Archivo del autor

8 libros de cocina para pequeños chefs (y sus padres)

Libros-cocina-ninos
Si en la biblioteca de todo cocinillas debería haber una buena selección de literatura gastronómica, cuando hay niños por casa, a la lista hay que sumar también unos cuantos libros dedicados a la cocina en su versión infantil. Se empieza por alguno de nutrición, por si el pequeño sale con manías en lo que a alimentación se refiere, pero después se trata de trasmitir la pasión culinaria a los pequeños saltamontes.

Da igual que ahora los más pequeños ya parezcan llevar grabado en los genes el lenguaje digital, los libros en papel para niños siguen teniendo su espacio. Y buena prueba de ello es la amplia oferta que se publica. Para guiarnos entre tanto manual culinario-infantil, hemos confiado en el criterio de Miguel que, junto con Júlia, su pareja, crearon hace tres años La Petita, una delicia de librería infantil en el centro del barrio de Poblenou, en Barcelona.

Los dos habían dirigido publicaciones gastronómicas antes de lanzarse a montar su propia librería, lo que posiblemente explica que su sección de gastronomía infantil esté tan bien surtida. De entre todos ellos, les hemos pedido que seleccionen 8 títulos pensando en los lectores más pequeños de La Gulateca. Y en sus padres, claro, que ahora que las vacaciones han comenzado, hay muchas horas por delante para tener ocupados y entretenidos a los niños.

Lee el resto de la entrada »

8 documentales que sí explican el precio de los alimentos 

Docus-gastro

A estas alturas está muy claro que la televisión generalista de prime-time y la divulgación gastronómica no van de la mano. Los programadores se basan en índices de audiencia, y la audiencia prefiere el entretenimiento y el espectáculo, sea MasterChef, Top Chef o los programas de Chicote. Los números son los que son y el negocio es el negocio.

Incluso un programa de supuesta divulgación como El precio de los alimentos, que presentaba Alberto Chicote, caía en la superficialidad, las obviedades y el efectismo barato. Algo ligero y fácil para todos los públicos y todos los intereses.

Más allá del falso viaje a Tailandia -una trampa formal, porque dudamos que su presencia allí hubiera aportado algo al discurso- el programa no explicaba nada nuevo ni destacable para los mínimamente interesados en la alimentación. Que los precios suben y bajan por la especulación o por la simple regla de oferta y demanda es algo que en los países capitalistas tenemos más que interiorizado. También que muchos de los alimentos que consumimos se han recolectado a kilómetros de aquí.

Por eso, una vez hemos lapidado a Chicote y al programa, es momento de dar opciones para conocer algo más sobre qué hay detrás de la producción de alimentos. Como en la televisión, especialmente privada, no lo encontraremos, aquí hacemos una pequeña recopilación de documentales que profundizan en los costes y consecuencias de la producción de alimentos. 

Ocho documentales que explican algo más sobre lo que comemos y las implicaciones que tiene. Ocho películas para estar más informados, ser más críticos y más conscientes de las consecuencias del consumo. No son todas, tan solo una muestra, así que esperamos vuestras recomendaciones para ampliar la lista.

Lee el resto de la entrada »

Receta para niños: calabacines redondos rellenos

Calabacin-relleno-receta-04“¡Cómo  sois las madres con las verduras!” Esa fue la primera reacción al proponer otra receta de verduras para esta sección pensada para cocinillas con retoños. Pues sí, así somos muchas -y muchos-, que nos negamos a aceptar que un niño pueda crecer sin salirse del trío macarrones, filete empanado y helado. Y la prueba del algodón de que eso no va a pasar es convencer a los más pequeños de que coman verduras, y con alegría.

Como me decía uno de los padres de la escuela de mi hijo, la comida es el auténtico reto educativo con los hijos. Es en la mesa, y en los fogones, donde debemos desplegar todo nuestro repertorio de recursos persuasivos. La batalla de los dulces y la carne están ganadas de serie, pero para el pescado y la verdura hay que salir a luchar.

Una de las formas para conseguir que acepten la verdura es combinándola con sabores fuertes y potentes para ellos, como la carne. Y con una presentación diferente, claro. La receta de hoy sirve como explicación básica para una de las fórmulas que suele funcionar: rellenar verduras con carne.

Y, como siempre, os contamos la receta con un gráfico que explica todo lo necesario para prepararla -está lista en media hora- sin ningún problema.

Calabacin-relleno-receta-06

 

Lee el resto de la entrada »

El nuevo ‘MasterChef’, en cifras

MasterChef3

MasterChef ha vuelto con fuerza: 3 millones de espectadores siguieron el estreno de la tercera edición el pasado martes y fue el programa más comentado del día en las redes sociales. Lo que viene siendo otro éxito. No nos extraña, el fenómeno del reality culinario no tiene, por el momento, síntomas de agotamiento, y la fórmula está probada y garantizada.

Así que, como ya adelantamos hace unos días, la nueva temporada se presenta sin novedades destacables ni en la mecánica ni en los roles de concursantes y jurado. En todo caso un plus de reality en forma de historias personales dramáticas, y un ejercicio de humillación, la expulsión de Alberto, muy discutible en el caso de un programa grabado con antelación. Vale, merecía irse a casa con la cabeza de león que ya protagoniza decenas de memes a estas horas, pero no con la dureza del jurado ni el posterior regodeo morboso de Eva González.

Leon_MasterChef

El ya famoso “León come gamba” de Alberto

En cualquier caso, mucho se ha opinado, y nosotros también, sobre este tipo de formatos. Por eso, ante la nueva edición de MasterChef, y mientras el segundo programa de la temporada ya va perfilando quiénes serán los más queridos y odiados esta vez,  se nos ha ocurrido que podría ser interesante acercarnos a este MasterChef a partir de las cifras.

Como diría Anita Pastor: estos son los datos, suyas son las opiniones.

8 contra 7. Paridad entre mujeres y hombres en los 15 concursantes finales. Es la tónica del programa, que también cuenta con un ganador y una ganadora en las ediciones anteriores. Como reflejo de la sociedad, podría parecer que en los hogares españoles los fogones no tienen género y, de paso, tampoco el resto de tareas domésticas. Hay quien defiende que la tele es un reflejo de la sociedad, ¿seguro?

32 años. Es la media de edad de los concursantes seleccionados, y eso que entre ellos hay una veterana de 69 años con mucha energía pero pocas posibilidades de desarrollar una larga carrera en el mundo de la restauración. Sin Encina la media de edad se sitúa en 29 años. Más de la mitad de los concursantes están en la veintena y sólo dos tienen más de 40. Se trata de un claro rejuvenecimiento del programa: la media de edad de la segunda edición era de 39 años. ¿Habrá más ímpetu, poca reflexión y la energía desbordante propia de las edades más tempranas? Habrá que ver.

Lee el resto de la entrada »

Recetas para niños: crema y pastel vitaminado de zanahoria y naranja

recetas zanahoria

Llega el final del invierno y más que caloret lo que nos viene encima es una montaña rusa de temperaturas que consigue debilitar hasta el sistema inmune más fuerte. Es temporada de resfriados para pequeños y mayores y, ante esta situación, el remedio tradicional por antonomasia -el que siempre han promovido las madres del planeta- es la vitamina C.

Efectivamente. Vitaminas como la A y la C son antioxidantes y ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. No son el remedio infalible para superar estos meses sin tener que pasar por la farmacia, pero no hay que menospreciar su poder.

Por eso hoy traemos un binomio vitamínico insuperable que, además, es un matrimonio gastronómico indestructible: la zanaranja o sea zanahoria y naranja. Una hortaliza y una fruta –aquí no hay dudas como en el tomate, ¿verdad?– que comparten color y se complementan perfectamente en la mesa con el dulzor de una y la acidez de la otra.

Y para demostrarlo nos hemos animado con dos recetas, una dulce y una salada. La primera es una crema de zanahorias con un toque de naranja. Muy sencilla y fácil de hacer y con un color y sabor que conquistará a los pequeños de la casa.

La opción dulce es una tarta de zanahoria y naranja.  Es verdad que es algo más laboriosa, pero resulta perfecta para los fines de semana lluviosos y para que los niños colaboren en ella batiendo, mezclando y preparando la cobertura.

Como siempre, en nuestra serie de recetas para y con niños, os explicamos todo el proceso con un sólo gráfico (esta vez 2×1) en el que se pueden seguir al detalle los ingredientes, los pasos de la receta y los tiempos de preparación. Incluso hemos calculado el precio por ración, para aquellos que quieran tener controlada la economía familiar.

receta zanahoria 2

Por si no fuera suficiente con el dulzor y con el hecho que los pequeños vayan a preparar la receta, para rematar la tarta vamos a usar una cobertura a base de uno de sus manjares favoritos: el postre de queso batido, mundialmente conocido como petit suisse. Para ello, mezclaremos nata montada con petit suisse natural en la proporción que más nos guste. Es una variante de la clásica cobertura de queso crema pero mucho más fácil y mucho más atractiva para los renacuajos.

Aparte de la cobertura, la principal característica de esta tarta es que utilizaremos una naranja entera, triturada con piel y todo, que dará un sabor mucho más intenso a la masa. Por lo demás se trata de rallar zanahorias, batir y mezclar, así que no tiene ninguna dificultad y resulta perfecta para tenerles entretenidos en la cocina un buen rato.

‘Con las manos en la masa’, un homenaje a la gastrotele viejuna

Conlasmanosenlamasa

Mucho hablar de viejunismo gastronómico, mucha broma con los concursos sobre el tema, pero entre tanto cóctel de gambas y tanto pijama aún nadie ha levantado la voz para recuperar un mito de la televisión y la cocina española.

Por imposible que pueda parecer, había vida antes de que Arguiñano aterrizase en un plató y se convirtiera en el cocinero mediático de España. Hablamos de la época en que TVE no tenía competencia y los audímetros no eran dios. En esa época EL programa de cocina era Con las manos en la masa, y su estrella Elena Santonja.

Y ahora que ya estáis todos canturreando la conocida sintonía de este programa y habéis entrado en un estado de nostalgia profunda, es momento de hablar  de este mítico programa de cocina. Claro que es posible que a otros les suene a chino, aunque les parezca reconocer de algo esa voz…

Efectivamente, es Joaquín Sabina, que en aquella época, y con la voz un poco menos castigada, aparecía semanalmente en la televisión pública cantando aquello de niña, no quiero platos finos, vengo del trabajo y no me apetece pato chino, a ver si me aliñas un gazpacho con su ajo y su pepino. Toda una oda al reparto de tareas en el hogar.

Más allá de la sintonía, el programa lo dirigía y presentaba una carismática y entrañable señora: Elena Santonja. Curiosamente Santonja no era cocinera profesional, pero su soltura para cocinar y entrevistar al mismo tiempo era encomiable. Y tenía mucho mérito cocinar bien con placas eléctricas pre-vitrocerámica, de las que se mojaban y, con suerte, se te llenaba la cocina de humo, cuando no saltaban los plomos.

En los 8 años que duró el programa pasaron por allí multitud de personajes, porque Santonja no cocinaba sola, lo hacía siempre con un invitado. La lista es larga y variopinta, de Paco Clavel a Vázquez Montalban, de Torrebruno a Matías Prats (padre).

Fernando Fernán Gómez fue a cocinar unas “lentejas con casi nada”, puro plato de posguerra, pero con alegría. Un programa montado entorno a una no-receta, como es cocer unas lentejas.

Lee el resto de la entrada »

Recetas para niños: galletas y compota de manzana

IMG_20150208_141056

La manzana es la reina de las frutas. La primera que se nos pasa por la cabeza, la primera que aparece en la Biblia y el primer contacto que tienen los bebés con la comida adulta más allá de la teta y el biberón. Seguramente por eso es también la fruta preferida de muchos niños y adultos.

Hay multitud de variedades, se encuentra en cualquier época del año y tiene mil posibilidades en la cocina. Por eso hoy rendimos un pequeño homenaje a la manzana con un par de recetas aptas para cocinar y comer con niños.

Para empezar, una básica, la compota. Ideal para aquellas manzanas que andan  muertas de asco en la despensa o en la nevera. Aunque no hay nada como la fruta fresca, una compota es mucho más digestiva, viene de perlas para ciertos trastornos intestinales y puede sacarnos de la monotonía de la manzana a secas. Además, es un buen fondo de nevera para complementar desde carnes asadas a un yogur, y se mantiene durante semanas en buen estado.

compota-esp

La compota se puede preparar con niños y es un buen modo de que aprendan cómo se transforman los alimentos. En este caso, para ver como un componente de la manzana, la pectina, es capaz de gelatinizar y provocar un cambio de textura espectacular.

Para la segunda receta aprovechamos esta compota para hacer unas galletas sencillas. En caso de que no tengamos, un buen sustituto de la compota es un puré de fruta con plátano, pera o incluso piña en almívar.

Son unas galletas tan simples que no requieren ni de cortapastas. A los niños les encantan las galletas con formas pero puede que no tengamos el equipo completo de repostería infantil. Además, es una receta rápida y fácil -con ingredientes muy comunes- con la que improvisar una merienda.

En verdad se trata de una adaptación de las galletas de caramelo del libro de repostería sueca de Ikea.

Ingredientes

100 gr. mantequilla (mejor a temperatura ambiente)

100 gr. azúcar glas (o normal si no tenemos)

250 gr. harina

1 cucharada de miel

1 cucharadita de levadura química

2 cucharadas de compota

4 gotas de extracto de caramelo (totalmente opcional)

Preparación

Precalentamos el horno a 175º.

Mezclamos e integramos bien todos los ingredientes hasta que tengamos una masa suave. Esta parte es ideal para que los pequeños metan las manos (bien lavadas) en el bol, se manchen, pringuen toda la cocina y dejen un escenario digno de una guerra nuclear.

IMG_20150121_094053

Dividimos la masa en dos. Hacemos (o hacen ellos) dos churros de la largada de la bandeja de horno. Los aplastamos un poco y metemos al horno entre 17-20 minutos.

No van a quedar duras, la señal de que están listas es cuando empiezan a tener un tono tostado.

Sacamos las galletas del horno y con un cuchillo cortamos en diagonal con el grosor de un dedo. Dejamos enfriar y ya podemos separar las galletas. Van a volar seguro, pero en caso de que sobren se conservan perfectamente en un bote de cristal bien cerrado.

‘MasterChef Junior 2’ ya tiene ganador. Repasamos lo mejor y lo peor de esta edición

manuel1

Ya tenemos otro candidato a nueva estrella de la cocina infantil. No hablamos de la dulce Aina porque contra todo pronóstico Manuel se ha erigido en ganador de MasterChef Junior 2 con un espectacular menú completo que muchos adultos desearían ser capaces de hacer. Eso después de sobrevivir a la casquería y ver como a su contrincante Martina le tocaba cocinar para el Atlético de Madrid bajo un chaparrón digno de Noé.

El éxito de este programa -como de cualquier otro de talentos infantiles- reside en lo sorprendente que resulta ver comportamientos y habilidades que suponemos adultas en estos pequeñajos. Un show en toda regla pero con ese halo de pedagogía y superación que, junto con la ternura (o no) que inspiran los niños, hace que resulte irresistible para la audiencia.

Aunque tampoco ha sido tan irresistible. Jorge Javier con sus cartas y alguna que otra película han abducido más cerebros ante el televisor que estos minichefs. Pero, en general, ha sido un éxito más que notable, lo que hace presagiar una tercera edición allá por las Navidades de este 2015.

Son conocidas nuestras reticencias sobre el programa, pero además esta edición ha tenido también sus pequeñas polémicas. Para empezar el horario. La lógica dice que no es muy normal que un programa para público infantil termine casi a la una de la madrugada los martes en pleno curso escolar. Porque el programa es para niños, ¿verdad?

Otra más: un rótulo con una ortografía un tanto “excasa“. Algunos hablaban de error imperdonable en un programa para niños, pero igual lo que se quería transmitir era el valor de la creatividad en la escritura…

Aunque, sin duda, la más sonada de las polémicas la protagonizó Víctor al asegurar que “las chicas saben limpiar genéticamente”. Un comentario lamentable que mereció un castigo por parte del jurado.

Más allá de estas pequeñas polémicas, ahora que el programa ya ha puesto el punto final, es la ocasión perfecta para recoger algunos de los momentos que más nos han llamado la atención de esta segunda edición de MasterChef Junior.

El momento más lacrimógeno

No podía faltar el clásico reencuentro familiar de cualquier reality que se precie. Abuelos y abuelas cocineras con los nietos es una fórmula infalible para provocar lágrimas a cascoporro.

Guillermo la lía parda

Meter los mejillones a fuego fuerte sin nada de líquido podría haber provocado una reacción peor que el ácido clorhídrico encima del sulfato de lo que sea. Pero a pesar de eso, Guillermo no mueve ni una pestaña y niega la mayor. La verdad es que nosotros casi preferimos esta quietud vital al nervio desatado de Teresa.

Vuelve Teresa

Teresa se fue en un descuido del programa. Había que recuperarla -a ella y sus lágrimas- como fuera, así que a media competición nos encontramos con una repesca (otro clásico de los realities). Teresa no desaprovechó la segunda oportunidad y ha llegado casi hasta la final.

Momento caos

Es lo que ha predominado en las pruebas de grupo. Nada sorprendente, por otro lado, porque cocinar en grupo con orden y tranquilidad está al alcance de unos pocos semidioses.

Momento cruel

Cocinar bajo presión de tiempo y con productos que no controlas es una fuente de frustración asegurada. Así fue con Mauro. Su impotencia tiene mucha fuerza televisiva, pero también genera dudas éticas sobre el programa. Y es que durante estas semanas hemos visto muchos lloros -de emoción y de rabia- y las frases más escuchadas en los retos han sido “no puedo” y “no llego”. Incluso a Manuel le sangró la nariz de los nervios en la final. Con lo bien que se cocina en casa y con tiempo…

¿Cuál ha sido vuestro momento favorito? ¿Y el peor? Contádnoslo en los comentarios, que ahora quedan muchos meses por delante hasta la próxima edición y con algo habrá que entretenerse.

Los otros ‘MasterChef Junior’: niños, cocina y televisión

mcjr2

Después de la previa azucarada y cursi de Navidad, ahora sí ha llegado la nueva edición de MasterChef Junior, con su competición, sus pequeños concursantes tan repelentes entrañables y el mismo jurado de siempre. ¿Para qué cambiar lo que funciona?

Y como funciona, el programa no tiene demasiadas novedades, por no decir ninguna. Bueno sí, los nuevos concursantes, más conscientes de a lo que van, más peleones, más gritones y un poco más adultos en su comportamiento ante las cámaras.

Entre los mejores momentos que hemos visto hasta ahora, las pruebas por equipos cocinando tropecientas raciones -yo más de 8 ya me pongo de los nervios- son los más jugosos televisivamente hablando. Ahí es donde queda clara la personalidad de cada uno y lo que, después de todo, les ha permitido pasar el casting.

Como ejemplo el lloriqueo de Teresa, ahora ya fuera del concurso. Aunque, sin duda, lo mejor hasta el momento ha sido Lluc con su fiasco de pizza que bautizó con toda sinceridad “pizza que se me ha quedado pegada”. Con este gesto ya nos ha ganado.

Como decíamos, casi nada ha cambiado en el programa, como tampoco mi opinión sobre MasterChef Junior y los talent show con niños en general. Algo con lo que seguramente muchos no estarán de acuerdo -buena prueba de ello es la audiencia del programa- y que, en cualquier caso, daría para un largo debate que tampoco es plan de repetir.

En su lugar vamos a asomarnos a otros ejemplos de esa combinación de cocina y niños en otras televisiones del mundo. Por aquello de contextualizar un poco el tema y poder comparar. Y, de paso, dar algunas ideas a los fanses de MasterChef Junior para cuando se acabe esta edición y busquen otros programas para quitarse el mono.

Junior MasterChef

Para empezar, un poco de historia sobre el programa, porque no lo inventaron precisamente Eva González y compañía. Como su versión adulta, se creó en Reino Unido, en la sacrosanta BBC. MasterChef se emitió por primera vez en 1990 (repetimos: ¡hace 25 años!). La versión junior es un poco más contemporánea, de 1994, y eso sí, con concursantes de mínimo 16 años. El MasterChef Junior que conocemos es de 2010, con niños entre 8 y 13 años como concursantes. A partir de ahí el éxito y a las incontables versiones internacionales.

Una curiosidad, la primera ganadora de Junior Masterchef (la de 1994) es popular en su país. Pero no por cocinar sinó por tocar el arpa. Parece que la cocina no le marcó tanto.

Rachael vs. Guy: kids cook off

No sólo de MasterChef viven los los niños cocinillas. En Estados Unidos tienen la posibilidad de participar en Rachael vs. Guy: kids cook off. Como su nombre indica, se trata de una competición en dos bandos de pequeños cocineros capitaneados por los presentadores. Cocina, pruebas gastronómicas y una increíble telegenia por parte de los pequeños.

Twice as good shows

Unir niños y cocina suele estar lleno de buenas intenciones: comida sana, información nutricional, que coman pescado y verdura… es decir, cosas casi imposibles. Pero de las mejores intenciones pueden nacer los peores engendros. Quizás es un poco exagerado en el caso de este programa de la televisión pública americana en él que dos hermanas gemelas recorren el país hablando con chefs y dando ideas de recetas, pero es que la careta nos da mucho miedo.

Baby Chef

Este sí es un caso realmente perturbador. Un programa de cocina para… ¡bebés! Los que aparecen son unos bebés un poco creciditos, pero toda la estética del programa remite a los temibles Teletubbies. Los muñecos -que en teoría representan algo relacionado con la cocina- ayudan a los pequeños con sus recetas. Entre los muñecos, el decorado y las canciones el resultado es muy inquietante.

La saga de los Ramsay

Con tanto cocinero mediático era cuestión de tiempo que sus vástagos se lanzaran también al ruedo televisivo. Es el caso de Tilly, una de las hijas de Gordon Ramsay (también presentador de MasterChef Junior USA) que, con solo 12 años, ya está preparando su propio programa de cocina. El caso es que Ramsay ya exhibió a su familia entera en uno de sus programas de recetas –Gordon Ramsay’s home cooking– así que este paso era casi predecible. Veremos que da de si la saga Ramsay.

ramsay familia

Cocina con clan

Volvamos a casa porque, aparte de MasterChef Junior, existen otros programas de cocina y niños. En Clan, el canal infantil de RTVE, encontramos este programa que pone el énfasis en cocinar CON niños. O sea acompañandolos, sin retos, sin presiones, tan solo cocinar y divertirse en la cocina. Además incluye reportajes, información nutricional… es decir, un programa completo y recomendable. Aunque si tuviéramos que poner un pero sería que están un poco sobreactuados y, sobretodo, que recurran a crear figuras con la comida. Demasiado fácil.

Un, dos ¡Chef!

En Disney Channel también se lanzaron a crear un programa de cocina y niños. En este caso yendo a la zaga de MasterChef Junior porque el cocinero y presentador es Aimar, el pequeñajo de la primera edición. Le acompaña un adulto, Luis Piedrahita, en el papel de pinche. Es un programa para lucimiento de Aimar, que crea recetas para personajes famosos. Un poco menos educativo que el anterior y, en nuestra opinión, algo más alejado de los niños.

Bonus track: ¿Cómo cocinarían la mayoría de niños?

Para terminar, un poco de realidad: ¿Qué puede engendrar la imaginación infantil en la cocina? La respuesta la dieron la gente de Kid snippets

 



Tronco de Navidad, la versión fácil y apta para niños

Tronco de NavidadEn menos de una semana puede que estemos hartos de comilonas, que aborrezcamos los dulces, la familia, los villancicos y cualquier elemento rojo y dorado. Puede que incluso estemos deseando volver a la aburrida rutina de los días laborables y escolares.

Pero aún quedan vacaciones navideñas por delante y la ilusión de los pequeños de la casa por sus nuevos juguetes aguanta lo que duran las pilas de los chinos.

Así que, si los pequeños son de los que se presentarían a un cásting de MasterChef, tenéis dos opciones: esperar a que lleguen los Reyes con uno de estos cachivaches cocinillas para ellos o bien ponerles un mandil y un gorro y llevaroslos a la cocina.

Para la segunda opción tenemos la propuesta perfecta: un tronco de Navidad. Aunque a primera vista pueda parecer una obra de ingeniería al alcance de mentes privilegiadas, es mucho más sencillo de lo que parece, tal y como os demostramos en uno de nuestros estupendos gráficos con todos los ingredientes y pasos de la receta. Además, es un postre genuinamente navideño y muy divertido de preparar: los churumbeles van a tocar masas, chocolate, rellenos, formas…

TroncoNavidad

Sobre el tiempo de preparación, lo importante es pasar un rato con los pequeños, sin prisas, así que con la tarde por delante sacad boles y batidoras, preparad el quitamanchas para después y vamos a por este tronco de chocolate relleno de crema de queso y chocolate blanco, también conocido como “la bomba”.

Antes de empezar un par de aclaraciones. Si a pesar de todo tenéis prisa u os da pereza, podéis simplificar el relleno con una buena nata montada. Eso sí, no tiene la misma gracia. Y segundo, el tronco aguanta muy bien el congelado, así que, en caso de empacho pastelero, podéis guardarlo para daros una alegría dentro de unas semanas.