Entradas etiquetadas como ‘azúcar’

¿Cuánto azúcar estás consumiendo sin saberlo? Esta cuenta de Instagram te lo recuerda

DealerSucre-12

Hace ya tiempo que el azúcar ocupa muchos titulares cuando se habla de nutrición y de problemas de salud. Al menos en otros países, porque mientras en lugares como Reino Unido la regulación del consumo de refrescos azucarados ya está en el punto de mira de las autoridades, en España, por ahora, no se habla demasiado de los riesgos asociados al exceso de azúcar en la dieta.

No hablamos de las cucharadas de azúcar que le echas al café, sino de ese que se consume sin ser consciente de ello. De hecho, como ya hablamos en su momento, muchos alimentos con fama de ser saludables, en realidad están muy lejos de esa categoría precisamente por la cantidad de azúcar que contienen.

¿Y cómo hacer calar ese mensaje antes de que el azúcar se convierta -como ya alertan algunos nutricionistas desde hace tiempo- en la nueva epidemia? Los mensajes, campañas y discursos están muy bien pero, como suele decirse, una imagen vale más que mil palabras.

De eso se encarga una cuenta de Instagram decidida a alertar sobre el contenido de azúcar de algunos productos de una forma muy gráfica. Yogures aparentemente sanísimos, bebidas energéticas, pasteles y bollerías industrial, zumos que prometen ser muy naturales… Hay hueco para todos en la cuenta de @dealerdesucre, que usa unos simples azucarillos para explicar de forma muy sencilla la cantidad de azúcar que estamos ingiriendo tal vez sin ser conscientes de ello.

DealerSucre_01

DealerSucre_02

DealerSucre_03

Y es que un yogur puede contener 3 azucarillos (15 gramos de azúcar), una bebida de esas que te da alas casi 7 azucarillos, un bote de tomate 2 azucarillos y medio -sí, el tomate también lleva azúcar, y mucho más del que imaginamos- y un zumo hasta 30 gramos de azúcar. Traducido a azucarillos, media docena.

DealerSucre_05

DealerSucre_06

¿Nos tomaríamos todos esos productos con la misma alegría si supiéramos la cantidad de azúcar que contienen? Mas allá de las presiones de la industria, en algunos lugares parecen cada vez más cercanas las medidas para controlar el tema, desde una especie de impuesto para el azúcar -similar al del tabaco o el del alcohol- hasta exigir un etiquetado más claro que incluso alerte sobre los riesgos del exceso de azúcar y su relación directa con la salud.

DealerSucre_07

DealerSucre_08

De momento, un repaso de vez en cuando a esta cuenta de Instagram seguro que ayuda a tener presente lo que estamos comiendo.

Muesli, zumos envasados, yogures y otros alimentos que no son tan sanos como crees

Muesli

Una cosa es comer mal de forma consciente -todos pecamos algún día- y otra bastante más preocupante es que alimentos supuestamente sanos y que consumimos convencidos de que nos estamos cuidando en realidad no sean tan saludables. Dicho de otro modo, ¿realmente es mejor desayunar un bol de cereales que unos huevos con bacon?

Esa es la pregunta que se hacía el protagonista del documental australiano That Sugar Film y que -atención, spoiler– respondía con un contundente no. Da igual lo que diga la OMS sobre el bacon, mucho mejor la opción de huevos y panceta que ese tazón de cereales aparentemente muy sano, aseguraban.

Como cabe suponer por el título, aquí el protagonista y el malo de la película es el azúcar. Muy al estilo Super size me, un actor decide cambiar su dieta y durante un par de meses engullir el equivalente a 40 cucharaditas de azúcar diarias, unos 160 gramos. Pero no añadidas al café o al yogur, sino de las que se incluyen en productos de consumo habitual e incluso etiquetados como saludables, dietéticos o sin azúcar.

That-Sugar-Film_05

Un tazón de cereales contiene casi 9 cucharaditas de azúcar. Un zumo envasado 13, el equivalente a dos chocolatinas (Imágenes de promoción de That Sugar Thing)

That-Sugar-Film_07

Los resultados del experimento para su salud son bastante desastrosos. Algo así como el ya famoso vídeo de aquel que dejó el azúcar durante un mes, pero recorriendo el camino contrario.

Es verdad que en este tipo de documentales siempre se peca de dramatismo, pero nada más acabarlo, revisar nuestra nevera, y echarnos las manos a la cabeza, llamamos a Juan Revenga -nuestro nutricionista de emergencia- para saber si eso de los cereales y el bacon era una exageración o tenía cierto sentido.

Efectivamente, el azúcar está desde hace tiempo en el centro de la polémica, y a su alrededor giran tantos intereses -la industria alimentaria y el poderoso mundo de las bebidas- que resulta un tema de lo más complejo. Algo que Revenga ha explicado en numerosos artículos en su blog.

Pero el problema no es tanto el azucarero como los azúcares añadidos, esos que no tomamos de forma consciente y en los que se centra este documental. ¿Mejor entonces bacon y huevos para empezar el día que unos cereales? Un desayuno rico en grasas tampoco es un alternativa muy inteligente a uno rico en azúcares, aunque hay nutricionistas que han llegado a asegurar que comer un bol de cereales era igual que comerse un bol de azúcar. Cabe suponer que se referían a esos de colores, con chocolate o muy azucarados.

Lee el resto de la entrada »

¿Te gusta más el café con azúcar? Hay una explicación científica para ello

DSC00150

Entre los remedios rápidos para hacer más soportable el que muchos consideran el peor día del año -sí, hoy 1 de septiembre- posiblemente el café figurará en los primeros números de la lista. ¿Con una o dos de azúcar? te preguntas a ti mismo mientras te arrastras hasta la cafetera.

En realidad, los expertos en la materia aseguran que echarle azúcar al café es poco menos que un delito, y tres cuartos de lo mismo pasa con el té. Lo segundo lo hemos conseguido más o menos pero lo primero se nos resiste, aunque es verdad que en una visita a Nomad Coffe -templo cafetero en Barcelona- descubrimos que el café bueno sin azúcar es mucho mejor de lo que pensábamos.

El caso es que posiblemente hoy no sea el mejor día para hacerse el gourmet cafetero y dejar a un lado el azúcar. Lo de los propósitos para el nuevo curso mejor para mañana. O pasado. Así que si no tienes la mínima intención de comportarte como un adulto o un tipo -o tipa- duro -o dura- que toma el café oscuro y sin azúcar, tenemos una buena noticia para ti: la ciencia ha conseguido explicar tu manía de llenar el café de azúcar.

Lo de publicar noticias ligeras en verano no es exclusiva de los medios del país, y este pasado agosto leíamos en The Telegraphaph que un estudio del York Structural Biology Laboratory firmado por el doctor Sishi Shimizu había conseguido demostrar que la cafeína y el azúcar se llevan muy bien a nivel molecular.

Sí, mucho nos tememos que las legiones de conspiranoicos que suelen culpar al azúcar de casi todos los males de la humanidad van a quedar un tanto decepcionados, porque aquí no hay ninguna oscura trama de multinacionales y farmacéuticas alimentando nuestra adicción azucarera. Todo es bastante más aburrido, tal y como sugiere el nombre de este proceso que acaba de ser descubierto: dimerización de la cafeína.

Porque una cosa es decir que el azúcar endulza el café y el té, y los hace más bebibles -hasta ahí llegamos todos-, y otra analizar cómo las moléculas del azúcar se agrupan con las de la cafeína -responsable del amargor de estas dos bebidas- hasta el punto de cambiar su estructura y reducir su superficie, de modo que las posibilidades de estimular las papilas gustativas con el sabor amargo se reducen.

Así que la próxima vez que un purista del café te eche la bronca por esa sobredosis de azúcar en la taza, ya tienes una respuesta a nivel molecular. Y ahora ya puedes ir a por ese segundo café del día, que hoy te va a hacer falta.

No es lo que parece

Que la ciencia del “nutricionismo” está a años luz de ser exacta no hay ni que decirlo. Las propiedades de los alimentos varían década a década aunque se cultiven, críen, pesquen, se reproduzcan igual que antaño. Los consumidores asistimos a campañas de publicidad disfrazadas de estudios médicos con asiduidad. Sólo hay que recordar que no hace tanto el aceite de oliva era poco menos que veneno en la cocina. Por eso, de vez en cuando, y aunque tenga una repercusión más bien limitada, está bien que algunos estudios pongan los pies en la tierra a gurús de la comida funcional. Lee el resto de la entrada »