Entradas etiquetadas como ‘cafetera’

¿La cafetera más inteligente? Probamos ‘Smarter Coffee’

Qué mejor mes que septiembre, por aquello del sueño y la vuelta a la rutina y los madrugones, para seguir con nuestra búsqueda de la cafetera perfecta. Hemos probado superautomáticas de gama alta, expreso manuales de marcas muy reconocidas en el mundo cafetera, e incluso una pour over automática que nos encantó.

¿Y qué pasa con las cafeteras de goteo de toda la vida? Sí, esas que resuelven el café largo de la mañana en muchas casas. La gama es enorme, también la variedad de precios, desde menos de 30 euros a unos cuantos centenares.

Aunque aparentemente todas hagan lo mismo, sus componentes (empezando por si tienen o no molinillo) o la capacidad para mantener una temperatura controlada y constante del agua, son clave y explican las diferencias abismales de precio. Además de la marca y el diseño, claro.

Y dentro de esa gama, hemos estado probando una un tanto diferente. Elegida por la BBC como una de las mejores cafeteras bean to cup (del grano a la taza) -otros medios especializados le dan un repaso bastante menos benevolente- la Smarter Coffee se vende solo online y cuesta unos 230 euros.

Es una cafetera de goteo con molinillo integrado, bonita, compacta y con un plus: presume de ser inteligente, lo que quiere decir que podemos controlar todo desde el móvil con una aplicación o incluso con órdenes de voz a través de Siri o Amazon Alexa. Exacto, para que así Jeff Bezos sepa cómo nos gusta el café por la mañana.

La aplicación permite ajustar cantidad de tazas, fuerza del café y programarla para que el café esté listo a la hora que queramos. También para mantenerlo caliente hasta 40 minutos, aunque ya sabemos que no es muy buena idea y puede afectar a la calidad final.

Desde la propia cafetera también podemos ajustar todo esto (no programación) y además el tamaño de molido de los granos de café que, como sabemos, afecta mucho al sabor e intensidad.

Molinillo y filtro

La verdad es que es muy fácil de configurar y usar. Tanto desde la aplicación como desde la propia cafetera. Confesamos que tras los primeros días hemos usado más los mandos directos del aparato que los controles desde el móvil.

Pese a la terrible foto, se aprecia que el molido -en modo más fino- es demasiado grueso.

Del diseño -con cubiertas de varios colores incluidas para que quede bien bonita en la cocina- solo una queja: la jarra (carafe) es un tanto frágil. Pensaba que era solo cosa nuestra, pero rebuscando comentarios entre usuarios, la rotura de la jarra es una queja recurrente.

El molinillo integrado es una pieza clave del conjunto. Funciona correctamente, pero además de ser algo ruidoso el molido incluso en la posición más fina, resulta un poco grueso. Como alternativa siempre se puede recurrir a café ya molido, pero es lógico pensar que si compramos una cafetera con molinillo es porque queremos usar grano.

La Smarter Coffee usa un filtro fijo que, como siempre, tiene sus ventajas (residuos, coste…) e inconvenientes. Por curiosidad, hemos usado filtros de papel y, además de comprobar que encajan bien, se aprecia cierta mejora en el resultado.

Enumeradas las quejas, la cafetera es bastante rápida en su puesta en marcha.  Tras un precalentamiento de unos 3 minutos, en algo más de 5 minutos tenemos listas cuatro tazas, la medida mínima que permite y la que más hemos usado. El depósito permite elaborar hasta 12 tazas a la vez.

Si trabajamos con buen café, obtendremos resultados muy correctos. Pero hay que tener claro que no es una cafetera para puristas del asunto ni alumnos aventajados que más que beber, catan café. Su rendimiento está por encima de la media -también el precio- pero hemos obtenido mejor café con muchas otras cafeteras probadas.

Por lo demás, el tamaño es bastante compacto, las opciones de control son cómodas e interesantes, y el precio no es desorbitado para lo que ofrece.

Oiga, que por ese precio me puedo comprar una Moccamaster de colores. Cierto, pero más allá de diferencias en diseño -más clásico- y tamaño, en ese caso toca renunciar al molinillo incorporado y todas las opciones de control que ofrece esta Smarter Coffee.

¿Merece la pena una cafetera superautomática? Probamos la ‘Melitta Barista TS Smart’

Para la mayoría, Melitta es sinónimo, al menos en España, de la clásica cafetera de filtro por goteo. De hecho, esta marca alemana se ha convertido en el nombre genérico para definir este tipo de cafeteras. Y tiene bastante sentido porque resulta que la señora Melitta Bentz, creadora de la compañía, fue la inventora del filtro de café en 1908.

Datos históricos al margen, el caso es que la gama de cafeteras actual de esta marca incluye también unos cuantos modelos de cafeteras superautomáticas. Y hemos podido probar una de las más completas durante unas semanas para intentar resolver la pregunta que -con las Navidades en el horizonte- seguro que más de un amante del café se hace: ¿Merece la pena comprarse una?

Nosotros hemos apuntado muy alto en su catálogo. Concretamente a la Barista TS Smart, su modelo más completo y que, ojo, tiene un precio de 1.150 euros. Eso y su tamaño considerable -si no tienes una cocina grande, no tiene mucho sentido- son de hecho las dos principales pegas que hay que tener en cuenta antes de plantearse la compra.

De todos modos, también es verdad que hay modelos en esta misma marca mucho más económicos, a partir de 350 euros. La diferencia de precio viene dada por detalles como la conectividad, la capacidad y tipos de café que admite, o la incorporación del sistema para espumar leche e incluirlo en la receta.

Nada de torrefacto

De hecho, nada más recibir y colocar la cafetera en casa nos arrepentimos de la elección. Es enorme y pensábamos que algunas de sus funciones no nos iban a servir para nada. Pues no. Confesamos que ha sido uno de los productos probados que más nos ha costado devolver.

Pero vayamos por partes, ¿qué es una superautomática? Muy sencillo: una cafetera express que incluye molinillo para moler el café justo antes de prepararlo. A partir de ahí, las posibilidades son muchas y básicamente se resumen en la idea de apretar un botón y tener un buen café en la taza en cuestión de segundos.

Es decir, trabajaremos con café en grano. Concretamente del natural, nada de torrefacto. Y no es la típica recomendación para quienes tengan cierto respeto por el café, es que se indica en las instrucciones de este modelo. El azúcar del torrefacto hace que los granos sean más pegajosos y podrían dañar el molinillo y la cafetera.

La Melitta Barista TS Smart va más allá de otros modelos más sencillos y cuenta con dos depósitos. De hecho, en su particular sistema, la idea es tener dos variedades de café de distinta intensidad para poder jugar con ambas en algunas de las recetas propuestas.

A nosotros nos parece más interesante aprovechar este doble depósito para tener la opción de preparar un descafeinado de forma muy sencilla, simplemente configurando alguna de las recetas para que use el café de uno de los depósitos. Por si fuera poco, también se puede usar café ya molido. Eso sí, es un poco engorroso porque no es un depósito propiamente dicho, sino  que hay que usar cada vez la cantidad concreta para un café.

Por cierto, Melitta también vende su propio café, a un precio bastante competitivo (unos 10 euros el kilo) dentro del café de especialidad. Eso sí, no es café de especialidad, y echamos de menos algo más de información porque simplemente se indica que es 100% arábica con diferentes grados de tostado. Pese a ello, hay que reconocer que el resultado es muy correcto por ese precio.

21 recetas (y desde el móvil)

Básicamente hay dos motivos para comprar una cafetera superautomática: asegurarse cierta calidad siempre que usemos un café en condiciones, y simplificar al máximo el proceso. Para muchos cafeteros, moler el café al momento, cargar la cafetera y disfrutar del ritual es parte de la gracia. Otros solo quieren presionar un botón. Hablamos de estos segundos.

Y la verdad es que la Melitta Barista TS Smart cumple lo que promete en su nombre: es lo más parecido a tener un barista en casa. Nos podemos complicar tanto como queramos personalizando recetas, pero solo con las de las máquinas ya quedan resueltos los cafés habituales. Y la verdad es que quedan sensacionales, tanto en formato corto espresso como las recetas con leche. En realidad, es aquí donde la máquina se luce, con unos flat white o latte macciato de foto.

El nombre no es por hacernos los entendidos, es la nomenclatura que usa la máquina. Por cierto, apenas adaptada al español en la aplicación, que permite, ahora sí, tener 21 recetas con solo pulsar la pantalla e incluso personalizar cantidades e intensidad de café y leche en cada una de ellas.

Se conecta a la cafetera por Bluetooth y ,sin ser la aplicación más intuitiva del mundo, es más o menos fácil de manejar en pocos minutos y acaba resultando muy cómoda.

Limpieza

Muy bien también el sistema de limpieza automática de la cafetera, que incluye el mecanismo de la leche, normalmente la parte más problemática. Usando la presión del vapor se ofrece la opción de limpiar el conducto tras el uso, y además es rápido y queda aparentemente perfecto.

El recipiente para la leche, por cierto, está pensado para que pueda guardarse en la nevera tras el uso y que resulte relativamente cómodo. Tocará, eso sí, conectarle la pequeña goma antes de poder usarlo para nuestras recetas con espuma de leche.

¿Nos ha gustado? Mucho. Es grande y su precio es considerable, pero si estos dos temas no son un problema resulta una gran opción dentro de la gama alta. O media porque, por mucho que esos más de 1.000 euros puedan asustar, un vistazo a la gama alta dentro del mundo del café ayuda a situarse un poco y comprobar que es un precio muy competitivo para una superautomática de doble depósito y con sistema de espumado de leche.

Cápsulas de gazpacho para la cafetera. Existen y esto dicen quienes las han probado

Llega el calor y apetece un gazpacho bien fresquito. Aunque pocas cosas más sencillas que triturar tomate, pimiento, ajo, aceite y pepino -o sin pepino, no entremos ahora en eso-, hay algunos que, por lo visto, prefieren coger un atajo. ¿Comprar el gazpacho en el supermercado ya listo? No, algo mucho más surrealista: comprar cápsulas de gazpacho para prepararlo usando la cafetera.

No, no es broma. Hay un auténtico universo de bebidas en cápsulas más allá del café y, por lo visto, eso incluye no solo tés de sabores diversos o chocolate, sino también recetas saladas, incluyendo un gazpacho instantáneo. El invento es de de la compañía Note D’Espresso, que lo vende en Amazon en un paquete de 30 cápsulas para las cafeteras Dolce Gusto por 11,50 euros.

Aunque según ha descubierto y publicado en Twitter la cuenta El Hematocrítico -con el consiguiente cachondeo en redes- también hay cápsulas de caldo de bacon y cebolla o de sopa de patata, por aquello de la cercanía, la de gazpacho parece la más horrible de la gama.

La lista de ingredientes de este «preparado de gazpacho» es bastante poco apetecible y deja poco margen al optimismo sobre el resultado. Se trata, básicamente, de una especie de sopa de tomate instantánea como esas pensadas para hacer en una taza simplemente añadiendo agua caliente.

En este caso la cafetera se ocupa de eso, aunque nos quedamos con la duda de si la idea es hacerlo con agua caliente y luego enfriar el pseudo gazpacho o si se hace directamente con agua fría.

Aunque durante unas milésimas de segundo estuvimos tentados de hacer un pedido y probarlo en casa, no tardamos en entrar en razón y pensar unas 15.000 cosas más interesantes en las que invertir 11 euros que en cápsulas de gazpacho.

Lee el resto de la entrada »

El falso mito de que es mejor no limpiar la cafetera italiana

Cafetera

La cocina está repleta de ideas de esas que a base de repetirlas durante años han acabado calando sin que nos preguntamos cuánto de verdad y de mito hay en ellas. Desde esas clásicas frases de madre que se transmiten de generación en generación sin que nadie se atreva a cuestionarlas, hasta auténticas patadas a la ciencia.

Aunque la lista es muy larga, es verdad que el café es un tema muy dado a este tipo de mitos. Al menos eso es lo que estamos descubriendo mientras leemos Al Grano, el libro de Kim Ossenblok que se adentra en todas las vertientes de este apasionante mundo cafetero, desde las variedades, el molido o tostado, a las cafeteras o el llamado ‘café de especialidad’ que hace ya tiempo que figura entre las modas más pujantes.

Al GranoEl caso es que, cuenta Ossenblok, al hablar de la cafetera Moka italiana, esa extendida idea de que es mejor no lavarla demasiado en realidad no tiene ningún sentido. ¿Quién no lo ha escuchado alguna vez? Un poco de agua, pero nada de pasarse con el estropajo y mucho menos usar jabón, como si los residuos del café fueran buenos para la cafetera y las futuras preparaciones.

Pues nada de eso. «Al contrario de lo que dice el mito -explica- sí hay que limpiar la cafetera con jabón para quitar los aceites del café». El jabón es lo único que va a conseguir eliminar estas grasas aunque, lógicamente, es importante enjuagarla luego muy bien con agua para retirar cualquier resto de jabón.

Entre las recomendaciones de este experto en café destaca también que, una vez lavada con agua y jabón, hay que secarla con papel de cocina para evitar la formación de moho.

Lee el resto de la entrada »

¿Conoces la historia de la cafetera italiana? Este cómic te la cuenta

Comic-cafetera-01Es una de esas piezas que no falta en casi ninguna cocina. Por mucho que las cafeteras de cápsulas y otros inventos se hayan ido haciendo fuertes en los últimos años, la cafetera italiana de la toda la vida -la Moka de Bialetti– sigue siendo un imprescindible dentro del menaje cafetero.

Un diseño que ha permanecido prácticamente inalterado durante 80 años -fue patentada en 1933 en Italia- y cuya historia hemos descubierto en formato cómicJavier Cañada es el artífice de la idea y el guión, mientras que Daniel Moyano se ha ocupado de los dibujos de esta historia.

Según nos explica Cañada, la culpa es de Los Ignorantes, aquel cómic del que hablamos por aquí hace ya tiempo y donde se contaban las aventuras de un dibujante que se adentra en el mundo del vino. «Me impresionó cómo usaba el lenguaje del cómic para contar el mundo del vino con más fuerza que si se escribiese en texto», explica.

Lee el resto de la entrada »

Un capuccino en 30 segundos. Probamos la nueva Illy Y5 Milk

DSC07545-2

Sigue siendo el gran desconocido de los sistemas de café por cápsulas, pero cuando hace ya tiempo probamos la Y5 de Illy nos convenció. No tanto por su diseño -nos gustan mucho más las líneas del modelo clásico- sino por la calidad del café  que ofrece el sistema Iperespresso de la firma.

Ahora este mismo modelo se presenta en una nueva versión que incluye contenedor para la leche. Y con él, una lista de preparaciones más amplia en las que el capuccino y el latte macchiato (leche manchada) son las nuevas estrellas. Así que hemos hecho un hueco en nuestra cocina para probar durante unos días la nueva Illy Y5 Milk.

El funcionamiento es similar al de otras cafeteras de este tipo, con un contenedor extraible para la leche que permite guardarlo en la nevera, y un sistema de calentamiento y espumado de la leche que le da una textura muy cremosa. Justo lo que necesitamos para conseguir unos capuccinos y macchiatos como los de las cafeterías. Además de estas dos opciones, otras cuatro (expreso, café largo, leche caliente y agua caliente) completan la media docena de preparaciones que ofrece la Y5 Milk a través de su sencillo menú táctil en la zona superior.

DSC07521

DSC07533

El funcionamiento es extremadamente sencillo. La parte más engorrosa llega con la limpieza del sistema de la leche, aunque eso ocurre con todas las cafeteras de este tipo. Así que, tras preparar alguno de estos cafés con leche, se recomienda retirar el sistema de la parte lateral y lavarlo con agua caliente. En la web se indica el proceso a seguir y, más allá de la pereza que pueda darnos, no tiene ningún misterio. Eso sí, es un detalle a tener en cuenta para quienes vayan a desembolsar los algo más de 280 euros que cuesta este aparato.

Lee el resto de la entrada »