¿Se te ponen malos los plátanos o los aguacates? Estas pegatinas prometen resolverlo

Si eres de los que nunca calcula bien las cantidades al hacer la compra en la frutería y acabas con un montón de plátanos pochos o de agucates demasiado maduros -lo que en el caso de los agucates supone un dineral, visto el precio al que andan-, hay un invento que podría salvar toda esa fruta de acabar en la basura.

Sí, efectivamente, comprar menos o pedirle al frutero piezas con diferente grado de maduración para que no estén todas verdes o pasadas a la vez sería lo más sencillo. ¿Pero quién quiere cosas sencillas que nos obliguen a ir al mercado un par de veces a la semana cuando tenemos una de esas modernas startups dispuestas a resolver, mediante una campaña de recaudación de fondos, los problemas del primer mundo?

Tras la correspondiente dosis de escepticismo, la verdad es que la idea de StixFresh suena muy interesante: pegatinas que se pueden poner en una amplia variedad de frutas para evitar que se pongan malas y alargar su vida durante -aseguran sus creadores- nada menos que 14 días.

¿Y cómo lo consiguen? Las pegatinas mágicas están impregnadas de una sustancia similar a la que de forma natural desprenden las frutas para protegerse de algunos depredadores y que, entre otros efectos, impide la proliferación de bacterias y, por tanto, retrasa su putrefacción.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué es ‘Impossible Foods’, la “carne” vegetal de la nueva hamburguesa de ‘Burger King’?

Aunque parecía una broma del April Fools’ Day -el día de los inocentes del mundo anglosajón- y seguro que muchos todavía no acaban de creérselo, lo de Burger King con Impossible Foods parece que va en serio: la hamburguesa vegetariana de la casa utilizará como ingrediente principal la que muchos consideran ya la carne vegetal del futuro.

En realidad, el proyecto de Impossible Foods lleva ya unos cuantos años en marcha y en 2016 ya estábamos hablando por aquí de ellos. De todos modos, es ahora cuando está comenzando a popularizarse en Estados Unidos, con precios suficientemente asequibles como para poder encontrar estas hamburguesas sin carne en supermercados, y ahora también en cadenas de comida rápida.

Una compañía que, por cierto, poco tiene que ver con esa imagen de vegetarianos hippys que igual muchos tienen. Se trata de una startup que entre sus inversores cuenta con nombres como Bill Gates o Google.

Pero volviendo a sus hamburguesas, pese a que algunos hablan de ella como carne sintética, en realidad no estamos ante ningún tipo de carne de cultivo surgida de un laboratorio -algo por ahora muchísimo más caro-, sino de un preparado vegetal que se asemeja por aspecto, textura e incluso olor y sabor a la carne convencional.

Lee el resto de la entrada »

‘Master Chef 7’: maridajes con cerveza en el país de los vinos y otras decepciones de la nueva edición

Este año la séptima edición de MasterChef ha arrancado bajo la premisa del ‘todo nuevo’. La novedad fundamental, con permiso de la ausencia de Eva González, es que, por primera vez, compiten no solo los concursantes sino también el jurado. “Nuestra reputación está en juego”, afirmaba Jordi Cruz nada más arrancar el primer programa.

Como si de La Voz se tratara -igual se trataba de homenajear a Eva- cada jurado tiene sus propios minichefs. 5 cada uno para ser exactos, aunque la pobre Samantha ya tuvo su primera baja en el primer programa. Veremos cómo evoluciona la cosa hoy en la segunda entrega.

Pero más allá de esto, la verdad es que, novedades novedades, pocas. Un año más ha apelado al altísimo nivel culinario, pero bastó la primera prueba de eliminación -a base de bocadillos- para ver que, de entrada, los que se salvan se pueden contar con los dedos de una mano. Y no lo decimos nosotros, es que ellos mismos se retratan.

Sin ir más lejos, Teresa, la gallega que dice haber venido al programa a “reivindicar las canas” se vanagloriaba de haber hecho su primera mayonesa. Vamos, que ni Carmen Lomana en la edición Celebrity. Y lo mejor es que se supone que ella, y algunos otros de sus compañeros, han sido los elegidos de entre los 25.000 aspirantes que se han presentado a esta edición…

Lee el resto de la entrada »

¿A alguien le puede ofender esta foto? Parece que a Instagram sí

La complicada relación de Instagram con la carne es de sobra conocida. Sobre todo si es de mujeres e incluye un pezón. Pero lo que no sabíamos es que el puritanismo de Facebook y sus aplicaciones incluía también la faceta más gastronómica del asunto cárnico.

Así lo comprobó hace unas semanas la chef Olia Hércules al ver como Instagram censuraba una foto que había compartido y en la que podían verse las orejas cortadas de un cerdo y dos patas. Una escena de lo más habitual en cualquier mercado del país pero que, por lo visto, viola las normas de Zuckerberg respecto a lo que se puede publicar o no.

“Esta foto contiene material sensible que puede ofender o molestar a algunas personas”. El mismo argumento que usa Instagram para unas tetas -nunca para violencia o para armas, ojo- pero aplicada a la casquería porcina.

Lee el resto de la entrada »

‘Coravin’, probamos el aparato que permite servir una copa de vino sin descorchar la botella

No es ninguna novedad y, de hecho, hay ya nada menos que cuatro modelos en el mercado. A estas alturas seguro que todo el mundo lo ha visto, y empieza a ser una pieza habitual en muchos restaurantes que quieren tener una oferta decente de vinos a copas.

Pero por si queda algún despistado, Coravin es un aparato que permite servir una copa de vino sin necesidad de descorchar la botella y, por tanto, sin afectar a su conservación. Un ingenioso invento que introduce una minúscula aguja en el corcho e inyecta gas argón para forzar la salida del líquido y mantener el resto a salvo de la oxidación.

Teníamos muchas ganas de probarlo y por fin le hemos podido echar el guante a uno. Concretamente al Model Two, que con un precio de 300 euros es casi una ganga comparada al modelo original y al actual Eleven que, orientado más al mercado profesional, supera los 1.000 euros.

Lee el resto de la entrada »

Algas y queso, un maridaje imposible que funciona

De todas las posibles formas de celebrar el Día Mundial del Queso -27 de marzo, nosotros también lo acabamos de descubrir-, seguro que comer alga no figura a priori entre las 100 primeras opciones que a uno le vienen a la cabeza.

¿Qué tienen que ver las algas con el queso? Buena pregunta. Pero incluso se puede complicar un poco más: ¿Qué relación puede haber entre las algas gallegas de Porto Muiños y los quesos de Suiza?

Eso mismo nos preguntábamos mientras nos surmergíamos en las gélidas aguas de la costa gallega, cerca de Villagarcía de Arousa, para recolectar las algas que más tarde el chef Ivan Domínguez cocinaría en su nuevo restaurante Nado de A Coruña junto a diferentes variedades de queso suizo.

Lechuga de mar, codium, kombu, wakame, espagueti de mar…  Sólo en Galicia hay unos 600 tipos de algas, aunque solo comercializan unas 30, nos cuentan desde Porto Muiños, la empresa que se atrevió con este negocio hace 20 años y que ha conseguido situar estos vegetales marinos entre los ingredientes de la alta gastronomía.

“Todavía nos llaman los locos de las algas”, bromea Antonio Muiños mientras recuerda que cada variedad tiene sus propios matices y sabor más allá de ese genérico sabor marino. “¿A qué saben las manzanas? Pues dependerá del tipo de manzana. Con las algas pasa lo mismo”, explica.

Si integrar las algas en la cocina ya es para muchos un reto, añadir a la ecuación el queso suena imposible. De hecho, así han bautizado (Maridajes imposibles) desde Quesos de Suiza esta aventura gallega que dentro de unas semanas llegará al público en Madrid.

Lee el resto de la entrada »

Chocolatinas, snacks y refrescos. Así es el “espacio saludable” de un vending en pediatría de un hospital

“Tu Nutella para llevar”, reza la publicidad de una una máquina de vending repleta de refrescos, galletas, chocolatinas y snacks. Unas botellas de agua son la única opción sana entre una oferta de más de una treintena de productos.

¿Cuál es la noticia? Desgraciadamente ninguna, porque ya se sabe que este tipo de máquinas son el paraíso del azúcar y el ultraprocesado. Después de todo, cuando alguien se acerca con una moneda en la mano a una de ellas lo que quiere es una buena dosis de chocolate o chuches, ¿verdad?

Que en el espacio inferior la compañía encargada de la máquina (Selecta) hable de “tu espacio saludable” parece un chiste de mal gusto teniendo en cuenta que, insistimos, no hay ni unos míseros frutos secos con los que tentar a quienes no quieran una chocolatina.

Que allí al lado, en una esquina y apartado como para no molestar, haya un cartel que invita a una vida activa y saludable es la segunda parte de este chiste que empieza a no hacer gracia.La idea está clara: si te sacas una lata de refresco y tres chocolatinas la única responsabilidad es tuya, que ellos ya te han puesto el cartelito institucional de turno para que comas fruta. Aunque en la máquina no haya, claro.

Pero es que la cosa no queda ahí. Porque esta máquina que sería habitual en cualquier sala de espera o estación de metro, resulta que está en la planta de pediatría del hospital Sant Joan de Deu de Barcelona. Si hace un tiempo hablábamos de los lamentables desayunos infantiles que se servían en un hospital público de la misma ciudad, parece que en los pasillo de este la cosa no mejora demasiado.

Lee el resto de la entrada »

Lamprea, así se cocina y se come el pescado más monstruoso del mercado

Pez vampiro para los más dramáticos. Primo feo de la anguila para los que prefieren una descripción más coloquial, aunque en realidad ambas especies no tienen nada que ver. El caso es que la lamprea es uno de esos animales que, por su aspecto, su historia y la forma en que se cocina, no deja indiferente a nadie: o no quieres ni verlo y mucho menos probarlo, o es uno de esos manjares de invierno que muchos esperan impacientes.

Desde los ríos gallegos donde se pescan con artes tradicionales llegan las primeras lampreas a principios de año en una temporada corta que se alarga hasta mediados de abril como mucho. Poco más de tres meses que han convertido este producto en una exquisitez muy codiciada entre los gourmet.

Es difícil de pescar, de limpiar y de cocinar, y lo cierto es que muy pocos restaurantes se atreven a lidiar con la lamprea. Todos los ingredientes para crear un mito.

Rías de Galicia, uno de los restaurantes gallegos históricos de Barcelona y marisquería de referencia, es uno de ellos. Desde diciembre, ya hay gente llamando para saber cuándo llegan las lampreas, nos cuenta Ever Cubilla, el chef de la casa. Se sirven unas 80 raciones por temporada y el precio de cada una de ellas ronda los 45 euros.

Es además el plato estrella del menú dedicado al delta del Miño de esta casa y que, mientras dura la temporada, suma a la lamprea varios platos en los que la anguila y las angulas son protagonistas.

Aunque en Galicia también se consume en empanadas, a la plancha o incluso últimamente se puede encontrar en conserva y ahumada, la forma más tradicional de comer la lamprea es a la bordalesa, con una salsa de origen francés a base de vino y que en este caso incluye también la sangre del animal.

Lee el resto de la entrada »

Los niños que cortan lenguas de bacalao: así se pesca el ‘Skrei’ en Noruega


“No huele a bacalao, huele a dinero”, bromean los trabajadores del pequeño puerto de Husøya mientras visitamos las instalaciones de la planta donde se prepara el pescado para llegar a todo el mundo, incluido España, uno de los principales mercados para el bacalao noruego en general y para el Skrei en particular.

Este bacalao de gama alta, que recorre el océano Ártico desde Rusia y es capturado en esta aguas, ha pasado de ser un desconocido a estar presente en pescaderías y cartas de muchos restaurantes del país. Aunque el bacalao salado es muy popular y tiene un peso histórico en el recetario de muchas regiones del país, el Skrei se consume principalmente fresco.

Pero no es una especie diferente de bacalao (Gadus morhua) como muchos creen, sino una suerte de marca o de denominación de origen que el Consejo de Productos del Mar de Noruega ha sabido promocionar y defender muy bien en los últimos años.

Y sí, el bacalao huele a dinero. Se trata de uno de los sectores estratégicos para un país que vive mirando al mar y cuya pesca representa un porcentaje considerable de la economía. Si un trabajador normal de la construcción puede ganar 50.000 euros al año -estamos en Noruega, no lo olvidemos-, un pescador puede doblar esa cifra, nos recuerda Steve Tøllefsen, capitán del barco con el que salimos a pescar.

Lee el resto de la entrada »

El mito de los pesticidas de las fresas o cómo seguir liando sobre lo ecológico y lo químico

Foto: Europa Press

Comienza la temporada de fresas y con ella la polémica de cada año. ¿Sobre el precio que se paga al productos? ¿Sobre las condiciones de las trabajadoras -mayoritariamente son mujeres- que las recogen en los campos de Huelva? No, mucho mejor que fijarse en problemas reales es alimentar mitos y asustar al personal con los temidos pesticidas.

Hace unos días se ve que alguien en el Comité de Salud Medioambiental de la Asociación Española de Pediatria se levantó con ganas de juerga y soltó uno de esos tuits con más éxito que información: a un lado una fresa convencional con una lista de productos químicos usados en su cultivo, al otro una “orgánica” en la que sólo hay fresa. 

Muy bonito todo, excepto porque básicamente es mentira. En realidad la imagen lleva tiempo circulando por ahí y parece que su origen es Live Love Fruit que, sorpresa se dedica entre otras cosas a la venta de productos ecológicos, exprimidores para hacer zumos, aceite de coco y, en fin, ese tipo de cosas que supuestamente se relacionan con una vida más sana.

¿Y por qué es mentira? ¿Acaso las fresas ecológicas no son mejores y libres de pesticidas mientras que las convencionales nos envenenan? Pues ni una cosa ni la otra. Como señalaba la experta en farmacia y calidad de la industria alimentaria Gemma del Caño a través de Twitter en respuesta al mensaje -que después eliminaron- resulta que en la agricultura ecológica también está permitido el uso de determinados pesticidas y productos químicos.

Pero ya no se trata del eterno debate sobre si lo ecológico es o no más sano -los estudios que lo demuestren brillan por su ausencia, recuerdan con razón los más escépticos con el tema- sino esa bonita manía de meter miedo al consumidor con los pesticidas.

Así lo recuerda Miguel A. Lurueña en uno de los siempre interesantes hilos de su cuenta, Gominolas de Petróleo. No es que una y otra agricultura usen pesticidas, es que las denominadas fresas convencionales igual que cualquier otro producto son perfectamente seguros. Para eso existen controles, análisis y una regulación que se aplica a cualquier alimento que llega al mercado.

“La legislación establece límites máximos para el contenido en pesticidas que deben cumplir todos los alimentos, sean de producción ecológica o convencional. Se hacen controles para verificar. La legislación se cumple. No hay pesticidas en los alimentos”, recuerda.

¿Podemos comer fresas o cualquier fruta sin peligro? Efectivamente. ¿Aunque no sean ecológicas? Por supuesto. Y si lo que echamos de menos son las fresas con sabor y que no necesariamente sean del tamaño de un melocotón, posiblemente la respuesta pasa más por apostar por el producto de temporada y proximidad que por aquellos que simplemente tienen un sello ecológico. Y que no olvidemos que no tienen porqué cumplir esas dos condiciones.

En cualquier caso, ¿qué pinta la Asociación Española de Pediatría aquí, alimentando bulos quimiofóbicos? Esa es la gran pregunta. Sobre todo cuando está bien claro que tiene trabajo más importante y urgente que hacer.