Entradas etiquetadas como ‘Alemania’

Kölsch, la cerveza de Colonia


079a1148Por Carolina, Juan e Iker

Tal vez sea uno de esos tópicos poco precisos pero resulta irremediable hablar de Alemania sin pensar instantáneamente en cerveza. Aunque, evidentemente, hablar de cerveza alemana es algo tan preciso como hablar de vino español: teniendo en cuenta los años que nos sacan en tradición cervecera es fácil imaginar que existen tantos tipos como regiones o incluso ciudades. ¡Si ahora incluso por aquí cada pueblo tiene ya su propia cerveza artesanal!

El caso de Colonia es un tanto especial porque allí no sólo tienen su cerveza Kölsch, sino que incluso hay ciertas normas sobre dónde puede fabricarse, cómo servirla, beberla y -casi- hasta pagarla. Así que, aprovechando que andábamos por allí medio equipo de La Gulateca, salimos una noche a cenar cámara en mano y nos atrevimos a grabar nuestras aventuras cerveceras en uno de los locales más conocidos e históricos de la ciudad. La calidad y el sonido son inversamente proporcionales a lo bien que nos lo pasamos. Avisados estáis.

La Kölsch es una cerveza de tipo Ale de alta fermentación, bastante suave y ligera, y algo menos amarga que la mayoría de sus compatriotas alemanas de esta variedad. En realidad nada especial y poco que ver con esas cervezas artesanas de sabores y cuerpo muy marcado que tanto se estilan ahora. Es, para entendernos, una cerveza muy fácil de beber y de repetir.

De hecho es parte de la gracia, porque se sirve en vasos de 20 centilitros y, salvo que indiques lo contrario poniendo el posavasos encima, los camareros se encargarán de ir reponiendo los vasos según se vayan vaciando. Tan cómodo como peligroso, sí. Por cierto, el propio posavasos se usa para ir marcando las que llevamos acumuladas.

IMG_2193

Aunque se puede encontrar incluso embotellada o servida en jarras, la tradición indica que se tiene que beber en estos vasos alargados (strange o reagenzglas) y servirse a una temperatura de 10 grados. Lo que sí se mantiene intacto en la mayoría de locales es la tradición de servirla en  bandejas con un asa en su parte superior y que permiten llevar casi una decena a la vez.

Se puede beber una Kölsh casi en cualquier taberna de la ciudad, pero Brauhaus Sion es una de las cervecerías más antiguas de Colonia, cuya historia se remonta a nada menos que 1318. En aquel año, allí mismo, ya se hacía cerveza. Eso sí, como buena parte de la ciudad, tuvo que ser reconstruida tras la Segunda Guerra  Mundial y, aunque antiguamente se elaboraba allí mismo la cerveza, en la actualidad de produce en las afueras de la ciudad.

IMG_2197

Una de las peculiaridades de esta cerveza reside precisamente en las normas sobre su lugar de fabricación. Y es que sólo la elaborada en la región de Colonia puede llevar esta denominación, por mucho que se usen los mismos ingredientes y procesos. Así que no, no puedes fabricar tu propia Kölsh en el garaje de casa por muy cervecero artesano que seas.

Pero volviendo al local, Brauhaus Sion es una cervecería bastante popular y concurrida en la que, además de bastante turistas y Wi-Fi gratis, también encontraremos esta Kölsh (a 1,70 euros) y un excelente codillo asado o cocido, la especialidad de la casa. Rematado con un apfelstrudel (pastel de manzana) ya tenemos la cena ligera perfecta y una buena excusa para que caigan unas cuantas Kölsh. Después de todo, a eso hemos venido, ¿no?

De paseo por el Christkindlmarkt

gluhwein1

El Adviento -que empieza este domingo- es una época especial en Baviera. Este Land tiene unas tradiciones muy arraigadas y aunque muchas se han modernizado, mantienen intacto todo su encanto y el Adviento en Baviera es sinónimo de Weihnachtsmarkt o Christkindlmarkt.

Hace un par de días decidimos darnos una vuelta por el mercado navideño más famoso de Baviera, el que se celebra en Marienplatz (y alrededores) en Múnich. ¿Un mercado de Navidad en el centro de una gran ciudad? ¡Timo y turisteo, seguro!

Íbamos dispuestos a encontrarle pegas al Cristkindlmarkt y las tiene -mucha gente, precios algo elevados, etc.- pero la verdad es que pasear por este mercado es toda una experiencia que en seguida empezamos a disfrutar. Las luces, las casetas de madera, el frío y, sobre todo, el olor nos conquistaron. En unas zonas del mercado huele a canela, a jengibre, a caramelo, a frutos secos garrapiñados y en otras huele a salchichas, a brasa, a col caliente, a braten Kartoffeln. Nuestra alma cocinillas estaba vendida.
Lee el resto de la entrada »

Bebidas diferentes en envases reutilizables

ApfelschorleMarcharse a pasar un tiempo fuera de nuestras fronteras es un arma de doble filo para cualquier cocinillas. Por un lado, la nostalgia gastronómica no tarda en aparecer: que si el yogur no sabe igual, que si las patatas son más dulces y no queda bien la tortilla… Por otra parte, es también una oportunidad para descubrir nuevos sabores, preparaciones, productos y formas de hacer.

Y en esas estamos, en concreto en Alemania, como Pepe. En pocos días, ya hemos empezado a indentificar algunas cosas que no nos pitufan demasiado en los supermercados de Munich. Por ejemplo, que la variedad de productos precocinados y salsas preparadas es prácticamente infinta y eso se traduce en que mucha gente dedica no más de dos minutos a prepararse la comida: abrir, calentar y servir.

Por otro lado, hay cosas que bien podríamos importar. Hemos descubierto, por ejemplo, un sistema bastante extendido para tener bebidas y refrescos en casa, cuidar el medio ambiente y, además, ahorrar.

Se trata de las bebidas que ofrece desde hace varias décadas la cervecera Brauerei Rapp. Disponen de una amplia variedad de cervezas, refrescos, zumos y aguas minerales envasadas en botellas de vidrio de medio litro.

La gracia de estas bebidas es múltiple. Por un lado, están muy ricas, tienen sabores de refrescos a los que no estamos acostumbrados: lima, mandarina, naranja y limón, Apfel-schorle -una especie de refresco de manzana y agua con gas o limonada- o la clásica limonada. Todos ellos hechos con zumo de frutas, agua mineral, poco azucarados y con burbujas muy finas.

Además, te las traen a casa, el precio es razonable (entre 6,5 y 9 euros la caja de 20 botellas) y las botellas tienen un aire retro muy molón. Puede parecer muy de comodones suscribirse a un servicio de bebidas a domicilio y, en cierta manera, lo es pero tiene más ventajas que la de no tener que cargar con las botellas hasta casa.

Lee el resto de la entrada »