Entradas etiquetadas como ‘cesta de navidad’

¿Es obligatorio que la empresa dé cesta de Navidad a sus empleados?

Foto: El Corte Inglés

¿Eres más de cesta con jamón y vino del bueno, o de conformarse con alguna lata de melocotón en almíbar y alcohol de dudosa calidad? En cualquier caso, los lotes navideños son una tradición laboral suficientemente arraigada en España como para que la imagen del trabajador volviendo estos días a casa con una pesada caja -el contenido es lo de menos, la cuestión es que abulte- sea ya parte de las estampas navideñas.

A medio camino entre la tradición, la limosna empresarial -hay quienes dan a sus trabajadores una lata de piña como si su alimentación dependiera de eso- y los derechos laborales, la crisis desató hace unos años más de un conflicto cuando algunas empresas decidieron aplicar los recortes también a la cesta de Navidad.

Y, como todo el mundo sabe a estas alturas, los recortes que siempre se venden como puntuales y hasta que pase el chaparrón, raramente son así en realidad. De ahí que muchas cestas se hayan quedado en el camino, y haya empresas que cada año sean más reacias a seguir la tradición.

¿Pero realmente tienen obligación de entregar esta especie de regalo navideño a sus trabajadores, o está en su mano decidir si se hace o no? Una pregunta recurrente cuando se va acercando el día 24 y nadie parece ver ninguna caja por el almacén ni saber nada del tema. ¿Qué dice la ley al respecto?

“Hasta el año pasado la cesta de Navidad se consideraba como un acto de liberalidad por parte de la empresa, es decir, una suerte de donación o premio al trabajador que no implicaba ningún tipo de obligación”, explica Alberto G. Moyano, abogado especializado en temas empresariales y laborales. De hecho, si el empresario decidía dársela a unos trabajadores y a otros no, en principio, y con la ley y la jurisprudencia en la mano, no había nada que hacer.

No obstante, una sentencia del Tribunal Supremo en 2016 cambió las cosas. “La Sala de lo Social dictó que se trata de una obligación por parte de la empresa incluso si atraviesa momentos de penuria económica. Es decir, se trata de un derecho adquirido por parte del trabajador y por tanto tiene que seguir aplicándose”, apunta Moyano.

Lee el resto de la entrada »

Recetas e ideas para aprovechar los restos de la cesta de Navidad

CestaNavidad

Fijo que vuestra cesta de Navidad ha sido como esta

Cuenta la leyenda que hay personas que estas pasadas fiestas todavía han recibido cesta de Navidad de su empresa. Teniendo en cuenta que tradicionalmente este aguinaldo en especie ya solía estar repleto de productos bastantes chuscos -de esos que aportan más volumen y peso que calidad- no hay que ser adivinos para suponer que este año la cosa habrá ido a peor. Donde había jamón -si es que alguien ha llegado a pillar una cesta de esas- ahora habrá chóped, para entendernos.

Total, que si somos de esos bichos raros con trabajo y cesta, llegado el 7 de enero es posible que nos encontremos con la despensa repleta de turrones que no tenemos intención de comer, latas de melocotón en almíbar -condenadas a hacerse amigas de las del año pasado, que todavía siguen ahí- algún roscón de vino, los infames coquitos a los que nadie hinca el diente… ¿Qué hacer con todo esto?

Como tirar comida es de lerdos, y lanzarla contra las ventanas de la CEOE en plan perfomance poética al grito de “¡Toma flexibilidad!” podría acarrearnos algún problema legal, hemos decidido afrontar esta vuelta al cole con una lista de recetas para aprovechar todas esas birrias gastronómicas. También ellas merecen una oportunidad.

– Mermelada de melocotón en almíbar. Aunque siempre está la opción de usarlo para montar un pijama -la madre de todos los postres viejunos- mejor si lo aprovechamos para hacer mermelada. Una lata bien escurrida, unos 150 gramos de azúcar (que bastante dulces son ya) y a fuego medio una media hora antes de triturarlo. Para darle un toque original, no estaría mal echarle un poco de jengibre o canela.

– Patatas a la riojana con ese chorizo “ibérico” fake. Si es que se le ve sin sacarlo del plástico, todo pálido y blandurrio. Ese chorizo tiene de ibérico lo que Ángela Merkel. Pero algo habrá que hacer con él. Primer paso, fuera del plástico y de la nevera -por supuesto- y dejarlo unos días para que se seque, a ver si conseguimos que mejore. Como los milagros no existen, en lugar de comerlo en crudo, lo podemos aprovechar para hacer unas patatas a la riojana. Que sí, que quedan mejor con un chorizo en condiciones, pero oye malas no van a estar.

Lee el resto de la entrada »