Archivo del autor

Croquetas de pizza, donut o turrón: las recetas más originales para celebrar el ‘Día de la Croqueta’

Aunque el mes de enero es poco dado a alegrías -y más este año-, al menos hay un pequeño oasis gastronómico: el día 16 se celebra el ‘Día de la Croqueta’. Una de esas fechas a las que nos apuntamos encantados y que nos da la excusa perfecta para liarnos a cocinar o comer croquetas. Que tampoco es que haga falta mucha excusa para eso…

Así que hemos echado mano del libro Croquetas gourmet, del cocinero Chema Soler, dispuestos a hacer un auténtico máster croquetil y descubrir tanto recetas clásicas como algunas realmente originales. Estábamos convencidos de que con aquella croquetas de chocolate que hicimos hace años habíamos tocado techo, pero nada más lejos de la realidad: hay croquetas de casi cualquier cosa que podamos imaginar.

Algo que seguramente indignará a los puristas del asunto pero que tiene sentido desde una lógica croquetera en la que este plato se basa en una buena bechamel y lo que encontremos por la nevera y la despensa. Sobre la moda de ponerle todo el rato cosas por encima se podría hablar mucho también.

El caso es que hemos seleccionado tres de las recetas más sorprendentes del libro de Soler. Atentos porque el chef se atreve con croquetas de pizza, de donuts e incluso de turrón.

Lee el resto de la entrada »

‘Welcome to Brexit’: requisan los sandwiches de jamón y queso a viajeros que llegan a Europa desde Reino Unido

Intentar colar un sobre de jamón envasado o algo de embutido al llegar a un aeropuerto de Estados Unidos es la típica anécdota que siempre cuentan quienes han vivido por allí e intentaban llevarse provisiones desde España.  Y es que en muchos países está prohibida la entrada con carne, lácteos, frutas o semillas, entre otros productos.

Algo que ahora es también aplicable, a raíz de la entrada en vigor del Brexit el pasado 1 de enero, a quienes llegan a los países de la Unión Europea desde Reino Unido. Así lo han podido comprobar quienes desembarcan en ferry en Holanda desde Inglaterra al ver cómo los agentes de aduanas les requisaban sus sandwiches de jamón y queso.

Tal y como se puede ver en un vídeo difundido por una cadena holandesa, así lo explicaban los agentes a los conductores llegados de Reino Unido. ¿Me puedo quedar al menos con el pan?, preguntaba uno de ellos sorprendido. “No, tenemos que requisarlo todo. Bienvenido al Brexit señor, lo siento”, respondía el policía.

Lee el resto de la entrada »

‘Veganuary’: el reto de no comer carne durante el mes de enero

Enero es, tradicionalmente, el mes de los propósitos. Y aunque en este 2021 recién inaugurado parece que lo más sensato es no apuntar muy alto con los retos, seguro que lo de comer bien o comer mejor figura en más de una lista de intenciones para el nuevo año.

¿Y si comer mejor pasa por comer menos carne o directamente dejar de comerla? Puede sonar un poco radical para algunos, pero lo cierto es que desde 2014 esa es la idea que pone sobre la mesa Veganuary (de vegan + january, enero vegano), y sus impulsores aseguran que más de un millón de personas en todo el mundo (192 países, más concretamente) han probado el veganismo durante un mes de enero.

“Y más allá”, puntualiza en su web el que se define como el movimiento vegano más grande del mundo y que cuenta con el apoyo de una larga lista de nombres famosos que apoyan la causa.

Aquí no hay una recompensa millonaria como la de esa compañía de alimentos veganos que recientemente prometía más de 50.000 euros, sino que el objetivo tiene que ver con el bienestar animal, la salud y la sostenibilidad del planeta.

Para quienes se animen a este reto durante el mes de enero, en la web de Veganuary pueden encontrar muchas recetas y menús completos basados en productos vegetales. A fin de cuentas, no comer carne -o comer menos carne, aunque eso no sea vegano- no significa buscar productos sustitutivos, sino simplemente basar la alimentación en frutas, verduras y legumbres.

¿Hace falta ser vegano para comer mejor? Evidentemente no. ¿Reducir la cantidad de carne es una buena idea? Sin duda. ¿Es este reto mejor que cualquiera de esas dietas que aparecen por todos lados en enero? Sin duda.

‘Cereal marino’, el nuevo alimento entre arroz y legumbre que se cultiva en el mar

Desde hace más de una década, el cocinero Ángel León está decidido a convertir el mar en una nueva despensa. Un espectacular trabajo desarrollado desde el restaurante Aponiente (Cádiz) que comenzó con los pescados y las especies muchas veces descartadas -los famosos embutidos marinos- y que últimamente se ha centrado también en las plantas marinas comestibles.

Si hay quienes han cambiado la cocina con técnicas o sabores, León ha preferido centrarse en la sostenibilidad a través de los productos del mar. Y su último descubrimiento promete ser una auténtica revolución: el ‘cereal marino‘. Se trata de una planta que crece en el mar, una gramínea acuática llamada Zostera marina.

No es que el equipo de Aponiente haya descubierto esta planta, claro, pero sí han sido los primeros en poder cultivarla y, además, descubrir su potencial gastronómico. Y es que las semillas de este cereal son nutricionalmente tan interesantes como las legumbres, y además ofrecen un sabor y una textura muy interesantes. “Similar a una pasta al dente, pero muy aromático, vegetal y yodado”, explica el chef.

Lee el resto de la entrada »

La última batalla del chef José Andrés contra Trump: comida para los policías de Washington durante el ataque al Capitolio

Que 2021 no iba a ser un año normal estaba claro. Que iba a comenzar con seguidores de Trump asaltando el Capitolio y con banderas confederadas dentro de este edificio -algo que ni durante la Guerra Civil ocurrió-, posiblemente ningún guionista lo esperaba.

Un suceso que ha dejado unas cuantas lamentables escenas para los libros de historia y que posiblemente supone el apoteósico y perfecto final que la presidencia de Donald Trump merecía.

A la espera de ver si habrá que esperar hasta el 20 de enero para su salida de La Casa Blanca, como estaba previsto, o si lo ocurrido provocará algún tipo de medida excepcional, la noche del miércoles, el chef José Andrés no dudó en, desde su cocina y de la mano de la organización World Central Kitchen, dejar una vez más clara su posición.

Tal y como él mismo fue narrando a lo largo de la noche en su cuenta de Twitter, el cocinero español repartió comida entre los policías encargados de proteger Washington DC. Primero pizzas, explicaba, y luego ya, desde la cocina de su restaurante Jaleo, caldo y sandwiches de huevo.

Lee el resto de la entrada »

Un roscón sin haba, la original propuesta para empezar el año sin malas noticias

Desde hace ya unos años, la Navidad en España se divide en dos periodos claramente diferenciados: las semanas en que toca comer panettone -algunos precalientan desde principios de diciembre- y los días dedicados al roscón de Reyes, que anuncian el inminente final de las fiestas.

Y más allá de las diferentes variedades -incluidas saladas- que han ido apareciendo en el mercado últimamente, si hay algo que define el roscón es la sorpresa y el haba.

Da igual si es el más cutre del supermercado, el artesano de turno o lo hemos hecho en casa con masa madre y sus tres fermentaciones: hay a quienes lo que más les gusta de este dulce navideño es la emoción de encontrarse la figurita. Y llegado el caso, intentar esquivar el ticket si lo que ha encontrado es el haba.

Al menos hasta este año, porque alguien ha tenido la feliz idea de aligerar un poco la tensión eliminando el haba de la ecuación. La ocurrencia es de Audi, Jordi Roca y del “e-roscón“, que se presenta como “el primer roscón de Reyes sin haba y con solo buenas noticias”.

Aunque no sabemos qué opinarán los puristas del tema con esta versión optimista, lo cierto es que el argumento que esgrimen admite pocas pegas: bastantes malas noticias hemos tenido en 2020 como para empezar 2021 y que seas tú al que le toque el haba.

Lee el resto de la entrada »

Roscones de supermercado: cuando la supuesta nata son aceites vegetales

Que al comprar un roscón de reyes del supermercado estamos adquiriendo un producto industrial es algo de sobra sabido. Por eso cuesta unos pocos euros frente a los roscones artesanales, de una calidad muy superior y a un precio acorde a la calidad de ingredientes y tiempo de elaboración que requieren.

Compararlos sería absurdo, así que toca elegir en función del presupuesto que se quiera destinar a este dulce navideño. Hasta ahí, todo muy evidente. Lo que empieza a ser un poco más sorprendente es que que al comprar un “roscón de reyes relleno de nata” lo que haya dentro de la caja no se corresponda con lo que promete el nombre.

Y es que, según ha demostrado un reciente estudio de la OCU sobre los roscones de supermercado, no todos los que prometen nata ofrecen nata. Un dato que ha pasado como un detalle menor en todas las noticias, que se han centrado en destacar que los mejores de este año son los de Eroski y Ahorramas. 

Que tampoco es que sean para tirar cohetes según la valoración de este análisis, pero al menos consiguen destacar frente al resto de la oferta, tanto en los ingredientes utilizados como en la cata a ciegas realizada.

El caso es que de los nueve roscones probados, tres de ellos hacen trampa con el supuesto relleno de nata. El de Mercadona y Ahorramas recurren a aceites vegetales (grasa de coco, palma, palmiste o nabina, enumera la OCU) en vez de usar 100% de nata. La cosa empeora en el de Aldi, donde la nata es una simple mezcla de grasas de palma y palmiste.

Lee el resto de la entrada »

Burbujas para Nochevieja: champán, cava y espumosos para despedir este puñetero año

¿Estamos poniendo demasiadas esperanzas en 2021? Puede ser, pero lo cierto es que será fácil mejorar este año que se acaba. Pese a ello, tenemos dos buenas noticias: visto los precedentes, cabe pensar que esta vez pocos se atreverán con los típicos mensajes de autoayuda y “este va a ser tu año” que tanto se estilan por estas fechas.

Y, lo más importante, nos hemos ganado a pulso un brindis para decirle adiós a 2020. Por eso hemos seleccionado unas cuantas botellas de champán, cava y un espumoso muy especial para que este 31 resuenen las copas. Sí, esta vez hasta nos hemos animado a perderle el miedo al champán -la oferta es cada vez más amplia y accesible- con varias referencias de precios ajustados, ricas y bastante fáciles de encontrar.

Veuve Clicquot Yellow Label Tape Limited Edition

Un nombre realmente largo para un champán de esos que no sabes si regalar, abrirlo en una cena o sencillamente quedártelo. Será cosa de la edad, pero lo cierto es que esa caja con forma de casete nos ha ganado. También el contenido: un Yellow Label de Veuve Clicquot. Una de las referencias más conocidas de la casa es también muy polivalente, expresivo -la pinot noir manda e imprime carácter- y a un precio muy bien ajustado que suele andar por los 40 euros.

Bernard Remy Prestige

Un pequeño vigneron de Champagne con una gama muy interesante y de precios controlados que no conocíamos pero que merece mucho la pena. Este Prestige se sitúa en lo más alto de su oferta -entre 30 y 40 euros, no asustarse- con 5 años de envejecimiento. Elegante y de burbuja muy fina, aunque somos muy de evitar eso de guardar el champán para el postre, la verdad es que este pega estupendamente para acompañar las uvas de Nochevieja y algo dulce.

Alta Alella Laietà Rosé

Un cava monovarietal (100% uva monastrell) y ecológico de esta conocida bodega de Alella (Barcelona) que presenta su Rosé Gran Reserva 2016 en una botella y estuche de lo más elegante. Algo que también se traduce en la copa, con un perfil muy gastronómico y cierta complejidad (hay un punto salino combinado con frutos rojos y toque de frutos secos) y perfecto para acompañar una cena o comida completa. Se puede encontrar por unos 20 euros.

Louis Roederer Brut Premier

Si decimos que ha sido elegido en varias ocasiones como el mejor champán sin añada del mundo, posiblemente la cartera se eche a temblar. Y es que hablamos de un Louis Roederer, la bodega que en 2019 conseguía que uno de sus champanes se convirtiera en el primero del mundo con 100 puntos Parker. Este Brut Premier no apunta tan alto, pero tiene una relación calidad-precio magnífica por los 50 euros que cuesta. Fresco y elegante, es fruto de un ensamblaje de 8 años de vendimias, con una parte procedente de la excepcional colección de vinos de reserva de la casa. El pequeño capricho que nos merecemos para despedir este año.

Juve & Camps Singular 2016

Volvemos al cava. Pero a uno muy singular. No solo en el nombre, sino en la apuesta de la casa Juve & Camps por un monovarietal de uva xarel·lo trabajada en ecológico. Suave, aromático y con una burbuja muy fina -nos repetimos con esto porque suele ser un detalle importante para identificar un buen espumoso-, los 36 meses de crianza en botella le dan mucha estructura. Estupendo para beber este año pero, ojo, perfecto también para guardarlo. Cuesta unos 19 euros.

Robert Pierrel Tradition Brut Blanc de Blancs

Otra pequeña bodega de la región de Champagne que hace las cosas bien sin volverse locos con los precios. Es más, algunas de sus referencias (Cuvée Tradition Brut Séléction) se pueden encontrar por poco más de 20 euros, lo que lo sitúa como una excelente puerta de entrada al muchas veces temido mundo del champán. En este caso hemos apostado por un Blanc de Blancs 100% chardonnay, muy equilibrado y fresco. Por unos 25 euros, tienes que probarlo.

Albert Vilarnau Xarel·lo Castanyer

Otro cava que apuesta por hacer algo diferente recuperando una vieja tradición: envejecerlo en barricas de castaño. La idea es de Vilarnau y este monovarietal de xarel·lo que representa una de las referencias más singulares de la bodega. Luce un precioso color dorado, cierto toque tropical en su gusto y muy cremoso. Se presenta en un estuche y botella muy vistosas y ronda los 35 euros.

Deutz Brut Classic

Una de las maisons históricas y más respetadas de Champagne que en España distribuye González Byass, lo que hace que sea sencillo encontrar referencias como este estupendo Brut Classic. Clasicismo y elegancia en este champán con cierto frescor afrutado pero al que las uvas pinot noir y la ligereza de la pinot meunier le dan un contrapunto muy vínico. Vaya, un champán de manual que siempre apetece. Anda sobre los 40 euros.

2020 LPQTP

Este año merece que le digamos un par de cosas. Y eso es precisamente lo que hace este divertido espumoso del que ya hablamos hace unos días y que reivindicamos para el último brindis del año. No solo por dedicarle unas bonitas palabras a 2020 sino porque está realmente rico -siempre parece lo de menos en este tipo de vinos que se venden por la etiqueta o el nombre- y tiene un precio estupendo de unos 8 euros.

Turrón de patatas fritas, ¿cuál es el problema?

El turrón más consumido en España no es ninguno de los tradicionales sino el de chocolate. Suponiendo que no podemos llamar también tradicional a una variedad aprobada hace ya unas cuantas décadas y que puede lucir el nombre de turrón.

Así nos lo explicaba recientemente el chocolatero Rafa Gorrotxategui que, además, aportaba un dato curioso: el mítico turrón Suchard de chocolate con arroz inflado se inventó y produjo durante muchos años en Donosti.

Fue esta variedad la que abrió la puerta a las decenas de sabores de lo más curiosos y exóticos que, desde hace años, pueblan las estanterías de los supermercados. Recetas con más o menos fortuna en los resultados, cierto, pero turrón de chocolate con cosas al fin y al cabo.

Sin embargo, por algún extraño motivo, el turrón de patatas fritas que desde hace un par de años lanza la firma Lay’s -este 2020 en colaboración con Albert Adrià- es una especie de sacrilegio que algunos no están dispuestos a tolerar.

Confesamos que nos da mucha pereza intentar averiguar si el delito está en las patatas fritas, en la marca de las patatas, en el chef o en llamar a eso turrón. Pero teniendo en cuenta que ninguna de esas cosas es nueva, cuesta entender las pataletas que se han podido leer estos días respecto al tema en cuestión.

Puede que sea una vertiente navideña del cansino purismo gastronómico: eso no es paella, eso no es turrón y blablabla. O simplemente una demostración de que siempre es más divertido y rentable, en términos de aplausos y aparente valentía, destrozar un producto o un restaurante que decir “a mi no me gusta, me parece una cerdada o no me interesa, pero oye…”

Porque el turrón en cuestión está bueno. Eso no es negociable. Lo probamos el año pasado, lo hemos probado este y la conclusión es la misma: está rico. De hecho, no es ninguna sorpresa, porque lo de combinar chocolate con sal y algo crujiente no es nuevo. Y es de sobra sabido que funciona ya en su versión más simple, así que en esta receta de “praliné de macadamia tostada, chocolate, caramelo, sal y patatas Lay’s Gourmet” imagínate.

Pero no se trata de eso, por supuesto. Es más, como todo el mundo sabe, para decir que algo es una mierda o no tiene sentido no hace falta ni siquiera probarlo.

Tampoco las críticas han ido por una vertiente que podía tener su punto. Porque, a ver, igual ahora mismo en el país hay cocineros que necesitan el apoyo económico de una multinacional más que Albert Adrià. Algo, por cierto, aplicable a muchas de las acciones de empresas desarrolladas durante estas Navidades y que han vuelto a contar con los mismos de siempre.

Total, que llevamos décadas comiendo chocolate con arroz inflado y ahora nos ponemos finos con las patatas fritas. Algo así comentaba con muy buen criterio el heladero Fernando Saenz alrededor de esta polémica turronera hace unos días. Así que menos indignación y postureo, añado yo a la que sería la respuesta perfecta para zanjar este tema.

Escribo esto, por cierto, tras acabar de zamparme un trocito de Suchard de chocolate blanco con Oreos, lo que deja el de Lay’s en una especie de liebre a la royal de los turrones.

Mi sobrino asegura que este de Oreos es el mejor del año y no he podido negarle que está bueno en términos de guarrindongada diseñada por gente malvada para que esté bueno y haya que repetir.

He repetido, de hecho. Mi único miedo no es ya que algún sesudo sabio gastronómico me diga que eso no es turrón, sino que el dedo acusador de SinAzúcar.org me recuerde que me he zampado un par de docenas de azucarillos.

Estos son los productos que más han subido de precio estas Navidades

Pese a que las de 2020 están siendo unas fiestas de gastos contenidos y donde los precios de la comida se han disparado, en general, mucho menos que otros años, sigue habiendo ingredientes que no entienden de años horribilis o Navidades especiales: si los quieres, en diciembre tendrás que pagar por ellos mucho más que hace solo unas semanas.

Así lo demuestra el clásico estudio de mercado que por estas fechas hace cada año la OCU para comprobar la evolución de los precios de los alimentos. Según explican, aunque durante todo diciembre los precios habían experimentado pocos cambios, 10 días antes de Nochebuena comenzó el festival y se produjo una subida media del 7,5% de los precios.

Pese a ello, se trata de un aumento inferior al habitual, y muchos productos incluso han reducido sus precios.

Otros cumplen los tópicos navideños y disparan sus precios antes del 25 de diciembre. De nuevo, el pescado y el marisco son los que más responden a esta tónica: el besugo ha subido casi un 69% a lo largo de diciembre, los percebes han incrementado su precio más del 40% en pocos días, e incluso la más modesta merluza cuesta ahora un 23% más que a principios de mes.

En las carnes las subidas han sido bastante más moderadas pero no han fallado los dos clásicos: el cordero y el jamón, que en los 10 días previos a Navidad han subido un 5% de media.

El consejo es el de cada año (comprar por adelantado lo que se pueda y congelar) aunque es verdad que esta vez lo de hacer planes por adelantado resultaba más complicado que nunca.

En todo caso, y para quienes quieran buscarle algo bueno a este 2020, ahí queda el dato: al menos no nos han tomado tanto el pelo con la cesta de la compra navideña.