Archivo de la categoría ‘Trastos’

¿Merece la pena una cafetera superautomática? Probamos la ‘Melitta Barista TS Smart’

Para la mayoría, Melitta es sinónimo, al menos en España, de la clásica cafetera de filtro por goteo. De hecho, esta marca alemana se ha convertido en el nombre genérico para definir este tipo de cafeteras. Y tiene bastante sentido porque resulta que la señora Melitta Bentz, creadora de la compañía, fue la inventora del filtro de café en 1908.

Datos históricos al margen, el caso es que la gama de cafeteras actual de esta marca incluye también unos cuantos modelos de cafeteras superautomáticas. Y hemos podido probar una de las más completas durante unas semanas para intentar resolver la pregunta que -con las Navidades en el horizonte- seguro que más de un amante del café se hace: ¿Merece la pena comprarse una?

Nosotros hemos apuntado muy alto en su catálogo. Concretamente a la Barista TS Smart, su modelo más completo y que, ojo, tiene un precio de 1.150 euros. Eso y su tamaño considerable -si no tienes una cocina grande, no tiene mucho sentido- son de hecho las dos principales pegas que hay que tener en cuenta antes de plantearse la compra.

De todos modos, también es verdad que hay modelos en esta misma marca mucho más económicos, a partir de 350 euros. La diferencia de precio viene dada por detalles como la conectividad, la capacidad y tipos de café que admite, o la incorporación del sistema para espumar leche e incluirlo en la receta.

Nada de torrefacto

De hecho, nada más recibir y colocar la cafetera en casa nos arrepentimos de la elección. Es enorme y pensábamos que algunas de sus funciones no nos iban a servir para nada. Pues no. Confesamos que ha sido uno de los productos probados que más nos ha costado devolver.

Pero vayamos por partes, ¿qué es una superautomática? Muy sencillo: una cafetera express que incluye molinillo para moler el café justo antes de prepararlo. A partir de ahí, las posibilidades son muchas y básicamente se resumen en la idea de apretar un botón y tener un buen café en la taza en cuestión de segundos.

Es decir, trabajaremos con café en grano. Concretamente del natural, nada de torrefacto. Y no es la típica recomendación para quienes tengan cierto respeto por el café, es que se indica en las instrucciones de este modelo. El azúcar del torrefacto hace que los granos sean más pegajosos y podrían dañar el molinillo y la cafetera.

La Melitta Barista TS Smart va más allá de otros modelos más sencillos y cuenta con dos depósitos. De hecho, en su particular sistema, la idea es tener dos variedades de café de distinta intensidad para poder jugar con ambas en algunas de las recetas propuestas.

A nosotros nos parece más interesante aprovechar este doble depósito para tener la opción de preparar un descafeinado de forma muy sencilla, simplemente configurando alguna de las recetas para que use el café de uno de los depósitos. Por si fuera poco, también se puede usar café ya molido. Eso sí, es un poco engorroso porque no es un depósito propiamente dicho, sino  que hay que usar cada vez la cantidad concreta para un café.

Por cierto, Melitta también vende su propio café, a un precio bastante competitivo (unos 10 euros el kilo) dentro del café de especialidad. Eso sí, no es café de especialidad, y echamos de menos algo más de información porque simplemente se indica que es 100% arábica con diferentes grados de tostado. Pese a ello, hay que reconocer que el resultado es muy correcto por ese precio.

21 recetas (y desde el móvil)

Básicamente hay dos motivos para comprar una cafetera superautomática: asegurarse cierta calidad siempre que usemos un café en condiciones, y simplificar al máximo el proceso. Para muchos cafeteros, moler el café al momento, cargar la cafetera y disfrutar del ritual es parte de la gracia. Otros solo quieren presionar un botón. Hablamos de estos segundos.

Y la verdad es que la Melitta Barista TS Smart cumple lo que promete en su nombre: es lo más parecido a tener un barista en casa. Nos podemos complicar tanto como queramos personalizando recetas, pero solo con las de las máquinas ya quedan resueltos los cafés habituales. Y la verdad es que quedan sensacionales, tanto en formato corto espresso como las recetas con leche. En realidad, es aquí donde la máquina se luce, con unos flat white o latte macciato de foto.

El nombre no es por hacernos los entendidos, es la nomenclatura que usa la máquina. Por cierto, apenas adaptada al español en la aplicación, que permite, ahora sí, tener 21 recetas con solo pulsar la pantalla e incluso personalizar cantidades e intensidad de café y leche en cada una de ellas.

Se conecta a la cafetera por Bluetooth y ,sin ser la aplicación más intuitiva del mundo, es más o menos fácil de manejar en pocos minutos y acaba resultando muy cómoda.

Limpieza

Muy bien también el sistema de limpieza automática de la cafetera, que incluye el mecanismo de la leche, normalmente la parte más problemática. Usando la presión del vapor se ofrece la opción de limpiar el conducto tras el uso, y además es rápido y queda aparentemente perfecto.

El recipiente para la leche, por cierto, está pensado para que pueda guardarse en la nevera tras el uso y que resulte relativamente cómodo. Tocará, eso sí, conectarle la pequeña goma antes de poder usarlo para nuestras recetas con espuma de leche.

¿Nos ha gustado? Mucho. Es grande y su precio es considerable, pero si estos dos temas no son un problema resulta una gran opción dentro de la gama alta. O media porque, por mucho que esos más de 1.000 euros puedan asustar, un vistazo a la gama alta dentro del mundo del café ayuda a situarse un poco y comprobar que es un precio muy competitivo para una superautomática de doble depósito y con sistema de espumado de leche.

Adiós a las cápsulas de siempre. Probamos la nueva generación de cafeteras ‘Nespresso Vertuo’

En España somos de cafés largos y con leche. Guste o no a los puristas del café, es lo que hay. O lo que dicen los números y las encuestas. Posiblemente por eso, con el reinado de los cafés de cápsulas ocurre una cosa curiosa: más allá de las precisas instrucciones para preparar las diferentes variedades con un volumen determinado de agua, es más que habitual pasar de todo y prepararse el tazón de café de la mañana con una cápsula pensada para un expreso de 25 mililitros.

Esa podría ser una de las razones para explicar la llegada del nuevo sistema Vertuo de Nespresso, llamado a convivir con su sistema de cápsulas tradicionales y pensado, en cierto modo, para cafés más largos. Mucho más largos, porque el formato permite incluso preparar una jarra de más de medio litro de café.

¿El asalto definitivo a la cafetera italiana que sobrevivía a la hora del desayuno? ¿Un órdago a las cafeteras de goteo que para muchos son más cómodas cuando se trata de preparar café para varios o de llenar la taza sin miramientos? Seguro que también hay algo de eso.

Y, claro, una forma de estrenar un nuevo sistema de cápsulas en el que vuelven a estar solos, como en los primeros años de Nespresso cuando nadie se atrevía a hacer las ahora omnipresentes cápsulas compatibles.

Y es que Vertuo implica no solo nuevas cafeteras, sino también nuevas cápsulas que, además, incluyen un código para que la máquina la identifique y determine la preparación óptima. Y que, cabe suponer, complicará un poco el tema de la compatibilidad.

Por eso las nuevas cafeteras tienen un solo botón. Nada de formato largo y corto, nada de poder programar a medida el volumen de nuestro café porque ahora eso lo marca la cápsula. Hay diferentes variedades y cuatro tamaños para cafés expresos de 40 y 80 mililitros, largos de 130 o 230, y el de 535 mililitros.

Lee el resto de la entrada »

El molinillo de café que ha recaudado dos millones de euros antes de salir a la venta

El molinillo de café ha pasado de ser un aparato relativamente habitual en los hogares a convertirse en poco menos que un artilugio de lujo reservado a los muy amantes del café.

Es verdad que los sigue habiendo por pocos euros. Pero, curiosamente, ese Braun que forma parte de la infancia de muchos ahora se cotiza casi como pieza de colección y diseño. Los más actuales -manuales o eléctricos- y pensados para el mercado de café de especialidad, tampoco son especialmente baratos.

Pero es evidente que hay un público para ello. Y la prueba es que este molinillo de café que cuesta 250 euros en su oferta de lanzamiento ha conseguido recaudar casi dos millones de dólares en una de esas campañas de micromecenazgo que tanto se estilan.

¿Y qué tiene de especial este molinillo Arco? En realidad, son dos: uno eléctrico y otro manual, aunque también se puede adquirir solo el segundo por separado (125 euros, también como oferta de lanzamiento).

Lee el resto de la entrada »

¿Merece la pena una freidora sin aceite? Si tienes un horno de convección, posiblemente no

Fritos ricos y crujientes, pero eliminando de la ecuación el aceite. Esa es la promesa de las freidoras de aire caliente que llevan ya años en el mercado y son algo así como las eternas aspirantes a ser el nuevo pequeño electrodoméstico de moda.

Hace ya casi 10 años tuvimos nuestro primer encuentro con una de ellas. Por aquel entonces era algo bastante exótico y la verdad es que los resultados eran pasables, pero no para tirar cohetes. Algo han mejorado en este tiempo en capacidad y en simular los resultados de las freidoras convencionales, pero la pregunta que muchos se hacen sigue siendo la misma casi una década después: ¿merece la pena o son otro trasto que ocupará media encimera de la cocina y que usaremos muy puntualmente?

Algo así se han preguntado en The New York Times, donde recientemente publicaban una detallada comparativa de diferentes modelos de estos aparatos y los enfrentaban a hornos de convección. Después de todo, si se trata de “freír” con aire caliente, un horno provisto de un ventilador podría hacer algo parecido.

De hecho, seguro que todos hemos intentado alguna vez hacer croquetas o empanadillas al horno con resultados desiguales. Las segundas quedan bastante bien, las primeras, más regular si la idea es buscar el crocante de la fritura.

Lee el resto de la entrada »

Esto sí que es un robot de cocina: pone el lavavajillas, la mesa y hasta te sirve una copa de vino

Mientras Lidl y Thermomix siguen enzarzados en su particular guerra de robots de cocina, parece que en Samsung tienen una visión un poco más futurista de este concepto. Y es que la compañía mostró recientemente su proyecto de crear una especie de asistente robotizado que, entre otras muchas tareas, será capaz de recoger los platos de la fregadera para ponerlos en el lavavajillas, poner la mesa e incluso servir una copa de vino.

No queda claro si también se animará con lo de descorcharla o su papel de camarero sólo es compatible con botellas de rosca. En realidad, es una de las muchas preguntas que quedan en el aire sobre este futuro Bot Handy del que no hay por ahora ninguna fecha concreta de desarrollo ni mucho menos plazos o planes para comercializarlo.

Aunque la idea parece simpática -sobre todo porque nadie ha hablado de precios- y el robot en cuestión hasta tiene lo que parecen unos ojitos y te dice adiós con la mano al irte de casa, por ahora lo de incorporar robots en las cocinas de restaurantes no está saliendo demasiado bien.

Según todos los gurús del tema es sólo cuestión de tiempo que brazos automáticos y robotizados se ocupen de las tareas que ahora hacen personas en las cocinas. Incluso hay algunos restaurantes en los que se ha llegado a ver en acción robots capaces de preparar una pizza o una hamburguesa. O al menos encargarse de parte del proceso de su elaboración o de dar la vuelta a los filetes en la plancha.

Pese a ello, por ahora se trata más de experimentos y de titulares de esos que a todos nos encantan que una transformación real que parezca factible a corto plazo. No sólo por la inversión necesaria, sino porque la tecnología todavía tiene por delante un largo camino, por mucho que no paremos de hablar de inteligencia artificial.

De hecho, esa es la clave de este robot de Samsung, provisto de un buen surtido de cámaras y capaz de identificar objetos y moverlos con la suficiente precisión y delicadeza como para manipular la vajilla y la botella de vino. Y se supone que hasta de tomar decisiones por su cuenta para, si encuentra algo tirado en el suelo, recogerlo y ponerlo donde toca. Suena bien, pero poco real por ahora.

Por no mencionar que, visto el panorama y el año que llevamos, igual no es la mejor idea del mundo dejar suelto en casa un robot que sepa sujetar un cuchillo.

Bromas al margen todo parece indicar que habrá que esperar unos cuantos años hasta ver algo parecido a este proyecto de Samsung. De momento muchos se conformarían con que su aspiradora inteligente no se quedara enganchada cada día con la misma alfombra.

¿Se puede cocinar bien un chuletón en un horno casero? Lo probamos

Para algunos, intentar cocinar un chuletón en casa es sencillamente imposible. Otros se conforman con algún que otro apaño en la plancha. Pero en lo que coincide la mayoría es que nada puede igualar a una buena brasa a la hora de cocinar carne.

Así que, quienes no tenemos a mano una barbacoa, solemos entrar en verano en un periodo complicado cuando entra el antojo de alguna carne a la brasa. O pescado o verduras, que esto no va solo de carnívoros.

De ahí que como buenos vascos, y tras haber tenido la suerte de poder probar en nuestra vida unos cuantos muy buenos txuletones -tenemos que escribirlo así-, al oír hablar por primera vez de un horno doméstico con una función específica para cocinarlo se dispararan todas nuestras alarmas.

Es verdad que en Estados Unidos se estila bastante lo de cocinar este tipo de cortes de carne al horno tras sellarlas en plancha. Pero por aquí no es habitual, y hay una separación muy clara entre asar al horno y cocinar a la parrilla o brasa.

Al menos hasta ahora. O eso es lo que aseguran en Teka con su SteakMaster, un horno que, como su propio nombre permite adivinar, está pensado para ser una especie de barbacoa casera en la que cocinar carne a la brasa. Para ello cuenta con dos herramientas únicas: un grill capaz de alcanzar los 700 grados y una plancha de hierro forjado sobre la que se cocinará la carne en cuestión de minutos.

El grill permite alcanzar los 700 grados

 

La verdad es que la teoría y los vídeos oficiales son, como siempre, muy prometedores y los resultados apetecibles. Pero, ¿y la realidad? Hemos tenido ocasión de verlo en acción y cocinar nosotros mismo un chuletón en él para comprobar qué tal.

La técnica es de sobra conocida: buena carne, atemperada antes de cocinarla y temperaturas muy altas durante poco tiempo. Lo de la calidad del producto queda en manos de cada uno, pero el resto del proceso es muy sencillo y guiado paso a paso en pantalla. Hay que elegir el grosor de la carne, el punto deseado entre tres ofrecidos y listo.

El atemperado dura 20 minutos, en los que la carne está a 40 grados. Evidentemente, si ya está a temperatura ambiente -ojo con estas cosas en verano que los expertos en seguridad alimentaria nos tiran de las orejas-, nos lo podemos saltar con el modo manual.

Tras este paso hay que sacar la carne (la plancha de hierro se queda dentro) para que empiece el precalentamiento serio hasta alcanzar los 700 grados con el grill especial superior. Tarda 15 minutos. Cuando está listo, con guantes (incluidos) y mucho cuidado, se deposita la carne en la plancha y, cuando avisa (5 minutos), se da la vuelta otros 3 minutos. Y listo.

¿Sencillo? Mucho. No tiene más misterio de lo que hemos explicado y el resultado es muy bueno. Cierto, no como una parrilla con su carbón y tal, pero mucho mejor que lo que vamos a conseguir en una sarten o plancha en casa.

Lee el resto de la entrada »

La carísima tostadora japonesa que no conocías pero que ahora vas a querer

Aunque es verdad que está presente en casi todas las cocinas, posiblemente no es el primer electrodoméstico de la lista al pensar en invertir un poco más en un modelo mejor o más bonito. Después de todo, ¿qué misterio puede tener una tostadora de pan? Sí, las hay con un diseño más cuidado, para más o menos rebanadas, de colores vistosos…

Eso creíamos, hasta cruzarnos hace unas días con una foto de la tostadora de la marca japonesa Balmuda. Aunque jamás habíamos oído hablar de ella -ni de la tostadora ni de la firma-, la verdad es que fue amor a primera vista.

No solo es bonita -muy bonita- sino que, aseguran los expertos, se trata de la mejor tostadora del mercado. Y es que, por lo visto, en algo tan aparentemente sencillo como tostar una trozo de pan también hay mucho margen de mejora.

Más parecida a un pequeño horno con grill que a una tostadora al uso, The Toaster de Balmuda usa un sistema de vapor para que el pan no se reseque y aplica tres zonas de calor para mantener el interior esponjoso, crujiente el exterior y asegurar el color perfecto de la tostada.

Lee el resto de la entrada »

¿Sabías que los pelapatatas son de doble dirección? Nosotros tampoco

Pocas cosas nos dan más rabia que esos artículos que nos recuerdan que llevamos toda la vida haciendo algo mal. Que a veces es verdad, pero fastidia igualmente.

Bueno, pues en este caso estaba más que justificado, porque acabamos de descubrir -y seguro que no somos los únicos- que no sabíamos usar en condiciones algo tan aparentemente sencillo como un pelapatatas. Y tiene delito, porque somos bastante adictos a este utensilio que no dudaríamos en incluir entre los imprescindibles de nuestra cocina.

Cuesta creer que tenga algún tipo de truco secreto, pero es que el tema es mucho más sencillo: básicamente lo estamos utilizando al 50% de su potencial. Vaya, que puede pelar en las dos direcciones y no sólo en una como siempre hemos hecho.

Tras descubrirlo el otro día a través de un vídeo de Twitter que se hizo viral -prueba de que no éramos los únicos que no lo sabían-, había que comprobar si llevábamos toda la vida haciendo el tonto a la hora de pelar patatas, zanahorias o lo que sea.

Y, efectivamente, lo hacíamos mal. O al menos no tan bien como se podría hacer porque, tal vez sea que nos falta práctica o que nos da rabia reconocer que no lo sabíamos, pero ni de lejos conseguimos pelar las cosas en la mitad de tiempo como cabría pensarse ahora que podemos aprovechar el movimiento de ida y vuelta.

En cualquier caso, lección aprendida. Seguiremos practicando.

Café en pipa, el invento para ser el más hipster del barrio

Si lo de “café de especialidad” ya te pone de los nervios y ni sabes ni quieres saber cuál es la diferencia entre un flat white y un café con leche de toda la vida, ojo con esto porque el hipsterismo cafetero ha tocado techo. O lo tocó hace años, porque resulta que esta pipa para preparar y tomar café en cualquier lugar tiene ya un tiempo, aunque nosotros lo acabamos de descubrir.

Sí, has leído bien: Bripe es una cafetera portátil en forma de pipa o una pipa para hacer café. Y, de paso, un poco el ridículo por solo 50 dólares o por 70 comprando dos, según leemos en su web.

La idea surge de un adicto al café que dio con la solución para uno de esos problemas que nadie tenía: ¿cómo prepararte un café en medio del Amazonas donde no tienes un Starbucks a mano? Y esperemos que no lo tengas nunca, aunque igual figura entre los planes de Bolsonaro.

Total, que estás perdido en medio de la selva y no se te ha ocurrido llevarte un termo con café pero sí con agua fresca y potable para sacar tu pipa Bripe, tu soplete incluido en el lote, tu dosis de café molido en grano y tener listo, en menos de tres minutos, un café.

Pero nadie mejor que su inventor para explicar el funcionamiento y las claves tras zambullirse en unas paradisiacas cataratas donde, por supuesto, también puedes preparar tu chute de café.

Para que además no necesites usar una taza -es mucho más cómodo tener un soplete y un termómetro que una taza- y completes la experiencia, la gracia de esta pipa es que está diseñada para tomar café directamente de ella.

¿Es o no una auténtica genialidad? Directamente al top 10 de inventos absurdos que, es verdad, ahora casi apetece probar. Aunque sea por las risas y la foto en Instagram, claro.

‘CocoTerra’, el aparato que te permite hacer tu propio chocolate en casa

Tenemos un nuevo miembro del prestigioso club de gadgets de cocina que no necesitamos y que, en todo caso, nadie había pedido que se inventaran: el aparato para hacer tu propio chocolate casero. Y no nos referimos a un chocolate a la taza que preparamos nosotros mismos en lugar de tirar de esos tetra brik, sino de crear nuestra propia tableta de chocolate a partir de las semillas de cacao.

No deja de ser curioso que en un momento en el que cada vez la gente cocina menos y cuesta que alguien encienda el horno para asar una verduras, haya cierto empeño en hacer uno mismo cosas que, no nos engañemos, van a estar más buenas y van a ser más baratas si las compramos ya hechas.

Pero da igual porque los inventores de CocoTerra están convencidos de que, además de tener una panificadora -hasta ahí llegamos-, una máquina para hacer cerveza y otra para queso casero, ahora necesitamos un aparato y su correspondiente aplicación móvil para crear nuestro propio chocolate.

Lee el resto de la entrada »