Archivo de la categoría ‘Recetas’

Cómo hacer mantequilla casera en Thermomix en 3 minutos

Llevamos toda la vida comprando mantequilla industrial porque no teníamos ni idea de lo fácil que es hacerla en casa. Y ahora, después de comprobar que en el Thermomix podemos hacerla en menos de 3 minutos, no volveremos a ponerla nunca más en la lista de la compra.

El proceso es muy sencillo. Simplemente necesitamos nata con un buen porcentaje de grasa -35%, la que se usa para montar- para poder separar el suero de leche (que podemos aprovechar para repostería) de la parte sólida, que será la mantequilla. Un colador, un poco de sal y un rato en el frigorífico para que tenga consistencia.

La ventaja de hacer la mantequilla en casa es que podemos ir probando versiones, añadir más o menos sal, algunas hierbas aromáticas, especias o ajo. Fácil, rápido y todo en el vaso del Thermomix sin tener que ensuciar nada más. Lee el resto de la entrada »

Recetas para quienes han perdido el gusto y el olfato por el Coronavirus

Es uno de los síntomas más conocidos de la Covid-19: perder el gusto y el olfato. También una de las posibles secuelas de quienes han pasado la enfermedad y tardan meses en recuperar estos sentidos. Una auténtica pesadilla en general y más para los amantes de la comida y la cocina, claro.

Ahora, un libro gratuito pretende echar una mano a quienes se han visto afectados por esta pérdida de gusto y olfato, con recetas expresamente pensadas para que puedan disfrutar de la comida. Una magnifica idea de la asociación Life & Kitchen que trabaja normalmente con personas que también han visto afectada su percepción del sabor y el olor a consecuencia del cáncer y del tratamiento médico vinculado.

Aunque esa experiencia y conocimiento ha sido básica para este proyecto, según explican sus responsables, en el caso de la Covid-19 tiene sus particularidades. Concretamente, alimentos como la cebolla, el ajo, la carne o los huevos tienden a ser rechazados por quienes sufren estas secuelas de la enfermedad.

Además, apuntan, ciertos productos provocan efectos como la distorsión del sentido del olfato, su pérdida o algo realmente curioso: oler un alimento que en realidad no está presente en el plato. Efectos todos ellos que suponen un problema para el estado psicológico de quienes padecen algunos de estos síntomas.

Lee el resto de la entrada »

¿Cuál es el mejor pan para hacer torrijas? Estas son las recomendaciones de la OCU

Hace ya unas semanas que la temporada de torrijas quedó oficialmente inaugurada. Nadie tiene muy claro cuándo se puede empezar a hablar de este postre tan de Semana Santa, pero en cuanto esas fechas asoman en el horizonte o incluso cuando se ven los disfraces de carnaval, ya es momento de meterse en la cocina y ponerse al lío.

Por eso nos ha parecido interesante rescatar un artículo de la OCU de la pasada temporada torrijera sobre el tema. ¿Las mejores torrijas del supermercado, como acostumbran a hacer con muchos artículos que después los medios replicamos encantados? No, en este caso la cosa es más casera y de receta, y se centran en los mejores tipos de pan para preparar este dulce tradicional.

¿Pero hay panes buenos y malos para esta receta? Teniendo en cuenta que una de las claves siempre ha sido utilizar el pan duro que quedaba por casa -bendita cocina de aprovechamiento-, la pregunta tiene un poco de trampa. En nuestra opinión, lo mejor es usar el que tengas por casa y que estaba condenado a acabar en la basura. Así, las torrijas, además de estar buenas, cumplirán una buena misión.

Pero si insistimos en la idea del ranking, desde la OCU aseguran haberlos probados todos y solo recomiendan no usar ni pan de chapata ni pan de molde. El primero por la corteza dura y por poca miga. El segundo, por se muy poco consistente, aunque es verdad que en rebanadas gordas se podría salvar.

De todos modos, una de nuestras versiones favoritas es esta de los Hermanos Torres que preparan con un bloque de buen pan de molde o, mejor aún, de brioche.

Lee el resto de la entrada »

Queso feta al horno con tomatitos: la receta viral para tus platos de pasta

¿Sales corriendo cada vez que escuchas eso de “receta viral? Bienvenido al club. Es verdad que la mayoría de platos o de trucos que se ponen de moda durante 5 minutos en las redes sociales tienen mucho de vistoso y poco de útil. Como mucho, lo pruebas por curiosidad y, posiblemente, no lo volverás a hacer nunca más. ¿O acaso el café dalgona aquel que arrasó en TikTok hace unos meses se ha convertido en un clásico de tus sobremesas?

Pese a ello, tenemos que reconocer que la última ocurrencia que triunfa en esta red -convertida desde hace tiempo en la preferida de los foodies– tiene su punto: una salsa rápida y muy sencilla para convertir cualquier plato de pasta en algo muy apetitoso.

La idea es tan sencilla como poner en una bandeja de horno unos cuantos tomates cherry, colocar en el centro un buen trozo de tomate feta, sal, pimienta, aceite y al horno. La mezcla del queso con el agua que soltarán los tomates hará su magia. Revolvemos con una cuchara, añadimos la pasta previamente cocida y listo.

Lee el resto de la entrada »

Noodles de arroz al curry con langostinos, receta en ‘Thermomix’

Esta receta es perfecta para esos días que nos apetece comer algo especial, pero no tenemos demasiadas ganas de liarnos en la cocina. Con el Thermomix, tendremos listo un plato de noodles al curry con unos langostinos salteados, en 25 minutos y sin apenas esfuerzo.

Los hemos hecho con unos champiñones, cacahuetes y cilantro, pero los ingredientes se pueden adaptar al gusto de la casa. Podemos usar anacardos o pistachos y, si tenemos alguna verdura por el frigorífico que queremos aprovechar, se puede incluir también.

El resto no tiene ningún misterio. La leche de coco ya se encuentra prácticamente en todos los supermercados, y si no conseguimos aceite de sésamo, que suele estar en grandes superficies y tiendas especializadas, siempre podemos usar aceite de oliva virgen extra. Con estas cantidades sale una receta para dos personas.

Ingredientes

  • 200 gr. de noodles de arroz
  • 500 gr. de caldo de pescado o pescado y marisco
  • 160 gr. de leche de coco
  • 200 gr. de champiñones frescos
  • 8 langostinos
  • 1 trozo pequeño de jengibre fresco (opcional)
  • 2 dientes de ajo
  • 6-8 ramas de cilantro fresco
  • 20 gr. de aceite de sésamo (o de oliva virgen extra)
  • 20 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 15 gr. de curry en polvo
  • Sal
  • Una pizca de cayena molida (opcional)
  • 100 gr. de cacahuetes tostados
  • Semillas de sésamo o similar

Preparación

Lavamos y laminamos los champiñones. También podemos picarlos unos segundos con el Thermomix. Ponemos en el vaso del robot el jengibre sin piel, un diente de ajo también pelado y las hojas de cilantro sin los tallos (reservamos unas hojas para decorar). Picamos 3 segundos a velocidad 8. Con la espátula, bajamos los ingredientes que se hayan quedado por las paredes hacia el fondo.

Añadimos el aceite de sésamo y sofreímos 3 minutos a 120ºC y velocidad 1. Agregamos el caldo de pescado, la leche de coco, los champiñones, el curry, un poco de sal y la cayena. Programamos 10 minutos a 100ºC con giro inverso y velocidad 1.

Mientras tanto, pelamos los langostinos y los salteamos en una sartén con el aceite de oliva, el otro diente de ajo picado y un poco de sal. Reservamos. Incorporamos al vaso los noodles de arroz y los cacahuetes. Programamos 2 minutos de nuevo a 100ºC con giro inverso y velocidad 1.

Corregimos de sal, removemos con cuidado y servimos en una fuente o platos individuales. Decoramos con los langostinos dorados, algunas hojas de cilantro y las semillas.

Si tenemos acceso a Cookido (la web de pago de Thermomix con todas sus recetas), podemos seguir la receta de “langostinos dorados” para hacerlos a alta temperatura en el mismo vaso y no utilizar la sartén. La función “alta temperatura”, por seguridad, solo puede usarse en recetas guiadas, no de forma manual.

Cómo hacer espuma de leche en casa (también con bebidas vegetales)

Seas de cápsulas, de cafetera italiana o de una cafetera expreso de las buenas, lo cierto es que espumar la leche antes de preparar un cortado, uno con leche o un capuccino, es siempre una gran idea.

No hace falta que vayamos a hacer viguerías latte art dibujando florecitas sobre el café: algo más de cremosidad y un poco de espuma hace que cualquier café gane en categoría y textura.

Hay infinidad de métodos y otros tantos aparatos para conseguirlo. Algunos, por cierto, bastante aparatosos y caros como para que resulten una opción interesante para casa. Vaya, que si tu espumador de leche cuesta casi tanto como tu cafetera, algo está fallando en el sistema.

Dejando a un lado la clásica batidora en miniatura con la que se puede conseguir algo de espuma con un poco de paciencia, o el sistema más manual de todos -bote bien cerrado y 30 segundos de meneo con garbo- nos vamos a quedar con dos que también se pueden usar con bebidas vegetales.

Y es que, guste o no, la denominada leche de avena -en realidad no es leche ni se puede llamar así– cada vez es más popular. Incluso en algunos lugares cuando se pide un café con leche ya se pregunta con qué tipo de leche. Lo que hasta ahora era la única opción posible -de vaca, claro- ahora es solo una más de la lista.

Si no tenemos en casa cafetera con vaporizador, la mejor opción es recurrir a una cafetera francesa. Es un viejo truco del que ya hablamos por aquí hace años pero que nos sigue pareciendo de lo más eficaz. Sí, ese artilugio que hay en casi todas las casas y que rara vez se usa para preparar té y nunca para café, resulta que es un espumador maravilloso.

Hacer espuma con bebidas vegetales es más complicado. La falta de grasa complica el proceso y solo la de soja -por la cantidad de proteína que contiene- consigue una textura similar a la leche vaporizada. Su sabor, eso sí, no convence demasiado a los cafeteros.

La de avena suele ser la alternativa más usada. Problema: cuesta mucho conseguir espumarla y, en todo caso, que la textura aguante mínimamente una vez servido el café. Por eso algunas marcas han lanzado al mercado alternativas de leche de avena pensando en los baristas. Queríamos probarlo, así que hemos usado la nueva Yosoy Avena Barista para ver qué tal.

¿Funciona? La verdad es que sí. El resultado no tiene nada que ver con la leche de avena convencional si se trata de conseguir espumar esta “leche” vegetal y darle más cremosidad.

Eso sí, hay que tener en cuenta que, más allá de la diferencia en el proceso de elaboración, la lista de ingredientes crece. Ya no es solo avena (15%) y agua como en la versión convencional, sino que esta incluye aceite de nabina, carbonato cálcico, fosfato tricálcico y sal marina. Ocurre exactamente lo mismo con otras marcas que también tienen versión “barista”, como Oatly, que fue la primera en lanzarla.

Con vaporizador

El clásico vaporizador que suelen tener las cafeteras expreso -y cuyo sonido es parte de la banda sonora de los bares- es una alternativa estupenda. Pero es verdad que hace falta algo de práctica para conseguir resultados pasables.

Tres claves muy sencillas: usar mejor leche entera que desnatada, trabajar con leche fría y controlar la temperatura para que la leche no llegue a hervir. Por eso es importante partir de una temperatura fría, para tener algo más de margen al conseguir la espuma sin calentar en exceso la leche.

Lo ideal sería no pasar de 40 grados, aunque lógicamente es complicado controlar esto a ojo y tampoco es plan de añadir a la lista de trastos un termómetro. Tocar la jarra y comprobar que está caliente pero que no nos llega a quemar puede ser un buen truco.

¿Pero necesitamos una jarrita metálica o es simple postureo? No es indispensable, pero la verdad es que es más fácil trabajar con ella y conseguir resultados aparentes de forma más rápida que con otro recipiente. Cuestan unos 10 euros, así que tampoco supone un gran gasto.

Con bebida de avena ocurre exactamente lo mismo: mejor fría de la nevera, y ojo con pasarse con la temperatura. Desde Yosoy nos recomiendan no pasar de los 65 grados mientras intentamos espumar la leche.

Leche o bebida vegetal, en ambos casos, la clave es conseguir pequeñas burbujas de aire que aporten esa textura cremosa. Para ello, hay que inclinar un poco la jarra y colocar la salida de vapor cerca del borde de la leche. Lo justo para que se cree una pequeña corriente que vaya generando espuma, pero no tanto como para que haya burbujas grandes. Son muy aparentes a primera vista, pero duran solo unos segundos y no aportan cremosidad.

Con algo de práctica podremos conseguir resultados bastante buenos. Lo de dibujar la florecita de turno mientras vertemos la leche, por ahora nos queda lejos, pero los cafés en casa han ganado bastante últimamente.

‘Día Mundial de la Pizza’: cuatro trucos para que te quede perfecta en casa

Foto: Emma García

No parece un martes cualquiera de febrero el día ideal para hablar de pizzas, pero resulta que el 9 de febrero es el día mundial dedicado a este plato. Así que si hay que comer o cenar pizza en martes, pues se hace el esfuerzo sin ningún problema.

Los amantes de las listas seguro que ya saben que locales como Fratelli Figurato, en Madrid, o Madre Lievito, en Barcelona, suelen figurar entre las mejores del país. Al menos aparecían entre las 50 mejores del mundo en 2020. De todos modos, para evitar las eternas discusiones sobre si tal o cual restaurante la hace mejor, otra opción es prepararla en casa.

Para los que se animen, hemos recopilado algunos trucos para que nos quede casi casi como si estuviéramos en Nápoles.

La masa perfecta

Parte fundamental de una buena pizza. Hacer una masa de pizza casera no tiene ningún misterio. De hecho, la masa de pizza casera fue una de las recetas más buscadas durante 2020, sobre todo durante las semanas de confinamiento.

Harina, agua, levadura y no tener prisa son las claves para que nos quede perfecta, tal y como veíamos en esta receta, que es la que siempre hacemos en casa. Solo necesitaremos un poco de organización con los tiempos y listo. Toma nota de los ingredientes y la elaboración.

Lee el resto de la entrada »

‘Dukkah’, la mezcla de frutos secos que animará tus verduras, ensalada, frutas y casi cualquier cosa

Un solo ingrediente puede convertir un plato o receta de las de diario en algo un poco más especial. Algo así ocurre con la dukkah que, además de presumir de nombre exótico, es una combinación de frutos secos que merece la pena tener siempre a mano para condimentar un montón de platos.

De origen egipcio, aunque sea la primera vez que escuchas hablar de ella, en realidad es algo muy sencillo de hacer y que gusta a todo el mundo. Se trata simplemente de una mezcla que, con el sésamo como base, suma unos cuantos frutos secos triturados y especias al gusto.

Un par de cucharadas de esto -que además es muy sano- y las frutas con yogur de la mañana, la avena, una ensalada o unas verduras al horno se convierten en algo mucho más rico y apetecible.

Además, la buena noticia es que hacerlo en casa y preparar un buena cantidad para tener siempre un bote a mano es insultantemente sencillo.

Necesitaremos sésamo, avellanas, almendras y pistachos. Combinando las tres cosas queda muy bien, pero puedes saltarte alguna de ellas o sumar otra. No sabemos si hay puristas de la dukkah, pero si le pones, no sé, anacardos, nosotros no nos chivaremos y seguro que estará buenísimo también.

Si hemos comprado los frutos secos sin tostar -que sean sin salar, eso sí-, toca hacerlo en casa. En el horno caliente a 180 grados, bien extendidos en una bandeja, en unos 10 minutos estarán listos.

También lo puedes hacer en una sartén, moviéndolos de vez en cuando y, también, es solo cuestión de 5 o 10 minutos. El sésamo no lo tostaremos, al ser tan pequeño, las posibilidades de chamuscarlo son muy altas.

Lee el resto de la entrada »

Receta de tarta de queso de La Viña de San Sebastián, elegida como uno de los sabores del año por The New York Times

(Foto: Restaurante La Viña)

Tartas de queso hay muchas, pero solo una puede presumir de haber sido elegida como uno de los sabores de este 2021 según The New York Times: la que hacen en el restaurante La Viña de San Sebastián. Muy conocida desde hace años, la crítica gastronómica ha elegido este popular pastel donostiarra como una de las tendencias de este año.

Y es que su fama ha traspasado fronteras mucho más allá de la capital guipuzcoana. Numerosos chefs internacionales han caído rendidos ante una receta muy sencilla, y han optado por hacer sus propias versiones a partir de la receta original.

¿Qué tiene de especial esta tarta de queso para triunfar en Estados Unidos, una de las mecas mundiales de las cheese cakes? Posiblemente parte del encanto reside en su sencillez, en lo suave que queda gracias al uso de queso crema, y a que no lleva ningún tipo de hojaldre ni base de galleta como otras tartas de queso.

Aunque hemos probado muchas tartas de queso riquísimas últimamente -la de David Muñoz en GoXo o la de Fismuler, por citar un par- y somos más de sabores un poco intensos, hay que reconocer que a la de La Viña le tenemos un especial cariño. Nosotros y casi todo el mundo que pasa por Lo Viejo de Donosti y remata la ronda de pintxos con una porción de esta tarta como postre.

También se puede encargar para llevar aunque, que nosotros sepamos, todavía no han organizado un delivery nacional para poder pedirla desde cualquier lugar.

La receta

Pero no pasa nada porque si nos entra antojo de disfrutar de uno de los sabores del año -o al menos de una versión casera- la receta es, como decíamos, extremadamente fácil de hacer. Hay decenas de versiones y pequeñas variaciones, pero la base es esta que, incluso, aparece entre las recetas que se pueden programar en el Thermomix. Por si alguien lo tiene por casa y quiere que sea incluso más sencillo.

Ingredientes para 10 raciones

  • 1 kilo de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 450 gr. de nata (mejor 35% de grasa)
  • 5 huevos grandes
  • 450 gr. de azúcar
  • 30 gr. harina

Preparación

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo. Preparamos un molde redondo de unos 24-26 centímetros y lo forramos por dentro con papel de hornear. Al ser una tarta muy líquida es importante hacerlo así para no liarla al desmoldar.

Mezclamos en un bol (o en el Thermomix) todos los ingredientes. ¿En qué orden? Empezamos batiendo huevos y azúcar (como en casi todas las tartas) y luego incorporamos el queso, la nata y la harina, mezclando todo bien.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos unos 50 minutos a 200 grados. Cuando veamos que la superficie se dora es que estará casi hecha. Pinchamos en el centro y, si sale limpio el cuchillo, apagamos el horno y dejamos que se enfríe dentro con la puerta abierta.

Las medidas son bastante generosas así que si en estos tiempos de pocas reuniones de amigos o familiares preferimos un formato más pequeño, la solución es tan sencilla como dividir por la mitad todas las medidas y usar un molde más pequeño.

Croquetas de pizza, donut o turrón: las recetas más originales para celebrar el ‘Día de la Croqueta’

Aunque el mes de enero es poco dado a alegrías -y más este año-, al menos hay un pequeño oasis gastronómico: el día 16 se celebra el ‘Día de la Croqueta’. Una de esas fechas a las que nos apuntamos encantados y que nos da la excusa perfecta para liarnos a cocinar o comer croquetas. Que tampoco es que haga falta mucha excusa para eso…

Así que hemos echado mano del libro Croquetas gourmet, del cocinero Chema Soler, dispuestos a hacer un auténtico máster croquetil y descubrir tanto recetas clásicas como algunas realmente originales. Estábamos convencidos de que con aquella croquetas de chocolate que hicimos hace años habíamos tocado techo, pero nada más lejos de la realidad: hay croquetas de casi cualquier cosa que podamos imaginar.

Algo que seguramente indignará a los puristas del asunto pero que tiene sentido desde una lógica croquetera en la que este plato se basa en una buena bechamel y lo que encontremos por la nevera y la despensa. Sobre la moda de ponerle todo el rato cosas por encima se podría hablar mucho también.

El caso es que hemos seleccionado tres de las recetas más sorprendentes del libro de Soler. Atentos porque el chef se atreve con croquetas de pizza, de donuts e incluso de turrón.

Lee el resto de la entrada »