El problema no es la carne de caballo, el problema es MasterChef

YNi una edición de MasterChef sin su polémica vegana -por llamarlo de algún modo- haciendo sentir incómodo a alguno de los concursantes por tener que cocinar tal o cual animal. A estas alturas, creer que es algo casual y no parte de un guión perfectamente engrasado sería demasiado ingenuo, así que un aplauso fuerte por lo de Ofelia y la carne de potro.

Escándalo, polémica, titulares más o menos encendidos, medios de otros países escandalizados por lo de cocinar caballo, otros diciendo que MasterChef obliga a una de sus participantes a comerse su animal favorito… Precioso todo.

A estas alturas, veas o no el programa -confieso que soy de los segundos, salvo cuando toca documentarse para algo- es imposible no haberse enterado de lo ocurrido. En una de las pruebas tocaba cocinar carne de diferentes animales. Los participantes elegían el ingrediente de sus contrincantes, y uno de ellos hizo que a Ofelia le tocara la de potro.

¿Y cuál es el problema? ¿Acaso la carne de caballo no es relativamente tradicional -cada vez menos, cierto- en la cocina española? ¿No son las hamburguesas de potro algo fácil de encontrar en el supermercado? ¿Por qué leyendo algunos titulares parece que una de las concursantes ha tenido que cocinar a su mascota?

En realidad, el problema no es ese. Más allá del posible debate sobre el consumo de carne animal o qué tipos nos escandalizan más o menos -los británicos, por ejemplo, se asustan mucho al saber que en España el conejo es muy habitual-, aquí el problema es que la concursante en cuestión había hecho terapia con caballos. Y, claro, cocinar con su carne no le apetecía.

Lejos de hacerse cargo de la situación, una vez más, el programa no dudó en dar palmas a ese estilo tan cercano al bulling que tanto triunfa en pantalla. ¿No te gusta algo? Pues toma dos tazas y quiero un primer plano de sus lágrimas y cara desencajada.

“Potrilla, ante la adversidad te creces”, le decía a la afligida Ofelia -que al final pasó por el aro y cocinó la carne- Jordi Cruz al probar su plato. Tampoco somos expertos en psicología, pero como terapia emocional chirría bastante. El guión y el chiste. Si recordamos que todo esto se paga con dinero público, pues todavía tiene menos gracia.

Suponemos que entre los planes no estaba normalizar el consumo de caballo, porque la verdad es que ver a alguien siendo obligado a cocinar un animal al que le tiene mucho cariño es casi tan atractivo como las historias sobre los gatos que, con el hambre de la posguerra, acababan en la cazuela. Pero no daremos ideas, no vaya a ser que los guionistas vean ahí también un filón.

Por cierto, la productora del programa presumía recientemente de la estupenda audiencia del programa en cuestión, con más de 4 millones de espectadores. Por si alguien tenía alguna duda de que la fórmula funciona o pensaba que hay la mínima intención de cambiarla. Más bien todo lo contrario.

Por eso todos los cocineros del país están encantados de pasar por allí. Por eso escasean las voces críticas con el formato de MasterChef, más allá de ese mensaje repetido de que está bien que se hable y se vea cocina en la tele. Al menos públicamente, que en privado ya es otro tema.

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Ana

    Muy mal por el programa y peor por el chiste cito de Jordi Cruz. Demuestra una falta de empatìa total, la gracia le gustará a él o al guionista qque le ha escrito el chiste. Una cosa es criticar cómo cocinan y otra reírse de las personas.

    24 mayo 2021 | 08:42

  2. Dice ser morlaco

    Masterchef es auténtica telebasura, de la peor calaña. Solo viendo los anuncios que lo presentan y las polémicas que salen en la prensa te das cuenta de qué tipo de subproducto la gente ve. Y lo peor es que encanta, a gente de todos los tipos. Esos pseudo programas lo único que consiguen es que normalices la mediocridad.

    24 mayo 2021 | 10:14

  3. Dice ser Yomismo

    No todos los cocineros. Uno de los mas televisivos y veteranos, Karlos Arguiñano nunca ha salido. Es sorporendente cuando menos.

    24 mayo 2021 | 13:45

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.