Entradas etiquetadas como ‘Arturo Sánchez’

¿Sabías que cubrir el jamón con un trapo o su tocino es una mala idea? Trucos para conservarlo y cortarlo bien

Las Navidades suelen ser una buena excusa para tener un jamón en casa. Los más afortunados puede que se lo encuentren en esas cestas navideñas en peligro de extinción, pero si no hay suerte siempre está la opción de darse un pequeño capricho.

La idea suena bien pero, tomada la decisión, la lista de preguntas que suelen surgir es larga. ¿Cómo elegir una buena pieza? ¿Cómo cortarla en casa sin destrozarla demasiado? ¿Cuánto tiempo dura sin perder calidad una vez abierta? ¿Qué hacer para que se conserve mejor?…

Para intentar resolver algunas dudas hemos hablado con Arturo Sánchez, responsable de la firma con el mismo nombre que desde hace más de 100 años se dedica a la elaboración de jamones y embutidos ibéricos en Guijuelo, Salamanca.

¿Jamón o paleta? Uno de los debates más recurrentes, sobre todo cuando el presupuesto es ajustado. La respuesta va precisamente por ahí. “El jamón es el mejor producto que obtenemos del cerdo ibérico. No obstante, la paleta también es excelente y al alcance de la mayoría de los bolsillos”, señalan desde Arturo Sánchez.

¿Alguna pista para identificar una buena pieza incluso antes probarla? La verdad es que no es fácil, pero hay detalles que pueden ayudar:  la untuosidad de la grasa o la morfología del jamón, que en el caso de un 100% ibérico debería ser largo y estilizado, son factores a tener en cuenta.

Aunque todo debería ser mucho más fácil a la hora de saber el tipo de jamón que estamos comprando, lo cierto es que a la hora de la verdad las cosas están bastante menos claras. “Desde luego hay confusión, pero ha sido una confusión creada aposta en muchas ocasiones”, señalan los responsables de la firma.

Por ejemplo, hay que recordar que indicaciones como Guijuelo o Jabugo simplemente señalan el lugar de procedencia del jamón y no tienen necesariamente una relación directa ni con su calidad ni con el tipo de pieza. En España existen cuatro denominaciones de origen para el jamón: Guijuelo, Jamón de Huelva, Dehesa de Extremadura y Los Pedroches.

Exactamente lo mismo ocurre con otro clásico muy extendido pero poco útil a la hora de la verdad: pata negra. “Hay jamones serranos que tienen la pezuña negra, luego sería un error identificar ibérico con pata negra”, explican.

Desde 2014 está aprobada la normativa de identificación por colores de los jamones ibéricos. De este modo, los jamones 100% ibéricos de animales criados sólo con bellota tendrán etiqueta negra. La etiqueta roja será para los bellota que no tengan esta pureza de raza, la verde para los de cebo de campo (ibéricos alimentados con pienso en libertad), y blanca para los ibéricos alimentados con pienso y estabulados.

¿Pero de qué depende la calidad del jamón? Del animal y de su elaboración, claro. En el caso de Arturo Sánchez reivindican el trabajo artesanal y la doble montanera -el tiempo que pasan los animales comiendo bellota en el campo- de sus cerdos como un hecho diferencial respecto al resto del mercado. “Criar el cerdo durante el doble de tiempo de lo considerado normal aporta unas características a la grasa y a la carne que los convierte en únicos”, defienden.

Aunque comprarlo ya loncheado es una opción a tener muy en cuenta, si nos animamos con una pieza entera llega lo más complicado: cortarlo. “El único truco es tener bien afilados los cuchillos y ser ordenado y disciplinado”, explican desde Arturo Sánchez.

Dependiendo de lo que vaya a durar se empieza por uno u otro lado, pero para casa lo más recomendable es comenzar por la babilla -la parte más estrecha- y cuando se acabe, darle la vuelta al jamón y seguir por la maza. El final suele ser el jarrete, la zona más cercana a la pata.

Una vez abierto, la duración del jamón depende en gran medida de su calidad. Cuanto mejor sea, más durará en perfectas condiciones. O menos, porque nos lo comeremos antes, pensará alguno. Y con mucha razón.

El caso es que a la hora de conservarlo en casa de la mejor manera posible, nos llevamos una sorpresa al descubrir que ni lo de cubrir las zonas cortadas con la propia grasa del jamón ni lo de cubrir la pieza con un trapo son buenas ideas. 

“Es un error: la grasa puesta encima del corte va a hacer que se ponga malo antes, y el trapo va a absorber grasa y transmitirle olores al jamón, que es justo lo que queremos evitar”. ¿La solución? Cubrirlo con film transparente de cocina.

Anotado queda en la larga lista de cosas que estábamos haciendo mal en la cocina y que toca corregir. Eso sí, estas Navidades necesitaremos un jamón en casa para practicar todo lo que hemos aprendido.

Ideas para regalar en Navidad: 10 propuestas gourmet

Regalos_gourmet_2015

¿Cómo acertar con la lista de regalos para aquellos que presumen de tener un morro muy fino? Eligiendo algunas de las cosas ricas que incluimos en esta lista pensada para los más gourmets de la casa, pero apta para todos los públicos y bolsillos. Clásicos como el vino o el jamón, algunos productos tan navideños como el panettone, y algunas propuestas más originales (¿por qué no unas conservas buenas o unas galletas diferentes?) conforman esta guía para triunfar con los regalos comestibles. Después de todo, tiene pinta de que a Papa Noel, los Reyes Magos y compañía, también les gusta comer.

1. Manada Luparia, unos vinos de cuento

Viña-Luparia-Navidad-caja-abierta

Ya sabemos que elegir el vino por el diseño de la etiqueta es algo que pone bastante nerviosos a los puristas. Pero nos da igual, porque a la hora de regalar vino, y más allá de que sea bueno, un bonito packaging puede marcar diferencias. Y la mejor prueba es esta Manada Luparia, un lote de 6 botellas de vino que ahora mismo puede presumir de la presentación más bonita del mercado. Dos blancos (La Burla y La Rebeldía), un rosado (Los Amantes) y tres tintos (La Inocencia, El Origen y La Libertad) componen este cuento con árboles, un lobo y seis historias diferentes. Cuesta 55 euros.

2. Panettone de Torreblanca, un clásico

Panettone

En los últimos años, este bollo navideño de origen italiano se ha convertido en habitual de estas fiestas. Encontrar un panettone es muy sencillo, pero dar con uno bueno ya es más complicado. Quienes tengan localizada una panadería buena en su ciudad, adelante -los de Oriol Balaguer en Madrid y Barcelona son tremendos, por ejemplo-, pero si no siempre se puede optar por el camino más sencillo para asegurarnos uno de calidad: el de Paco Torreblanca, convertido en el más famoso del país y uno de los que goza de mejor reputación. Hay diferentes variedades (naranja, chocolate…) y se pueden encargar on-line por 24 euros o, por ejemplo, en las panaderías Santagloria.

3. Cata Jerez, para aprender de olorosos y palos cortados

 

Cata Jerez

El mundo del vino de Jerez es tan fascinante como complejo para los no iniciados. Roberto Amillo, uno de los mayores coleccionistas del mundo de esta bebida, propone una puerta de entrada muy sencilla: esta caja Cata Jerez, que incluye cuatro pequeñas botellas con las variedades de este vino (amontilla, palo cortado, oloroso y Pedro Ximénez) y una cara en vídeo para descubrir las características de cada uno de ello. El precio, unos 48 euros.

Lee el resto de la entrada »