Archivo de diciembre, 2021

Burbujas para despedir 2021 brindando

La verdad es que 2021 nos ha quedado regular. Ser mejor que 2020 era fácil, pero seguramente muchos esperaban más o, al menos, un fin de año algo más tranquilo. Habrá que volver a intentarlo en 2022, y por eso es importante despedirlo en condiciones. Brindando con algo bueno dentro de la copa. Por aquí lo haremos por las vacunas y la sanidad pública, que salvan vidas, por cierto.

Y por si a estas alturas alguien necesita ayuda para elegir con qué brindar, aquí van media docena de propuestas con burbujas que no se van mucho de precio. Cavas, champanes e incluso una opción sin apenas alcohol de lo más interesante.

Vilarnau Rosé Delicat

Un cava o champán rosado siempre funciona estupendamente para comenzar una comida. No solo porque hace ya unos años que se han puesto de moda -ya era hora- sino porque pegan muy bien con casi todo y, reconozcámoslo, ese color le da un punto de estilo a la mesa. Este Vilarnau Rosé Delicat es una muy buena opción, a un precio más que moderado: cuesta unos 14 euros. Un cava brut reserva ecológico muy fresco y elegante gracias al toque de pinot noir que incorpora.

Robert Pierrel Tradition

Seguimos asociando champán con referencias muy caras. Y las hay, por supuesto. Pero también hay cosas interesantes a precios muy ajustados y, además, fáciles de encontrar sin ser expertos ni tener que recurrir a tiendas especializadas.

El año pasado descubrimos los champagnes de Robert Pierrel y la verdad es que su relación calidad-precio es magnífica. Bodegas Riojanas se encarga de traer al mercado español a un precio excepcional (ahora mismo está a 25 euros, ojo) este monovarietal de chardonnay con una burbuja muy fina y toques de frutos secos.

Ama Brewery

Nos salimos un poco del guión para aportar unas burbujas diferentes, con apenas alcohol y con un maridaje muy interesante con la comida. Técnicamente es kombucha envejecida, lo elabora Ama Brewery en el país vasco con diferentes tipos de té, y su gama está compuesta por cuatro variedades.

Bi o Hiru (dos y tres, en euskera) nos parecen muy buenas opciones para brindar estos días, con un equilibrio muy bien conseguido entre frescor, dulzura y cierta estructura que parecía imposible de conseguir en una bebida de este tipo. Andan sobre los 24 euros.

Mirgin Exeo 2016

Un cava excepcional, muy gastronómico y que representa el buen trabajo de la bodega Alta Alella a la hora de trasladar al mundo de los espumosos todo el potencial de un territorio. De hecho, se trata de un Cava de Paraje Calificado, la mayor categoría dentro de esta denominación de origen.

Una elaboración reservada para añadas excepcionales y a base de uvas ecológicas, que ya en su presentación -la botella es espectacular- deja claro que no estamos ante un cava más. Complejo, cremoso, mineral… Podríamos seguir, pero vaya, que está muy rico. Su precio ronda los 50 euros.

Juve & Camps Reserva de la Familia

El Reserva de la Familia es uno de los cavas más conocidos de Juve & Camps, así que a estas alturas poca presentación necesita. Pero para celebrar el centenario de la bodega, la casa ha decidido sacar al mercado diversas añadas de este cava y crear un lote con botellas de 2009, 2012 y 2015 que llega al mercado con el nombre de Sinfonía Vertical y un precio de 150 euros por la tres botellas en una preciosa caja de madera.

Un excelente regalo o un maridaje excepcional que, a modo de cata vertical, puede convertirse en la estrella de la cena de Nochevieja. Si el presupuesto no llega, que no cunda el pánico. El Reserva de la Familia 2016 es un estupendo cava Gran Reserva Brut Nature que se puede encontrar por menos de 18 euros.

Moët & Chandon Grand Vintage 2013

Seguimos con añadas excepcionales, esta vez en versión champagne y de la mano de una de las maisons más populares del mercado. El Grand Vintage 2013 es la última incorporación a esta colección de Moët & Chandon, elaborada con los mejores vinos del año y solo cuando el Chef de Cave considera que la vendimia es de suficiente calidad como para elaborar un champagne único. Porque ahí reside la clave de estos Grand Vintage, que se elaboran desde 1842, buscando la singularidad en cada uno de ellos. Esto costará una fortuna, pensarán algunos. Pues no, anda sobre los 50 euros.

Postre fácil para Nochevieja: trufas de chocolate y pistacho

Las trufas de chocolate no pueden faltar en ninguna celebración navideña: son perfectas para compartir; si no nos comemos media fuente, no llenan demasiado; podemos hacerlas con nuestro chocolate, relleno y rebozado favorito; se pueden preparar con antelación e incluso congelar; y, además, son facilísimas de hacer. Poco más se le puede pedir a un postre festivo.

Hoy hemos preparado unas trufas algo diferentes, con el chocolate de siempre pero con corazón de pistacho y un rebozado de este mismo fruto seco triturado. Sin sal, aunque algo nos dice que usando pistachos salados también hubieran quedado riquísimas. Si alguien se anima a probar, que nos cuente que tal quedan.

Como decíamos, para no tener que cocinar el día de fiesta y poder disfrutar de lo que importa, podemos hacerlas el día anterior o al menos dejar el relleno listo para que se endurezca y tenga consistencia. Así después, solo tendremos que formar bolitas, esconder un pistacho en su interior y rebozarlas.

Ingredientes

  • 250 gramos de nuestro chocolate favorito (podemos usar varios por separado)
  • 40 gramos de azúcar moreno
  • 25 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de pistachos pelados y tostados sin sal
  • 200 mililitros de nata para montar
  • Una pizca de sal

Elaboración

Separamos la mitad de los pistachos y los trituramos con una batidora o robot de cocina. Derretimos el chocolate en el microondas en tandas de unos 30 segundos y removemos cada vez.

En un cazo calentamos la nata con el azúcar y removemos hasta disolver. Llevamos la nata a ebullición y apagamos el fuego.

Pasamos la nata a un bol grande, dejamos que se temple un poco y añadimos el chocolate. Mezclamos hasta integrar. Una varilla manual nos facilitará el trabajo.

Añadimos la mantequilla y removemos hasta que se derrita y tengamos una crema de chocolate.  Ahora añadimos una pizca de sal que potenciará el sabor del chocolate y mezclamos bien.

Dejamos que la crema temple a temperatura ambiente, cubrimos con papel film y la dejamos toda la noche en el frigorífico o, al menos, 4 horas si tenemos mucha prisa.

Después del reposo sacamos una porción de crema de chocolate del tamaño de una nuez. Metemos un pistacho en el centro y hacemos una bolita de manera que el pistacho quede en el interior.

Repetimos el proceso hasta acabar con la crema de chocolate. Si nos parece demasiada cantidad, podemos congelar una parte para hacer trufas en otra ocasión.

Rebozamos cada bolita de chocolate con el pistacho triturado, y guardamos las trufas en el frigorífico hasta el momento de servir. 

La Navidad, un 10% más cara que en 2020: estos son los alimentos que más han subido de precio estas semanas

Si tienes la sensación de que este año todo está más caro, tienes toda la razón: según el clásico estudio de la cesta de la compra de Navidad que la OCU lanza cada año, en 2021 pagaremos un 10% más que el año pasado por los ingredientes de las comidas y las cenas de estos días.

Según estos mismos datos, frente a los gastos contenidos de 2020, en 2021 vamos con todo: cada uno de nosotros gastará en compras -regalos incluidos- unos 640 euros.

Pero el tema no es ya si los precios han subido respecto al año pasado, sino la evolución en las últimas semanas. Y es que la parte más interesante de este observatorio de precios de la OCU es ver hasta qué punto es cierto ese mito de que los precios de algunos productos se disparan con la llegada de la Navidad.

En líneas generales se podría responder con un contundente sí. La mayoría de los clásicos de la cesta de la compra navideña suben de precio durante la segunda quincena de diciembre. Algo que, evidentemente, tiene más que ver con el morro de algunos que con temas como la subida de costes de transporte o el precio justo que se debería pagar a los productores.

Vaya, que si la merluza ha subido casi un 60% su precio medio en apenas tres semanas, no es porque los pescadores hayan ganado mucho más por ellas. Ojalá fuera así.

Es uno de los productos que más se encarecen en esta época, como cualquiera que compre habitualmente pescado habrá notado. La misma merluza que anda en mi mercado (Barcelona) entre los 9 y los 11 euros el kilo normalmente, estos días superaba los 15 euros.

Solo hay un producto que, según este estudio de mercado, sube más su precio: el percebe gallego, que registra un incremento del 77%. Las almejas babosas (19%), el besugo (14%) y -atención- la piña (9%) completan el top 5 de esta locura navideña.

Como datos curiosos, las ostras han moderado algo su precio en estas semanas y las angulas han bajado un 6%. Eso sí, siguen más caras que nunca, con un precio medio de 1.300 euros el kilo frente a los 842 euros que se pagaban el año pasado por un kilo. Se ve que en 2021 estamos dispuestos a tirar la casa por la ventana y todo el mundo quiere unas angulas en la mesa.

10 vinazos para beber bien estas Navidades sin gastar demasiado

¿Hay un nombre para esos vinos que uno guarda para un día un poco especial? Ni idea, pero por aquí los llamamos ‘vinazos’. No significa necesariamente que sean exclusivos ni muy caros -con alguno se nos ha ido el presupuesto un poco, cierto-, sino que lucen mucho en la mesa y en la copa. Y gustan a casi todo el mundo.

Si el año pasado nos dio por un maridaje a base de rarezas de lo más interesantes, este 2021 lo rematamos con una selección algo más clásica, donde los tintos son mayoría y hay mucho Rioja y Ribera. No es lo habitual por aquí, pero es lo que ha salido tras ir anotando en nuestra particular lista algunos de los vinos que hemos podido probar en los últimos meses y que hemos pensado: “Este para Navidad”.

Viña Albina Selección 120 aniversario 

¿Se puede hacer un vino de perfil actual siguiendo las pautas de los que se estilaban hace más de un siglo? Por raro que pueda sonar, eso es lo que ha hecho Viña Albina para celebrar sus 120 años con este Selección. Un tinto a base de tempranillo y garnacha de cepas viejas que resulta fresco y afrutado. Lo clásico vuelve a ser moderno. Por 15 euros, una maravilla.

17 by Pinea

Un capricho, que estamos en Navidad. Este Pinea 17 marca el punto más alto del presupuesto en esta selección. Y es que estamos hablando de una de las nuevas bodegas de Ribera del Duero que apunta más alto en el mercado. Si su Pinea 2017 se nos va de precio, el hermano pequeño de la casa, este 17 by Pinea 2018 (60 euros) es una joya, algo más asequible pero que desborda elegancia. Un vino para guardar unos cuantos años o para descorcharlo ya mismo.

Leda Viñas Viejas 

Nos quedamos cerca, entre la Ribera y Toro, con este Leda Viñas Viejas que reivindica su particular interpretación de este territorio. O territorios, en plural. Porque aquí, más que las fronteras de las DDOO, lo que importa es el  tempranillo de 70 y 100 años de diferentes viñedos que se ensambla para obtener un tinto delicado, complejo y de producción limitada. Anda sobre los 30 euros. Por cierto, un consejo: le sienta bien descorcharlo con un poco de antelación.

La Vista

Se define como el vino más gastronómico de la bodega Eduardo Peña, así que es una elección más que lógica para acompañar las comidas y cenas de estos días. Un vino de la DO Ribeiro, elaborado con uvas seleccionadas de las variedades albariño y treixadura, que pasa 5 meses en barrica y da como resultado uno de esos blancos que combinan su frescura y potencia en nariz con cierta densidad y estructura que tanto nos gustan. Anda sobre los 25 euros.

M9

Bajo ese nombre un tanto críptico se esconde un estupendo tinto de la bodega burgalesa Abadía San Quirce. Un Ribera del Duero con guiños a la frescura de los vinos Atlánticos de los que tanto se habla últimamente. Este M9 se elabora con tempranillo de cepas viejas y a más de 900 metros. Una combinación que le confiere un carácter marcado y explica también su limitada producción: 6.000 botellas. Cuesta unos 30 euros.

Dominio Basconcillos. Finca de Altura 2019

Cuando probamos un vino, nos gusta tener siempre muy presente el precio porque, evidentemente, no cabe esperar ni exigir lo mismo a una botella de 100 euros que a una de 10. El equilibrio es la clave para la mayoría de bolsillos. Y justo en esa categoría de excelente relación calidad-precio encaja este Finca de Altura 2019 de Dominio Basconcillos, que puede encontrarse por 12 euros o incluso menos. El nombre da una buena pista: estamos ante un tinto de tempranillo a casi 1.000 metros de altura que pasa 8 meses en barrica y que da lugar a un vino fresco, con un buen punto de acidez y fácil de beber.

Balbás Ancentral

Tuvimos ocasión del probar el pasado verano este Ancestral de Balbás y lo guardamos desde entonces para esta selección navideña. El tinto más personal de esta bodega de Ribera del Duero que se elabora con uva tempranillo de una única finca (El Castillo) y que siguiendo la pista de que el estilo más clásico ha dado lugar a un vino tan actual como interesante. Y bonito, porque se presenta en una preciosa botella corta con su caja de madera. Se puede comprar por unos 35 euros.

Dominio de Tares. Cepas Viejas

Ha sido sin querer, pero está claro que esta vez nos ha dado fuerte con lo de los viñedos de altura y las cepas viejas. O eso o que son dos de las tendencias que más suenan ahora mismo en el mercado. El caso es que nos vamos al Bierzo para probar cómo le sientan a la mencía los años. La bodega Dominio de Tares tiene la respuesta con este Cepas Viejas, elegante, intenso y muestra del potencial de esta variedad de uva. Cuesta solo unos 14 euros.

La Bienquerida 2020

No es el nuevo disco de la artista con ese nombre, sino la añada 2020 de este vino de la bodega Altos de Losada. De hecho, nos quedamos en la misma zona del Bierzo y, de nuevo, la mencía es la protagonista, en este caso con pequeñas aportaciones de uvas más desconocidas (estaladiña y merenzao entre otras). Todas de la misma finca, porque estamos  bebiendo un vino de paraje fresco y elegante. Y tan moderno como la cantante con la que comparte nombre y que, por cierto, le hace un flaco favor a su posicionamiento en los buscadores. Cuesta 38 euros.

Monte Real Garnacha

Volvemos a Rioja para terminar este viaje navideño de copa en copa de vino. Y a una bodega de esas que pueden abanderar con orgullo dos ideas: se pueden encontrar vinos estupendos a precios ajustados (este cuesta 15 euros), y hay cierta modernidad en lo clásico. Aquí también tenemos altura y cepas viejas, pero a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de vinos de Monte Real, el tempranillo cede su espacio a la uva garnacha de una finca seleccionada. Un breve paso por barrica aporta algo de estructura a un vino que es, ante todo, frutal y vivo.

Cesta de la compra para triunfar en Navidades sin cocinar demasiado

Cocinar para la familia y amigos es una maravilla. Dicho esto, también es verdad que pasarse varios días preparando los platos de los menús de Navidad y luego, el día en cuestión, la mayoría del tiempo en la cocina vigilando cazuelas, el horno y esos dichosos entremeses ya tiene menos gracia.

Así que cada vez somos más defensores de eso de la cocina de producto, que tan de moda está ahora. Pero en versión casera. Es decir, basta con hacer una buena lista de la compra con unas cuantas cosas ricas que no requieran muchos malabarismos para tener casi resuelta la comida o cena de turno.

Hemos hecho una selección de algunos de esos productos que te apañan con poca cosa más unos entrantes, el plato principal o incluso el postre. Por aquello de la Navidad con algún caprichito gourmet, pero cosas tan humildes y ricas como un buen cardo o unas anchoas en condiciones.

El asado que llega casi listo

Durante el confinamiento, estos cuartos de lechazo palentino que llegan ya casi listos a casa fueron la salvación de muchos pastores de la zona. Una propuesta que rescatamos estas Navidades porque, para los amantes del asado, es el mejor atajo posible para poder disfrutar en casa de uno que poco tiene que envidiar al de los mejores asadores del país.

El cuarto de lechazo llega envasado -aguanta en frío 5 meses-, y en unos 25 minutos al horno y siguiendo las instrucciones, queda perfecto. La pieza sale por 35 euros y da para dos como plato principal muy potente o para más si hay más platos o algo de acompañamiento.

¿Una fondue en Navidad? Por supuesto

De un clásico navideño como el cordero pasamos a una idea bastante más extraña en estas fiestas pero que nos parece una gran opción: una fondue. La idea nos la lanzaron los amigos de Quesos de Suiza y, pensándolo bien, lo tiene todo para resolvernos alguno de los menús: diferente, no sale cara, se prepara casi al momento en la mesa y seguro que anima la velada.

Hay muchas formas de prepararla, pero la monte-moite con Le Gruyère AOPVacherin Fribourgeois AOP siempre sale bien. Por cierto, hablando de quesos suizos, una misión para estas fechas: busca y pon en la mesa un poco de L’Etivaz. Tus invitados te lo agradecerán.

El mejor aperitivo

En vez de seguir un orden de menú lógico (hemos empezado por el cordero), vamos soltando las ideas y luego que cada uno ordene y reparta como quiera. Además, hay muchas comidas y cenas por delante, así que opciones no faltarán para, por ejemplo, improvisar un aperitivo o colar entre los entrantes unas buenas anchoas.

Más fácil imposible: una lata, un poco de pan y que cada cual se monte su pintxo. Importante, eso sí, que sean buenas, y de las que hemos probado últimamente, las que Codesa elabora en Laredo con anchoa del Cantábrico nos han parecido excepcionales. Ojo también a sus gildas ya preparadas, otra gran idea para picar.

¿Conoces el lomo doblado? Deberías

Queso, anchoas y un poco de lomo doblado en la mesa y ya tienes casi media comida resuelta. Esta especialidad extremeña no es demasiado conocida, pero Señorío de Montanera se ha empeñado en reivindicarla de la mejor manera posible: incluyéndola en su gama de productos ibéricos.

Un lomo sin pimentón y una curación más larga de lo habitual que para muchos recuerda a un buen jamón. Este año, además, este lomo doblado se presenta en versión ecológica, elaborado a partir de cerdos 100 % ibéricos de bellota, criados en dehesas certificadas como explotaciones ecológicas.

Un capricho: caviar ahumado

Lo de poner una palada de caviar a cualquier cosa para justificar que el plato cueste un dinero es una horterada. Poco hay que discutir sobre eso que tantas veces se estila en restaurantes de supuesto postín. El caso es que, quien pueda o quiera darse un capricho estas fiestas, debería probar este caviar ahumado fruto de la colaboración de Real Caviar con Rooftop Smoke House.

Un producto único elaborado de forma artesanal por estos ahumados barceloneses y que sale por 54 euros la lata pequeña. Claro que, ahora que has descubierto el catálogo de Rooftop Smoke House, no deberías salir de allí sin, por lo menos, una mantequilla ahumada y el pastrami. Tus Navidades acaban de mejorar mucho.

Cardo de Navarra

Y lo mismo hablamos de caviar que de cardo. De hecho, este producto es un clásico en los platos navideños de Navarra, Aragón y otras zonas. Es verdad que limpiarlos no es sencillo y requiere algo de tiempo, justo lo que ahora mismo no tenemos.

La solución llega de la mano de Gvtarra que, entre su amplia gama de conservas vegetales, siempre guarda un lugar destacado para el cardo, una de sus estrellas en esta época. Además, este año se han animado con un lote de cardo rojo acompañado de AOVE navarro con el que montar una deliciosa ensalada en un momento.

Un menú a base de productos de pato

El pato es otro de los productos clásicos de la Navidad. Martiko, además de su foie y jamón, ofrece también la opción de diseñar un menú completo a base de los productos de este animal (magret, muslos, solomillo…), así como algunos ahumados de trucha o bacalao que también ofrece en su catálogo gourmet.

Los platos llegan listos para rematar y emplatar con salsas, y los entrantes incluyen sugerencias para preparar alguna receta fácil con ellos. Perfecto para quienes quieran lucirse estos días pero sin complicarse en la cocina.

Que no falte el jamón bien cortado

¿Hay sitio en la mesa para un plato de jamón? Siempre. Pocas cosas más sencillas y agradecidas para que se note que el  menú es de un día especial. Eso sí, además de un buen jamón, es importante cuidar el corte.

Para quienes nos somos expertos en el manejo de cuchillo jamonero, los sobres con el jamón ya loncheado son un invento maravilloso. Por ejemplo los de Iberic Box, que vienen ya listos en diferentes packs que solo tendremos que abrir -un rato antes de consumir- y a la mesa.

De postre, turrón helado

Desde que descubrimos Esneu y sus helados artesanales, se han convertido en el postre perfecto de muchas comidas. También en Navidad, donde su helado de turrón -para algo son de Alicante- nos parece el cierre perfecto de un menú. Ojo, que si alguien quiere poner al lado de este helado una tarta, panettone, roscón o lo que se tercie, nosotros también nos apuntamos a eso.

Además del de turrón, merece la pena echarle un vistazo a otros sabores como el de café, el de mango o, si se trata de refrescar un poco tras tanta comida, el de yuzu.

Ideas gourmet para regalar estas Navidades

Con este 2021 tan intenso que ha tocado vivir y la traca final que, por lo visto, nos está preparando, darse algún que otro capricho con los regalos está más que justificado. Y, como siempre defendemos por aquí, si son de esos que se comen, mucho mejor.

Así que, como cada año, pensando en quienes anden buscando ideas de última hora para Navidad o ya anden con la carta a los Reyes, aquí van unas cuantas propuestas gourmets para todos los presupuestos. Desde los siempre recurrentes vinos o ibéricos, a frutos secos, pan, aceite o cursos de cocina.

Pistachos gourmet

Igual pistachos no es lo primero en lo que uno piensa al escribir la lista de regalos. Pues mal hecho, porque es una idea de lo más original, sana, rica y, en este caso, bonita. Y es que la firma Mavis le ha dado una vuelta a este fruto seco y lo presenta en unas cajas preciosas y con variedades tan sugerentes como al azafrán, al limón y sal marina o dulces. Una caja con 3 variedades sale por unos 28 euros.

Pan con Estrellas Michelin

Regalar pan  igual a alguno le suena a posguerra, pero la verdad es que encontrarnos la mañana de Navidad con una caja repleta de panes y bizcochos de El Cenador de Amós nos parece difícil de superar. Desde hace ya tiempo, este restaurante cántabro con 3 Estrellas Michelin tiene panadería propia y envío a todo el país. Quienes quieran el lote especial de Navidad tendrán que darse muchísima prisa, pero tienen diferentes packs como el Con mucha miga que, por 50 euros, incluye 5 panazos.

Buen vino

En un alarde de originalidad, en esta lista no podía faltar algo de vino. Las opciones son infinitas -estamos preparando también nuestra particular lista para maridar las Navidades-, pero este kit de Cepa21 nos ha parecido que tiene todo lo necesario para ser un gran regalo: dos botellas del siempre estupendo Malabrigo, un decantador, un sacacorchos y todo ello en una bonita caja, perfecta para que aparezca bajo el árbol. Cuesta menos de 80 euros.

Aceite magnum

Otro clásico en nuestras ideas para regalar: aceite bueno. El AOVE es uno de esos lujos a los que estamos muy acostumbrados y posiblemente no le damos el valor que merece. Así que la idea de Palacio de los Olivos nos parece muy buena: presentarlo en una botella magnum que nos recuerda que estamos ante un producto gourmet. Uno de los mejores aceites picual del mundo en gran formato y por menos de 40 euros.

Descubre la dukkah

Otro de esos regalos perfectos para quienes busquen algo original: estos bonitos botes de dukkah. ¿Y eso qué es? Básicamente una mezcla de especias y frutos secos capaces de convertir casi cualquier plato (ensaladas, cremas, bizcochos…) en algo mucho más rico. El pack de tres variedades sale por menos de 13 euros, así que estamos ante uno de esos regalos buenos, bonitos y baratos que tanto nos gustan.

Ibéricos, claro

Tenemos el pan, el aceite, el vino… ¿qué nos falta? Efectivamente, algunos ibéricos. Desde Guijuelo, Salamanca, las propuestas de Julián Martín se adaptan a todos los bolsillos. Vaya, que si no llega para un jamón o una paleta 100% ibérica, sus sobres con jamón ya cortado son una excelente opción, así como los packs con su excelente lomo ibérico. A partir de 35 euros podemos hacer un gran regalo.

La esencia de Rioja

Vila Albina es una de esas bodegas que no necesitan presentación. Referente en Rioja y con una relación calidad-precio magnífica, esta vez hemos apuntado alto para quedarnos con su Essencia, su vino más exclusivo, que llega en un bonito cofre que invita a realizar en casa una cata para descubrir los aromas que también podremos encontrar en la botella de su reserva 2011.  En su tienda oficial, ahora mismo se puede encontrar por unos 180 euros. Sí, un regalo para los que se hayan portado muy bien.

Sal y trufa

La marca de especias Carmencita cumple 100 años. Una excusa perfecta para acordarnos de su amplísima gama de productos que en estas fechas también incluye packs especiales pensados para regalar a los cocinillas de la casa. Sí, a muchos un molinillo o un lote de especias nos parece un gran regalo. Y a muy buen precio, como este pack de sal con trufa y azafrán que sale por menos de 8 euros. También hay versiones de molinillos gigantes que lucen mucho.

Té navideño

Té de turrón o de marron glace. Solo falta añadir una taza con motivos invernales y una manta para tener una escena de los más navideña. Tal vez por eso estas ediciones especiales Christmas Delights de Tea Shop (a partir de 16 euros los packs de 3 variedades) son de esas ideas que nunca fallan para regalar.

Un curso de cocina diferente

Lo de regalar libros de cocina y recetas siempre nos parece una buena idea. Pero si queremos algo más práctico que teórico, en OhleChef ofrecen cursos de cocina online muy interesantes. Por los temas y, sobre todo, porque envían los ingredientes previamente para que, el día del curso, se pueda ir preparando la comida a la vez que el chef que lo imparte. Por ejemplo, para estas fechas han programado uno de roscones de reyes que puede ser un gran regalo por partida doble: para quien lo recibe y para quienes anden cerca que, claro, tendrán que catar los roscones que preparará en el taller. Casi cuenta como auto-regalo, sí.

TikTok lanza su propia cadena de restaurantes con las recetas más populares de la red

Lo hemos comprobado y no es una broma. Todavía no es 28 de diciembre y mucho menos el 1 de abril en Estados Unidos, que es donde TikTok Kitchens pondrá en marcha nada menos que 300 restaurantes a lo largo y ancho de todo el país.

Según leemos en Clipset, no se trata de restaurantes reales sino de un servicio de envío a domicilio a base de las denominadas cocinas fantasma. ¿Y cuál será el menú? Aquí está la clave de esta singular estrategia de TikTok: las recetas más virales en cada momento en esta red social, cada vez más popular sobre todo en el ámbito de la gastronomía.

Es verdad que se estilan más los trucos aparentes y las mezclas imposibles que la alta cocina de producto, pero vaya, que lo que TikTok Kitchens parece querer vender son hamburguesas (smash burgers, una de las sensaciones del momento).

Otro clásico de la red, feta al horno, parece que también tendrá un lugar destacado en la carta de los primeros restaurantes de esta cadena. Poca broma con esta receta que Google la menciona entre las más populares del año.

Por muy extraño o absurdo que pueda parecer que una red social quiera asomarse al negocio de la hostelería en su versión delivery, el plan de TikTok es de lo más ambicioso, puesto que planea tener operativos más de 1.000 restaurantes virtuales antes de final del próximo año.

Veremos si de verdad parte de su negocio va por aquí o se trata del típico farol de marketing dispuesto a conseguir unos cuantos titulares y, de paso, tantear si realmente habría interés y mercado para algo así.

9 libros de cocina para regalar estas Navidades

Fieles a la tradición de esta casa, llegamos derrapando con las ideas de regalos navideños. Aunque algunos llevan meses ya con el tema -empezaron antes que los panettones, que ya es decir- por aquí hemos andado más liados, precisamente comiendo panettones más que pensando en lo que pedirnos este año.

Pero seguro que llegamos justo a tiempo para inspirar a quienes prefieren apurar pero acertar con buenas ideas. Como esta selección de libros de cocina que, si aparecen debajo del árbol, serán todo un acierto.

El arte de hacer queso

La editorial Col&Col se ha convertido en una de nuestras favoritas dentro del panorama editorial gastronómico. Publican o traducen libros muy interesantes y además lo hacen de forma bonita. Ya hemos hablado por aquí de Pan Tartine -quien no lo tenga, sigue siendo una gran recomendación- y esta vez cambiamos el pan por queso de la mano de David Asher.

Un auténtico militante del queso en su versión más artesana y casera, capaz de darle a este producto una dimensión incluso política y de resistencia de la tradición y sus técnicas frente a la homogeneización del mercado. Pero que nadie se asuste, que más allá de la parte de manifiesto, aquí podrá encontrar más de 40 recetas para hacer queso, kefir o mantequilla en casa. Y, por raro que parezca, suena tan sencillo e interesante que prometemos intentarlo.

Cocina para la tribu

Va a sonar cursi, pero tenemos que decirlo: pocas cosas más bonitas que cocinar para la familia. Y este libro va precisamente de eso, de recetas hechas con amor para la tribu que cada cual tenga en casa. Escrito a cuatro manos por Carolina Ferrer y Verónica Sánchez, aquí encontramos recetas de lo más variadas en cuanto a ingredientes, origen o dificultad, pero de esas que lucen mucho en la mesa.

Será un reto que nos queden tan espectaculares como en las fotos que aparecen en este bonito libro editado por Cinco Tintas, pero para que nos animemos a intentarlo incluso se acompañan de una banda sonora para animar nuestra cocina. Nos parece, de verdad, un plan estupendo para cocinar en familia estas Navidades.

Comer, viajar, descubrir

Guías de viajes hay muchas. Seguramente demasiadas. También de restaurantes. Pero ninguna de ellas tiene la firma de Anthony Bourdain. Esta obra póstuma, elaborada a base de las recomendaciones que fue realizando en sus muchos viajes, se convierte por derecho propio en uno de los mejores mapas gastronómicos del mundo.

Para viajeros veteranos, turistas de sillón o exploradores a tiempo parcial, leemos en su carta de presentación. Que cada cual elija su propia categoría en Comer, viajar, descubrir. Una cosa es segura, leerlo da casi tantas ganas de comer como de viajar.

Sabores

Apostamos sobre seguro porque cada nuevo libro de Yotam Ottolenghi tiene un espacio reservado en nuestra biblioteca. Ahora llega la versión en castellano de su última obra, Sabores, donde los vegetales vuelven a ser los protagonistas.

Acompañado de Ixta Belfrage, el título es toda una declaración de intenciones: un centenar de recetas vegetales donde manda el sabor. Si sus libros anteriores sirvieron para incluir nuevas especias e ingredientes en nuestra despensa, y algún plato forma ya parte de los menús habituales de casa, estamos convencidos de que con Sabores ocurrirá lo mismo. Pocas cosas mejores se pueden decir de un libro de recetas.

Recetas para compartir en familia

Cada uno afrontó el confinamiento de la primavera de 2020 como pudo. Nandu Jubany, en casa haciendo lo que mejor sabe: cocinar. Sus vídeos con recetas se hicieron muy populares durante aquellas semanas: platos sencillos, muy apetecibles, cantidades para dar de comer a una familia bien grande y su simpatía fueron suficientes para conquistar a todos los que andaban también en casa cocinando más que nunca.

Ahora el cocinero catalán ha convertido aquellas recetas en un precioso libro. Editado por él mismo y con dibujos de uno de sus hijos, este Recetas para compartir en familia recoge 80 platos cocinados durante aquellos días y explicados de forma práctica y directa y con un tono muy personal. Si en muchos libros de recetas de grandes chefs siempre queda la duda de si realmente lo han hecho ellos, aquí está muy claro.

Pan comido

Un libro de recetas prácticas, sin secretos y con mucha miga para nuestro menú diario. Así se presenta Pan Comido, el segundo libro que firman David de Jorge y Martín Berasategui y que vuelve a apostar por platos sencillos, aptos para cualquier cocinillas y alejado de espumas, esferificaciones y demás cosas de alta cocina.

Perfecto para quitarse miedos y liarse a cocinar sin reparos, hay ensaladas, sopas, cremas, carnes, verduras… Un recetario muy práctico que esta vez, además de la foto de referencia, también incluye gráficos y dibujos para hacerlo todavía más sencillo.

Cómo cocina un chef en casa

Es una pregunta habitual cuando se habla con chefs: ¿y en casa qué cocináis? Eugeni De Diego nos saca de dudas en este libro que recoge más de 70 recetas que van desde platos sencillos para quienes están empezando y no quieren complicarse hasta otras elaboraciones más complejas para lucirse un poco más.

Con prólogo de Ferrán Adrià, que fue maestro de De Diego en El Bulli, nos ha gustado el tono divulgativo de los consejos de las primeras páginas y esa sección dedicada a recetas que requieren entre 10 y 20 minutos y que harán las delicias de los que siempre van con prisa y quieren preparar algo rico.

Luis Irizar, maestro de maestros

Uno de los primeros libros editados por Abalon Books, una casa que promete dar muchas alegrías editoriales a los amantes de la cocina. La reciente muerte de Luis Irizar nos ha animado a rescatar este libro del fundador de la primera escuela de cocina del País Vasco y maestro de muchos de los grandes cocineros de las últimas décadas, como Arguiñano o Subijana, entre muchos otros.

Unas memorias del que es considerado patriarca de la cocina vasca y pilar de la revolución gastronómica que empezó precisamente allí. Además de anécdotas de lo más jugosas, el libro reúne también 25 de sus recetas más conocidas. La mejor manera de despedirse de uno de los grandes de la cocina.

El libro de los errores en la cocina

Es verdad, da un poco de rabia que nos recuerden todas esas cosa que hacemos mal al cocinar. Pero es que muchas veces es verdad, y esos pequeños detalles son los que pueden arruinar una receta o, siendo positivos, conseguir que quede mucho mejor.

Marijo Jordán lleva tiempo escribiendo sobre estos errores de la mano de cocineros y cocineras expertos en las diferentes materias, desde una tortilla a una paella o un arroz. Este libro reúne todos esos consejos en un formato muy manejable y una filosofía muy práctica. Perfecto para tener siempre a mano en la cocina.

Jordi Cruz responde a quienes creen que MasterChef no tuvo tacto con Verónica Forqué

Echo de menos la versión de MasterChef, me comentó un compañero que se había tomado la molestia de leer lo que habíamos publicado sobre la muerte de Verónica Forqué y su paso por el programa. Y seguramente tenía toda la razón del mundo. Así que él, que es mucho mejor periodista que yo y que la mayoría que pululamos por el mundillo gastronómico, hizo lo que tocaba: aprovechar la reciente Gala Michelin para ponerle el micro delante a Jordi Cruz y preguntarle sobre el tema.

En realidad Shine Iberia, la productora de MasterChef, ya había publicado un breve comunicado tras el suicidio de Forqué. Un texto en el que, además de pedir respeto para ella y su familia, apuntaba que “en MasterChef Celebrity el bienestar, la seguridad y el respeto por la privacidad de los concursantes es la prioridad absoluta”.

En esta misma línea, Jordi Cruz -jurado del programa- en declaraciones a la cadena SER ha asegurado que “los tres meses que estuvimos grabando estuvo superfeliz con nosotros”, en referencia al paso de Verónica Forqué por el programa, grabado el pasado verano y emitido a lo largo de estos últimos meses.

Pese a ello, Cruz también reconoce que no puede “saber si ella estaba mejor o peor. Estaba un poco triste, pero no sé qué nivel de tristeza tenía”. Efectivamente, no es su trabajo conocer el estado de un concursante del programa. Se supone -y por ahí iba nuestro comentario- que en una producción de este tipo hay filtros en el casting y personas en la grabación capaces de detectar si una persona tiene algún problema. Sea o no famosa, por cierto.

Sobre las críticas al programa, Cruz ha sido bastante duro: “Quien diga que MasterChef no ha tenido tacto, pues mira, que se vaya a hacer puñetas”, ha declarado. La verdad es que entendemos su reacción, tristeza -por supuesto- e incluso enfado.

En ningún caso se ha tratado de señalar culpables -al menos por la parte que nos toca- sino hablar de la responsabilidad del programa y, sobre todo, de la televisión pública que lo emite. No, evidentemente, de sus presentadores que suponemos muy afectados por el tema.

En cualquier caso, no está de más recordar que el programa está grabado. Es decir, que las reacciones o comportamientos que se pudieron ver de Verónica Forqué no son escenas en directo que tengan que salir sí o sí.

Es más, en MasterChef si algo hay que sobra son horas de grabación de cada uno de los concursantes a los que prácticamente sigue y graba continuamente una cámara durante las pruebas y demás.

Vaya, que hay material para, a la hora de montar, decidir si se quiere potenciar una bronca y buscar tensión o hacer que pase como una anécdota sin más. Y, como comentamos en su momento antes de la muerte de Forqué, se optó por la primera opción. Como suele ocurrir siempre en televisión, cierto.

Michelin pasa de largo en Cataluña

Es uno de los comentarios más repetidos desde que hace unas horas Michelin presentara su guía 2022: ¿qué ha pasado con Barcelona? Es más, ¿qué ha pasado en Cataluña? Porque da la sensación de que los inspectores, directamente, han pasado de largo.

Solo así se entiende que solo una de las nuevas estrellas repartidas haya ido a parar a este territorio. Para rematar el chiste, la estrella de Atempo, de Jordi Cruz, ni siquiera es del todo nueva porque el restaurante ya la tenía en su ubicación original en Girona, ante de trasladarse a Barcelona.

Pero es que hay más. Entre cierres -las 4 de los Adrià en Barcelona- y alguna que se retira (Casamar y Ca L’ Arpa, ambas en Girona), el titular deja poco margen al optimismo: Cataluña pierde media docena de Estrellas y solo suma la citada de Atempo. Un saldo realmente malo que cuesta explicar solo como consecuencia de un año tan duro como 2020.

Es verdad que Barcelona, Madrid y San Sebastián -en ambas hay un nuevo dos Estrellas este año, por cierto- han concentrado muchas de las páginas de las guías durante años, dejando más olvidados otros lugares igualmente interesantes pero donde los mapas de los inspectores no parecían llegar.

Si estamos en una época de desagravios y de poner el foco en proyectos y lugares más pequeños, nos parece estupendo, necesario y justo. Que sea a costa de ignorar otros territorios es algo más difícil de entender. ¿Acaso la falta de personal en la hostelería ha llegado también a Michelin y faltan inspectores?

No os quejéis -se comentaba medio en broma medio en serio a la delegación catalana en la gala de anoche en Valencia- que este año ni Berasategui se ha llevado Estrella. Otro titular, sin duda. Para compensar, eso sí, un premio especial al Chef Mentor.

Al menos no suena a premio de consolación como esas estrellas verdes que recogieron algunos de los que tal vez esperaban algo más. Que es verdad que tienen su importancia y el discurso de la sostenibilidad va ganando puntos, pero no nos engañemos, cuando se viene a por estrellas, una verde no es lo mismo.

Pero volviendo a este aparente divorcio entre Michelin y Cataluña en la guía 2022, pocos pueden explicarse, por ejemplo, que Disfrutar no haya recibido su tercera Estrella. Era su año, se repetía en los corrillos de la gala.

La lista de agravios es larga y un clásico de cada edición. También el recordatorio de que Michelin hace con su guía lo que le da la gana. Pero sorprende esta especie de ninguneo de la guía roja al que sin duda es uno de los mejores restaurantes del país y de los pocos lugares donde sigue viva y en excelente forma esa vanguardia gastronómica. Esperemos que no se convierta en el nuevo Mugaritz -eterno dos Estrellas- se escuchaba en algunos corrillos.

¿O es que Barcelona no puede tener otro 3 estrellas mientras en Madrid brille solo Diverxo? Si jugamos a eso, una para Coque y otra para Disfrutar estarían más que justificadas y seguramente aplaudidas.

Pero no hace falta entrar en conspiranoias regionales, por muy tentador que el asunto resulte. Barcelona, más allá de los cansinos titulares sobre su malograda situación gastronómica frente al esplendor capitalino, tiene una larga lista de locales que merecen figurar en la guía o subir de categoría en ella.

Todo el mundo lo sabe y seguro que también en Michelin. Eso sí, solo ellos conocen la razón para no hacerlo.