Archivo de diciembre, 2020

Burbujas para Nochevieja: champán, cava y espumosos para despedir este puñetero año

¿Estamos poniendo demasiadas esperanzas en 2021? Puede ser, pero lo cierto es que será fácil mejorar este año que se acaba. Pese a ello, tenemos dos buenas noticias: visto los precedentes, cabe pensar que esta vez pocos se atreverán con los típicos mensajes de autoayuda y “este va a ser tu año” que tanto se estilan por estas fechas.

Y, lo más importante, nos hemos ganado a pulso un brindis para decirle adiós a 2020. Por eso hemos seleccionado unas cuantas botellas de champán, cava y un espumoso muy especial para que este 31 resuenen las copas. Sí, esta vez hasta nos hemos animado a perderle el miedo al champán -la oferta es cada vez más amplia y accesible- con varias referencias de precios ajustados, ricas y bastante fáciles de encontrar.

Veuve Clicquot Yellow Label Tape Limited Edition

Un nombre realmente largo para un champán de esos que no sabes si regalar, abrirlo en una cena o sencillamente quedártelo. Será cosa de la edad, pero lo cierto es que esa caja con forma de casete nos ha ganado. También el contenido: un Yellow Label de Veuve Clicquot. Una de las referencias más conocidas de la casa es también muy polivalente, expresivo -la pinot noir manda e imprime carácter- y a un precio muy bien ajustado que suele andar por los 40 euros.

Bernard Remy Prestige

Un pequeño vigneron de Champagne con una gama muy interesante y de precios controlados que no conocíamos pero que merece mucho la pena. Este Prestige se sitúa en lo más alto de su oferta -entre 30 y 40 euros, no asustarse- con 5 años de envejecimiento. Elegante y de burbuja muy fina, aunque somos muy de evitar eso de guardar el champán para el postre, la verdad es que este pega estupendamente para acompañar las uvas de Nochevieja y algo dulce.

Alta Alella Laietà Rosé

Un cava monovarietal (100% uva monastrell) y ecológico de esta conocida bodega de Alella (Barcelona) que presenta su Rosé Gran Reserva 2016 en una botella y estuche de lo más elegante. Algo que también se traduce en la copa, con un perfil muy gastronómico y cierta complejidad (hay un punto salino combinado con frutos rojos y toque de frutos secos) y perfecto para acompañar una cena o comida completa. Se puede encontrar por unos 20 euros.

Louis Roederer Brut Premier

Si decimos que ha sido elegido en varias ocasiones como el mejor champán sin añada del mundo, posiblemente la cartera se eche a temblar. Y es que hablamos de un Louis Roederer, la bodega que en 2019 conseguía que uno de sus champanes se convirtiera en el primero del mundo con 100 puntos Parker. Este Brut Premier no apunta tan alto, pero tiene una relación calidad-precio magnífica por los 50 euros que cuesta. Fresco y elegante, es fruto de un ensamblaje de 8 años de vendimias, con una parte procedente de la excepcional colección de vinos de reserva de la casa. El pequeño capricho que nos merecemos para despedir este año.

Juve & Camps Singular 2016

Volvemos al cava. Pero a uno muy singular. No solo en el nombre, sino en la apuesta de la casa Juve & Camps por un monovarietal de uva xarel·lo trabajada en ecológico. Suave, aromático y con una burbuja muy fina -nos repetimos con esto porque suele ser un detalle importante para identificar un buen espumoso-, los 36 meses de crianza en botella le dan mucha estructura. Estupendo para beber este año pero, ojo, perfecto también para guardarlo. Cuesta unos 19 euros.

Robert Pierrel Tradition Brut Blanc de Blancs

Otra pequeña bodega de la región de Champagne que hace las cosas bien sin volverse locos con los precios. Es más, algunas de sus referencias (Cuvée Tradition Brut Séléction) se pueden encontrar por poco más de 20 euros, lo que lo sitúa como una excelente puerta de entrada al muchas veces temido mundo del champán. En este caso hemos apostado por un Blanc de Blancs 100% chardonnay, muy equilibrado y fresco. Por unos 25 euros, tienes que probarlo.

Albert Vilarnau Xarel·lo Castanyer

Otro cava que apuesta por hacer algo diferente recuperando una vieja tradición: envejecerlo en barricas de castaño. La idea es de Vilarnau y este monovarietal de xarel·lo que representa una de las referencias más singulares de la bodega. Luce un precioso color dorado, cierto toque tropical en su gusto y muy cremoso. Se presenta en un estuche y botella muy vistosas y ronda los 35 euros.

Deutz Brut Classic

Una de las maisons históricas y más respetadas de Champagne que en España distribuye González Byass, lo que hace que sea sencillo encontrar referencias como este estupendo Brut Classic. Clasicismo y elegancia en este champán con cierto frescor afrutado pero al que las uvas pinot noir y la ligereza de la pinot meunier le dan un contrapunto muy vínico. Vaya, un champán de manual que siempre apetece. Anda sobre los 40 euros.

2020 LPQTP

Este año merece que le digamos un par de cosas. Y eso es precisamente lo que hace este divertido espumoso del que ya hablamos hace unos días y que reivindicamos para el último brindis del año. No solo por dedicarle unas bonitas palabras a 2020 sino porque está realmente rico -siempre parece lo de menos en este tipo de vinos que se venden por la etiqueta o el nombre- y tiene un precio estupendo de unos 8 euros.

Turrón de patatas fritas, ¿cuál es el problema?

El turrón más consumido en España no es ninguno de los tradicionales sino el de chocolate. Suponiendo que no podemos llamar también tradicional a una variedad aprobada hace ya unas cuantas décadas y que puede lucir el nombre de turrón.

Así nos lo explicaba recientemente el chocolatero Rafa Gorrotxategui que, además, aportaba un dato curioso: el mítico turrón Suchard de chocolate con arroz inflado se inventó y produjo durante muchos años en Donosti.

Fue esta variedad la que abrió la puerta a las decenas de sabores de lo más curiosos y exóticos que, desde hace años, pueblan las estanterías de los supermercados. Recetas con más o menos fortuna en los resultados, cierto, pero turrón de chocolate con cosas al fin y al cabo.

Sin embargo, por algún extraño motivo, el turrón de patatas fritas que desde hace un par de años lanza la firma Lay’s -este 2020 en colaboración con Albert Adrià- es una especie de sacrilegio que algunos no están dispuestos a tolerar.

Confesamos que nos da mucha pereza intentar averiguar si el delito está en las patatas fritas, en la marca de las patatas, en el chef o en llamar a eso turrón. Pero teniendo en cuenta que ninguna de esas cosas es nueva, cuesta entender las pataletas que se han podido leer estos días respecto al tema en cuestión.

Puede que sea una vertiente navideña del cansino purismo gastronómico: eso no es paella, eso no es turrón y blablabla. O simplemente una demostración de que siempre es más divertido y rentable, en términos de aplausos y aparente valentía, destrozar un producto o un restaurante que decir “a mi no me gusta, me parece una cerdada o no me interesa, pero oye…”

Porque el turrón en cuestión está bueno. Eso no es negociable. Lo probamos el año pasado, lo hemos probado este y la conclusión es la misma: está rico. De hecho, no es ninguna sorpresa, porque lo de combinar chocolate con sal y algo crujiente no es nuevo. Y es de sobra sabido que funciona ya en su versión más simple, así que en esta receta de “praliné de macadamia tostada, chocolate, caramelo, sal y patatas Lay’s Gourmet” imagínate.

Pero no se trata de eso, por supuesto. Es más, como todo el mundo sabe, para decir que algo es una mierda o no tiene sentido no hace falta ni siquiera probarlo.

Tampoco las críticas han ido por una vertiente que podía tener su punto. Porque, a ver, igual ahora mismo en el país hay cocineros que necesitan el apoyo económico de una multinacional más que Albert Adrià. Algo, por cierto, aplicable a muchas de las acciones de empresas desarrolladas durante estas Navidades y que han vuelto a contar con los mismos de siempre.

Total, que llevamos décadas comiendo chocolate con arroz inflado y ahora nos ponemos finos con las patatas fritas. Algo así comentaba con muy buen criterio el heladero Fernando Saenz alrededor de esta polémica turronera hace unos días. Así que menos indignación y postureo, añado yo a la que sería la respuesta perfecta para zanjar este tema.

Escribo esto, por cierto, tras acabar de zamparme un trocito de Suchard de chocolate blanco con Oreos, lo que deja el de Lay’s en una especie de liebre a la royal de los turrones.

Mi sobrino asegura que este de Oreos es el mejor del año y no he podido negarle que está bueno en términos de guarrindongada diseñada por gente malvada para que esté bueno y haya que repetir.

He repetido, de hecho. Mi único miedo no es ya que algún sesudo sabio gastronómico me diga que eso no es turrón, sino que el dedo acusador de SinAzúcar.org me recuerde que me he zampado un par de docenas de azucarillos.

Estos son los productos que más han subido de precio estas Navidades

Pese a que las de 2020 están siendo unas fiestas de gastos contenidos y donde los precios de la comida se han disparado, en general, mucho menos que otros años, sigue habiendo ingredientes que no entienden de años horribilis o Navidades especiales: si los quieres, en diciembre tendrás que pagar por ellos mucho más que hace solo unas semanas.

Así lo demuestra el clásico estudio de mercado que por estas fechas hace cada año la OCU para comprobar la evolución de los precios de los alimentos. Según explican, aunque durante todo diciembre los precios habían experimentado pocos cambios, 10 días antes de Nochebuena comenzó el festival y se produjo una subida media del 7,5% de los precios.

Pese a ello, se trata de un aumento inferior al habitual, y muchos productos incluso han reducido sus precios.

Otros cumplen los tópicos navideños y disparan sus precios antes del 25 de diciembre. De nuevo, el pescado y el marisco son los que más responden a esta tónica: el besugo ha subido casi un 69% a lo largo de diciembre, los percebes han incrementado su precio más del 40% en pocos días, e incluso la más modesta merluza cuesta ahora un 23% más que a principios de mes.

En las carnes las subidas han sido bastante más moderadas pero no han fallado los dos clásicos: el cordero y el jamón, que en los 10 días previos a Navidad han subido un 5% de media.

El consejo es el de cada año (comprar por adelantado lo que se pueda y congelar) aunque es verdad que esta vez lo de hacer planes por adelantado resultaba más complicado que nunca.

En todo caso, y para quienes quieran buscarle algo bueno a este 2020, ahí queda el dato: al menos no nos han tomado tanto el pelo con la cesta de la compra navideña.

Más de 1.000 cenas solidarias para esta Nochebuena

Aunque somos de esos que creemos que hace falta más justicia social para que no sea necesario hablar de solidaridad o caridad navideña, bienvenidas sean todas las iniciativas que sirvan para echar una mano a quienes más lo necesitan. Sobre todo en este maldito 2020.

Así que nos alegra saber que al menos 1.000 personas podrán tener una cena esta noche gracias a la iniciativa de Carbonell que, dentro de su proyecto Cocinar es mucho más que hacer comida, ha movilizado a 30 chefs y a 200 voluntarios para preparar todos estos menús.

Cocineros como Paco Roncero, Nino Redruello o Juanjo López -entre muchos otros- se han ocupado de elaborar los platos en las cocinas de sus restaurantes durante los pasados días 20 y 21 de diciembre.  Y han contado con la ayuda de dos centenares de voluntarios que previamente se habían apuntado en la web de Carbonell para participar en esta acción solidaria.

Del reparto de estas más de 1.000 cenas se ocupará la Fundación Banco de Alimentos de Madrid, en cuyos centros se podrán pasar a recoger los días 23 y hoy 24.

Según hemos podido ver en las redes sociales, entre los platos de este menú tan especial figura una sopa de cebolla, carrilleras y una tarta de manzana de postre.

“Este 2020 ha sido un año muy duro para todos nosotros y queríamos poner nuestro granito de arena haciendo que más de 1.000 personas tengan una cena de Nochebuena como se merecen”, han explicado desde la compañía.

9 vinos para acompañar las comidas y cenas de esta Navidad

Se nos empiezan a acabar los sinónimos para diferente y rara al hablar de esta Navidad, así que mejor dejarse de rodeos e ir al grano: esos menús navideños que se avecinan merecen un maridaje en condiciones. Que sí, que 2020, que la crisis, la pandemia y todo eso. Pero si vamos a sacar los platos de fiesta y las copas buenas, que el vino esté a la altura de las circunstancias, por mucho que no sea esta la Navidad de todos los años.

Por eso nos hemos animado a seleccionar unos cuantos que nos encantan y hasta nos hemos permitido incluir algún pequeño capricho para quienes se animen a estirar el presupuesto. Pero que no cunda el pánico porque hay vinos desde 15 euros la botella realmente interesantes, y la mayoría de ellos no pasa de los 20.

Opciones clásicas y un poco más aventureras, aunque la verdad es que esta vez ganan más por goleada los primeros. De todos modos, quienes busquen vinos diferentes, hace unas semanas propusimos unos cuantos que también merecen mucho la pena.

Lalomba Finca Ladero 2016

Empezamos fuerte. Con lo que nosotros, técnicamente, definiríamos como un vinazo. Así, con todas las letras. La bodega Ramón Bilbao se ha tomado en serio eso de los vinos de finca y la reivindicación del terruño, y el resultado es este Lalomba Finca Ladero que, recién llegado al mercado con su añada 2016, es de los vinos más ricos que hemos probado este año. Tempranillo y garnacha de altura para un tinto de Rioja complejo y de una gran elegancia. Un capricho de uno 70 euros para una ocasión especial.

Cepa 21 2016

Desde Ribera del Duero, la bodega Cepa 21 acaba el año con un mensaje optimista: ¡2021 será nuestro año!, dicen. Una actitud que, la verdad, en 2020 tiene mucho mérito. Una razón más para hacer un hueco en nuestra mesa esta Navidad a este 100% tempranillo fresco y muy vivo. La añada 2016 se puede encontrar por menos de 15 euros ahora mismo en la tienda de la propia bodega.

La Revelia 2018

Bierzo y godello en su máxima expresión en este excelente monovarietal de la vertiente leonesa de bodegas Emilio Moro. Eso sí, con él ocurre lo que con algunos buenos vinos: da pena abrirlo porque seguro que evoluciona de forma muy interesante con el tiempo. ¿Solución? Comprar un par de botellas: una para esta Navidad y otra para guardar. Cuesta menos de 20 euros.

Geol 2017

De la relativamente desconocida DO Costers del Segre (Lleida) llega este tinto, uno de los vinos más personales de Tomàs Cusiné y donde las viñas viejas de cariñena, cabernet sauvignon y merlot son las auténticas protagonistas. Un vino que se trabaja en ecológico y en el que las uvas, de parcelas a más de 600 metros de altura, se seleccionan grano a grano. Un tinto diferente, de esos que apetece disfrutar tranquilamente en la mesa. Ronda los 20 euros.

Lee el resto de la entrada »

Despensa navideña: 10 productos que animarán tus menús de estas fiestas

Navidad rara, grupos reducidos, ventanas abiertas, tonterías las justas con burbujas ajenas… El protocolo ya nos lo sabemos, así que ahora solo falta decidir el menú para estas raras Navidades.

Pero por muy extrañas que sean, lo cierto es que no se nos quitan las ganas de comer rico y darnos algún que otro capricho. No necesariamente caro, ojo. Simplemente algún producto de esos que no están habitualmente en la cesta de la compra y que para un día apetecen.

Hemos seleccionado una decena de ideas que pueden rematar perfectamente el menú, convertirse en un aperitivo o postre perfectos o incluso ser el plato principal. ¡Que aproveche!

Aceite de oliva, un buen comienzo

No solo para cocinar, aliñar o rematar un plato: un buen aceite de oliva puede ser una forma estupenda de empezar una comida o cena. Servido a modo de cata con un buen pan, puede ser un aperitivo rico, sano y original. El hojiblanca que elabora Finca La Torre -elegido año tras año entre los mejores del año- es una excelente opción. La botella de 250 mililitros, que además luce muy bonita, anda sobre los 9 euros.

Anchoas del Cantábrico

Las conservas son uno de esos productos a los que muchas veces no damos el protagonismo que merecen. Tal vez porque son relativamente económicas, igual no es la primera cosa en la que se piensa al organizar un menú especial. Pero, para cambiar de opinión, nada como una buena lata de anchoas. Esta de De la Cueva llega desde Santoña, y aunque ni son ni pretenden ser las más baratas del mercado, los 10 filetes grandes de anchoa que incluye esta lata bien valen los 14 euros que cuesta.

Un queso diferente

Una tabla de quesos generosa o una fondue puede solucionarte media comida o cena, cierto. Pero si la idea es poner solo un poco para picar, mejor elegir uno que sea original. Que sí, que con los centenares de variedades deliciosas que hay en España no hace falta ir a buscar fuera, pero lo cierto es que desde que hace unos años descubrimos el Appenzeller de Quesos de Suiza nos hemos vuelto incondicionales de este queso de vaca, sobre todo de la variedad con 6 o 9 meses de curación. Es fácil de encontrar en tiendas especializadas y supermercados, y la cuña de 200 gramos anda sobre los 6 euros.

Lee el resto de la entrada »

La ensalada que necesitan tus menús navideños: fácil, bonita y económica


Sabemos que este 2020 ha dejado nuestro mundo patas arriba y que incluso la Navidad será diferente. Puede que no podamos estar todos los que quisiéramos, ni celebrarlo a lo grande, pero intentaremos disfrutar las fiestas de la mejor forma posible, con prudencia y brindando por tiempos mejores.

Aunque la economía no esté para lanzar cohetes, podemos servir platos fáciles, económicos y bonitos como esta ensalada de invierno que hemos preparado para la ocasión. Nos puede servir como entrante y primer plato o como guarnición de un plato principal. Además de vistosa está muy rica.

Hemos usado ingredientes de temporada que son totalmente adaptables y modificables al gusto de la casa. Si la servimos en una fuente bonita o en platos pequeños individuales, la transformamos en ensalada de fiesta en un momentito. Las patatas y el boniato se pueden asar con antelación para tener trabajo adelantado.

Ingredientes

  • 1 boniato mediano
  • 2-3 patatas moradas (Vitelotte Noire)
  • 100 gr. de granada
  • 150 gr. de espinacas frescas
  • 100 gr. de arroz integral
  • 100 gr. de quinoa
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

 Preparación

  • Pelamos el boniato y las patatas, lavamos bien y cortamos en cubos pequeños.
  • Pasamos los cubos a una fuente de horno con aceite en la base. Bañamos con un poco más de aceite y espolvoreamos un poco de sal.
  • Horneamos a 200º unos 30 minutos o hasta que estén blanditos pero manteniendo la forma. Podríamos hervir estos ingredientes o cocinarlos al vapor, pero el horno aporta un sabor muy especial.
  • Hervimos el arroz y la quinoa según las indicaciones del fabricante. Escurrimos, juntamos los dos ingredientes, añadimos un chorro de aceite y un poco de sal, mezclamos y dejamos templar.
  • Desgranamos la granada (aquí os contamos cómo hacerlo sin esfuerzo).
  • Para emplatar, ponemos las hojas de espinacas en la base, el arroz y quinoa sobre estas y por encima vamos poniendo los cubitos horneados de boniato y patata.
  • Acabamos decorando con la granada.
  • Salpimentamos al gusto y bañamos con aceite de oliva virgen extra. También podemos preparar una de estas deliciosas vinagretas para animar aún más el plato. 

12 ideas para regalar a gourmets y cocinillas estas Navidades

Las Navidades de 2020 además de raras serán de esas en las que mejor contener el gasto. Pese a ello, algo habrá que regalar, ¿no? Así que posiblemente este es el mejor año para reivindicar algo que llevamos tiempo diciendo: ante la duda, regalar algo de comer o de beber es casi siempre una buena forma de acertar. Y de hacer feliz a alguien un ratito sin que tenga luego un pongo de esos molestando por la casa.

Así que con esa idea en la cabeza hemos recopilado una docena de propuestas con un criterio tan subjetivo como útil: todo son cosas que nos encantaría encontrarnos bajo el árbol o que regalaríamos nosotros.

Aceite y sobrasada

Igual ahora mismo no podemos ir a Mallorca, pero al menos podemos traernos a la despensa dos de los mejores productos de la isla: su aceite de oliva y, posiblemente, la mejor sobrasada que se hace en el país. Así que este lote de Aubocassa que incluye medio litro de su espectacular AOVE y una sobrasada de Can Company nos parece un regalazo. Cuesta unos 30 euros.

Buen café

Bastante nefasto ha sido 2020 como para tener que tomar cada mañana una taza de café malo. En Hidden Coffe llevan años defendiendo lo mismo, tostando buen café y sirviéndolo en sus locales de Barcelona. La buena noticia es que también podemos pedir que envíen a cualquier lugar del país El Paraiso Xmas Coffe, la edición especial que han lanzado para estas fechas. Cuesta a partir de 12 euros aunque, si queremos estirarnos un poco más, también venden un pack con gorro y guantes (50 euros) que encantará a los más cafeteros.

Ibéricos

Vamos a acabar el año descubriendo un nuevo producto: el lomo doblado. Se trata de una elaboración tradicional de la dehesa extremeña no muy conocida, pero que ahora  Señorio de Montanera quiere recuperar. A diferencia de otros lomos, en este caso no tiene pimentón, con lo que su sabor se asemeja más al jamón. Sobre todo si está elaborado con cerdo 100% ibérico y alimentado con bellota, como es el caso. La pieza de algo más de 1 kilo se presenta en un bonito estuche para regalar y ronda los 80 euros.

Lee el resto de la entrada »

Libros de cocina y gastronomía para regalar estas Navidades

Regalo recurrente donde los haya, como cada año por estas fechas, hemos seleccionado unos cuantos libros de cocina que merecen la pena. Vaya, que no sirve con escoger el primero que veamos porque -ahora que no nos oye nadie- se editan tantos libros de gastronomía que es lógico que no todos se merezcan un hueco en nuestra librería o debajo del árbol de Navidad.

Entre estos 13 que hemos elegido, los hay de recetas de toda la vida, especializados en algún plato o técnica, para panarras, ensayos muy interesantes, libros para comer saludable y acabar con mitos, alguno para los más pequeños, cocina de lo más viajera, divulgación…

Seguro que Papa Noel, los Reyes, Olentzero o quien sea encuentra entre ellos el que anda buscando…

Pan Tartine

Ya hablamos por aquí sobre este libro, así que recomendación doble para regalar o regalarse estas Navidades. Escrito por Chad Robertson -y traducido por Ibán Yarza-, la historia de Tartine Bakery es la de la revolución del pan de calidad en Estados Unidos. Un recorrido por la trayectoria y el aprendizaje de Robertson acompañado de algunas recetas para que 2021 siga siendo un año de hacer mucho pan. Aunque esperemos que no por estar confinados, claro. Cuesta unos 30 euros.

Sopas

Se ha convertido en uno de los libros de cabecera en nuestra cocina durante este otoño, y el plan es que pase lo mismo durante los meses de invierno. Y es que nos encantan los libros con recetas ricas pero que se salen de lo habitual y proponen explorar nuevas combinaciones a la hora de preparar una sopa. Esto es exactamente lo que ofrece este Sopas de la Fundación Alicia. Soperos del mundo, uníos. Anda sobre los 29 euros.

Slow Cooker Vegetal

Hace no mucho, eso del slow cook sonaba a marcianada. Ahora, las ollas de cocción lenta se han convertido en parte del menaje habitual en muchas casas. Y si hay alguien que sabe del tema es Marta Miranda, una de las pioneras en hablar de este tipo de aparatos y cocinar con ellos. En su último libro se centra en recetas vegetales, con propuestas dulces y saladas, caldos e incluso panes. Lo puedes encontrar por menos de 16 euros.

Lee el resto de la entrada »

Un roscón de Reyes con Estrella Michelin por 6 euros: probamos el de Carlos Maldonado para ‘Lidl’

A estas alturas seguro que lo has visto en algún sitio. Lidl ha hecho una campaña de publicidad bastante potente (este artículo no es parte de ella, por si a estas alturas hay que aclarar que aquí no jugamos a estas cosas) durante los últimos días, así que posiblemente ya sepas que su roscón está hecho con mantequilla, huevos de gallinas libres y lleva la firma del chef Carlos Maldonado y el pastelero Nicolás Espigares.

Hasta hace nada, Maldonado era simplemente un ganador de MasterChef con restaurante propio, pero ahora es también un nuevo flamante Estrella Michelin. Así que, bien jugado Lidl.

Roscón con Estrella Michelin, cubierta de chocolate rosa Ruby y bien de nata, que se vende por menos de 6 euros. Todo eso está muy bien, ¿pero qué hacemos hablando de roscones a mediados de diciembre cuando ni siquiera hemos acabado con los panettones?

Aunque somos muy de respetar la estacionalidad del asunto y aquí el roscón se come el día 6 por la mañana, la verdad es que nos podía la curiosidad. Y la reciente estrella de Maldonado ha sido la excusa que nos faltaba para probarlo y salir de dudas.

¿Puede un roscón industrial de 6 euros estar rico? No estar rico como un Bollycao -que, a ver, malo no está- sino ofrecer esa aparente calidad artesana que promete la publicidad.

Primera en la frente al acercarnos a comprarlo: el roscón se vende congelado. No pasa nada, pero es un dato que no parece comentarse en la publicidad. Tiene su lógica porque si el relleno es nata o algo parecido necesita refrigeración y la caducidad se presupone corta. Pero esto del formato congelado es un dato a tener en cuenta.

Tampoco nos espantaremos porque es un secreto a voces que muchos de los roscones de supermercado se hacen en primavera, se congelan y, cuando llega el momento, se resucitan y a los lineales. Sí, como algunos jamones ibéricos de precios imposibles. Pero ese es otro tema.

Dos datos a tener en cuenta con el tema congelación: ocupa bastante y son estas malas fechas para tener espacio en el congelador. Y, muy importante, la caja no es hermética, la nata es una grasa que actúa como esponja de olores así que ojo con dejar el roscón al lado de las gambas congeladas porque puede acabar dándole un gusto exótico y poco deseado.

Las instrucciones indican que en dos horas en la nevera está listo para comer. Nosotros lo pasamos del congelador a la nevera por la noche y un rato antes de desayunar, fuera para que no estuviera tan frío.

Lee el resto de la entrada »