Veganismo y especulación inmobiliaria, la polémica relación de ‘Oatly’ y ‘Blackstone’

Si a estas alturas alguien todavía pensaba que eso del plant-based (alternativas vegetales a productos animales) era una cosa de cuatro hippys trasnochados, aquí uno de esos titulares que ayudan a entender mejor la realidad del mercado: el fondo de inversión Blackstone ha participado junto a otros inversores en una ampliación de capital de 200 millones de dólares de Oatly.

Más pistas para quienes se hayan quedado igual con estos dos nombres. Oatly es una de las más veteranas y potentes compañías de bebidas vegetales, que hace poco aterrizaba en España con su correspondiente polémica campaña. Sí, los de “como la leche, pero para humanos”.

Su gama de bebidas a partir de avena goza de una gran fama entre quienes han optado por prescindir de la leche y buscan una buena alternativa vegetal.

Tal y como ellos mismos explican, las ventas no paran de crecer y necesitaban una inyección de 400 millones de dólares para seguir creciendo y montar nuevos centros de producción en Estados Unidos, Europa y Asia capaces de abastecer la demanda de leche vegetal en el mundo.

Y es ahí donde entra Blackstone, uno de los fondos de inversión más grandes del mundo y que en España es de sobra conocido por ser nada menos que el mayor propietario de viviendas en el país.

Calificado directamente por muchos como “fondo buitre”, durante 2019 hubo numerosas protestas en Madrid contra esta compañía por los aumentos de los alquileres y desahucios de inquilinos. Incluso expertos de la ONU pidieron públicamente la primavera del año pasado a Blackstone que pusiera freno a sus prácticas especulativas en el mercado inmobiliario.

Pero la cosa no queda ahí porque, cuando se hizo público el acuerdo, las mayores críticas a la marca sueca apuntaron a la vinculación de Blackstone con una compañía que participa en la deforestación del Amazonas.

Si lo de la especulación inmobiliaria ya chirriaba, en este caso ni siquiera hay que hilar fino para sacarle los colores a Oatly por aceptar cierto tipo de dinero. ¿Se puede cambiar el mundo -eso aseguran que hacen con su bebida vegetal- de la mano de una empresa vinculad a la especulación o la deforestación?

View this post on Instagram

Have you heard the news? Of course you have. In fact you may even have taken the time this week to voice your opinion on a social feed or two in order to relieve some of the disappointment (or excitement?) you felt when learning about one of our new investors, Blackstone. We totally understand. And we think it’s time that you get some answers about how your favorite plant-based company in the whole world could let you down so massively. It’s just that we don’t feel we’ve let you down. In fact, we are convinced that Blackstone’s investment in Oatly will strengthen the global sustainability movement substantially and help us gain ground in dealing with the long-term irreversible effects of climate change. We have never been more determined and dedicated to succeed in our mission of creating long-term societal change for the benefit of the planet than we are right now, which is why you might want to click on the link in our bio for an honest, uncensored account of where things are really at.

A post shared by Oatly (@oatly) on

La respuesta parece obvia pero ojo porque en Oatly, no solo son buenos con las bebidas de avena, también haciendo malabarismos discursivos que conviertan en una buena noticia lo que aparentemente está muy lejos de serlo.

En un comunicado público, la compañía da su versión de los hechos y, pasando por alto las relaciones de su nuevo inversor con negocios un tanto turbios, se centran en las posibilidades que supone la entrada de más dinero para su misión. ¿Vender más leche vegetal? Claro, pero también convertirse en una alternativa a la industria láctea y la ganadería tradicional y sus efectos medioambientales.

El razonamiento es, ciertamente, muy optimista: hay que demostrar al gran capital la viabilidad de invertir en compañías sostenible como Oatly para que apuesten por este segmento. Vaya, convencer a empresas como Blackstone para que dejen de financiar a los malos y se pasen al lado verde de quienes quieren salvar el planeta.

Tan optimista que parece directamente una tomadura de pelo. ¿No será que Blackstone quiere usar una empresa como esta para lavar un poco su imagen y poder presumir de sostenibilidad en el próximo Power Point? ¿No será que si se elimina la cuestión social y política de la ecuación ecologista lo que queda es un chiste de mal gusto?

O tal vez todo es mucho más sencillo: lo vegetal es un segmento en crecimiento y apunta maneras para ser un gran negocio a corto y medio plazo. Y los grandes, por supuesto, no quieren perderse la fiesta. Petróleo o leche vegetal, da igual, todo es dinero.

Así que suponemos que habrá que acostumbrarse a estas bonitas incoherencias en las que, los mismos que echan a la gente de sus casas o se cargan el Amazonas, quieran que dejemos de beber leche porque es malo para el planeta y para las vacas.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser jjsenada

    Blackstone es junto a Apollo el fondo buitre por antonomasia, y tiene muy mala fama, en alguna ocasión merecida.

    16 septiembre 2020 | 08:14

  2. Muchas gracias por el artículo, seguía hace tiempo esta empresa por mi interés por el verde, ahora ya no.

    16 septiembre 2020 | 08:56

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.