Archivo del autor

Quién ha ganado –de verdad– MasterChef 10

Pese a que, para muchos, ayer fue la noche de 50 Best, para s otros el foco estaba en la tele, concretamente en la final de MasterChef. Y es que ayer acababa la que había de ser la gran edición aniversario del talent. Y, sin embargo, posiblemente ha sido la edición con menos emoción de la historia.

Y cuando hablamos de emoción nos referimos a competición. De la otra ha habido, o la han buscado, a raudales. Probablemente casi nadie recuerde ya que por aquí pasó un chico llamado Berto, otra concursante llamada Paula, o que hubo un cubano medio vasco que jugaba a waterpolo. Pero si preguntamos por el padre de Adrián, seguro que todo el mundo sabe que el pobre hombre falleció, que bebía y no sé cuántas cosas más.

Y es que aquello que podría haber quedado en una anécdota de los primeros programas, como para sumar un poco de morbo e interés por los concursantes, ha sido básicamente la tónica de toda la edición. No ha habido programa en que no se haya hablado de la dura vida de Adrián, de la relación con su padre y de todas las desgracias por las que pasaron. Hasta que ha pasado por la cárcel y que lleva 2 años con una pulsera telemática en el tobillo hemos sabido.

Al menos, el programa le ha servido para mejorar en la cocina, eso es cierto. Esperamos que la terapia ante unos cuantos millones de espectadores, también le haya servido para algo más que ser carne de share.

El demonio de David

Pero no contentos con todas las miserias de Adrián, en David también han tenido un buen candidato para los momentos Diario de Patricia. También les ha costado bien poco hurgar un poquito cada programa en su vida. Eso sí, para después resarcirse y decir lo bien que le va a sentar el programa: “la cocina ha reconducido la vida de mucha gente”, le decían el otro día.

Especialmente sangrante fue la actitud de Pepe durante la semifinal. Visto que David tiene “un demonio dentro”, como él mismo dice, que en un programa anterior ya salió y casi le obliga a dejar la cocina porque estaba a punto de estallar de la peor manera posible, Pepe aprovechó la extrema tensión por la que pasaba el concursante (su equipo era básicamente él porque Patricia ni estaba ni se le esperaba) para pincharle hasta la saciedad a ver si conseguía que volviera a salir el famoso “demonio”. Y vaya si lo consiguió.

Según Pepe, lo hizo todo porque no se puede decir solo lo bueno. Pero no nos engañemos: que lo más bonito que le digas a una persona que está tremendamente estresada es que es un inútil que no sabe ni multiplicar, pues hombre, no creemos que sea una buena manera de construir en positivo. En fin…

La verdad es que Pepe, por el que siempre hemos sentido una especial debilidad, en esta edición nos ha decepcionado bastante. Suponemos que serán “cosas del guion”, que no va a ser siempre Jordi el malo. Y así, de paso, para no aburrir al espectador, vamos actualizando los personajes como si de una serie se tratara.

Otros intentos de “hacer sangre”

Por si no tenían bastante con Adrián y David, también le han buscado las cosquillas a Jokin en más de una ocasión. Por aquí, más allá de conseguir alguna lagrimilla, no han podido hacer mucha sangre. Sabían que la situación de la empresa familiar no está muy allá, pero Jokin no se ha abierto en canal como lo ha hecho Adrián.

¡Hasta con Claudia lo han intentado! Y eso que, si ha habido una persona happy en el programa, ha sido ella. Pues hasta con ella se puso un día -como no- Pepe a pico y pala para ver si la hacía llorar un poquito, hasta que explicó que su madre había tenido un accidente muy grave en moto y que estuvo a punto de morir.

No le sacó mucho más, pero eso sí, consiguió que, cual cascada amarillista, quien más quien menos contara algún dramilla: que si a Jokin le perdió la noche y el juego, que si Luismi había sido “un muerto en vida” durante 8 meses cuando le dejó su novia… Objetivo conseguido, vaya.

Y de cocinar, ¿qué?

Pues menos mal que hemos tenido un regalo llamado María Lo. Solo por ella ya ha merecido la pena esta edición. En todos estos años del programa, no recordamos haber visto a nadie como ella, con esa soltura en la cocina, con esas ganas de trabajar, de aprender, de mejorar, con una actitud brillante con sus compañeros siempre, fuerte, motivada, respetuosa. De 10.

Verla cocinar ha sido, sin duda alguna, lo mejor de esta décima edición. Estamos seguros de que tendrá un futuro brillante. De hecho, el propio Jordi Cruz ya se ha encargado de ofrecerle un puesto en sus cocinas.

María ha sido, sin duda, el faro de toda esta edición. Suerte hemos tenido de tenerla porque, sin ella, habría sido, culinariamente, otra edición para olvidar.

MasterChef 10: “Esto no es un show, es el reflejo de una cocina profesional”

Aunque parezca increíble, así arrancaba esta edición de MasterChef en palabras del propio Jordi Cruz. Y con solo tres semanas de programa hay ya tantos momentos para llevarle la contraria que parece un gag.

Empezando ya por la selección de los concursantes de esta edición aniversario. ¿En serio pretenden que nos creamos que unas ex novias se han encontrado por casualidad en el casting del programa? ¿Y que, casualmente, las dos hayan sido seleccionadas para participar? Lo único que justifica su elección es que ambas, y especialmente María Lo, son muy buenas en la cocina. El resto, bueno, lo de siempre: no olvidemos que esto es televisión.

Y por eso tampoco pueden faltar las dosis de sensacionalismo al más puro estilo Diario de Patricia. Sin ir más lejos, en el programa de la semana pasada, mientras Adrián intentaba cocinar algo en el caos que era su equipo de exteriores, Pepe se acercó a las brasas y se puso a hurgar en la vida de Adrián.

Lee el resto de la entrada »

MasterChef también tiene sus propios vinos. Y los hemos probado

Confesamos que hace tiempo que teníamos ganas de probarlos. Y sí, sabemos que el programa no pasa por su mejor momento en cuanto a imagen pública y que la emisión de la versión Junior es el peor momento para hablar de vinos. Y de cremas de cacao, pero ese es otro tema.

El caso es que por aquí somos más que aficionados al vino y seguidores fieles del talent. Así que no podíamos dejar de probar la amplia colección de vinos que el concurso sacó hace ya un par de temporadas al mercado. Y que, por cierto, pueden ser un buen regalo de última hora para quienes, como nosotros, cumplan esas dos premisas.

Y vaya por delante que los vinos no están nada mal. Vamos, que no es que nosotros seamos unos grandes expertos, pero a la hora de decidir si algo nos gusta o no, ahí sí lo tenemos claro. Y si bien es cierto que no todos los de la gama nos convencen, la verdad es que, en conjunto, no están nada mal.

Estamos, eso sí, ante una colección de vinos de corte bastante clásico, tanto en lo que respecta las uvas con las que se han elaborado (tempranillo, verdejo…) como a las denominaciones de origen que los amparan: Rioja, Rueda… Y como no queríamos quedarnos con ninguna duda, le hemos preguntado a Javier Gila, el “padre” de toda la colección.

Pentacampeón de sumilleres de España y presidente de la Asociación Madrileña de Sumilleres, Javier Gila es el encargado de probar y seleccionar los vinos que llevan la etiqueta MasterChef: “Visito las bodegas y verifico si son candidatos para ser un vino con la calidad MasterChef”.

En lo que respecta a ese clasicismo de la colección, sin aparentes ganas de innovar, Gila responde con honestidad: “Tenemos que hacerlo fácil para el consumidor, por lo que hemos empezado por variedades y denominaciones de origen que son muy conocidas”.

Ese “hemos empezado” nos llama la atención. ¿Habrá más vinos? “En un futuro próximo llegarán zonas menos reconocidas. Ya estamos seleccionando distintas zonas de nuestro país y pronto verán la luz más vinos de otras denominaciones y lugares”, asegura Gila.

Señal de que la cosa funciona. Y es que el talent culinario hace tiempo que dejó de ser solo un programa de televisión. Su gama de productos culinarios de todo tipo arrasa, y los vinos, como no podía ser menos, también.

¿Qué vinos podemos encontrar?

La verdad es que la variedad de la colección es amplia, un poco para todos los gustos. Predominan fundamentalmente variedades autóctonas, típicas de las zonas geográficas en las que se amparan los vinos.

Así, encontramos un albariño de la DO Rías Baixas, sabroso y con una importante carga frutal; un verdejo joven y fresco de la DO Rueda; o dos tempranillos, uno de Ribera del Duero, con 4 meses de barrica, equilibrado y sedoso; y un crianza de Rioja (aquí con un pequeño porcentaje de graciano), complejo y equilibrado.

De variedades foráneas encontramos también dos monovarietales: un sauvignon blanc y un syrah. “Son variedades muy reconocidas en España y en el extranjero, y por eso las hemos incluido en la gama”, asegura Gila. Ambos son vinos de corte muy comercial.

En el caso del sauvignon blanc, es un vino con un toque francés y claras notas tropicales, mientras que el syrah da lo que se espera de el: vino tinto clásico, potente, largo y persistente.

Y si sois de los que se pierden por un rosado, también tenéis vuestra referencia. Un vino elaborado a base de albillo, tempranillo y verdejo y con Denominación de Origen Cigales. Muy frutal y sabroso. El típico caramelo que a nosotros, personalmente, no nos ha interesado demasiado.

Algunos maridajes

Si os han entrado ganas de ponerlos en vuestra mesa -en lo que queda de Navidad o cuando sea-  le hemos preguntado a Javier Gila por cuáles serían los mejores maridajes para cada uno de los vinos MasterChef.

Y aquí van sus propuestas:

  • MasterChef Albariño DO Rías Baixas: armoniza con crustáceos, pescados blancos e incluso quesos poco curados.
  • MasterChef Verdejo DO Rueda: con pescados blancos y quesos.
  • MasterChef Rosado DO Cigales: va muy bien con guisos y arroces.
  • MasterChef Tempranillo DO Ribera del Duero: marida con carnes rojas y asados.
  • MasterChef Crianza DOCa Rioja: para carnes rojas y guisos.
  • MasterChef Sauvignon Blanc: ideal para acompañar mariscos, pescados y platos picantes.
  • MasterChef Syrah: excelente para combinar con carnes rojas y de caza.

Ah, por cierto, y para los amantes del cava, MasterChef tiene también ya su propio Brut Nature. Este, de momento, no lo hemos probado, así que nos reservamos la opinión para más adelante.

Luces y sombras de Masterchef Celebrity 6

Da igual quién ha ganado esta sexta edición de MasterChef Celebrity 6 porque siempre será la edición conocida como ‘la de Verónica Forqué’.

Y es que lo de la Forqué ha sido muy fuerte. A nosotros nos va a costar tiempo reponernos a lo que ha pasado en las cocinas en esta edición, tanto a nivel culinario como, sobre todo, a nivel personal. Reconocemos que incluso llegamos a pensar que no podía ser real, que tenía que estar interpretando un papel porque solo eso explicaría determinados comportamientos, faltas de respeto y autoritarismos hacia sus compañeros.

Pero, en fin, se ve que no, porque incluso ella misma se vio superada por todo esto y abandonó el programa a las puertas de la semifinal. Y se lo agradecemos eternamente porque otra prueba de exteriores con ella pululando por allí y haciendo la vida imposible a sus compañeros hubiera sido, sinceramente, insoportable.

Pero más allá de su comportamiento -más parecido al de una persona con serios problemas de desequilibrio emocional-, lo que nos ha sorprendido más aún ha sido la postura del programa ante lo que claramente era un problema bastante más grave que el de una celebrity excéntrica. Y es que desde el programa se ha incentivado precisamente ese comportamiento, echando incluso más leña al fuego en momentos de tensión evidente con el resto de sus compañeros, e incluso llegando a rozar esa fina línea entre el divertimento colectivo y el reírse a costa de una persona con problemas evidentes.

Lee el resto de la entrada »

Masterchef Celebrity 6 o cómo hacer una película de Almodóvar por capítulos

Vaya por delante que quien escribe estas líneas es una absoluta entregada a las películas de Almodóvar. Y quizá por eso está entre la admiración y la indignación con esta nueva edición de MasterChef Celebrity.

La verdad es que, más allá de que entre los concursantes haya un par de las que una vez fueron musas del cineasta, el plantel en general da para una buena película del manchego. Incluso para una serie, que ahora está muy de moda.

Tenemos de todo y para todos los gustos: una mocatriz (modelo, cantante y actriz) como Samantha Hudson (bueno, a ella ya la hemos perdido por el camino muy a nuestro pesar), diseñadores de moda al más puro estilo almodovariano (véase Navarrete), musculmanes para enloquecer a las féminas y, sobre todo y por encima de todo, mujeres al borde de un ataque de nervios.

Solo así, pensando que se encuentra rodando para Almódovar, se puede explicar el comportamiento de Verónica Forqué. Una mujer que, al menos para nosotros, siempre había pasado por ser una mujer serena, un poco empanada incluso, para que nos vamos a engañar, y que ha demostrado ser todo un monstruo en las cocinas. Y no en el mejor de lo sentidos.

Lee el resto de la entrada »

Acaba MasterChef 9. ¿La edición más aburrida de la historia?

Pues ya está, una edición más de MasterChef finiquitada. Y, la verdad, nos encantaría decir que echaremos de menos el programa los martes, pero no.

Si tuviéramos que buscar una palabra para definir esta novena edición del talent culinario sería cansina. Muy cansina. Sospechamos que en esto tiene mucho que ver Ofelia… Pero no solo. De hecho, se nos ha hecho tan larga que prácticamente hemos olvidado a aquellos primeros concursantes que abandonaron el programa hace ya semanas, y que a nosotros nos parecen meses.

El casting

Si hacemos un ejercicio de memoria titánico (y gracias a las notas que tomamos cada semana que si no…), ya el casting del programa y la selección de los 15 concursantes entre los supuestos 70.000 candidatos (más del doble de la pasada edición) deja mucho que desear y hace cada vez más evidente que aquí hemos venido a hacer tele y no a cocinar.

¿Alguien se cree si no que Jesús, el madurito de esta edición, pudiera estar entre los 15 mejores de esos 70.000? ¿Y no es tremendamente casual que dos de las seleccionadas sean hijas de conocidos y reputados profesionales como un médico del Barça o una de las nutricionistas más conocidas de Barcelona y doctora de muchos de nuestros famosos patrios?

Y luego está Fran. Capítulo aparte. Cuando le vimos en el casting estábamos convencidos de que era el típico perfil gancho, ese personaje que se coloca en los castings de los programas de televisión para dar juego. La sorpresa al verlo seleccionado fue mayúscula.

Y no solo eso, sino que encima ¡ha llegado a la final! No acabamos de tener claro si por méritos propios -únicamente- o si ha sido en gran parte gracias al pin de la inmunidad que ha conservado durante semanas. El caso es que ahí está.

Lee el resto de la entrada »

Lo peor y lo poco bueno de ‘MasterChef Junior 8’

8 ediciones van ya de la versión infantil de MasterChef y, sin duda, esta última será recordada como la de los niños (en masculino, no genérico) más maleducados de la historia del programa.

Nos referimos, claro, a Javier y Antony, dos niños que han hecho insoportable la convivencia con sus compañeros y, especialmente, las pruebas en equipo. Un mal ejemplo para todos esos niños que siguen el programa y que, encima, ven como se les ríen las gracias y se les aplaude por el buen trabajo.

Sí, es cierto que en el caso concreto de Javier, que solo tiene 8 años, ha presentado platos dignos de cocineros de bastante más experiencia (como el guiso de rape del tercer programa) pero aún así, y pese a que también le ha caído alguna bronca, la sensación es que el niño se va con premio. Bueno, sin ir más lejos, ahí está, en la final del programa.

Y si no queda otra que aceptar el argumento de que aquí se viene a cocinar, y que Javier lo ha hecho bien, lo que no tiene excusa es que Jordi Cruz se haya pasado toda la edición riéndole las gracias porque él también era muy trasto de pequeño.

Pues muy bien, pero resulta que cuando él era pequeño, como mucho le “sufriría” su familia, pero aquí hay muchos niños siguiendo el programa y el comportamiento de Javier es un pésimo ejemplo.  Mal comportamiento no solo hacia sus compañeros (“vamos gusanos, moved el culo”, les gritaba a sus compañeros cuando era capitán) sino también hacia el jurado.

Especialmente con Pepe, a quien en esta edición hemos visto en más de una ocasión con cara de un cierto agotamiento y falta de paciencia ante la actitud de estos niños que, la verdad, da la sensación de que han venido a todo menos a cocinar. “Aburres a un pato de goma, macho”, le decía a Antony, mientras este no paraba de dar gritos a sus compañeras de equipo.

Lee el resto de la entrada »

‘MasterChef Celebrity 5’: risas, lágrimas, broncas y demasiadas polémicas para un talent (solo) de cocina

Si al inicio de esta edición nos hubieran dicho que Flo o Josie llegarían a la final, habríamos pensado más en el tongo que en un progreso conseguido por méritos propios. Sin embargo, hay que decir que ambos se han ganado con creces su plaza en la final. Especialmente Josie, puestos a ser quisquillosos.

Florentino Fernández entraba con un único propósito: pasar del programa 9 para superar al “amiguete” Santiago Segura, y no solo lo ha conseguido sino que, además, ha llegado a la final con una progresión considerable de sus métodos culinarios. Y eso que ha tenido sombras y bastante oscuras, como el plato que hizo precisamente el día en que le trajeron a Segura para desestabilizarlo: un bizcocho crudo con una nata cortada que ni el mismo dudó en bautizar como “Montón de mierda”. Nada que añadir.

Del paso de Flo por el programa cabe destacar también que ha conseguido hacer reír y emocionar a partes iguales tanto al jurado como a los espectadores. Sus lágrimas tras el billete de acceso a la final fueron ciertamente muy emocionantes. Quizá porque no estamos acostumbrados a verle en otra faceta que no sea la de reírse de todo. Como de Pepe, por ejemplo, a quien no ha dejado de perseguir durante todo el programa bajo la piel de Flosie. Personaje que, por cierto, le ha valido varias polémicas al programa. Primero porque no dudó en lamerle la cara a Pepe en plena pandemia, pero, especialmente, por las acusaciones de parodia homófoba que han llevado incluso a la cadena a recortar las grabaciones para eliminar todo rastro del personaje.

Ha pedido disculpas la cadena, Jordi Cruz y hasta el propio Florentino Fernández, quien ha asegurado que nunca ha prendido ofender a los espectadores de TVE, sino únicamente hacer reír. En fin, una polémica más para las arcas del programa. Y ya van unas cuantas.

Lee el resto de la entrada »

MasterChef Celebrity 5: lo máximo (Valverde)

En pleno ecuador de la edición número 5 del concurso de celebrities y nosotros sin pronunciar palabra. De hecho, hoy mismo es la repesca de los concursantes ya expulsados.

Mentiríamos si dijéramos que no estamos disfrutando de esta edición. De hecho, seguramente sea de las más divertidas que hemos seguido. Quizá por eso hemos descuidado un poco nuestra función de guardianes de las buenas formas gastronómicas.

Así que, vamos a hacer un esfuerzo de memoria para ponernos al día. Cuando se abrieron las puertas de las cocinas, confesamos que nuestro primer pensamiento fue ‘este año, mucho celebrity y poco chef’. Y es que entre la Arteta, Flo, Raquel Meroño, Gonzalo Miró o Josie, las esperanzas de encontrar grandes talentos de la cocina, pues pocas, la verdad.

Pero mira, ¡nos equivocamos! Y es que muchos de ellos se han tomado muy en serio esto de meterse tras los fogones y están demostrando un gran nivel, teniendo en cuenta que, la mayoría, solo se había acercado a una cocina para ocupar la privilegiada mesa que algunos grandes restaurantes reservan para eso que se conoce como comensales VIP.

Y si tenemos que escoger entre todos quién nos ha sorprendido más, no hay duda alguna: Josie. Y eso que por este sí que no dábamos un duro cuando arrancó el concurso. Pero su carácter competitivo y sus infinitas ganas de superación están dejando ver a un Josie inesperado.

No podemos olvidar esos primeros programas en los que miraba las cocinas y los platos con una cierta cara de asco, y después de rociarse la cara con bruma, soltaba frases como “La gente que huele a fritanga, yo creo que es una forma de protesta, porque no tienes por qué. Es como una rasta, o sea, es como un tatuaje mal hecho”; “Yo no sofrío. El sofrito se te queda en la cococha”; refiriéndose a un paté, “yo me como eso y estoy entre Carlos V y Paquirrín”; o hablando sobre sus croquetas, sosas según el jurado, “están al límite de sal porque se me van a hinchar las piernas”.

Lee el resto de la entrada »

¿Cómo eran las cocinas de Ikea hace 50 años?

No sabemos muy bien si motivados por esa fiebre que le ha dado a todo el mundo con el nombre de la calle de Valladolid donde se encuentra la sede de Ikea en la ciudad, o si más bien ha sido la nostalgia que nos ha despertado la noticia de que Duralex cierra para siempre, pero hemos echado mano de los viejos catálogos de Ikea para estudiar cómo eran las cocinas en los inicios de la marca sueca.

No, no es que tengamos todos los catálogos en casa (aunque sí una buena representación, para que nos vamos a engañar), es que, por si alguien aún no se ha enterado, Ikea ha publicado en su museo virtual todos los catálogos de su historia para que los más mitómanos nos recreemos viendo cómo vivían en esa mítica Suecia del diseño ya en los años 50.

Los catálogos están disponibles desde 1950, toda una joya arqueológica que le dará a más de uno un disgusto si lo que espera encontrar ya desde el principio son referentes del diseño nórdico. Nada más lejos de la realidad: los diseños son tan rococós como en el resto del mundo por esas épocas. Y de las cocinas, ni asomo. Sofás, mesas, butacas, camas, lámparas y poco más. Y todo en blanco y negro, y con mucha letra.

Lee el resto de la entrada »