninja, un auténtico bombazo en taquilla de esos que generaron colas que daban varias vueltas alrededor de los cines. Gracias a esta escena sabemos cómo encargan las pizzas a domicilio los reptiles mutantes que viven en las cloacas.

6- Pesadilla en Elm Street 4 (A Nightmare on Elm Street 4, 1988)

Esta desagradable secuencia podría haber estado perfectamente en el especial de comida y cine de terror que publicamos el pasado Halloween. Si hay pizzerías en el infierno, deben servir algo parecido a esto.

7- La loca historia de las galaxias (Spaceballs, 1987)

El obeso y mafioso Jaba el Hutt de El retorno del jedi se transformó en el nauseabundo Pizza el Hutt en la delirante parodia de La Guerra de la galaxias perpetrada por Mel Brooks en 1987. Yo, que soy más bien poco escrupuloso, siempre he tenido problemas para ver esta escena.

8- Fiebre del sábado noche (Saturday night fecer, 1977)

Tony Manero, Stayin’ Alive de los Bee Gees de fondo, cuellos de camisa con gigantismo y John Travolta antes de convertirse a la cienciología. A esto lo llamo yo comerse una pizza con estilo.

9- Crazy, Stupid, Love (Crazy, Stupid, Love, 2001)

Aunque eso sí, luego pasaron los años y tuvo que venir el guapérrimo de Ryan Gosling a dejar al pobre Travolta a la altura del betún.

10- Tarde de perros (Dog fay afternoon, 1975)

Basada en hecho reales, Tarde de perros es una de las mejores película de Sidney Lumet y una de las actuaciones más memorables de Al Pacino, que encarna a un inexperto delincuente que decide atracar un banco para costear la operación de cambio de sexo de su novia. Como en toda buena historia de perdedores, el plan acaba de la peor manera posible, con varios rehenes en el interior del banco y medio cuerpo de la policía plantado en la puerta de la sucursal. Eso sí, a los rehenes no les falta de nada, ni siquiera una buena pizza para pasar el rato.

11- Spider Man 2 (The amazing Spider-man 2, 2004)

Fotógrafo freelance en un periódico y repartidor de pizzas a domicilio a tiempo parcial, el Spider Man de la trilogía de Sam Reimi encarna a la perfección al adolescente precario y pluriempleado de nuestros días. Y ni siquiera sus fabulosos superpoderes arácnidos le permiten entregar sus pedidos a tiempo.

12- Top Secret! (Top Secret!, 1984)

Top Secret es, sin lugar a duda, uno de los grandes clásicos del humor absurdo, una película repleta de gags en segundo plano absolutamente maravillosos. Como éste en el que los comensales de una pizzería intentan dominar unos cuantos kilos de elástica y deliciosa mozzarella fundida.

13 escenas gastronómicas para la noche de Halloween

EscenasHalloween2Por Álvaro Méndez

Todo el mundo sabe que las cosas del comer pueden ser uno de los recursos más efectivos para producir asco, miedo y desasosiego en el espectador. Y no son pocos los perversos cineastas que han explorado esta vía rápida y directa hacia el estómago del respetable.

Buena prueba de ello son estas trece -el número no es casualidad, somos así de detallistas- escenas gastronómicas que hemos recopilado para amenizar vuestra noche de Halloween. Bon appetit!

1. “¿Qué fué de Baby Jane?” (What Ever Happened to Baby Jane? 1962)

En esta angustiosa obra maestra de Robert Aldrich, la inválida Joan Crawford vive atormentada por su trastornadísima hermana, magistralmente interpretada por Bette Davis. Uno de los momentos más memorables de este tormento se produce a la hora de la cena, donde la simpática Bette le sirve a su hermana un apetitoso manjar. Atención al nivel interpretativo de la pareja protagonista porque es pura fuerza de la naturaleza.

2. “Old Boy” (Old Boy, 2003)

La que probablemente es la mejor película del surcoreano Park Chan-Wook cuenta con un momentazo gastronómico la mar de sugerente. Tras quince años secuestrado sin motivo aparente y confinado en la habitación de un hotel, el protagonista sale por fin de su cautiverio y lo celebra comiéndose un pulpo vivo. Una escena con gran mérito para el actor protagonista, puesto que no hay ni trampa ni cartón. Y para demostrarlo, por el mismo precio, os incluimos el making of.

3. “El secreto de la pirámide” (Young Sherlock Holmes, 1985)

¿Os imagináis siendo atacados por un ejército de malignos profiteroles, pastelitos y cupcakes? Pues eso es precisamente lo que le ocurre a un joven y glotón Doctor Watson en “El secreto de la pirámide”, uno de esos clasicazos juveniles de los 80 que nos acabamos tragando cada vez que lo ponen por la tele.

4. “Poltergeist” (Poltergeist, 1982)

La mítica escena del filete crudo paseando tranquilamente por la encimera de la cocina es, sin duda, uno de los momentos más perturbadores de “Poltergeist”, ese film maldito, imprescindible para entender el cine de terror de los 80. Una escena no apta para estómagos delicados y que probablemente habrá empujado a más de uno al veganismo. Eso sí que es terrorífico.

Lee el resto de la entrada »