Archivo de la categoría ‘Restaurantes y viajes’

Playa Montroig, así se duerme y se come en uno de los mejores campings de Europa

Si nos resistimos a dar por finiquitado el verano o, sencillamente, la idea es convertir cualquier fin de semana en unas pequeñas vacaciones combinando naturaleza con gastronomía y algo diferente, tenemos un buen plan: este camping.

¿Un camping? Sí, posiblemente no es lo primero en lo que uno piensa al hablar de gastronomía o de comodidad, pero es que los campings han cambiado mucho. Al menos algunos que, como Playa Montroig -nos cuentan sus responsables-, lleva décadas apostando por unos estándares europeos de calidad y servicios.

Camping de lujo, camping europeo o glamping (por aquello de camping con glamour). El nombre es lo de menos, porque estamos hablando no solo de uno de los campings más grandes de Europa -por extensión, que no por plazas, esa es la clave-, sino que además siempre figura en el ranking de los mejores del continente.

Localizado en la costa de Tarragona, cuenta con diferentes piscinas -incluido un parque acuático para los más pequeños-, un kilómetro de playa, fitness center, campos de futbol, pistas de tenis, centro comercial, 1.000 parcelas y 300 bungalows con capacidad total para 5.000 personas.

Cifras realmente impresionantes pero que las más de 200 personas que trabajan allí se encargan de hacer compatibles con una atención de primera, instalaciones en perfecto mantenimiento y, en definitiva, el ambiente de un camping europeo con el equipamiento y el espacio que cualquier hotel soñaría.

Veterano en esta clásica zona de camping, Playa Montroig fue también pionero en la defensa de un campismo de primer nivel, tanto si la idea es recurrir a la clásica tienda de campaña, aparcar la caravana o disfrutar los cómodos y perfectamente equipados bungalows.

Pese a la tendencia generaliza de sustituir plazas de camping por bungalows, aquí las primeras siguen siendo mayoría. Se trata de mantener el espíritu del campismo de siempre, nos cuentan mientras paseamos delante de sencillas tiendas de campaña y de caravanas que cuestan más que un piso en Barcelona. Y no, no es una manera de hablar.

Lee el resto de la entrada »

El sueño de los ‘queseros’ está en Londres: el primer buffet giratorio de quesos del mundo

Puede que Ingleterra no sea el primer país en el que uno piensa cuando se habla de quesos, ni en Londres como una ciudad para disfrutar de este producto. Error, porque por allí se producen auténticas maravillas y en la capital acaba de abrir un restaurante único en el mundo y que hará las delicias de cualquier amante de los quesos.

Se llama Pick & Cheese, y se presenta como el primera buffet giratorio del mundo dedicado a los quesos. ¿Algo así como el típico japonés-asiático-chino en el que el sushi va pasando por una cinta y el cliente va escogiendo el que prefiere? Exactamente, pero con quesos.

Concretamente, con 25 variedades de queso exclusivamente ingleses que van desfilando ante la barra. Los platos incluyen, además de una porción de queso, otros productos para maridar, como mermeladas, chutneys o frutos secos.

El sistema es tan sencillo como parece: si ves algo que te apetezca, lo rescatas de la cinta y a la mesa. Los platos, por si hay algún escrupuloso preguntándoselo, vienen tapados para evitar la tentación de que alguien meta el dedazo en el queso y luego decida que no le apetece.

Al final, recuento y se pide la cuenta. Además de los quesos, en el buffet también hay una pequeña carta con otros productos estrella de la casa, como su sandwich grilled cheese.

¿Pero pega este formato tan informal con el mundo del queso, habitualmente más serio y clásico? Esa es precisamente la idea, según explican los promotores de este original restaurante, además de animar a los clientes a probar variedades nuevas. Y es que no es lo mismo leer un nombre en la carta que ver desfilar un plato de queso delante.

Apuntado para la próxima escapada a Londres.

El mapa con las comidas más asquerosas de Europa. ¿Cuántas has probado?

La época de vacaciones y viajes siempre se presta a probar nuevos platos y sabores. Y darse cuenta de que lo que a nosotros nos parece de lo más normal puede ser una rareza en otros países y provocar cara de asco o sorpresa.

Y es que los caracoles, las ancas de rana o el conejo, que en España son ingredientes más o menos habituales en muchas zonas, seguro que en Inglaterra no hacen demasiada gracia.

Prejuicios y manías gastronómicos que han servido a Brilliant Maps para elaborar un mapa de lo más curioso con los que se supone son los platos más horribles de los diferentes países europeos.

No es que estén malos -de hecho, seguro que están buenísimos- pero, por lo visto, cosas como la sopa de sangre de cerdo, el pescado fermentado (surströmming), o el tiburón fermentado de Islandia no suenan de entrada demasiado apetecibles.

Mapa elaborado por Yanko Tsvetkov con información del Atlas of Prejudice 2: Chasing Horizons

¿Y cuáles son, según este ranking, los platos más asquerosos de España? Pues uno de lo más esperable (las criadillas) y otro que, por lo visto, sorprende mucho por ahí por su color: el uso de la tinta de los calamares.

Lee el resto de la entrada »

Hotel Santa Marta, un buen plan de playa y gastronomía en la Costa Brava

¿Buscando un plan diferente para este verano? ¿Apetece playa y Costa Brava pero sin renunciar a la comodidad y a poder comer en condiciones?

Pues tenemos la solución. Bueno, en realidad la tiene el Hotel Santa Marta y su Day Pass, el plan perfecto para una jornada única en la preciosa cala de Santa Cristina.

Primera ventaja: llegamos y aparcamos el coche en el parking del hotel. Un trenecito se encarga de bajarnos hasta la zona de piscina y playa, aunque tampoco hay que descartar la opción del paseo para disfrutar del paisaje y el entorno. Son apenas 400 metros, 5 minutos de bajada muy sencilla.

Y listo. Este pase de día que funciona durante todo el verano nos da acceso a las instalaciones de playa del hotel, con lo que no tenemos que preocuparnos de las toallas, hamacas o sombrillas. Todo listo en la zona de piscina y a dos pasos de esta deseada cala.

Lee el resto de la entrada »

Cerveza, chocolate y croquetas: una ruta gastronómica por Valonia

¿Pensando ya en destinos para estas vacaciones? ¿Buscando algún lugar un poco alejado de las riadas de turistas y con una interesante combinación de naturaleza e historia?

Hace un tiempo estuvimos por la región de Valonia, en Bélgica, y la verdad es que no solo reúne esos dos ingredientes, sino que puede presumir de una oferta gastronómica sin florituras y de esas que gustan a casi todo el mundo.

Y es que hablamos de un lugar donde el chocolate, la cerveza, las croquetas, las patatas fritas y los mejillones forman un quinteto irresistible. Para quienes se animen a descubrir la zona este verano -ojo porque también es un excelente destino invernal-, hemos preparado una pequeña ruta en la que nos dejamos llevar por sus platos más destacados.

Cerveza y carbonnades

A apenas media hora del aeropuerto de Bruselas, Waterloo es una buena primera parada para esta ruta. La histórica batalla que tuvo lugar aquí mismo y el memorial con su imponente pirámide coronada por un León son de visita obligada.

Y ya que estamos, reponer fuerzas con un plato de carbonaddes (un guiso de ternera con cerveza, típico en toda Bélgica y zonas de Francia) en el restaurante L’Estaminet de Joséphine nos puede dar una pista de la importancia de esta bebida por aquí.

Dicen algunos que la cocina belga tiene la delicadeza de la francesa y la contundencia de la alemana. Posiblemente a los franceses les haga menos gracia que a los alemanes la comparación, y lo cierto es que aquí la base es una cocina popular sin grandes complicaciones pero con algún que otro descubrimiento interesante.

Muy cerca podemos visitar en Mont Saint-Jean las instalaciones de cerveza Waterloo. Donde ahora se sitúa esta pequeña destilería en la que también están haciendo sus pinitos con el whisky, había un hospital de campaña del que puede visitarse un pequeño museo. Una combinación muy curiosa, la verdad.

Seguimos con cerveza en la Abadía de Aulne, un lugar realmente interesante, fotogénico y con mucha historia: en su momento, 1.000 monjes llegaron a vivir en este lugar, que acogía una de las grandes bibliotecas de Europa.

Aunque no queda nada de aquello -tampoco monjes, por lo que la cerveza no puede denominarse trapense-, es un buen lugar para pasear y probar las diferentes variedades.

Lee el resto de la entrada »

Comer bien en Ibiza sin salir del hotel

Siempre se suele hablar de dos Ibizas. La de quienes ven en ella un destino de fiesta y la de los que buscan esa otra isla más tranquila y quizás auténtica. Nuestro empeño por clasificar y etiquetar posiblemente no nos deje ver que hay muchas más Ibizas y que, en realidad, para la mayoría de visitantes son combinables.

Algo así pensamos observando el ambiente alrededor de la piscina del hotel ME Ibiza que tuvimos ocasión de visitar hace unos días para descubrir la oferta gastronómica de este verano.

Un hotel de lujo situado en Santa Eulalia -una zona bastante tranquila de la isla- y que combina justo lo que comentábamos: fiesta para quien lo busque, tranquilidad para quienes busquen descansar, y una notable oferta gastronómica para quienes no quieran ni tener que salir del hotel para comer estupendamente. Quienes prefieran salir, por cierto, aquí tienen algunas buenas ideas recopiladas la temporada pasada.

Si el año pasado la estrella fue el restaurante pop-up de Ángel León, este año la apuesta es más local y, de nuevo, conjuga muy bien la idea de la Ibiza tradicional con el justo punto de innovación y puesta al día. Esa es la cocina que el chef José Miguel Bonet practica en el restaurante Es Ventall, y que suele citarse como referencia en la renovación de la cocina ibicenca.

El pasado 10 de julio fue la primera de las dos citas de este verano con Es Ventall en ME Ibiza, y el próximo 7 de agosto habrá una nueva oportunidad de disfrutar en la propia terraza del hotel que se volverá a transformar en Origens, sin duda un nombre de lo más apropiado para este restaurante pop-up y veraniego.

Lee el resto de la entrada »

‘Zela’, así es la cocina ‘meppon’ de Ricardo Sanz en Londres

Es uno de nuestros hoteles favoritos de Londres y, de hecho, el campamento base que utilizamos siempre que se tercia para nuestras excursiones gastronómicas por la capital inglesa. Además de su estupenda localización junto a la zona de teatros y Covent Garden, desde finales del año pasado ME London cuenta con un nuevo argumento gastronómico: el restaurante Zela.

Se trata de la primera apertura internacional tras el estreno en 2017 en Ibiza, y la llegada de la cocina meppon a Londres. ¿Qué invento es ese? Pues nada menos que la fusión entre la cocina mediterránea y japonesa que, de la mano de Ricardo Sanz, lleva años consiguiendo adeptos y reconocimientos, y que ahora, además, tiene denominación propia. Que eso siempre gusta.

Ubicado en el mismo hotel pero a pie de calle y con entrada propia, la decoración ha corrido a cargo de Studio Gronda, que consigue una atmósfera sofisticada y acogedora, en línea con el estilo de los restaurantes Tatel, pertenecientes al mismo grupo y presente también en Madrid.

¿Y en qué se traduce esa fusión entre lo nipón y lo mediterráneo? En platos tan curiosos y ricos como las vieiras -¡cómo les gustan las vieiras a los ingleses!- con sobrasada, un delicioso sichimi salmorejo acompañado de edamames, o un niguiri con huevo de codorniz.

Lee el resto de la entrada »

El pub donde puedes pagar la cerveza con verduras

La lista de precios del pub The New Inn, en la localidad inglesa de Great Limber, es, posiblemente, una de las más curiosas del mundo: aquí, el precio de las pintas se traduce en verduras.

¿Cuánto cuesta una cerveza? Una coliflor. O unos rábanos. Aunque si quieres dos pintas tendrás que pagar con unos espárragos. Y es que este local, que también es un pequeño hotel, ha estrenado un original sistema de pago para que los clientes puedan abonar la cuenta a base de verduras locales.

Según explica el responsable del pub al diario Metro, están en una zona con muchas granjas cercanas, así que se les ocurrió proponer este sistema alternativo de pago. ¿Quién quiere dinero pudiendo tener unas coles o unos guisantes?

Y por lo visto el sistema está funcionando estupendamente, y muchos vecinos han comenzado a llevar sus productos. Según explican los responsables del pub, por ahora ninguno de ellos ha pedido su correspondiente cerveza o ración de pudding.

Pero llegado el caso, el sistema tiene sus propias normas: solo se aceptan productos locales y de temporada, con lo que la pizarra con los precios se irá actualizando según la época.

Lee el resto de la entrada »

Restaurante ‘Amelia’, la estrella rebelde de San Sebastián

¿No te impone cocinar en la ciudad donde mejor se come del mundo?, le preguntaron nada más llegar, antes incluso de abrir el restaurante. “Pensaba que estábamos en Donosti, no en Hong Kong”, respondió.

Mientras dejamos unos segundos de pausa para que algunos se escandalicen -sobre todo los que no han estado en la ciudad china y sepan que tiene toda la razón-, nos sentamos con Paulo Airaudo, chef del restaurante Amelia de San Sebastián.

El currículum del restaurante no está nada mal: una Estrella Michelin a los 7 meses de abrir, recién incluido en la guía OAD de los mejores restaurantes de Europa, y al frente un chef con un discurso que no deja indiferente a nadie. Y menos en un lugar como la capital guipuzcoana, donde la cocina es sagrada y tiene sus propios dioses.

Argentino con medio mundo recorrido y otro medio pendiente, en Amelia a los comensales se les recibe en la cocina, donde brasas y piezas de caza curándose en cámara son parte del paisaje. Hay más de 20 personas trabajando para los 28 comensales, aunque nos cuenta que van a ser todavía menos cuando a finales de año dé el salto al exclusivo Paseo de la Concha y abra en los bajos de un nuevo hotel ahora en construcción.

¿Apostar alto para ir a por la segunda Estrella? Cualquiera lo negaría, pero Airaudo no tiene problema en reconocer que esos son sus planes. La segunda y después la tercera. La paciencia no es su fuerte. Habla claro y eso, nos cuenta -y nos confirman- le ha creado algunos enemigos en una ciudad, donde todo el mundo se conoce.

También ha dotado a Amelia de una personalidad innegable que ya es parte de la  carrera meteórica de este restaurante. Cuando a finales de año se traslade, ya tiene planes para el local actual: un restaurante de cocina italiana. De buena cocina italiana, matiza.

Lee el resto de la entrada »

Bocadillo de caracoles, la última ocurrencia de un restaurante de Lleida

Quienes defienden que absolutamente todo se puede poner entre pan y pan para hacer un bocadillo, seguro que están encantados de descubrir que en Lleida se atreven incluso con los caracoles. Sí, efectivamente, el bocadillo de caracoles existe y algo nos hace pensar que, como suele pasar con cualquier plato en el que estén presentes los caracoles, provocará entusiasmo y caras de horror a parte iguales.

Si existe el bocadillo de calamares, ¿por qué no también de caracoles? Algo así debieron de pensar en Bokadium, un local de bocadillos gourmet en Lleida, donde han decidido llevar la pasión de esta ciudad por los caracoles un paso más allá. De hecho, este mismo fin de semana se celebra allí, como cada año, el Aplec del Caragol, una auténtica fiesta dedicada a la gastronomía alrededor de este ingrediente.

Según explican los responsables de esta cita en la que se sirven, atención, 12 toneladas de caracoles para los 200.000 asistentes, este bocadillo tan especial incluye caracoles, longaniza y alioli suave con pan de pimentón. El invento es obra de Miquel Robles y Marc Majos, socios de este negocio, que decidieron dedicar a los caracoles el bocadillo especial del mes de mayo.

No lo hemos probado, pero es fácil imaginar que entre el alioli y la longaniza los caracoles aportarán más bien textura y un poco de originalidad al sabor del bocadillo que, eso sí, entra automáticamente en la lista de los más curiosos. Por mucho que, según leemos, hace ya unos cuantos años alguien se atrevió a probar por libre eso de poner caracoles entre pan y pan. Aunque nunca más se supo del invento.

Por cierto, ¿seguro que podemos seguir torciendo el morro cada vez que alguien habla de comer insectos mientras por aquí no le hacemos ascos a unos buenos caracoles, incluso en bocadillo?