Entradas etiquetadas como ‘caducidad’

Alimentos que puedes comer aunque estén caducados, según la OCU

Verano, la nevera a tope, en marcha la operación para dejar el congelador y la despensa un poco despejados antes de vacaciones… El momento perfecto para repasar los apuntes sobre caducidad y, además, ponerlos al día ahora que sabemos que consumo preferente y caducidad no son lo mismo.

¿Hay alimentos que nos podemos comer aunque la fecha de caducidad esté pasada? Pues sí. La puesta al día del etiquetado para distinguir entre esos dos conceptos es una tarea pendiente de muchos productos, así que en algunos casos podemos saltarnos esa supuesta caducidad y consumirlo sin problema.

Recientemente la OCU –Organización de Consumidores– publicaba una lista con los alimentos que encajan perfectamente en esta descripción. Son estos y merece la pena tenerlos presentes para impedir que acaben en la basura sin ningún motivo.

  • Yogures. Posiblemente el ejemplo más conocido. No es que los yogures no caduquen, sólo que aguantan más de lo que indica la fecha, que la podemos considerar como de consumo preferente. El margen, en este caso, es de unos días pasada la fecha, y siempre haciendo caso a nuestro sentido común, el aspecto y el gusto para confirmar que no hay ningún problema.
  • Conservas de pescado y vegetales. Como su propio nombre indica, la gracia de las conservas es precisamente su capacidad de aguante. Sardinas, bonito, conservas de verdura  y compañía duran mucho tiempo, más allá de lo que diga la fecha que, de nuevo, será de consumo preferente. Así que adelante con comerlas incluso meses después de lo indicado. Ojo, las anchoas son semiconservas, de ahí que haya que guardarlas refrigeradas y esta norma no cuente para ellas.
  • Pasta, arroz y legumbres secas. Ya lo comentamos el otro día, en principio, la pasta no caduca. Puede que el paso del tiempo afecte a su calidad óptima, pero en ningún caso será un problema. Y lo mismo es aplicable al arroz, lentejas, alubias, garbanzos… Evidentemente, hablamos del producto en seco y no cocinado.
  • Tomate frito y otras salsas. Es verdad que una vez abiertos su caducidad es de unos días en la nevera, pero mientras están sin abrir la salsa de tomate y otros productos similares pueden aguantar mucho tiempo en la despensa. Más incluso de lo que indique la fecha del envasado. Según recomiendan desde la OCU, en el caso de la mahonesa u otras salsas con una cantidad considerable de grasas o aceite, lo único que puede ocurrir es que que adquieran un sabor un tanto rancio.
  • Embutidos secos, snacks, galletas o bollería. La fecha indicada es de consumo preferente y, de nuevo, aquí la grasa y el sabor rancio que puede ir adquiriendo con el paso del tiempo son lo que nos indicarán si merece o no l apena comérselo una vez pasada la fecha. Es decir, no nos van a sentar mal, pero puede que no estén ricos.

¿La pasta caduca?

El tema de la caducidad de los alimentos es uno de esos clásicos que siempre merece la pena recordar. Además, la cada vez más instaurada distinción entre “consumo preferente” y “fecha de caducidad” para evitar que productos en buen estado acaben en la basura, anima a revisar criterios y acercarse a la despensa veraniega con otra mirada.

Por ejemplo, toda esa pasta que por algún extraño motivo acumulas en el armario ¿caduca y deberías darle salida antes de las vacaciones o puede seguir ahí sin problemas?

La respuesta rápida sería que no caduca y que puedes seguir viviendo tranquilo y consumiendo esa pasta seca durante, posiblemente, un par de años. La fecha de consumo preferente te dará una pista de cuándo puede empezar a perder el color o verse afectado el sabor, pero salvo que alguna muestra externa -moho, bichitos…- lo indique, adelante.

Las respuesta larga obliga a distinguir entre pasta fresca y seca. ¿Hace falta? Es una obviedad, pero por si acaso. La pasta fresca dura apenas una semana y necesita refrigeración.

Pero volviendo a la seca, y más allá de las pistas visuales y de la fecha de consumo preferente -en un paquete de espaguetis recientemente comprado leemos que el consumo preferente es mayo de 2023-, muchos aseguran que, en realidad, la pasta no caduca nunca si se conserva bien.

Se trata de harina y agua, así que el único problema puede ser el mismo que en determinados ambientes puede afectar a las harinas, con la aparición de bichos. Para remediarlo, un bote hermético puede ser una buena alternativa a los paquetes en los que se vende la pasta, si la idea es almacenarla durante mucho tiempo y que no pierda propiedades. Respecto al lugar, como para casi todo, poca luz y lo más seco posible.

¿Cuál es la diferencia entre consumo preferente y fecha de caducidad?

¿Cuántas veces has tirado un yogur olvidado al fondo de la nevera y pasado de fecha? ¿Eres de los que revisa los packs del supermercado porque sabe que los del fondo tienen más margen de caducidad y los de primera línea están estratégicamente colocados para que te los lleves aunque caduquen al día siguiente?

Pues a partir de ahora ya no habrá que fijarse en la fecha de caducidad sino en la de consumo preferente. Al menos, en muchos de la marca Danone, que ha anunciado este cambio para el 80% de sus productos.

Cabe suponer que otras firmas no tardarán en adoptar esta medida que algunos llevan tiempo reclamando para evitar el desperdicio de alimentos.

Un momento, ¿significa esto que los yogures no caducan y hasta ahora hemos estado haciendo el tonto? Pues un poco sí. Por su propia naturaleza (acidez, bacterias, uso de leche pasteurizada, refrigeración…), los yogures no tienen una fecha a partir de la cual puedan resultar peligrosos.

Lee el resto de la entrada »