Kiwis pelados, la penúltima estupidez de la fruta envasada

Cualquier cosa de antes de la pandemia suena ahora mismo muy lejana. Pero hubo un momento, hace solo unos meses, que parecía que la guerra contra el plástico estaba casi ganada. Los supermercados prometían eliminar envases absurdos e incluso ponían cara de arrepentimiento cada vez que un cliente compartía una fotografía de verduras y frutas cubiertas de plástico sin ninguna aparente necesidad de ello.

Pero el coronavirus ha hecho que aquello parezca cosa del pasado. Muchos plásticos han vuelto, los guantes son ya un clásico de los supermercados -las papeleras rebosantes de ellos también- y, en general, nadie parece ahora mismo estar por la labor de recuperar el tema.

Pese a ello, de vez en cuando una foto nos hace recordar el tema. Y lo estúpidos que podemos llegar a ser. Porque si los tomates y aguacates ya cortados o envasados parecían marcar un récord insuperable de lo vagos o tontos que como clientes podemos llegar a ser, tenemos nuevo ganador: el kiwi pelado y envasado con tenedor y todo.

Lee el resto de la entrada »

Leche de aguacate, la próxima bebida vegetal de moda

Si el mercado de leches vegetales no para de crecer y el aguacate sigue siendo la fruta de moda, era solo cuestión de tiempo que alguien decidiera combinar estos dos hits para, alehop, inventar la leche de aguacate. No, los aguacates no se ordeñan igual que tampoco la avena, el arroz o la soja.

Hecho el correspondiente chiste, veamos qué es esto del Avocado Milk que, tras triunfar en Australia, llega ahora a Estados Unidos y, por supuesto, no tardaremos demasiado en verlo en los locales más healthies del país y en los brunchs que quieren estar a la última.

Elaborado a base de leche de avena y un 40% de aguacate triturado (vaya, que tiene más avena que aguacate), sus creadores prometen que esta bebida de color verde sabe como el aguacate y, sobre todo, mantiene todas las propiedades que se le atribuyen a esta deliciosa fruta.

Lee el resto de la entrada »

El extraño caso de la bebida alcohólica “para gente sana”

Hemos perdido la cuenta de la cantidad de marcas de bebidas que han intentado vincular el consumo de alcohol a la salud. Que si una copa de vino al día es buena, que si la cerveza hidrata, que si el gin tonic es detox… A esto no hemos llegado, pero tranquilos que a algún genio del marketing se le acabará ocurriendo.

Pero estas sutilezas de andar tirando de estudios médicos de dudosa fiabilidad para intentar demostrar lo que la ciencia ya ha negado infinidad de veces -no, lo sentidnos, el alcohol no es bueno- son cosa del pasado. Ahora lo que se lleva es dejarse de remilgos e ir al grano. Eso es lo que han hecho los inventores de Felina, que se presenta como -atención- “la bebida con alcohol para gente sana”.

Si lo que querían era enfadar a los nutricionistas y médicos del país, aplauso fuerte: seguro que lo habéis conseguido. Enfadar o, al menos, que se lleven las manos a la cabeza con gesto cansino.

Porque, en realidad, esta bebida rosa y aparentemente orientada a gente muy cool no ha inventado nada con su campaña de marketing. Es verdad que no dice que sea sana, sino que es para gente sana. Pero basta leer un poco más su carta de presentación para que quede clara la idea: te quieres cuidar pero tampoco quieres ser un perdedor que no bebe alcohol.

Copio literalmente y con el máximo respeto a los compañeros periodistas de las agencias de comunicación que tienen que escribir estas cosas obligadas por el cliente de turno.

“¿Es Felina la bebida con alcohol perfecta? Para ello analizamos su contenido y podemos decir que no se le puede pedir más: no tiene azúcar, tiene 77 calorías y 1,5 gr. de carbohidratos por botella (la cerveza tiene 130 calorías y 12 gr. de carbohidratos), es gluten free, vegana y además se presenta en una botella ecofriendly con un diseño chic y cool”.

Lee el resto de la entrada »

Finca Antigua Viura sobre lías 2019: el vino de la semana

Seguro que lo has escuchado alguna vez: crianza sobre lías. Puede parecer uno de esos detalles un poco pomposos que a veces se dan de un vino pero que no aportan mucho. Nada más lejos de la realidad. Esta técnica (dejar el vino con los restos de levaduras) aporta ese punto de estructura que convierte a muchos blancos en algo más. Y este Finca Antigua, que pasa cinco meses con las famosas lías y que se va removiendo de forma semanal, es un gran ejemplo.

Fresco, aromático y con un punto de complejidad que lo hace muy interesante, la crianza no es el único detalle que le da a este vino una marcada personalidad. Y es que estamos ante un monovarietal (es decir, solo se usa un tipo de uva) de viura, una variedad mucho menos popular que verdejos, albariños, chardonnays y compañía, pero que parece estar volviendo con fuerza.

Uva que, además, como suele ser habitual en esta bodega, llega de una sola finca. Ese terruño (o terroir, si quieres que suena más fino) es otra de las notas distintivas de un blanco de esos que no deja indiferente y que, además, promete evolucionar muy bien en botella si tenemos paciencia para ello. Y todo ello por -atención- solo 6 euros. Para comprar, probar y guardar ya mismo.

Variedades: 100% viura

Zona: DO La Mancha

Para hacerte el listo: igual te miran raro si dices que hay aromas de heno cortado en el vino. Pero ni caso porque tienes toda la razón: los hay.

Precio: 6 euros

¿Se puede cocinar bien un chuletón en un horno casero? Lo probamos

Para algunos, intentar cocinar un chuletón en casa es sencillamente imposible. Otros se conforman con algún que otro apaño en la plancha. Pero en lo que coincide la mayoría es que nada puede igualar a una buena brasa a la hora de cocinar carne.

Así que, quienes no tenemos a mano una barbacoa, solemos entrar en verano en un periodo complicado cuando entra el antojo de alguna carne a la brasa. O pescado o verduras, que esto no va solo de carnívoros.

De ahí que como buenos vascos, y tras haber tenido la suerte de poder probar en nuestra vida unos cuantos muy buenos txuletones -tenemos que escribirlo así-, al oír hablar por primera vez de un horno doméstico con una función específica para cocinarlo se dispararan todas nuestras alarmas.

Es verdad que en Estados Unidos se estila bastante lo de cocinar este tipo de cortes de carne al horno tras sellarlas en plancha. Pero por aquí no es habitual, y hay una separación muy clara entre asar al horno y cocinar a la parrilla o brasa.

Al menos hasta ahora. O eso es lo que aseguran en Teka con su SteakMaster, un horno que, como su propio nombre permite adivinar, está pensado para ser una especie de barbacoa casera en la que cocinar carne a la brasa. Para ello cuenta con dos herramientas únicas: un grill capaz de alcanzar los 700 grados y una plancha de hierro forjado sobre la que se cocinará la carne en cuestión de minutos.

El grill permite alcanzar los 700 grados

 

La verdad es que la teoría y los vídeos oficiales son, como siempre, muy prometedores y los resultados apetecibles. Pero, ¿y la realidad? Hemos tenido ocasión de verlo en acción y cocinar nosotros mismo un chuletón en él para comprobar qué tal.

La técnica es de sobra conocida: buena carne, atemperada antes de cocinarla y temperaturas muy altas durante poco tiempo. Lo de la calidad del producto queda en manos de cada uno, pero el resto del proceso es muy sencillo y guiado paso a paso en pantalla. Hay que elegir el grosor de la carne, el punto deseado entre tres ofrecidos y listo.

El atemperado dura 20 minutos, en los que la carne está a 40 grados. Evidentemente, si ya está a temperatura ambiente -ojo con estas cosas en verano que los expertos en seguridad alimentaria nos tiran de las orejas-, nos lo podemos saltar con el modo manual.

Tras este paso hay que sacar la carne (la plancha de hierro se queda dentro) para que empiece el precalentamiento serio hasta alcanzar los 700 grados con el grill especial superior. Tarda 15 minutos. Cuando está listo, con guantes (incluidos) y mucho cuidado, se deposita la carne en la plancha y, cuando avisa (5 minutos), se da la vuelta otros 3 minutos. Y listo.

¿Sencillo? Mucho. No tiene más misterio de lo que hemos explicado y el resultado es muy bueno. Cierto, no como una parrilla con su carbón y tal, pero mucho mejor que lo que vamos a conseguir en una sarten o plancha en casa.

Lee el resto de la entrada »

Receta de helados ‘Calippo’ de lima y limón caseros

El Calippo es otro clásico de nuestros veranos ochenteros que sigue triunfando a día de hoy entre los pequeños y también adultos nostálgicos. Aunque ahora podemos encontrar de más sabores, en su origen, el sabor de lima y limón era el único que podíamos encontrar en los carteles del bar de la esquina o la heladería del barrio. Un tiempo después apareció el sabor a fresa, pero el primero ya había conquistado nuestros corazones para siempre.

Compartía protagonismo con otros iconos de la conocida marca Frigo, como el Frigodedo, Drácula, Capitán Cola (el cohete) o el Frigopie, del que también hicimos hace un tiempo la receta casera con un resultado buenísimo.

Los Calippo caseros son aún más fáciles de hacer, solo necesitamos, como su nombre indica, lima y limón además de agua con azúcar.

Opcionalmente, para que resulte más atractivo y se parezca más al original (no, la mezcla de lima y limón no da ese verde potente característico), podemos usar unas gotas de colorante verde o una mezcla de azul y amarillo. También necesitamos, claro, los moldes con la forma característica de este helado, que ya pueden conseguirse en muchísimos sitios.

Lee el resto de la entrada »

Las vacas de Burger King ahora se tiran menos pedos: llega el ‘Whopper’ con bajas emisiones de metano

Si 2020 no te estaba pareciendo suficientemente extraño, Burger King se acaba de encargar de subir el listón del surrealismo con su “Whopper con bajas emisiones de metano”. No, no es un error tipográfico ni algún tipo de broma, ni hemos tirado de titular escatológico para conseguir clics. Se trata de una nueva hamburguesa que llega con la promesa de provenir de un sistema de producción de carne con menos emisiones de gas metano.

Aunque alguno suspirará aliviado al comprobar que al menos lo del metano se refiere a las vacas y no a los consumidores de la hamburguesa, la verdad es que sigue siendo una forma un tanto peculiar por parte de Burger King para demostrar su compromiso con el medioambiente y asumir algunos de los problemas de la ganadería intensiva.

Un tema muy serio -el famoso documental Cowspiracy ya lo abordó hace años, aunque las cifras que manejaba eran muy discutible- y que desde hace tiempo está sobre la mesa cuando se habla del consumo de carne y los problemas que supone para la sostenibilidad del planeta.

Pese a ello, la cadena de comida rápida ha optado por un acercamiento un tanto curioso y ha presentado su propuesta con un vídeo que hemos tenido que ver un par de veces para estar convencidos de que es oficial y no una parodia de algún grupo ecologista o hecho por alguien de McDonalds.

Lee el resto de la entrada »

Los mejores gazpachos del supermercado

¿Nos ponemos muy pesados cada verano con el gazpacho? Sin duda. ¿Es uno de los platos más sencillos, sanos y apetecibles cuando hace calor? También. El caso es que el 21 de julio se celebra el Día Internacional del Gazpacho. Habría que preguntarse por eso de “internacional”, teniendo en cuenta los estropicios que se suelen hacer por ahí con la receta, pero el caso es que aquí tenemos otra estupenda excusa para hablar de esta sopa fría de tomate.

Aunque hacerlo en casa es muy sencillo -si lo haces, toma nota de este truco-, en el supermercado también hay opciones interesantes ya listas para consumir. Es verdad que costará encontrar uno tan rico como el casero, o al menos tan ajustado a nuestros gustos, pero para un día con prisas o un poco vagos, ¿cuál es la mejor opción de los envasados?

El tema daría para un debate casi infinito, así que la OCU, como siempre, ha decidido facilitarnos las cosas con su clásico ranking de productos del supermercado, y donde valoran sabor, precio, ingredientes, texturas… La cantidad de AOVE que incluye cada uno ha sido un criterio que, según explican, se ha puntuado especialmente en la valoración.

El mejor gazpacho del super según la OCU

¿Discutible? Por supuesto, porque, por mucho que diga la OCU o quien sea que tal marca es la mejor, de nada servirá si su sabor no nos convence, la textura nos es la deseada, o si el vinagre o el pepino se notan más o menos de lo que nos gustaría.

En todo caso, siempre resulta útil, o al menos curioso, echar un vistazo a esta lista. Y en la edición de 2020 publicada hace algunos meses tras probar y analizar más de 40 gazpachos envasados, su lista de ganadores es la siguiente:

  1. Gazpacho Chef Select de Lidl
  2. Gazpacho Tradicional Aliada (El Corte Inglés)
  3. Gazpacho Andaluz Hacendado (Mercadona)
  4. Gazpacho Tradicional El Corte Inglés
  5. Gazpacho Tradicional Don Simón

Lee el resto de la entrada »

El restaurante que no tenía ni tortillas, ni tronas para niños, ni educación

Que la comida sea buena, el precio adecuado y el servicio eficiente es lo que se da por hecho de cualquier restaurante. Es verdad que tal vez sea un alarde de optimismo, pero al menos entre los locales que presumen de cierto bagaje y profesionalidad, no es mucho pedir que estas tres condiciones se cumplan.

A partir de ahí empezarían los argumentos que muchas veces son los que acaban inclinando la balanza y te llevan a incluir un lugar en la lista de preferidos y otros en los de no volver. Aunque en ambos se coma estupendamente, ojo.

La amabilidad -que no servilismo-, los detalles con el cliente, la profesionalidad en la gestión y el trato general son muchas veces tan importantes como el punto del arroz, la calidad del pan o una carta en condiciones. Y para quienes somos padres, el trato a los pequeños cuando están en la mesa suele ser un excelente termómetro para determinar si volverás y recomendarás un local o no.

Igual que vamos a dar por hecho que en un restaurante la comida estará buena, también que los retoños se portarán bien. Que sí, que hay demonios que molestan a otros clientes, pero también adultos que vociferan, fuman en la mesa de al lado de la terraza y, en general, resultan seres molestos a una edad en la que no hay margen para hacerlo.

No entraremos en ese punto. Si crees que por la comida, el espacio o los tiempos, tu restaurante no es adecuado para niños, lo dices y punto. Hay muchos y no pasa nada. Si no, si estás dispuesto a aceptarlos, cobrarles lo que coman y, en definitiva, a que sean un cliente más, parece lógico pensar que también les tendrás que tratar como tal.

Todo esto viene a cuento de la historia que una compañera y amiga compartía hace unos días. Comiendo en un coqueto -y bastante conocido y respetado- restaurante de una preciosa cala de la Costa Brava, el local no tenía tronas ni se prestó a preparar una tortilla para el pequeño de la familia.

Tras comentarlo en Twitter empezó un rifirrafe en el que el restaurante quedó en bastante mal lugar. Lejos de tomar nota, aceptar la crítica o simplemente ignorarla, mostraron una falta de profesionalidad que, la verdad, por muy buena que sea su cocina y localización, quitan las ganas de pasarse por allí. Con niños o sin niños, ese es el tema.

Que la persona que hizo el apunte -de forma pública y muy educada- se dedique al periodismo de viajes y gastronomía es un detalle también a tener en cuenta.

No en plan “no sabes con quién estás hablando” -no era el tono ni lo es nunca en su caso, como saben quienes la conocen-, sino para tenerlo en cuenta a la hora de valorar su comentario. Es muy sencillo: si alguien que se dedica a esto y que ha probado muchos restaurantes de todo el mundo te dice algo, igual es como para tenerlo en cuenta.

Lejos de eso, una airada respuesta y una sucesión de despropósitos (no tenemos trona ni tortillas pero sí el mejor pescado, andaban tuiteando la última vez que me asomé) de los que seguro que se arrepienten cuando pase el calentón.

Lee el resto de la entrada »

‘Lucero 2018’, el vino de la semana

La última incorporación a la línea de referencias de la bodega Cruz De Alba se presenta con una interesante combinación de tradición -estamos en Ribera- y nuevos sistemas de cultivo ecológico y biodinámico para las pequeñas parcelas a partir de las que se elabora este tinto.

Aunque suene contradictorio, estamos ante un vino con mucha personalidad y una tirada corta (apenas 25.000 botellas de las 40 hectáreas dedicadas), pero que resultará familiar a los amantes de los tintos más frescos de la zona. El concepto que usan sus creadores es “bodega boutique” y, aunque pueda sonar un poco altisonante, en realidad define muy bien la esencia del trabajo que se hace aquí.

Fresco, con mucha fruta, acidez que facilita el copeo, estamos ante uno de esos vinos sencillos a los que les sienta genial un punto de frío en el servicio y que, además, puede presumir de una relación calidad-precio excepcional.

El precio oficial es de unos 9 euros pero, en realidad, en la tienda online de la propia bodega se puede encontrar por menos de 8. Así que, aunque es verdad que se plantea más para hostelería que para consumidor final, resulta difícil resistirse a tener en casa alguna botella a mano para este verano.

Variedades: 100% tempranillo

Zona: DO Ribera del Duero

Para hacerte el listo: aunque suponemos que será tan útil como la usada para personas (es decir, cero), las viñas se tratan con lo que se denomina “agrohomeopatía”.

Precio: 8 euros