Archivo del autor

Cómo asar una calabaza: algunos trucos para que te quede perfecta

La calabaza es una de las grandes reinas del otoño. El ingrediente perfecto para decenas de recetas dulces y saladas. Y asarla es una manera sencilla y rica de prepararla, tanto para comerla así tal cual como para usarla de guarnición o como paso previo para elaborar una crema, un pastel o muchos otros platos.

¿Pero tiene algún misterio asar una calabaza? En realidad no, pero hemos recopilado algunos trucos y consejos para que quede perfecta y no te de pereza prepararla porque, si te animas, verás que lo de tener calabaza asada siempre a mano es una gran idea.

Pelar una calabaza

Aunque a priori es la parte más engorrosa, tenemos buenas noticias: se puede asar directamente con piel y luego sacar la carne. De todos modos, pelarla tampoco es tan complicado. Nosotros siempre usamos un buen pelapatatas, y con un par de pasadas se va quitando la piel y la parte exterior blanca, al menos de las que tienen la corteza más fina, como las calabazas cacahuete.

Otro método es cortar los extremos, envolverla en papel film y darle unos minutos de microondas (5 minutos a máxima potencia). Una vez templada será mucho más fácil de pelar y cortarla para asar o cocinar.

4 formas de asar una calabaza

1. En cubos o gajos para guarnición o ensaladas. Pelamos la calabaza. La cortamos en cubos o gajos como si fuera patata y la ponemos en una fuente de horno con la base ligeramente engrasada. Podemos echar sal y especias si es para una receta salada. Si no echamos nada nos servirá también para recetas dulces. Horneamos unos 20 minutos a 200º con calor arriba y abajo y, si el horno tiene, unos minutos finales de ventilador para dorar.

2. Por la mitad, para purés, cremas y repostería. Partir la calabaza por la mitad y poner en la bandeja del horno de forma que la piel toque la bandeja. Hornear unos 40-45 minutos a 200 grados, dependiendo del tipo de calabaza y tamaño. Quitamos las pipas y vaciamos la carne con una cuchara. Opcionalmente podemos dejarla en un colador grande para que pierda parte del agua. Para postres o para congelar es interesante hacerlo.

3. En rodajas o medias lunas. Se corta y se ponen los trozos sobre papel vegetal en la bandeja del horno, sin que se toquen. Podemos engrasar el papel con un poco de aceite o mantequilla, o si es poca cantidad usar una fuente de horno también engrasada para que no se pegue. Si añadimos miel y canela quedará perfecta para postre. Horneamos unos 20-30 minutos a 200 grados. Pinchamos para comprobar si esta blanda.

4. Entera, para calabaza rellena. Usar la misma calabaza como plato o bol donde comer directamente no solo es cómodo, sino que da mucho juego. Para esto, lo ideal es usar calabazas redondas y de tamaño pequeño para que sean individuales. Cortamos la parte superior de la calabaza, quitamos las semillas con una cuchara y horneamos 50-60 minutos a 200 grados hasta que esté blanda. Perfecto para calabazas rellenas con verduras, sofrito con arroz, carne picada…

¿Se puede congelar?

Sin problema. Tanto cruda (ya pelada y cortada en cubos) como asada, aguanta estupendamente, sobre todo para usarla para cremas, salsas o postres.

Si la vamos a congelar una vez asada, es mejor hacerlo en trozos y triturarla una vez descongelada. Si la hemos asado entera y vamos a congelar la carne de la calabaza, es recomendable escurrirla un poco antes en un colador para dejar que suelte parte del agua que tiene.

7 formas diferentes de cocinar un huevo para celebrar el Día Mundial del Huevo

El segundo viernes de octubre se celebra el Día Mundial del Huevo. Pocos alimentos más sanos, nutritivos, económicos y que den más juego en la cocina que el huevo, capaz de animar cualquier plato.

Así que, como somos muy de apuntarnos a celebrar lo que sea -sobre todo si la cosa va de comer-, se nos ha ocurrido recopilar algunas recetas e ideas para cocinar huevos de forma un poco diferente. No se trata de inventar nada ni de ponerse a deconstruir tortillas, pero sí de probar alguna cosa nueva.

Aunque, ojo, que conseguir un buen huevo cocido también tiene su aquel. Podemos empezar por ahí y luego ya pasar a la siguiente asignatura.

Huevos nube

Se pusieron de moda hace unos años y, al contrario que el pan nube (actualmente de moda en Instagram), que no nos gustó nada de nada, estos huevos nos gustaron bastante y también nos hizo gracia la manera de prepararlos. Por eso nos parecieron dignos de aparecer en esta lista. Una forma diferente de servir un huevo y que seguimos cocinando de vez en cuando por aquello de ser originales.

Lee el resto de la entrada »

Recetas de sopas para los primeros días de frío: de castañas, de setas, de lentejas y de pollo con calabaza

Aunque es verdad que a algunos las ganas de sopa no se nos pasan nunca -y más con la amplia variedad de sopas frías para animar el verano-, la llegada de los primeros fríos otoñales parece que despiertan el instinto sopero de todo el mundo.

Así que hemos echado mano de Sopas, de la Fundación Alícia, y recién publicado por Planeta Gastro, para tomar nota de algunas de las recetas que proponen.

Un libro realmente muy interesante y recomendable que va más allá del clásico recetario para convertirse en un auténtico tratado sobre la sopa en su vertiente más cultural (historia, antropología, sopas alrededor del mundo… ) y técnica, con ingredientes, elaboraciones y trucos. Y, por supuesto, unas cuantas recetas muy apetecibles.

Así que tomad nota y preparad pucheros y cucharas que comienza la temporada de sopas.

Sopa cremosa de lentejas

Ingredientes (para 4 personas)

  • 200 gr. de lentejas naranjas (Masoor Dal)
  • 1 puerro
  • 2 zanahorias
  • 4 cucharas soperas de tomate frito
  • Hojas de perejil
  • Laurel
  • Orégano
  • Mantequilla
  • 1 yogur
  • Curry
  • Sal y pimienta

Elaboración

1. Pelar y picar el puerro y las zanahorias.

2. Sofreír a fuego medio con la mantequilla unos 15 minutos. Añadir el tomate frito y los aromáticos (perejil, laurel y orégano).

3. Dejar sofreír unos minutos hasta que esté concentrado. Añadir las lentejas y cubrir abundantemente con agua.

4. Cocer unos 10 minutos hasta que estén bien cocidas.

5. Añadir el yogur mezclado con una pizca de curry, sacar el laurel y poner al punto de sal y pimienta.

Lee el resto de la entrada »

Helado de perrito caliente con mostaza, ¿el sabor más raro del verano?

Hubo un tiempo en que la gama de sabores de los helados se resolvía con media docena de variedades: nata, chocolate, fresa, mantecado y, en plan exótico, tal vez coco. Pero después todo se empezó a complicar e incluso los restaurantes de alta cocina jugaron a incluir helados salados como parte de sus platos. Que si helado de queso, que si helado de tomate…

El caso es que últimamente parece haber una especie de batalla por ver quién hace el helado más raro. Una competición que incluye hits como esos ya clásicos helados de fabada o de txipirones, el helado de kalimotxo de Bilbao, el de cerveza que este verano ha lanzado Moritz en su fábrica de Barcelona o el de tortilla de patata de la heladería Linares de Valencia, que presume de tener una de las gamas de sabores más raras del país.

Pero siempre hay margen para algo más. O al menos para algo nuevo, sea o no comestible. Así que la marca Oscar Mayer ha decidido probar con una versión helada de sus salchichas. El resultado es un hot dog helado con mostaza picante que ha sido bautizado con el ingenioso nombre de ice dog.

Lee el resto de la entrada »

Siete cosas que (igual) no sabías sobre la carne mechada

Carne mechada (Foto: GTres)

Desgraciadamente se ha convertido en uno de los platos del momento. Pero no por ser una receta de lo más popular y con una interesante historia detrás, sino por el brote de listerosis detectado en una partida de carne mechada y que ya se ha cobrado su primera víctima mortal.

Como siempre, ante una alerta alimentaria, sobra alarmismo gratuito y demonización de un producto que no tiene nada de peligroso, ni en su versión casera ni en las que se comercializan ya listas más allá del lote de la marca La Mechá que ha sido el origen de este brote de listerosis.

Aunque muy popular en algunas zonas de Andalucía, lo cierto es que en otras partes del país no está tan claro qué es la carne mechada. Un término que, además, también se emplea en otros países para un plato que poco tiene que ver con el andaluz.

Así que nada mejor que aprovechar la ocasión para aclarar algunas ideas sobre la carne mechá y contribuir a que este desagraciado caso de intoxicación no manche la imagen de este plato.

Origen andaluz. Que se conozca como carne mechá ya permite hacerse una idea bastante aproximada de la zona geográfica en la que esta receta es más típica. Efectivamente, nos situamos en Andalucía, sobre todo en las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla aunque, por supuesto, también es fácil encontrarla en otros lugares.

Carne de cerdo. Como cualquier receta popular que se precie, la carne mechada admite muchas variaciones regionales, tanto en la preparación como a la hora de servirla. Pero en algo no hay duda: se elabora con carne de cerdo. Concretamente con cabeza de lomo. Aunque no es exactamente lo mismo, por su forma y elaboración -también se brida antes de cocinar- recuerda mucho al redondo o al roti.

Lee el resto de la entrada »

10.000 euros por un racimo de uvas

El lujo tiene muchas formas. Acostumbrados a subastas de quesos con muchos ceros, a botellas de vino que cuestan una pequeña fortuna o a restaurantes que presumen de ser el más caro del mundo, en Japón está claro que juegan en otra liga: allí el verdadero lujo puede ser un racimo de uvas.

En realidad, la relación de los japoneses con la fruta es un tanto peculiar, como ya pudimos descubrir en nuestra última visita por allí. No es que, en general, sea bastante cara, es que productos como los melones de Hokkaido o las singulares sandías cuadras son directamente artículos de lujo pensados para regalar en ocasiones especiales.

Algo que, por lo visto, también ocurre con las uvas. No con cualquier uva, sino con la variedad Ruby Roman, que se cultiva desde hace una década en la prefectura de Ishikawa y que está muy cotizada. Tanto que recientemente se han llegado a pagar 1,2 millones de yenes -eso son unos 10.000 euros al cambio– por lo que algunos consideran el racimo de uvas perfecto.

Lee el resto de la entrada »

Más del 20% de los británicos siguen utilizando aceite de cocina como bronceador

Tú ves aceite, uno de cada cinco ingleses ve loción para el sol. (Foto Gtres)

Hace unas décadas, cuando no se conocían los peligros para la piel y la salud de la exposición al sol sin la debida protección, tostarse en la playa embadurnados de cremas que potenciaban el bronceado era lo habitual.

Estar bien morenos era casi un símbolo de estatus -algunos siguen pensando que ser de color naranja lo es, por cierto- y para conseguirlo valía todo, desde remedios caseros con bien de zanahoria hasta echarse por encima la botella de aceite.

Y es que el aceite de cocinar, normalmente el de girasol, era uno de los remedios caseros más habituales para conseguir que las horas en la playa cundieran más si se trataba de volver con un buen bronceado. Y con muchas papeletas para un cáncer de piel, aunque aquello lo descubrimos un poco más tarde.

Por suerte, el sentido común fue imponiéndose y el aceite cedió su espacio en la bolsa de la playa a cremas con factores de protección cada vez más altos.

Al menos eso pensábamos hasta que un reciente estudio de la cadena de supermercados ASDA ha señalado que en Reino Unido más de una quinta parte de la población sigue siendo fiel al aceite de cocina.

Una moda que, según señala The Telegraph, pegó fuerte en la década de los 60, cuando los británicos comenzaron a salir del país para ir de turismo, pero que, por lo visto, todavía se mantiene en muchas casas.

Aunque no se matiza el tipo de aceite usado, por los precios que se estilan por allí cabe suponer que no será de oliva, y que girasol o soja serán los habituales, tanto en las cocinas como en la playa.

En cualquier caso, una pésima idea por si alguien está pensando en recuperar viejas modas para aprovechar la ola de calor y empezar el verano bien moreno.

El país africano donde se bebe más Guinness que en Irlanda

Es la típica pregunta trampa perfecta. ¿En qué país del mundo es dónde se bebe más cerveza Guinness? La respuesta parece evidente: Irlanda, por supuesto. No sólo es la bebida nacional, sino que resulta imposible pensar en esta cerveza oscura sin que suene de fondo música irlandesa y aparezcan imágenes de tréboles, duendes, campos verdes… Los tópicos de siempre, vaya.

Pues resulta que no es así y, efectivamente, la pregunta tenía trampa. Irlanda no es ni el primer ni el segundo consumidor del mundo de Guinness sino que se queda con un modesto tercer puesto.

Que Reino Unido esté en el primer lugar entra dentro de lo previsible y hasta lógico. Son muchos más y la afición por los pubs y la cerveza es compartida, así que tiene sentido.

La sorpresa viene al repasar la lista que se publicaba hace ya unos años -y a la que hemos llegado ahora por pura casualidad- y en la que, atención, Nigeria figura como el segundo país del mundo donde más cerveza Guinness se consume.

Mientras vuelan por los aires todos esos tópicos que hemos citado, la cosa no queda ahí. Porque en Nigeria tienen incluso su propia fábrica Guinness, una de las cinco que la compañía mantiene en el continente africano.

Y es que lo de este país no es una excepción, porque resulta que en cuarto puesto en este ranking mundial está Camerún, por delante de Estados Unidos.

Lee el resto de la entrada »

Los restaurantes de Madrid se ponen castizos para celebrar San Isidro

¿Hay alguna fiesta popular en el país que no tenga una vinculación directa con la gastronomía? Puede ser, pero la verdad es que no nos interesa porque lo mejor de las mejores celebraciones es, precisamente, hacerlo comiendo.

Y San Isidro, por supuesto, no es una excepción. La lista de platos tradicionales ligados a esta fiesta madrileña es interminable, con clásicos como las rosquillas listas y tontas, posiblemente el dulce más conocido de estas fiestas.

Cocido, casquería, rabo de toro… platos tradicionales que durante estos días se convierte en protagonistas de muchas mesas. En realidad lo son todo el año en algunos restaurantes, pero otros optan por aprovechar la ocasión para reivindicar esa comida castiza.

En algunos casos en versión de lujo. Esa es la propuesta de Aurelio Morales en Cebo, con un menú degustación que reinterpreta grandes clásicos de esta gastronomía castiza en clave de alta cocina ( huevo pepitoria y ave escabechada, croqueta de callos, arroz a la madrileña…) y maridados con champán Bollinger.

Si este menú degustación (a partidle 85 euros) se va de presupuesto, hay por supuesto opciones mucho más económicos. Así, en el otro extremo nos encontramos con la hamburguesa de rabo de toro -otro de los ingredientes fetiche de San Isidro- del restaurante Dingo. Disponible hasta finales de mayo para Quines quieran alargar la fiesta, su precio es de unos 14 euros.

Lee el resto de la entrada »

El conejo de Pascua de chocolate de ‘Ikea’ que, por supuesto, tienes que montar tú mismo

Parece que la conocida filosofía de Ikea para que sea el propio cliente quien monte sus muebles también es aplicable a la división gastronómica de la empresa sueca. Así lo demuestra la propuesta que ha lanzado para esta Pascua y que da una vuelta al tradicional conejo de chocolate.

Porque, efectivamente, el dulce llega desarmado para que cada cual monte las piezas en su casa hasta tener algo parecido a una mona de Pascua de chocolate.

La buena noticia es que solo son tres piezas y no hacen falta herramientas, contar tornillos u observar diez veces las instrucciones y el mueble de turno para saber si se está montando correctamente o al revés.

Con un precio de 3,5 euros y a la venta en todas las tiendas de Ikea, hay que reconocer que el conejo de chocolate Vårkänslahay cumple al pie de la letra uno de los mandamientos de Ia casa: paquetes planos, que ocupan menos.

Ahora ya sabemos que la idea sirve incluso para las figuras de chocolate.