David Muñoz “anonadado” por las críticas a su foto de un cochinillo asado

Casi 1.000 comentarios y, como dice él mismo, la mayoría para llamarle de todo menos guapo. Es la reacción a la penúltima polémica del chef Dabiz Muñoz en redes sociales tras compartir hace unos días una fotografía de un cochinillo asándose en uno de los hornos de leña del restaurante Coque de Madrid.

“Sinvergüenza”, “lo más horroroso que he visto hoy”, “un bebé cerdo descuartizado” o “te falta empatía” son algunas de las perlas que en Instagram le dedican al popular cocinero, que hace un tiempo ya protagonizó una polémica similar por mostrar en su plato un pato con cabeza y plumas.

Y es que la aparente sensibilidad animalista en versión gastronómica se está convirtiendo en una clásico de las redes sociales. Curiosamente, no es tanto el hecho de comer carne lo que parece molestar a la mayoría, que no tiene mayores problemas con un plato en el que se muestra un corte del cochinillo -, sino las imágenes en las que se aprecia que se trata de un animal.

Lee el resto de la entrada »

‘Eau de french fry’, el jabón que huele a patatas fritas

Sabíamos que lo de ducharse con cosas raras estaba muy extendido en el mundo de las bebidas: jabón de gin tónic, champú de cerveza y todo tipo de inventos para practicar lo que -parece- es para algunos un deporte nacional, llevarse la cerveza a la ducha.

La cosa se complica si empezamos a hablar de geles y jabones con olor de comida. Y más si alguien se anima a reproducir ese recurrente chiste del “eau de fritanga” en homenaje a esos locales de los que se sale apestando a comida, y adaptarlo a la ducha.

Fritanga en general no, pero sí patatas fritas. A eso se supone que huele este surrealista jabón que hace tiempo lanzó la cadena de comida rápida Del Taco que -sorpresa- se dedica a la comida mexicana.

Una acción de marketing que coincidió –hace ya tiempo, cierto, pero merece la pena recuperarlo– con el lanzamiento de nuevos platos en su carta y con la que consiguió que muchos de sus seguidores declararán amor eterno a la marca a cambio de una de estas pastillas de jabón.

Que además ha logrado llamar la atención es evidente. Pero reconocido el mérito, lo que ya no nos queda tan claro es por qué unas patatas fritas tienen tanto protagonismo en una cadena de comida mexicana y, claro, cuál es la maldita gracia de salir de la ducha oliendo a patatas fritas.

“Mantente fresco con este jabón que te hará oler tan bien como las mundialmente famosas patatas fritas que incluimos en los menús…”, se puede leer en la caja.

En plena ola de calor, la verdad es que no estamos convencidos de que ir por ahí oliendo a patatas fritas sea buena idea. Por muy buenas que estén.

Esto será lo primero que se cocinará en el espacio


Aunque la dieta habitual de los astronautas se basa más en criterios puramente prácticos -peso, volumen y aporte nutricional- que en gastronómicos, de vez en cuando en la ISS (Estación Espacial Internacional) también pueden darse algún capricho.

Además de las versiones deshidratadas o listas para preparar de algunos platos típicos de las diferentes nacionalidades, hasta allí ha subido también pizza o helado. Incluso hay quienes piensan en llevar cerveza, aunque pensando más en el futurible turismo espacial que en los que están allí trabajando y que, lógicamente, tienen vetado el alcohol.

Pero lo que todavía no ha ocurrido en el espacio es que se cocine algo. No hablamos de echar agua caliente a un plato deshidratado, abrir una lata o calentar algo, sino de cocinar.

Una última frontera que podría estar a punto de caer gracias al proyecto de la cadena de hoteles Double Tree by Hilton y la empresa Zero G Kitchen especializada en electrodomésticos capaces de trabajar en gravedad cero.

Lee el resto de la entrada »

Los ‘influencers’ pagan el doble en esta heladería

Nuevo capítulo en la larga y un tanto cansina batalla entre los influencers -esa nueva especie de famosillo en Instagram, redes sociales y demás- que quieren cosas gratis y los restaurantes y negocios que están hartos de que les pidan cosas gratis.

Aunque lo habitual es que este tipo de acuerdos o peticiones se resuelvan en el ámbito privado con un “me interesa” o un “no, gracias”, parece que se ha puesto de moda la humillación pública de estos muchachos y muchachas con muchos seguidores y likes. Y hay que reconocer que la idea triunfa bastante.

“Los influencers pagan el doble”, asegura el cartel que luce en la mano Joe Nicchi, responsable de CVT-Soft Serve, uno de los carritos de helados más populares de Los Ángeles y que, todo hay que decirlo, maneja muy bien esto de las redes y la viralidad.

Si hace un tiempo ya triunfó con la foto de Bill Murray comprando uno de sus helados, ahora su decisión de cobrar el doble a los que le pidan un helado gratis a cambio de una mención en redes está arrasando entre los que tampoco tienen muy claro qué es eso de ser influencer pero están hasta el gorro de ellos.

Lee el resto de la entrada »

El cocinero que solo quiere cocinar: Bittor Arguinzoniz, un extraño en la cima del circo gastronómico

Arguinzoiz en una foto del libro sobre su cocina editado por Planeta Gastro

Según 50 Best, Etxebarri es el tercer mejor restaurante del mundo. Muchos ya hace años que tienen a Bittor Arguinzoniz -el cocinero detrás de este asador vasco- en el radar, pero puede que otros estén descubriendo ahora a este chef que ha sabido convertir el fuego y la parrilla en las nuevas estrellas de la alta cocina.

Poco amigo de las entrevistas y la exposición mediática, Arguinzoniz se ha convertido en un bicho raro en la cumbre de ese circo gastronómico al que nos hemos acostumbrado durante los últimos años. ¿Qué le dicen en su pueblo?, le preguntaban en una entrevista en esta misma casa. “Nada, aquí se ha enterado todo el mundo pero como si no se enterasen, nadie te hace caso”, responde. 

¿Y los premios? Bien, pero vaya, que de lo que se trata es de cocinar y de llenar el restaurante y que la gente se vaya feliz, explica. En cualquier otra caso sonaría a esa falsa modestia que tanta rabia da. Al discursito de cocineros que aseguran estar siempre en su restaurante aunque todo el mundo sabe que lo raro es pillarles en la cocina.

Pero aquí salta a la vista que no hay impostura. Estamos ante un cocinero que solo quiere cocinar y cuya incomodidad en saraos y premios es más que evidente. Se lo contaba hace unos días a Cristina Jolonch en una entrevista muy interesante: “Yo veo que la gente sale allí como si hubiesen ganado la copa del mundo. Yo soy incapaz de actuar así y paso mucha vergüenza”, explicaba.

Lee el resto de la entrada »

Cada vez tiramos más comida: consejos básicos para reducir el desperdicio de alimentos en casa

(Foto: EFE)

Cada vez se habla más de cocina pero cocinamos menos. Cada vez el discurso de no desperdiciar alimentos está más presente en todas partes pero, sorpresa, los datos revelan que la práctica queda muy lejos de la teoría: en los hogares españoles cada vez tiramos más comida. Concretamente casi un 9% más en 2018 respecto al año anterior.

¿Más cifras de esas que escandalizan mucho? Cada semana van a la basura 26.000 kilos de comida, lo que son más de 1.300 millones al año en España. Por supuesto, más del 90% asegura que no le gusta tirar comida a la basura, aunque a la hora de la verdad más del 80% reconoce que lo hace. ¿Somos o no geniales?

Otro dato interesante del informe publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación: el desperdicio se incremente en primavera y verano y, aunque los productos frescos -sobre todo fruta y verdura- son mayoría, también crece la cantidad de comida preparada que acaba en la basura.

Efectivamente, es en la producción y distribución donde se sigue tirando más comida, pero eso no significa que los hogares puedan desentenderse de la cuota de responsabilidad que le corresponde. Y 1.300 millones de kilos de comida al año son una cuota considerable.

Las excusas nos las sabemos todos y seguro que las hemos usado. Así que, ante la situación, igual lo suyo sería empezar a tomar medidas para que tirar la comida sea una opción solo excepcional cuando no haya ningún otro remedio posible.

Que los suele haber. ¿Por ejemplo? Cosas tan sencillas y cotidianas como estas:

Comprar menos cantidad y más a menudo

Algo que, además de evitar que los tomates o los melocotones se pongan pochos en casa y acaben en la nevera siendo corcho, tiene otras dos ventajas colaterales: comprar más en tiendas y mercados y menos en supermercados -donde se tiende a cargar más- y, de paso, comprar a granel, con el consiguiente ahorro de basura de envases, bandejas, mallas y demás.

Congela

Si has comprado más de la cuenta (malditas ofertas 3×2), según llegues a casa, un poco de organización y ese pollo o pescado que, evidentemente, no te vas a poder comer, directo al congelador. Y es que, acordarse cuando ya empieza a oler raro no sirve de nada, porque la nevera mantiene pero no hace milagros, y con estas temperaturas tampoco se trata de jugar a las intoxicaciones alimentarias.

Lee el resto de la entrada »

Más del 20% de los británicos siguen utilizando aceite de cocina como bronceador

Tú ves aceite, uno de cada cinco ingleses ve loción para el sol. (Foto Gtres)

Hace unas décadas, cuando no se conocían los peligros para la piel y la salud de la exposición al sol sin la debida protección, tostarse en la playa embadurnados de cremas que potenciaban el bronceado era lo habitual.

Estar bien morenos era casi un símbolo de estatus -algunos siguen pensando que ser de color naranja lo es, por cierto- y para conseguirlo valía todo, desde remedios caseros con bien de zanahoria hasta echarse por encima la botella de aceite.

Y es que el aceite de cocinar, normalmente el de girasol, era uno de los remedios caseros más habituales para conseguir que las horas en la playa cundieran más si se trataba de volver con un buen bronceado. Y con muchas papeletas para un cáncer de piel, aunque aquello lo descubrimos un poco más tarde.

Por suerte, el sentido común fue imponiéndose y el aceite cedió su espacio en la bolsa de la playa a cremas con factores de protección cada vez más altos.

Al menos eso pensábamos hasta que un reciente estudio de la cadena de supermercados ASDA ha señalado que en Reino Unido más de una quinta parte de la población sigue siendo fiel al aceite de cocina.

Una moda que, según señala The Telegraph, pegó fuerte en la década de los 60, cuando los británicos comenzaron a salir del país para ir de turismo, pero que, por lo visto, todavía se mantiene en muchas casas.

Aunque no se matiza el tipo de aceite usado, por los precios que se estilan por allí cabe suponer que no será de oliva, y que girasol o soja serán los habituales, tanto en las cocinas como en la playa.

En cualquier caso, una pésima idea por si alguien está pensando en recuperar viejas modas para aprovechar la ola de calor y empezar el verano bien moreno.

Una lista de hombres: solo cuatro cocineras entre los 50 mejores chefs del mundo según ’50 Best’

Más diversidad. Esa era la promesa de 50 Best cuando hace un tiempo anunció su nuevo sistema de clasificación que eliminaba de la lista a los que ya habían sido número uno. Pero está claro que la promesa se ha quedado simplemente en eso a la vista de la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo donde se repite lo de cada año: esto va de hombres.

Y es que parece que los responsables de esta influyente pero polémica lista han estado demasiado ocupados lidiando con los problemas de ego de los chefs como para ocuparse de otras cuestiones, como el tufo machista que, un año más, destilan estos premios.

De hecho, lejos de mejorar, la edición 2019 retrocede. Si el año pasado solo 5 cocineras lograban un puesto en el ranking de los 50 primeros, esta vez el número se reduce a 4 contando a Pía León, que comparte cocina con Virgilio Martínez en Central, en el puesto número 6 del mundo.

Por si no fuera suficiente, y para demostrar que las protestas relacionadas con el tema de género les importan bien poco, 50 Best se empeña en mantener el premio especial a la mejor cocinera que muchas chefs han tildado de ofensivo.

Es verdad que al menos este año la ganadora si está en la lista de los mejores del mundo: Daniela Soto-Innes, del restaurante Cosme de Nueva York que, más allá de este premio a la mejor chef, ocupa el puesto 23 de la lista.

Lee el resto de la entrada »

Lo peor y lo mejor de Master Chef 7

Pues ya está, hasta aquí ha llegado una nueva edición de MasterChef. Una temporada que arrancaba con la afirmación de que se enfrentaban a un alto nivel culinario, y que, una vez más, se ha demostrado que salvo algún concursante que ya entró fuerte y algún otro que ha evolucionado durante el concurso, el resto, pues la verdad, ni fu ni fa.

Eso sí, si por algo ha destacado esta séptima edición ha sido por el exceso de protagonismo del (supuesto) conflicto entre Carlos y Valentín. Una lucha que desde el programa han explotada hasta la saciedad, insistiendo y pinchando en cada uno de los programas incluso en más de una ocasión.

La guerra entre ambos y la formación de los consiguientes “ejércitos” a cada bando ha llenado, para nuestro gusto, demasiados minutos del programa. Ya sabemos que es tele y que blablablá pero, la verdad, ha resultado bastante cansino.

Carlos, lo peor de esta edición

Además del citado conflicto, lo peor de todo ha sido Carlos en sí mismo. El más sobrado (pese a no saber hacer ni un gazpacho) de los concursantes que recordamos en todos estos años. Un tío que llegó ya el primer día rajando de todos los compañeros, condenando a algunos de ellos a las pruebas de eliminación -como a Osiris, de quien llegó a decir que era un sobrado y que había que echarlo a los leones- o celebrando la expulsión de algunos de sus compañeros con una cara de satisfacción que daban ganas de apagar la tele.

Junto con Marcos llenaron el programa de un exceso de testosterona que resultaba bastante desagradable. Y suerte que Aleix no llegó a sumarse a eso que ellos insistían en llamar “El Trío Calavera” y que, gracias a dios, no llegó a fraguar nunca, porque hubiera sido la plasmación del mismísimo Trío de Colón en versión culinaria.

Lee el resto de la entrada »

La verdadera razón por la que ’50 Best’ ha cambiado sus normas

¿Cuál es el mejor restaurante del mundo? La pregunta en sí misma es, posiblemente, bastante absurda, pero cada año la lista The World’s 50 Best se empeña en responderla y situar en este lugar a un chef. Hoy mismo se presenta la edición 2019 en Singapur y hay dos cosas que ya podemos dar por seguras: no faltará la polémica -algo que los organizadores han demostrado saber manejar muy bien- y ninguno de los restaurantes que ya ha sido número 1 a lo largo de estas 16 ediciones ocupará el primer puesto este año.

Se trata de un notable cambio en el funcionamiento de esta lista confeccionada por la revista británica Restaurant y considerada por sus responsables como -ejem- los Oscars de las gastronomía. Los que ya hayan sido número 1 no participarán en el concurso, sino que pasarán a formar parte de una suerte de selección especial.

Según los organizadores, con ello se pretende potenciar la diversidad en la lista y evitar que, como ha ocurrido en los últimos años, sean siempre los mismos restaurantes los que se vayan turnando ese primer puesto.

Aunque esa es la versión oficial que se ha repetido los últimos meses y que hoy formará parte del discurso de la gala, un reciente artículo de Lisa Abend en Time tiene una teoría un poco menos bonita: es la presión de algunos de los chefs más importantes del mundo lo que ha obligado a la organización a modificar su sistema.

Lee el resto de la entrada »