Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

La hamburguesa que te ayuda a mantener la “distancia social”

Ahora que todo el país está ya por lo menos en Fase 1, hay algo que seguramente ha quedado ya muy claro: lo de mantener la “distancia social” no es tan fácil.

Ya sea, como dicen algunos, por eso del carácter mediterráneo, por las ganas de calle y terrazas o simplemente porque las aceras son demasiado estrechas, lo de estar a dos metros unos de otros a veces se complica. Sobre todo en las primeras reuniones de familia y amigos después de dos meses sin vernos.

Pero en Burger King han tenido una ingeniosa idea para contribuir a que la gente respete esa distancia de seguridad y se quite la manía de pegarse en la cola de la panadería, al hacer deporte o simplemente al pasear: la cebolla.

Así que, tirando de humor, esta cadena de hamburgueserías ha lanzado en Italia su social distancing Whopper“, que incluye el triple de cebolla que la receta habitual. Nada como un buen aliento de cebolla para animar a que todo el mundo mantenga la suficiente distancia y el dichoso coronavirus nos de una tregua.

Una ingeniosa campaña de publicidad en uno de los países más golpeados por la pandemia pero que, más allá de la dosis de humor, es totalmente real: desde hace unos días, todos los establecimientos de Burger King en Italia han incluido en su menú esta versión tan especial de su famoso Whopper que hará las delicias de los amantes de la cebolla.

¿Es buena idea dar menús de ‘Telepizza’ a los niños con beca comedor?

Vaya por delante que, detrás de la idea, seguro que hay buena intención. Y que en tiempos tan extraños como estos que estamos viviendo, todos hacemos cosas raras, nos saltamos rutinas saludables y, en general, tendemos a pensar que nos merecemos algún capricho para que confinamientos, cuarentenas, pandemia y compañía sean más soportables.

Vaya, que lo que en cualquier circunstancia normal sería un chiste de mal gusto, estos días muchas veces se soluciona con un “mira, qué más da”. Que si en cualquier otro momento a alguien se le ocurre sugerir que un menú de Telepizza es una buena opción para un comedor infantil pensaríamos que se ha vuelto loco. O que es Trump.

Algo así es lo que ha ocurrido estos días en la Comunidad de Madrid. Con colegios y comedores cerrados, el gobierno autonómico ha echado mano del ofrecimiento de Telepizza para servir comida a los más de 11.000 niños en riesgo de exclusión social que reciben beca comedor.

El gobierno de Ayuso lo anunció, el Ministerio de Sanidad dijo que de eso nada, Rodilla se apuntó, y se supone que al final se ha dado autorización y las familias ya han podido pasar a recogerlos.

Lee el resto de la entrada »

El vino de la semana: ‘Tesalia 2016’

Aunque al hablar de vinos y Cádiz la mayoría piensa en los generosos de Jerez, en esta tierra también se hacen unos tintos de lo más interesantes y originales, justo lo que nos encanta descubrir. Y esta segunda añada de Tesalia confirma lo que ya se intuía con la primera añada: estamos ante un gran vino.

Elaborado con una interesante pero poco habitual combinación de Petit Verdot, Syrah y Cabernet Sauvignon, la variedad local Tintilla de Rota aporta solo un 5% al ensamblaje final, pero le da un toque muy personal a un vino dispuesto a reivindicar que Cádiz puede ser también tierra de grandes tintos.

¿Pero cómo lidiar con la temperatura en un momento en que todos los viñedos quieren ganar altura? En este caso se recurre a una forma de arco para sus viñedos, de manera que las propias hojas protegen y dan sombra a las uvas y ayudan al control de la temperatura. Algo que se repite en la bodega, semienterrada para poder lidiar con el calor en la época de vendimia que, además, se realiza por las noches.

Un meticuloso trabajo que se lleva a cabo manualmente y en pequeñas cajas. Puede parecer el típico detalle sin importancia para hacer bonito en la nota de prensa pero, según nos cuentan, la idea es que la uva llegue a la bodega perfecta e impedir que empiece a fermentar al romperse durante la recogida.

El resultado es un tinto que pasa 12 meses en barrica, contundente en sabor pero muy elegante y con un aroma muy interesante. Vaya, que aunque los vinos de zonas cálidas tienden a tener un alcohol más subido de la cuenta, aquí todo está perfectamente equilibrado.

Nos cuentan que tendrá una evolución interesante en botella los próximos años, pero quienes no quieran esperar pueden abrirlo ya mismo para disfrutarlo. Lo podemos confirmar.

Variedades: Tintilla de Rota (5%), Petit Verdot (65%), Syrah (25%) y Cabernet Sauvignon (5%)

Zona: IGP Cádiz

Para hacerte el listo: cada añada varía la proporción de variedad de uvas para obtener un resultado equilibrado así que, curiosamente, no hay dos años iguales para que el vino sea lo más regular posible.

Precio: 30 €

Si te apasionan los panettones, tienes que probar estos

Lo habitual y lo que se estila en los medios es hablar siempre de los mejores “lo que sea”. Algo que, traducido, suele significar que esos son simplemente los favoritos del autor o del panel de expertos de turno.

Así que mejor nos vamos a quedar con una sencilla lista de recomendaciones de algunos panettones artesanos que merecen mucho la pena y que, si te gusta esta dulce italiano, tienes que probar.

Nada que ver en calidad y precio con los del supermercado, pero no entraremos a compararlos porque, sencillamente, hablamos de dos productos diferentes: repostería industrial frente a uno de los productos de pastelería que más trabajo dan.

Cualquiera que los haya probado o que conozca el proceso de elaboración -aquí lo contábamos- sabe de lo que hablamos. Quienes todavía no hayan catado un panettone artesano, aquí tienen algunos de los mejores del país. No están todos los que son, seguro, pero son todos los que están.

La mayoría, por cierto, son de Barcelona -que es donde nos movemos- pero en muchos casos existe la opción de envío, así que tomad nota.

Cloudstreet Bakery

Empezamos por el que, según los expertos, es el mejor panettone artesano del país este año. Y tras ver junto a su autor –Tonatiuh Cortés– cómo se elabora, la verdad es que es fácil entender su éxito. Receta clásica con algunas licencias, ingredientes de máxima calidad y sin prisa.

Aparentemente no hay ningún secreto, pero el caso es que no solo convenció al jurado sino también a todos los que cada mañana hacen cola junto a esta pequeña panadería de Barcelona para conseguir uno de los 53 que hacen a diario. Ahora mismo es la única forma de conseguirlo, pero cuando pase la histeria navideña prometen seguir haciéndolos e incluso enviándolos donde haga falta. Solo lo hacen de kilo y cuesta 35 euros.

Panes creativos

Si hay alguien que ha demostrado que se pueden hacer panes de calidad y diferentes ese es Daniel Jordà. Un filosofía que también aplica a sus pasteles y cada año al panettone, a menudo en la lista de los mejores de Barcelona. Para esta Navidad, la propuesta hace un guiño al músico, un postre de lo más sencillo y tradicional a base de frutos secos y vino dulce. Concretamente, el panettone de músico incluye en su receta avellanas, pasas y moscatel.

Una variedad que se suma al tradicional, el de chocolate grand cru -de los mejores que hemos probado de chocolate en mucho tiempo- y gianduja con naranja, ambos elaborados con masa madre, fermentaciones largas y un reposo de 24 horas que ayuda a que el sabor y los aromas sean más intensos y el panettone quede aún más esponjoso.

El de medio kilo cuesta 20 euros y se puede encargar para envío a cualquiera parte de la península en 5 días.

Lee el resto de la entrada »

Ni artesanales ni de Colmenar Viejo, cae el mito de los famosos ‘Manolitos’

Que la empresa cambiara su nombre por Manolo Bakes ya era una buena pista. Que funcionara con más de 20 franquicias repartidas por medio país o que su producción diaria tenga que ser gigantesca, también.

Pese a ello, han hecho falta 25 años y una creciente popularidad para que alguien se decidiera a atar cabos, seguir la pista y acabar descubriendo que los famosos Manolitos son producidos por una multinacional pastelera que los congela y envía a las diferentes tiendas donde se hornean y venden.

El tanto es de la periodista Analía Plaza, que publicaba ayer un reportaje en El Diario sobre el Manolito-gate. Y el resto de medios, aquí estamos, chupando rueda del reportaje en cuestión y hablando no ya de la moda de los Manolitos o del fenómeno de los Manolitos o del secreto del éxito de los Manolitos como hemos hecho hasta ahora -un vistazo a la hemeroteca debería hacernos saltar los colores-, sino de lo que parece una mentirijilla bastante fea.

Es verdad que posiblemente a la mayoría de sus consumidores les importe bien poco si los fabrica uno a uno un simpático pastelero con el delantal lleno de harina o si salen de la misma fábrica que produce repostería industrial para la omnipresente cadena de panaderías Granier -el pan de siempre, dicen en su lema los muy cachondos- como en realidad ocurre.

Están ricos, son adictivos -azúcar, mantequilla, chocolate, ¿qué puede salir mal?- y basta verlos para saber que son igual de poco saludables que cualquier otra repostería.

Que sea artesana o industrial posiblemente no haga variar mucho eso, así que tampoco es cuestión ahora de ponernos exquisitos con que si usa o no tal o cual colorante.

Por el contrario, la fama de mejores croissants de España sí que sería muy cuestionable. Por mucho que se empeñen algunos famosos y en las redes sociales luzca decir que has llevado una caja a la oficina para motivar al equipo o lo que sea.

Parte del éxito del fenómeno se debe precisamente a la combinación de eso: cierta viralidad en redes con la imagen de entrañable pastelería con un producto exclusivo y tradicional que se hace como los de toda la vida. No como esos croissants de ahora que no saben a nada, ¿verdad?

Lee el resto de la entrada »

Acusan a un chef con Estrella Michelin de usar pastillas de caldo de pollo en platos veganos

¿Se usan en las cocinas de los grandes restaurantes salsas, caldos y otro tipo de productos ya preparados que permiten ahorrar tiempo y posiblemente dinero? Efectivamente.

Basta darse una vuelta por cualquier feria de alimentación para comprobar la amplísima gama de ingredientes de este tipo destinados a la hostelería, incluida la de más alto nivel.

Sin ir más lejos, hace algunas ediciones, uno de los productos estrella de Alimentaria era un caldo en polvo capaz de preparar una base de paella en cuestión de minutos y ahorrar el tedioso proceso de elaborar un fumet casero. Después de todo, ¿cuántos clientes serían capaz de detectarlo? Es más, ¿a cuántos les importaría?

Dudas existenciales al margen y pese a que, insistimos, la existencia de caldos, bases y reducciones ya listas para usar no es ningún secreto, por lo visto es un tema bastante incómodo en algunas cocinas.

Que se lo digan si no a Karunesh Khanna, chef ejecutivo de una cadena de restaurantes indios en Londres y que incluso posee una Estrella Michelin en Tamarind, un lujoso local en el no menos lujoso barrio londinense de Mayfair.

Lee el resto de la entrada »

Lo de España no es ‘street food’ y esta serie de Netflix lo demuestra

Es una de esas palabras de moda que acaban convirtiéndose casi en un chiste. Tenemos food trucks y street food por todos lados -incluso en restarurantes que presumen de hacer street food, por muy paradójico que pueda suponer- pero lo cierto es que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. O postureo, mejor dicho.

Es verdad que, de entrada, hay unas cuestiones legales que hacen que esos camiones de comida no puedan ser más que meras casetas ambulantes, que podrían o no tener ruedas, porque no pueden ejercer en la calle sino en eventos organizados.

Pero aclarado ese punto, la verdad es que  lo que por aquí se entiende como comida callejera provocaría una carcajada en cualquier rincón de México o en las ciudades del sudeste asiático, por citar dos ejemplos recurrentes.

De hecho, los precios que se estilan aquí en pulled porks, noodels y hamburguesas servidas por hipsters tatuados también harían enrojecer de vergüenza al londinense medio que tiene eso mismo -o más y mejor- por un coste similar. Con la sutil diferencia que allí los salarios son, ejem, ligeramente superiores.

¿Y a qué viene esta pataleta contra los pobres entrepreneurs gastronómicos? La culpa es de Street Food, la nueva serie de Netflix que -seguimos repartiendo- a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de programas de cocina en España, este sí que da bastante hambre.

Lee el resto de la entrada »

10 conceptos para que parezcas todo un experto en vino

El mundo del vino es tan fascinante como complejo. O al menos eso es lo que parece visto desde fuera. Pero lo cierto es que basta un poco de interés y pasión por la materia – además de práctica, claro, aunque esa es la parte fácil en este caso- para darse cuenta de que una vez dentro no sólo no es tan complicado sino que es más sorprendente aún de lo que pensábamos.

Esto no quiere decir que sea fácil de manejar. Como decimos, hace falta poner algo de nuestra parte y el resto vendrá rodado. Una buena manera de empezar para no sentirnos como un pulpo en un garaje es comenzar a familiarizarse con algunos términos muy habituales entre aquellos que son expertos en la materia.

Empecemos con 10 conceptos básicos para ir situándonos. Algunos nos resultarán más familiares y otros menos pero nadie dijo que el camino hacia el estrellato enológico fuera fácil.

  • Añada

La añada de un vino viene determinada fundamentalmente por las condiciones climáticas que se dieron durante el año de la cosecha en la zona en cuestión. Esto marcará la base de la que partirá el vino y determinará si estamos hablando de una buena o una mala añada. Si la cosecha ha sido buena, el vino ya tendrá unas buenas condiciones de partida. Si por el contrario la cosecha no ha sido muy buena, será el enólogo de la bodega quien tendrá que emplearse a fondo para conseguir el mejor vino. La información de la añada de un vino se puede encontrar en la etiqueta, normalmente en la parte frontal.

Lee el resto de la entrada »

“¿Cuántas horas dejan a sus hijos jugar con tablets los que me critican?” Así responde Samantha Vallejo-Nájera a la polémica de McDonald’s

Con la nueva edición de MasterChef Junior ya en el horizonte navideño, dentro de nada Samantha Vallejo-Nájera aparecerá en las pantallas de TVE rodeada de pequeños cocineros y hablando, claro, de comida, alimentación y demás. Si duda, un buen momento para intentar recapacitar sobre la campaña de McDonald’s -que la compañía retiró tras el revuelo generado- y dejar caer que la decisión de participar en él no había sido la más acertada.

Se ha hablado mucho del papel de los nutricionistas en esta campaña, pero a nosotros nos sigue chirriando tanto o más la aparición de alguien vinculado a la televisión pública y que, tras pasar por caja, decide poner su imagen con todo lo que representa al servicio de McDonald’s o cualquier otra compañía que, digamos, no es el paradigma de la comida sana para niños.

Ya lo explicamos el otro día y nos consta que pusimos nuestro granito de arena a la hora de generar debate y de que muchos profesionales de la nutrición pidieran explicaciones y muchos medios afearan a sus protagonistas la participación en esta campaña.

Desde El Comidista, en El País, ponían los puntos sobre las íes al papel de la Fundación Española de Nutrición en un artículo tan interesante como recomendable para tener a mano cada vez que un nutricionista avala productos nada sanos. Y ayer mismo Mariola Cubells explicaba en el Huffington Post por qué alguien como Samantha no debería participar en una campaña de este tipo.

¿Y cómo se ha tomado la jurado de MasterChef las críticas? Pues aparentemente ni se da por aludida ni hay en su discurso un ápice de arrepentimiento o al menos reflexión sobre el tema. Según leemos en la revista Semana, asegura tener “la conciencia muy tranquila” y remarca que ella lleva una vida muy sana. Como si eso tuviera algo que ver con lo que estamos hablando.

“¿Qué padre no lleva a sus hijos a comer hamburguesas alguna vez? A mis hijos les encanta. Otra cosa es que coman eso todos los días”, apunta. Y con razón, sólo que la campaña ya retirada no iba de eso, sino de intentar convertir el Happy Meal en una opción sana para los niños. Es decir, esto no iba de “no es bueno, lo sabemos, pero de vez en cuando…” sino de “si eres un buen padre y eliges agua y manzana, es sanísimo y equilibrado”.

Lee el resto de la entrada »

‘Ladies menu’, cuando los restaurantes tenían una carta sin precios para las mujeres

(Foto: Gtres)

El debate sobre el machismo en el mundo de la gastronomía está -por fin- en los titulares. Pero no hace falta rascar mucho para descubrir que también fuera de las cocinas sigue habiendo muchos tics arrastrados de hace décadas y que cuesta superar.

Detalles como ofrecer la carta de vino a los hombres, dar por hecho que serán ellos los que lo catarán, que el agua o el blanco afrutado es para ella y el tinto con cuerpo para él, o incluso servir primero a las mujeres de la mesa, siguen estando a la orden del día. Y que a muchos les parezca normal es la señal más clara de que queda mucho trabajo por hacer.

Pero es verdad que al menos algo se ha avanzado y, aunque seguro que en muchos casos es más por corrección política que por convicción, hay ciertas prácticas habituales hace años que ahora parecen de otra galaxia.

Dejando a un lado las burradas publicitarias de hace un tiempo –ojo que todavía hay quienes pretender vender alitas de pollo a base de escotes-, sin duda una de las historias más fascinantes es la de los denominados lady menu que ofrecían restaurante de postín en muchas ciudades de Europa y Estados Unidos.

¿Un menú para mujeres como si se tratara del menú infantil de los restaurantes? No va por ahí la cosa. Según explican en Atlas Obscura, se trataba de una carta en la que no aparecían los precios de los platos porque, por supuesto, se suponía que era el hombre el que iba a pagar e invitar y, por lo visto, se consideraba poco elegante que la señora supiera lo que costaba su comida.

Lee el resto de la entrada »